Capítulo 3 - La proclamación en la ciudad

El libro de Jonás está estructurado de tal manera que la primera comisión de Jonás (capítulos 1-2) está en contraste con su segunda comisión (Jonás 3-4). Cuando Jonás había terminado la jornada detallada en los capítulos 1 y 2, tenía que enfrentarse otra vez con la orden específica que no había acatado. Todo lo que sucedió en la vida de Jonás desde que huyó de la presencia del Señor había sido por desobedecer el mandamiento.

Jonás tuvo una segunda oportunidad. Esto demuestra la misericordia de Dios, que a nosotros también nos puede conceder. Pero esto no puede ser interpretado como la lección de la historia. No hay aquí un principio enunciado de que Dios siempre obra de esa manera con los que se rebelan contra su voluntad. Jonás no es de ninguna manera una figura típica y su situación en absoluto es típica de todos los creyentes. Su actitud equivocada hacia sus enemigos es definitivamente una advertencia para los creyentes, y su error es francamente tratado en el capítulo 4 para nuestro beneficio.

Fondo histórico: Jonás tal vez estaba en Jerusalén haciendo sus votos al Señor. Dios le dio algo de tiempo para su recuperación física y para su restauración espiritual. Asiria estaba en un tiempo de crisis. Había rebelión en Babilonia; Israel, Judá y Siria dejaron de dar tributo; Jeroboam II tomó territorio Asirio. En el 763 hubo un eclipse total del sol, también plagas en 765 al 759. Los eventos sucedieron entre la muerte de Adad-nirari I en 782 y la llegada al trono de Tiglat-pileser III en 745.

3:1-2. “Jehová se dirigió por segunda vez a Jonás.”

Jonás es ahora un nuevo hombre. La palabra del Señor vino a Jonás por segunda vez. Dios no reprende al profeta sino sencillamente le repite la orden que le había dado antes. Ahora él escuchó de nuevo una comisión verbal divina y directa. La segunda comisión era esencialmente igual a la primera. Sin embargo, se puede ver en ella la gracia de Dios tanto para Jonás como para Nínive.

La fraseología en el v. 2 “proclama en ella el mensaje que yo te diré.” es una clase común de mandato divino, que indica que Dios inspiraría a Jonás con las palabras apropiadas una vez que hubiera llegado a la escena en Nínive.

Utley observa un cambio significante del uso de una preposición en:

1:2. “clama contra ella” El tema de la revelación era que la maldad de Nínive había llegado hasta Dios
3:2. “proclama en ella” Aquí Dios está abriendo la puerta a la posibilidad de que los de Nínive puedan responder apropiadamente a su palabra de juicio.

“Levántate” Debido a la repetición de esta palabra (1:2), algunos eruditos bíblicos creen que es posible que cuando Jonás fue liberado del “gran pez” fue a Jerusalén a ofrecer “sacrificios” y a cumplir con los votos aludidos en su oración de agradecimiento (2:9). Esta es una mera conjetura.

Reacciona Knox en esta manera:

¿Podríamos no regocijarnos en estas palabras? ¡Cuán maravilloso es saber que nuestro Dios es el Dios de las segundas oportunidades!

¿No podemos reflexionar en algún punto de error, algún fracaso, algún tiempo en la vida cuando abandonamos la palabra y voluntad de Dios y huimos para Nínive? Sí, hubo allí castigo y corrección de la mano de un clemente y justo Padre celestial, mas después vino el fruto de paz y de justicia.

El mundo sólo conoce juicio, esto es; una mirada hacia atrás al castigo de transgresiones pasadas. Pero el hijo de Dios conoce el castigo; esto es, una mirada al futuro a la vida mejor que podemos vivir después de haber sido disciplinados. Toda la rebeldía de Jonás no había alterado los pensamientos de Dios con respecto de enviarlo a predicar a Nínive. El siervo podría fallar, pero sigue siendo un siervo.

Si el Señor desechara a todos aquellos que no hacen Su voluntad, ninguno de nosotros conocería el gozo de vivir para Jesucristo, porque nuestros fracasos son tan frecuentes. Yo no considero una cosa ligera tal desobediencia, ni sus consecuencias, pero qué bendición es saber que tenemos un buen pastor que busca la oveja perdida y la lleva atrás en Sus propios hombros al resguardo de las ovejas. Alabado sea el santo nombre de Jesús por las muchas segundas veces que ha venido a cada uno de nosotros.

3:3. Indica que Jonás obedeció y ahora estaba preparado para decir cualquier cosa que Dios le ordenara que dijera en Nínive. Ya no se resistiría a comunicar un mensaje positivo a los enemigos de su nación.

“era Nínive”: La teoría de que el libro no fue escrito sino después de la destrucción de Nínive en el 612 a.C. se apoya en el tiempo verbal que aquí se utiliza. Es evidente que el autor vivió mucho tiempo después de la destrucción de Nínive ya que dice que “era una ciudad grande”.

“Una ciudad tan grande.” También puede traducirse como “una ciudad importante para Dios”, designación que refuerza la importancia de la misión encomendada a Jonás.

Comentario de la Biblia Plenitud:

“La ciudad de Nínive estaba aproximadamente a 1.200 km al este de Israel, sobre la orilla izquierda del río Tigris, frente a la ciudad de Mosul en el moderno Irak. Sus murallas tenían más de 30 m de alto, y eran lo suficientemente anchas como para que tres carros circularan por ellas. uno junto a otro. Se han propuesto varias teorías sobre el tamaño de Nínive, ciudad cuyo recorrido exigía tres días: para algunos tenía aproximadamente 90 km de ancho, lo que supondría tres jornadas de 30 km. Otros sugieren que los 90 km se refieren a su perímetro. Se requeriría un día para ingresar a ella, un día para visitarla y llevar a cabo las gestiones pertinentes, y un día para salir legalmente de ella; en total tres días a fin de realizar una visita a Nínive.”

 

Las tres etapas del relato

1. La misión de Jonás vs. 4-5

3:4. Comenzó Jonás a adentrarse en la ciudad, y caminó todo un día predicando y diciendo: “¡Dentro de cuarenta días Nínive será destruida!”.

No hay una palabra acerca de la larga y difícil jornada de Canaán (suponiendo que el gran pez haya depositado a Jonás otra vez en la región de Jopé) a Nínive. Cuando Ezra hizo una jornada similar le tomó cuatro meses (Esdras 7:9). Nosotros no sabemos nada de este viaje. El Señor ha puesto un objetivo ante Jonás y nada más importa.

Esto hizo Jonás:
“Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios“. (1 Pedro 4:11).
“Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla.” (Juan 3:34)

Solamente hablaba pocas palabras. Esto no era un sermón para aceptar o rechazar, esto era increíblemente una manifestación divina. Los escépticos han preguntado cómo pudo Jonás haberle predicado a un pueblo al que ni siquiera conocía y, no obstante, hacerles entender su predicación. ¿Se puede responder que había un idioma de uso general, el arameo? Por ejemplo, Isaías 36:11 dice: “Entonces dijeron Eliaquim, Sebna y Joa al copero mayor: Te rogamos que hables a tus siervos en arameo, porque nosotros lo entendemos; y no hables con nosotros en la lengua de Judá, porque lo oye el pueblo que está sobre el muro.”

El aviso del juicio era en sí mismo un mensaje de gracia. “cuarenta días”. Es un número muy común en la biblia para denotar un periodo largo o indefinido (más largo que un ciclo lunar, pero menor que una estación, Éxodo 24:18; 34:28; Números 13:25; Deuteronomio 9:9, 11; I Samuel 17:16; I Reyes 19:8). Con frecuencia es asociado con un periodo de prueba o juicio:

  1. El diluvio de Noé, Génesis 7:4
  2. Periodo de peregrinaje de la montaña por Israel, Éxodo 16:35; Salmos 95:10.
  3. Ayuno de Moisés, Éxodo 24:8; Deuteronomio 9:9-11
  4. Dominación filistea a Israel, Jueces 13:1
  5. Ayuno de Elías, I Reyes 19:8
  6. Acciones simbólicas de Ezequiel, Ezequiel 4:6
  7. Juicio de Dios sobre Nínive, Jonás 3:4
    8. Ayuno de Jesús, Mateo 4:2.

“Nínive será destruida (Vine: Diccionario del Antiguo Testamento. H2015 hapak)” Significa: volver, dar vueltas, rodear, evadir, cambiar, transformar. En su acepción más sencilla, hapak expresa movimiento de un lado a otro, como “volver las espaldas” (Josué 7:8) o como limpiar “un plato, que se friega y se vuelve boca abajo” (2 Reyes_21:13). Sobre la acepción “transformar” o “cambiar” (1 Reyes 22:34).

3:5. “creyeron a Dios” El éxito de Jonás es indiscutible. Jonás fue una señal; pero el pueblo no se excitó con el profeta, sino creyó en Dios. Dieron crédito al mensaje de Jonás de parte de Dios, reconociendo así a Jehová como el Dios verdadero.

Es la palabra de Dios que:

  • quiebra como un martillo (Jeremías 23:29),
  • quema como el fuego (Jeremías 23:29) y
  • corta como una espada (Hebreos 4:12).
¿Qué significa este verbo “creer”? Originalmente se refiere a algo firme, estable, sólido. Desarrolle una extensión metafórica de aquella persona quien es fiel, leal, confiable y segura.
¿Quiénes son los fieles mencionados?
Génesis 15:16
Éxodo 19:9
Deuteronomio 7:9
¿Quiénes son aquellos que NO manifestaron confianza?
Números 14:11; Deuteronomio 1:32; 9:23
Números 20:12
Génesis 45:26
Éxodo 4:1, 5, 8, 9, 31
Deuteronomio 28:66
¿Quiénes son aquellos que SI manifestaron confianza?
Éxodo 14:31

¿Cómo se explica esto? ¿Por qué creyeron a Jonás? ¿Es posible que los marineros hubieran llegado a Nínive antes que Jonás? No sabemos, pero sin duda contaron su experiencia con Jonás en cada puerto al que arribaban.

“ayuno … cilicios” En el oriente, la forma de vestir se considera a menudo como expresión simbólica de sentimientos interiores. Así el ayunar y vestirse con “ropas ásperas” era normal en un acto de humillación. Cuando se usaban como vestido era una señal de luto, dolor o penitencia. Véase el caso de Acab, paralelo al de Nínive, recibiendo ambos una espera al arrepentirse (1Reyes 20:31; 21:27; Joel 1:13-14).

“desde el mayor … hasta el menor” El arrepentimiento no fue parcial, sino que involucró a toda la población.

2. La conversión de los paganos vs. 7-9.

3:6. “Cuando la noticia (H1697dabar) llegó al rey de Nínive” Aunque no sabemos exactamente lo que oyó el rey:
(1) el contenido de la proclamación de Jonás o (2) la reacción del pueblo, el impacto es impresionante.

Según Vine: “Se refiere primero dabar a lo dicho, a la “palabra” o enunciado en sí, a diferencia de que es en esencia el acto de comunicar oralmente, de “hablar”. Un uso más especializado de este tono son las “crónicas” (dabar) de los acontecimientos en la historia de Israel (1 Reyes14:19) o “los hechos” de un personaje en particular (1 Reyes11:41; Génesis 15:1). La frase “palabra de Dios” es muy importante en la Biblia.

Es importante notar que aquí también “palabra” puede referirse al contenido o significado de lo que se dice. Fue la “palabra del Señor” que vino a Abraham en una visión después de su victoria sobre los reyes que capturaron a Lot (Génesis 15:1). En muchos casos, esta es una frase especial que se refiere expresamente a la revelación profética.

La “palabra” de Dios indica sus pensamientos y voluntad, a diferencia de su nombre, que indica su persona y presencia. Por tanto, solo una vez se dice que la “palabra” de Dios es “santa” (Salmo105:42), mientras que a menudo se dice que su nombre es “santo”.

“este se levantó de su silla, se despojó de su vestido, se cubrió con ropas ásperas y se sentó sobre ceniza”.
Aquí tenemos una herramienta literaria para enfatizar puntos claves. Se llama “Chiasmo” o “Quiasmo”. Busca dar valor a una idea central en base a la repetición de las frases en forma cruzada manteniendo una simetría.

A se levantó de su silla,
B se despojó de su vestido,
B1 se cubrió con ropas ásperas y
A1 se sentó sobre ceniza”.

Este hecho es una muestra de la más profunda humildad (Job 2:8, Ezequiel 27:30). Este es un decreto real que viene de un rey, que viste ropas de gala, que vive en un palacio adornado por un obelisco negro y que adora a un toro con alas y cara de hombre. ¡Qué cambios puede hacer la palabra de Dios en la vida de alguien!

3:7. “Luego hizo anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, una proclama que decía: “Hombres y animales, bueyes y ovejas, no prueben cosa alguna; no se les dé alimento ni beban agua.”
Ellos querían que hubiera muestras de su arrepentimiento por todas partes que mirasen y así que todos estén plenamente conscientes de su espantosa situación. ¡Esto era un ayuno total serio! No se dio un tiempo, pero la vida no puede continuar sin líquidos más allá de tres o cuatro días.

3:8. “sino cúbranse hombres y animales con ropas ásperas, y clamen a Dios con fuerza. Que cada uno se convierta de su mal camino y de la violencia que hay en sus manos.”

Observa Mora: “En una palabra, el autor nos guiña el ojo. Todo esto confirma que estamos en el género literario “leyenda”.

Otro lector responde a aquellos que piensen que este adorno de los animales con cilicio es absurdo y les recuerda que en entierros militares y del estado, hoy en día, los caballos son ataviados con vestidos de luto.

“Que cada uno se convierta de su mal camino” Los dos aspectos de la salvación son fe y arrepentimiento (Marcos 1:15; Hechos 3:16, 19; 20:21). Esto es algo a lo que inclusive Israel se resistió. (Jeremías 18:8). Jesús afirmó la necesidad de un verdadero arrepentimiento en Mateo 12:41 y Lucas 11:32.

3:9. “¡Quizá Dios se detenga y se arrepienta, se calme el ardor de su ira y no perezcamos!” Aquí está la conclusión de la declaración de fe del rey:

  1. Hay un Dios;
  2. Con Él está el poder de la vida y la muerte;
  3. Estamos condenados;
  4. Su enojo está contra nosotros por nuestros pecados;
  5. Si nos arrepentimos, Dios podría arrepentirse;
  6. No tenemos ninguna garantía de que Él se arrepienta;
  7. Pero es nuestra única esperanza.
¿Qué significa este verbo “creer”? Originalmente se refiere a algo firme, estable, sólido. Desarrolle una extensión metafórica de aquella persona quien es fiel, leal, confiable y segura.
¿Quiénes son los fieles mencionados?
Génesis 15:16
Éxodo 19:9
Deuteronomio 7:9
¿Quiénes son aquellos que NO manifestaron confianza?
Números 14:11; Deuteronomio 1:32; 9:23
Números 20:12
Génesis 45:26
Éxodo 4:1, 5, 8, 9, 31
Deuteronomio 28:66
¿Quiénes son aquellos que SI manifestaron confianza?
Éxodo 14:31

“se vuelva” Este término es usado para los de Nínive y Dios (fue utilizado en el edicto del rey en Jonás 3:8, 2 veces en Jonás 3:9 y nuevamente en Jonás 3:10). Este es un término especial empleado en el Antiguo Testamento para denotar arrepentimiento. Dios está atento a (1) la respuesta humana a su palabra y (2) las oraciones de los creyentes. El arrepentimiento bíblico involucra un cambio de mente.

“se arrepienta” Esta raíz literalmente significa “suspirar”, denota un respiro profundo. Es la misma raíz como el nombre del profeta Nahúm. Esta es una frase antropomórfica describiendo a Dios (ejemplo Éxodo 32:14; Salmos 106:45; Jeremías 18:8; Amos 7:3, 6 y fíjense en Oseas 11:8-11). Esto es un buen ejemplo de:

  1. La libertad de Dios
  2. Pactos condicionales que requieren de una respuesta humana apropiada.

“y no perezcamos” Esto es paralelo exactamente a la afirmación del capitán de la nave en Jonás 1:6.

3. La reacción divina v.10

3:10. “Vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino, y se arrepintió del mal que había anunciado hacerles, y no lo hizo.” Después de 150 años Nínive fue vencida. Es decir en el año 612 a.C. Dios retira su amenaza de destrucción.

Veremos que las palabras están repetidas en Jeremías 36:3 “Quizá oiga la casa de Judá todo el mal que yo pienso hacerles para que se arrepienta cada uno de su mal camino. Entonces yo perdonaré su maldad y su pecado.” y en Joel 3:1. “Ciertamente en aquellos días, en aquel tiempo en que haré volver la cautividad de Judá y de Jerusalén,” Pero se puede pensar también en la súplica de Moisés por el pueblo adorador del becerro de oro y en la respuesta de Dios en Éxodo 32:14.”Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo habría de hacer a su pueblo.” No se trata en Jonás (como en el Éxodo, en Jeremías y en Joel) del pueblo de Dios, sino de paganos caídos en pecado.

El cariño y la piedad de Dios se extienden también a los paganos.

“se arrepintió del mal que había anunciado hacerles” ¿Cómo es posible? Dios es omnisciente y sabe el fin desde el principio – no es controlado por el tiempo – ¿Cómo es posible que se arrepintió? Hay varias referencias bíblicas las cuales declaran que Dios no se arrepentirá. Hay también varias referencias bíblicas que discuten casos en los que Él se ha arrepentido. Sólo un examen cuidadoso de cada uno de estos textos nos salvará de suponer que la Biblia se contradice a sí misma.

Encontramos que Dios se arrepientes en:
Génesis 2:17. “menos del árbol del bien y del mal. No comas del fruto de ese árbol, porque si lo comes, ciertamente morirás.”

Cubrió casi mil años por causa de la fe manifestada y los sacrificios ofrecidos.

Génesis 6:6-7. “y le pesó haber hecho al hombre. Con mucho dolor dijo: “Voy a borrar de la tierra al hombre que he creado, y también a todos los animales domésticos, y a los que se arrastran, y a las aves. ¡Me pesa haberlos hecho!”

Debido a la maldad y violencia que Él vio en la tierra, Dios se arrepintió de haber hecho al hombre y decidió destruirlo.

Esta primera mención es muy importante. Muestra que Dios se arrepiente y que este arrepentimiento es en respuesta a las acciones de la humanidad.

Números 14:30-34. “A excepción de Caleb y de Josué, ninguno de vosotros entrará en la tierra donde solemnemente os prometí que iba a estableceros… Así sabréis lo que es ponerse en contra mía…” La condenación contra los infieles israelitas resultó en el castigo del desierto por cuarenta años.
1 Samuel 15:10-11, 35.Luego el Señor habló a Samuel y le dijo: Me pesa haber hecho rey a Saúl, porque se ha apartado de mí y no ha cumplido mis órdenes…” Vemos este principio en el caso de Saúl. Cuando Saúl dejó de ser el hombre obediente que un día fue ungido rey, Dios se arrepintió de haberle entregado el trono.

2 Samuel 24:15-16.Entonces mandó el Señor una peste sobre Israel, desde aquella misma mañana hasta la fecha indicada, y desde Dan hasta Beerseba murieron setenta mil personas. Y cuando el ángel estaba a punto de destruir Jerusalén, le pesó al Señor aquel daño y ordenó al ángel que estaba hiriendo al pueblo: “¡Basta ya, no sigas!”

David había escogido tres días de peste, pero fue suspendida luego del primer día.

Isaías 38:1. “Por aquel tiempo cayó Ezequías gravemente enfermo, y el profeta Isaías, hijo de Amós, fue a verle y le dijo:

El Señor dice: ‘Da tus últimas instrucciones a tu familia, porque vas a morir. No te curarás.’

Por medio de su oración vivió quince años más.

Esto también es verdad para las naciones por igual. Nínive es un gran ejemplo de lo que Dios ha prometido que hará si algún país se vuelve de sus caminos de pecado. “En un momento dado decidió arrancar, derribar y destruir una nación o un reino. Pero si esa nación se aparta del mal, entonces ya no le envío el castigo que le tenía preparado.” (Jeremías 18:7-8). Cuán perfectamente se compara esto a la historia grabada en Jonás 3-4. (Hay declaraciones similares en Jeremías 26:13-19 y Joel 2:13-14.)

Por otro lado, todos los pasajes que declaran que Dios no se arrepentirá tienen que ver con Sus planes y propósitos a largo plazo para la nación de Israel. CADA pasaje que declara que Dios no se arrepentirá tiene la mirada puesta en el pueblo hebreo y en el pacto que Dios hizo con ellos. Esto es una verdad de la declaración de Balaam en Números 23:19. Él fue contratado para maldecir a los Israelitas. El libro de Números es un largo y triste registro de sus quejas, murmuraciones y rebeliones contra el Señor. Aun así, Dios había prometido bendecirlos y no se arrepentiría.

El escrito recurre a una figura literaria conocida como Antropomorfismo, que consiste en atribuir a Dios rasgos y características humanas. Esta figura del lenguaje se utiliza repetidamente en las escrituras para explicar a Dios en términos más accesibles al finito entendimiento humano. El arrepentimiento de Dios, no es un cambio de corazón, sino de circunstancias.

Génesis 6:6 dice en el interlineal hebreo de editorial CLIE: “y lo sintió Yahweh de haber hecho al hombre y le dolió en su corazón”, mientras que Números 23:19 dice: “no es Dios hombre para que mienta ni hijo de hombre para que cambie de mente (forma de pensar) ¿dijo acaso él y no hará y habla y no la cumplirá?”.

Para mayor referencia consideramos una definición del Diccionario Strong (H5162 arrepentir) suspirar, lamentar, compadecer, consolar, pesar, aplacar, mover. Por eso asumimos que Génesis se refiere a que le dolió y lo sintió en su corazón. En Números se refiere a que Jehová no cambia de forma de pensar.

Un antropomorfismo, o sea, se le atribuyen características de hombre a Dios. Es el hombre quien se arrepiente, olvida, peca y no Dios.

Comentario de Jamieson-Fausset-Brown: “La Biblia siempre asigna el primer lugar a los eternos principios de la justicia, arraigados en el carácter de Dios, subordinado a ellos todas las disposiciones divinas. El que Dios salvara a Nínive, cuando estaba ya en las garras de la destrucción, con las primeras señales de su arrepentimiento, alienta al penitente tímido, y enseña de antemano que la sentencia de Israel, efectuada poco después, ha de atribuirse, no a la falta de voluntad para perdonar de parte de Dios, sino a la propia obstinada impenitencia de ellos.”

YHWH o Elohim
Creyeron que la destrucción profetizada por Jonás vendría de Dios como castigo por su pecado.

En 3:5-10 el autor deja de usar el nombre “Yahweh” (11, 3, 4, 9, 10, 14, 16, 17; 2:1, 2, 6, 7, 9, 10; 3:1, 3) y sólo emplea el vocablo ´elohim “Dios” (3:5, 8, 9, 10).

Los habitantes de Nínive no pensaban específicamente en el Dios de Israel y su revelación en el Pacto Mosaico, sino acerca del Dios supremo (según el v. 4, Jonás no les predicaba nada acerca de Dios). El capitán del barco tendría en mente este mismo concepto en 1:6. De manera semejante, varios pasajes bíblicos que hablan del trato divino con los pueblos no israelitas utilizan el vocablo “Dios” en lugar de “Yahweh” (Éxodo 1:17; Jueces 1:7; 3:20).

El arrepentimiento sincero es un proceso de varias etapas. Los habitantes de Nínive pasaron por ellas:

  1. Reconocer el pecado: Jonás 3:5.
  2. Confesar ante Dios el pecado en voz alta: Jonás 3:8.
  3. Comprometerse a no volver a cometerlo: Jonás 3:8.
  4. Tratar de reparar el daño ocasionado: Jonás 3:10.
  5. Mantenerse firme ante la tentación de volver a pecar: Jonás 3:10.

Un repaso del capítulo 3

Marque con un círculo la mejor respuesta

1. Tan pronto como él rescató a Jonás, Dios:

a. hizo prometer a Jonás que se disculparía con los marineros.

b. le dijo nuevamente que fuera a Nínive.

c. permitió a Jonás ir a casa y relajarse.

5. El rey de Nínive proclamó una ley que consistía en que la ciudad debía:

a. abandonar sus costumbres impías.

b. dejar de comer y beber.

c. orar a Dios y rogar por misericordia.

d. todas las anteriores.

2. Jonás a Nínive.

a. fue inmediatamente.

b. rehusó ir.

c. maldijo.

6. Cuando Dios vio lo que la gente hizo, él:

a. destruyó la ciudad.

b. envió a Jonás a casa.

c. tuvo misericordia y no los destruyó.

3. Jonás advirtió a Nínive que sería en cuarenta días.

a. perdonada.

b. destruida.

c. invadida.

7. Dios tuvo misericordia de:

a. Jonás únicamente.

b. Nínive únicamente.

c. ambos, Jonás y Nínive.

4. La gente en Nínive:

a. se rió de Jonás.

b. abandonó la ciudad inmediatamente.

c. al instante volvieron a Dios

Preguntas

  1. ¿Cómo reaccionamos a la Palabra de Dios? (¿La leemos para poder reaccionar?)
  2. ¿Cuántas veces tenemos que escuchar la voz de Dios para actuar?
  3. Si respondemos, ¿cómo lo hacemos? ¿de todo corazón o a medias?
  4. Si existe un cambio, ¿por cuánto tiempo dura? Dios perdonó a Nínive por 150 años, hasta cuando fue destruida en el 612 a.C. por Babilonia.
  5. Ojalá que seamos como dice Santiago : hacedores de la Palabra y no solamente oidores, engañándonos a vosotros mismos.

 

Punto de reflexión

Algunas veces es difícil hacer lo que sabemos que Dios quiere que hagamos. En ocasiones tenemos que renunciar a lo que queremos hacer con tal de hacer lo que Dios manda. Es lo que hizo Jonás. Dejó a un lado su deseo de que la ciudad de Nínive fuera destruida e hizo lo que Dios le había mandado, es decir, ir y advertir a Nínive de su destrucción.

Cuando nosotros hacemos la voluntad de Dios, él promete bendecirnos. Aun cuando cometemos errores, como lo hizo Jonás, Dios tiene misericordia de sus hijos. Recordando el castigo que su Hijo Jesús sufrió por nuestros pecados, Dios nos perdona.

Si hay algo que Dios quiere que sepamos acerca de él, es que él es un Dios misericordioso que siempre nos perdonará. Hasta se puede decir que Dios es Misericordioso. Dios mismo lo menciona en Éxodo 34:6,7 cuando le dice a Moisés su nombre. “Dios tiene misericordia de los pecadores” es una buena forma de resumir todo lo que Dios nos dice acerca de sí mismo. Él tiene misericordia de pecadores como nosotros.

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com