Estudio Seis: Estimando su herencia (Números 26:33)

Los israelitas están en Moab. Habiéndose contado la población de cada tribu (Números 26) se dieron instrucciones para la distribución de la tierra entre ellas:

  • A cada tribu se le asignaría un territorio proporcional a su población (26:54)
  • La ubicación del territorio debía ser determinada por suertes (26:55), y la suerte no determinaría la extensión del territorio, sino la ubicación relativa
  • Cada uno de sus territorios asignados llevaría el nombre del antepasado de la correspondiente tribu (26:55).

Sin embargo, Zelofehad era descendiente de José, por la línea de Manasés, murió sin haber dejado hijos varones (Números 26:33)…

Objetivos:

  • Reconocer las instrucciones para la distribución de la Tierra Prometida.
  • Examinar las referencias bíblicas a las hijas de Zelofehad.
  • Formular una explicación del por qué tanto interés en estas hijas.
  • Desarrollar una enseñanza para nosotros con respecto a nuestra heredad del Reino. 

Números 26:1–4 Se ordena un segundo censo. 

Esta fue la manera en que se inició la primera preparación. El nuevo censo fue una señal de que el período de juicio estaba concluyendo y que era tiempo para prepararse de nuevo para entrar a la Tierra Prometida. El censo se llevó a cabo sobre la misma base del primero (Números 26:2 repite brevemente Números 1:2).

Números 26:5–51 Israel es contado por clanes. 

Deben notarse tres características en el informe de este censo: El total de israelitas había caído ligeramente en el lapso de los cuarenta años (Números 1:17–46); algunas tribus habían aumentado, otras disminuido; en esta ocasión se nombran los clanes dentro de cada tribu. Se hacen algunos comentarios sobre 

  • la rebelión de Coré (lo cual es una advertencia; v.10; 1 Corintios. 10:6–11), 
  • la muerte de dos de los hijos de Judá (v. 19) y 
  • el hecho de que Zelofehad, de la tribu de Manasés, sólo tenía hijas (v.33).

Con este tercer punto entramos en un estudio bíblico sugestivo porque también se puede observar que otras dos secciones más se dedican al problema del derecho de herencia de las hijas de Zelofehad, una preocupación vital porque la herencia normalmente se pasaba a los hijos (Números 27:1–11 y 36:1–13).

Números 27:3 Información de la muerte de Zelofehad

 “En su propio pecado murió” significa que Zelofehad murió de manera natural. Su muerte se produjo a consecuencia del castigo contra toda la nación por haber creído a los espías sin fe. Hasta este punto, la Ley hebrea otorgaba exclusivamente a los hijos varones el derecho de heredar. Las hijas de Zelofehad, al no tener hermanos, acudieron a Moisés a reclamar las posesiones de su padre. Dios dijo a Moisés que si un hombre moría sin dejar hijos varones, su herencia pasaría a sus hijas (Números 27:8). Pero las hijas la podrían conservar mientras permanecieran casadas con varones de su propia tribu. Probablemente este era el motivo por el cual las líneas territoriales permanecían intactas (Números 36:5–12).

Ahora hacemos una investigación en la concordancia. Es sorprendente las muchas referencias a las hijas de Zelofehad y también la repetición de sus nombres. ¿Hay aquí una lección espiritual para nosotros de estas cinco doncellas?

Catalogamos las referencias bíblicas:

Números 26:33

“Zelofehad hijo de Hefer no tuvo hijos sino hijas. Los nombres de las hijas de Zelofehad fueron Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa.”

Números 27:1

“Se acercaron las hijas de Zelofehad hijo de Hefer hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés, de las familias de Manasés hijo de José, los nombres de las cuales eran Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa.”

Números 27:6-7

“y Jehová respondió a Moisés: 7«Bien dicen las hijas de Zelofehad.”

Números 36:2

“y dijeron:—Jehová mandó a mi señor que por sorteo diera la tierra a los hijos de Israel en posesión. También ha mandado Jehová a mi señor que dé la posesión de Zelofehad, nuestro hermano, a sus hijas.”

Números 36:6

“Esto es lo que ha mandado Jehová acerca de las hijas de Zelofehad: “Cásense como a ellas les plazca, pero en la familia de la tribu de su padre se casarán, 7para que la heredad de los hijos de Israel no sea traspasada de tribu en tribu, porque cada uno de los hijos de Israel estará ligado a la heredad de la tribu de sus padres.”

Números 36:10-11

“Como Jehová mandó a Moisés, así hicieron las hijas de Zelofehad. 11Maala, Tirsa, Hogla, Milca y Noa, hijas de Zelofehad, se casaron con hijos de sus tíos paternos. 12Se casaron en la familia de los hijos de Manasés hijo de José, y así quedó su heredad en la tribu de la familia de su padre.”

Josué 17:3

“Pero Zelofehad hijo de Hefer hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés, no tuvo hijos sino hijas, los nombres de las cuales son estos: Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa.”

1 Crónicas 7:15

“Y Maquir tomó mujer de Hupim y Supim, cuya hermana tuvo por nombre Maaca; y el nombre del segundo fue Zelofehad. Y Zelofehad tuvo hijas.”

Estas referencias son verdaderamente sorprendentes. ¿Por qué?  La actitud de las hijas de Zelofehad es revolucionaria para su época. La mujer se encontraba en una situación de desventaja frente el hombre. El nombre de un hombre era perpetuado por los varones y no por las mujeres.

  • Las hijas apelaron a Moisés, pidiendo que se les asignara una herencia a nombre de su padre.
  • Moisés” llevó su causa delante de Jehová.” (27:5)
  • Recibió la respuesta que las hijas tenían un justificado derecho sobre la herencia de su padre. (27:7)
  • Dios amplió las leyes de herencia en caso de que el heredero legítimo ya no viviese. (27:8-11)
  • Las herederas debían casarse con hombres de su elección, pero sólo de la tribu de su padre (36:6)
  • Las hijas cumplieron con esta directiva (36:10)

Las hijas son las únicas mujeres que se mencionan como herederas. El propósito era que la tierra no saliera del dominio del clan.

Pero sabemos más, hermanos mucho más:

Piensan un momento. ¿Dónde estaban las tribus mientras hicieron todas estas preparaciones? ¡No habían entrado en la Tierra Prometida! Tampoco, ¡habían atravesado el río Jordán! Pero hablaron de su heredad. 

SIGNIFICA QUE LAS CINCO HIJAS TUVIERON FE EN:

  • LA CONQUISTA DE LA TIERRA Y 
  • SU HERENCIA.

Los nombres de las hijas son:

Maala, que significa “enfermedad” o “dolencia” 

Noa, que significa “descanso” o “reposo” 

Hogla, que significa “perdiz” o “boxeador” 

Milca, que significa “reina” o “abogada” 

Tirsa, que significa “placentera”                                                         

Si aceptamos estos nombres como representación de sus habilidades, carácter, o las adversidades que tuvieron que enfrentar, tenemos ante nosotros un cuadro completo de la tenacidad, el tacto, el coraje, la sabiduría y la gracia que necesitaban para pedir y recibir una herencia. 

El significado espiritual de este asunto es inmenso. Canaán era la tierra donde Dios establecería compañerismo con su pueblo. Si alguien era excluido, quedaría fuera del compañerismo con Dios. Canaán no era simplemente un lugar dónde vivir; tampoco era un mero símbolo de la nueva tierra o de la nueva Jerusalén. Históricamente constituía el reino de Dios y el único lugar en la tierra donde Dios era conocido (Deuteronomio 4:7). Por medio de la instrucción que se impartiría aquí, los hombres y las mujeres entrarían al reino de Dios. Por lo tanto, no era un asunto sin importancia.

-oo0oo-

…y ahora en el siglo XXI, ¿Estimamos nuestra herencia?

El Evangelio de Mateo es el único de los sinópticos que contiene la parábola de las diez vírgenes (Mateo 25:1-11). En la historia, Jesús cuenta de diez doncellas, acompañantes de la novia, que siguieron las pautas establecidas para las bodas orientales. Desde el principio de la historia, sobresale la idea de la urgente necesidad de prepararse. No sabían la hora de la llegada del novio.

Entre las diez, cinco son doncellas “insensatas”, las otras cinco son “prudentes”. Al tardar el novio en llegar a la casa de la novia, las diez doncellas se cansaron de esperar y se durmieron.. Según la parábola, éste no era el problema. Lo problemático era que cinco no tuvieron la previsión de aceite para sus lámparas.

Encontramos un punto importante de la parábola en v.9. Después de la petición de las “insensatas”: “Dadnos de vuestro aceite.” Las “prudentes” respondieron en efecto: “No podemos.”                       

Se nota el énfasis del número “cinco”. ¿Puede ser que Jesús está pensando en la fe de las cinco hijas de Zelofehad? Seguramente, la idea central de la parábola es “estar preparado”. La enseñanza del Nuevo Testamento en general indica que tenemos que estar preparados para recibir al Señor. Sin embargo, imagino otra lección de la fe segura de estas cinco “prudentes”. Ellas oyeron la enseñanza del Reino; 

la creyeron;

…y en ninguna manera perderían su heredad.

“”No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el Reino.” (Lucas 12:32)

Momentos para reflexionar sobre el estudio.

  1. Lea las referencias a las cinco hijas de Zelofehad y diga que estaba sucediendo.
  1. Identifique las leyes de la herencia en la Tierra Prometida.
  1. Describa el coraje de las cinco hijas cuando consideramos su época.
  1. Explique por qué decimos que las cinco hijas tuvieron la fe.
  1. ¿Cuáles son las lecciones para nosotros de la parábola de las diez vírgenes?
  1. Haga una lista de las promesas del Reino venidero en el Nuevo Testamento.
Volver al índice de:
Lecciones en el desierto

Continue leyendo:
Bibliografía:

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com