Como se puede ver en la Figura 1, Apocalipsis está estructurado de tal modo que la información dada en la primera parte (capítulos 5 al 11) está reflejada, con diferentes detalles, en la segunda parte (capítulos 12 al 19). Mientras los capítulos 5 al 11 inician con una visión de Cristo como Cordero delante del trono, los capítulos 12 al 19 empiezan con Cristo como el Hijo Varón arrebatado para Dios y su trono. Además, en el capítulo 5 es el Cordero que ha vencido “y con su sangre ha redimido hombres” (Apocalipsis 5:9), mientras en el capítulo 12 son ellos (los redimidos) que “han vencido por medio de la sangre del Cordero” (Apocalipsis 12:11).

Los capítulos 5-6 terminan con el sexto sello en vísperas de la segunda venida de Cristo, porque “El gran día de la ira ha llegado” (Apocalipsis 6:17). Los capítulos 12-14 igual terminan con el sexto ángel recogiendo todo lo malo en la tierra para “El Gran Lagar de la ira de Dios” (Apocalipsis 14:19).  En fin, los capítulos 5-6 igual como los capítulos 12-14 nos dan una breve historia desde el 1er siglo hasta los tiempos del regreso del Señor, dando énfasis por supuesto en aspectos diferentes.

Cap 5 – 11

Cap 5-6

  • El León de Judá delante del Trono
  • El Cordero
  • Sellos 1-6
  • El gran día de la ira ha llegado (6:17)

Cap 12 – 19

Cap 12 – 14

  • El Hijo varón arrebatado al Trono
  • El Dragón y las 2 Bestias
  • Ángeles 1-6
  • El gran lagar de la ira de Dios (14:19)

Ahora, enfocándonos inicialmente en el capítulo 12, hay que observar que no hay ninguna otra escritura que con tanta frecuencia haya sido mal interpretada o malentendida como el capítulo 12. Hasta guerras pre cósmicas entre los huestes celestiales y el diablo y sus ángeles han figurado entre muchas explicaciones, y al hijo varón asociado a veces con reyes terrenales como Constantino. Tales intérpretes olvidan por completo que hay un claro “referente”1“referente”: – palabra técnica usada entre los lingüísticos para identificar, no el “sentido” de las palabras en sí, sino más bien a que se “refiere” tal escritura o tal oración. indicado en Apocalipsis 12:10,11

“Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios de día y de noche. Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero…”

Claramente, Apocalipsis 12 está hablando de Cristo en sentido figurado de su sufrimiento y su triunfo en el Calvario al final del tiempo de su primer advenimiento, cuando él ganó nuestra salvación y perdón.2Lo que comienza como un encuentro militar (“Miguel y sus ángeles contra el dragón y sus ángeles” Apocalipsis 12:7) termina como un asunto legal; porque el Dragon resulta ser Satanás y Satanás y Miguel son tradicionalmente los “abogados” de la acusación y la defensa en los tribunales de la ley divina. La victoria de Miguel resulta en la destitución de Satanás “el acusador de nuestros hermanos…” Por ejemplo Zacarías 3:1-10 y Judas 9 “Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés (o sea el pueblo de Dios), no se atrevió a proferir juicio…… contra él….” Apocalipsis 12:10-11 también nos recuerda cómo, después de enviar los 70 a compartir el mensaje de que “Se había acercado a vosotros el reino de Dios”, Cristo recibió de nuevo a los 70 y les dijo “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo…regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos” (Lucas 10:9 y 17-20). Gracias a la obra de Cristo, Dios “nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo Jesús…” (Efesios 1:3), y “nos hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús…” (Efesios 2:6). “Por lo cual alegraos, cielos (dice Apocalipsis12:12), y los que moráis en ellos”

El capítulo 12 de Apocalipsis empieza con “una gran señal en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Esta mujer estaba encinta lista para dar a luz a “un hijo varón que regirá con vara de hierro a todas las naciones”. Delante de ella, listo para comerse a su criatura, tan pronto como naciera, estaba un gran dragón rojo. Después el hijo fue arrebatado para Dios y para su trono, la mujer huyo al desierto y el dragón muy frustrado “se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de la mujer (Apocalipsis 12:17).”

¿Quiénes son estos seres, el dragón, la mujer, su hijo, y el resto de la descendencia de ella? Como detectives tenemos que utilizar toda la información existente en el capítulo 12 y en toda la Biblia para identificar tales personajes.

Los símbolos del sol, la luna y las estrellas se pueden encontrar juntamente fuera de aquí, en Génesis 37:9—en el sueño de José—son representantes de Israel. Entonces, la mujer gloriosa en el cielo3El lugar de la acción en el capítulo 12 no es nada fácil de determinar. Inicialmente, tanto el dragón como la mujer están aparentemente “en el cielo” (Apocalipsis 12:1, 3, 7) pero al final están ambos “en la tierra” (Apocalipsis 12:9,12,13 y 16). Lo cierto es que el Hijo fue arrebatado a un lugar (Apocalipsis 12:5) …al trono, a Dios… donde ni la mujer ni el dragón nunca alcanzaron. Hay que recordar, además, que toda la acción ocurrió delante de Juan, en “el teatro celestial” o sea “el cielo”., asociada con tales símbolos, corresponde seguramente a la virgen hija de Sion (Isaías 62:11, Isaías 66:8) o sea Israel.

El hijo varón que regirá con vara de hierro a todas las naciones, es Cristo: Salmo 2:8-9 se puede presentar como evidencia suficiente. Además, Apocalipsis 19:15 habla de “el que tiene una espada aguda”, o sea Cristo (Apocalipsis 1:16 y 2:12), “para herir a las naciones, para regirlas con vara de hierro”. Más tarde, en el capítulo 12 en el versículo 17 descubrimos que el hijo varón tiene hermanos “el resto de la descendencia de la mujer, los que guarden los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” – en fin, creyentes judíos tanto como gentiles – ellos, hermanos de Cristo.

El dragón escarlata4En la Biblia el diablo se manifiesta en distintas formas- como una serpiente en el Edén (Génesis 3); como una persona mala como Judas (Juan 6:70); o como un poder político como el imperio Romano (Apocalipsis 2:10). Aquí en Apocalipsis 12 el diablo se manifiesta como un dragón escarlata. En el ANEXO 10 hay más información acerca de la interpretación del contra vertido capítulo 12 de Apocalipsis. es, según el versículo 9 “la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero” o sea el pecado haciendo sus malos hechos en una u otra forma. Cuando más tarde encontramos el dragón en Apocalipsis, también es como un engañador (Apocalipsis 20:2-3) “Y prendió al dragón, la serpiente antigua que es el diablo y Satanás y lo ató…para que no engañase más a las naciones hasta que fuesen cumplidos mil años”. “Y cuando los mil años se cumplan Satanás será suelto de su prisión y saldrá a engañar a las naciones que están en…la tierra.” (Apocalipsis 20:7) Y después de la batalla contra Gog y Magog, cuando Dios descendió fuego del cielo, leemos en Apocalipsis 20:10 “Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre”. Luego, con la destrucción de “al que tenía al imperio de la muerte, esto es el diablo” (Hebreos 2:14), leemos inmediatamente después en Apocalipsis 20:14 “Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego” (Ver el ANEXO 10).

Antes y después del versículo 9 en el capítulo 12, que habla del lanzamiento “de Satanás fuera”, hay descripciones repetidas de la huida de la mujer al desierto. El tiempo de su estadía allá se expresa en dos maneras distintas:

12:6 12:14
“Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para allí ser sustentada por 1260 días.” “Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo y tiempos y la mitad de un tiempo.

Enigmáticas mediciones de tiempo parecidas a estas fueron introducidas en el capítulo anterior (Apocalipsis 11:2 y 3) pero ésta es la primera vez que es absolutamente seguro que se refiere al mismo suceso: la huida al desierto.

Entonces:

3 ½ tiempos ≡ 3 ½ años ≡ 42 meses ≡ 1260 días

Es importante preguntar, no obstante, si los 1260 días durante los cuales los dos testigos profetizan (Apocalipsis 11:3) ocurre al mismo tiempo en que la mujer está protegida en el desierto (Apocalipsis 12:14) por 1260 días. Hay que recordar que la actividad de los testigos sucede inmediatamente antes de la séptima trompeta (Apocalipsis 11:15) o sea muy cerca al regreso de Cristo (segundo advenimiento). En contraste, el período igual en longitud, de la mujer volando al desierto, nos parece ocurre no mucho después de la pasión del Señor (primer advenimiento).

Hay otro factor para tomar en cuenta también. La mujer en su huida “acepta la ayuda de la tierra” (Apocalipsis 12:16) —y de pronto no es tan bueno aceptar tal clase de ayuda. Como Israel en el desierto, escapando de Egipto “sobre alas de águilas” (Éxodo 19:4 y Deuteronomio 32:11), la mujer de pronto olvidó su Dios, tanto que el dragón se fue a “hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella—los que guardan los mandamientos de Dios”. Suena como si ella ya no los guardaba, en cambio su descendencia sí. Y preciso cuando la encontramos a ella de nuevo en Apocalipsis 17, no es como una mujer gloriosa, sino como una ramera horrible, y llena de maldades. Está montada sobre alguien llamado la Bestia y juntamente actúa durante 1260 días para hacer guerra contra los Santos.

Entonces en Apocalipsis hay dos períodos de 3 ½ años (1260 días/42 meses):

i) No mucho después del 1er Advenimiento—en el 1er siglo (Apocalipsis 12).

Cuando la mujer (Israel/o la iglesia madre cristiana de Jerusalén?) está preservada por 3 ½ años durante el tiempo de la destrucción de Jerusalén por los Romanos (d. C. 66-70); y

ii) No mucho antes del 2do Advenimiento-en el fin de los siglos (Apocalipsis 17).

Cuando la mujer (Israel / o una iglesia corrompida?) está montada sobre la Bestia combatiendo ella contra los seguidores del Cordero durante los 3 ½ años de tribulación inmediatamente antes del regreso de Cristo.

Obviamente si la mujer del capítulo 12 es la misma mujer que aparece en el capítulo 17, pero completamente cambiada, actuando con un ser llamado la Bestia, entonces no hay manera en la cual ella pueda estar al mismo tiempo huyendo del dragón en el capítulo 12 y a la vez montada sobre la Bestia en el capítulo 17. La clave para la identificación de las dos mujeres como una sola, será investigada cuando lleguemos al capítulo 17.

Es útil observar que, en el libro de Daniel, 3½ años están aplicados primero como el tiempo de la profanación del Templo de Dios en Jerusalén por Antíoco Epifanio5El hecho que los judíos tanto como los cristianos del primer y segundo siglo relacionaban Daniel 7 y 8 a los tiempos de Antíoco Epifanio, no descarta una aplicación de Daniel 7 para los últimos días, además a veces las mismas cifras (claves como 3 ½) utilizadas en profecías ya cumplidas en el Antiguo Testamento se utilizan en una nueva aplicación en Apocalipsis. Así Antíoco, el primer profanador del templo de Dios, es hecho un tipo del Anticristo, el último profanador del pueblo de Dios. 168-165 a.C. (Daniel 7:25), y luego como la mitad de una semana en la profecía de las setenta semanas de Daniel 9, y también en Daniel 12.

En el capítulo 12 de Daniel. igual como en el capítulo 9, la referencia de dos periodos de 3 ½ años están separados en el tiempo por siglos, como en la profecía del Monte de los Olivos de Jesús6Un versículo en Lucas 21:24, no más, cubre el lapso de más de 2000 años entre los dos eventos: – “—y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan. . La primera cifra (3 ½ años) en Daniel se refiere al tiempo en el 1er siglo cuando los Romanos sitiaron a Jerusalén (d.C. 67-70), acabando con el poder del pueblo de Dios (los judíos), y quitando para siempre el continuo sacrificio con la destrucción del templo. La segunda cifra (3 ½ años +45 días)7En Daniel 12 existen dos periodos casi iguales de 3 ½ años. Cada periodo equivale 1290 y 1335 días. Entre los dos periodos existe un gran espacio de tiempo. ¿Cuál es la explicación? Daniel estaba preocupado por “su pueblo” (judíos) y “la santa ciudad” (Jerusalén). Por largas épocas, después del primer periodo de 3½, (70 d.C.) “su pueblo” y la “santa ciudad” dejaron de existir como nación y capital respectivamente. Si la nación de judíos hubiera respondido al evangelio en el primer, el segundo periodo hubiera ocurrido enseguida tanto como el regreso de Cristo. En cambio, todavía esperamos el segundo periodo y el regreso de Cristo. claramente se refiere al tiempo del fin, cuando de verdad se acabe la dispersión del poder del pueblo santo (al final de la gran tribulación) y los del Cordero recibirán su heredad al fin de los días. Ahora no es el momento para hacer una evaluación completa de la visión de Daniel, en el ANEXO 11 hay más información acerca de los capítulos 9-12 de Daniel.

Volviendo al capítulo 12 de Apocalipsis el dragón (o sea el diablo y Satanás) dejando de perseguir a la mujer, empezó “a hacer guerra contra el resto de la descendencia de la mujer…”, y así la visión cierra cuando él “se plantó a la orilla del mar” (Apocalipsis 13:1 NVI).


5:1 El Dragón y las 2 Bestias (Apocalipsis 13)

Los primeros oyentes, en las siete iglesias, hubieran relacionado la figura del “Hijo Varón arrebatado para Dios y su trono” (Apocalipsis 12:5) como una clarísima referencia a la ascensión del Señor al final de su primer advenimiento. De igual manera hubieran reconocido la figura de “uno sentado sobre una nube semejante al Hijo del Hombre” (Apocalipsis 14:14) “que tenía en la mano una hoz aguda” como una referencia a su segundo advenimiento. (cp. Daniel 7:13-14 y Apocalipsis 1:7).

Cap 5 – 11

Cap 5-6

  • El León de Judá delante del Trono
  • El Cordero
  • Sellos 1-6
  • El gran día de la ira ha llegado (6:17)

Cap 12 – 19

Cap 12 – 14

  • El Hijo varón arrebatado al Trono
  • El Dragón y las 2 Bestias
  • Ángeles 1-6
  • El gran lagar de la ira de Dios (14:19)

Entonces se puede ver los capítulos 12,13 y 14 como un muy breve “cameo” de la historia entre la primera y la segunda venida de Cristo, igual como en los capítulos 5 y 6, haciendo énfasis esta vez en los principales enemigos de los seguidores. La descripción de tales enemigos fue puesta en términos muy relacionados con las experiencias de los miembros de las siete iglesias, viviendo bajo el imperio romano. Los capítulos 12 y 13 están más claramente acoplados en la NVI y la RVC, que empiezan el capítulo 13 así:

“Y el dragón se plantó a la orilla del mar. Entonces vi que del mar subía una bestia, la cual tenía diez cuernos y siete cabezas. En cada cuerno tenía una diadema, y en cada cabeza un nombre blasfemo contra Dios.”

La actividad terrenal del dragón “de hacer guerra contra…los que tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17) es conducido a través de la bestia del mar (o del abismo—que en adelante llamaremos “Bestia”). Más adelante descubrimos que ella tiene un ayudante, la bestia de la tierra (que en Apocalipsis 16:13 se llama el “Profeta Falso”).

Sin duda los primeros lectores y oyentes de la carta hubieran tenido poca dificultad para el reconocimiento de estas dos bestias. La bestia del mar hubiera sido identificada con el poder de la Roma imperial impuesto en las provincias de Asia, a las que se llegaba a través del mar. La bestia de la tierra, o profeta falso, hubiera sido reconocida como en el culto de adoración al emperador y todo lo relacionado con la cultura romana en general. A pesar de tal reconocimiento hay que hacer hincapié en el hecho que las actividades de las dos bestias en capítulos 13,17 y 19 también están relacionados y mayormente con los últimos tiempos—los tres años y medio inmediatamente antes del regreso de Cristo.

 

Tabla 10
EL DRAGON
Apoc.12:3-17
Escarlata 7 cabezas y 10 cuernos En las cabezas 7 diademas Apareció en el “cielo”. Termina a la orilla del mar en Apoc.12/13.
LA BESTIA
Apoc. 9:11
Apoc.11:7
Apoc. 13 y Apoc. 17
Rojo. Complejo leopardo-oso-león con 7 cabezas y 10 cuernos. En sus cuernos 10 diademas. Salió del mar. Una cabeza herida mortalmente- pero su herida milagrosamente fue sanada.
EL PROFETA FALSO
Apoc.13:11-18
Apoc.19:20
Complejo dragón- cordero, haciendo milagros. Hablaba como dragón. 2 cuernos. Subía de la tierra.

La Tabla 10 indica las características principales de los tres enemigos de los fieles en Apocalipsis, además los primeros oyentes en las 7 iglesias hubieran tenido familiaridad con el libro de Daniel. De allí surge el conjunto de las imágenes—Ver la Tabla 11.

En el capítulo 12, el dragón, con 7 cabezas y 10 cuernos, tenía en sus cabezas 7 diademas. Después de ser derrotado en la batalla en el cielo, él “dio su poder…y gran autoridad” a la Bestia. ¿Además, ella recibió como parte de la herencia, no únicamente su forma (7 cabezas y 10 cuernos), sino también su cabeza herida de espada…como un recuerdo de la batalla del capítulo 12? Tal suposición llega a ser aún más probable cuando recordamos que la batalla era entre la justicia en el Cristo y la maldad en los hombres y el mundo, o sea entre la simiente de la mujer (Apocalipsis 12:4) y la simiente de la serpiente (Apocalipsis12:9), y además en Génesis 3:15 leemos “Y pondré enemistad entre ti (la serpiente) y la mujer; y entre tú simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”.

Es obvio que la Bestia tiene dos aspectos; uno religioso, y el otro político. En el capítulo 13 de Apocalipsis tenemos el aspecto religioso…de cómo la Bestia recibió adoración (mencionado 5 veces) …de sus palabras de blasfemia (mencionado 3 veces). En cambio, en el capítulo 17 de Apocalipsis el énfasis es acerca del poder político de la Bestia…de cómo sus 7 cabezas son 7 reyes, y como sus cuernos también representan 10 reyes que recibirán autoridad por una hora y pelearán contra el Cordero (Apocalipsis 17:12-14).

Para los moradores en la tierra, el aspecto de la bestia más maravilloso está, en EL capítulo 13 (aspecto religioso): su cabeza era herida de espada, y luego sanaba (ver la Tabla 12); mientras en el capítulo 17 (aspecto político): lo que les asombró fueron los momentos cuando la bestia se desapareció, y luego apareció nuevamente en el mundo político. Hay algo especial y significativo en la palabra usada acerca de “la herida de muerte” que la Bestia había recibido en Apocalipsis 13:3. En el griego literalmente esa palabra quiere decir “inmolada para muerte”, igual como en Apocalipsis 5:6, hablando del “Cordero como inmolado”. Es como si la Bestia estuviera puesta en Apocalipsis como una parodia de lo que Cristo sufrió y que por lo tanto es merecedor de devoción como un salvador.

Además, la Bestia no solo es sacrificada- “inmolada”-sino que también ella vuelve a la vida luego de superar su herida mortal. Fue sanada en una especie de resurrección… “que era y no es y será.” (Apocalipsis 17:8), una especie de plagio “del que es y que era y que ha de venir” (Apocalipsis 1:4). Total, que la Bestia está puesta como alguien que ofrece una especie de salvación para el mundo y que pretende tener inmortalidad.

Tabla 11
Daniel 7 Apocalipsis
7:2 “…que los cuatro vientos combatieron…” 7:1 “…que detenían los cuatro vientos...”
7:2 “…combatieron en el gran mar.” 13:1 “Y el dragón se plantó a la orilla del mar.” (NVI)
7:3 “Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían del mar.” 13:1 “…y vi subir del mar una bestia…”
7:4 “La primera era como león…” 13:2 “…y su boca como boca de león.”
7:5 “..otra segunda bestia, semejante a un oso 13:2 “…y sus pies como de oso,..”
7:6 “..otra, semejante a un leopardo,..” 13:2 “..semejante a un leopardo,..”
7:7 “…la cuarta bestia…y tenía diez cuernos.” 13:1 “…tenía 7 cabezas  y diez cuernos;…”
7:8 “Otro cuerno pequeño delante de él fueron arrancados 3 cuernos de los primeros (10 cuernos).”
7:8 “…he aquí que otro cuerno pequeño ..que hablaba grandes cosas.”
17:12 “Y los 10 cuernos son 10 reyes que recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.”
13:5 “…que hablaba grandes cosas y blasfemias;”
7:11 “…miraba hasta que mataron a la bestia, y su cuerpo fue destrozado y entregado para ser quemado en el fuego.” 19:20 “…la bestia fue apresada, Y fue lanzada viva dentro de un lago de fuego…”
7:21 “…este cuerno hacia guerra contra los santos, y los vencía…,” 13:7 “Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos.”
7:24 “de aquel reino se levantarán diez reyes…” 13:1 “..que tenía…….diez cuernos;…”
17:12 “los diez cuernos…son diez reyes, que aún no han recibido reino…”
7:24 “..y tras ellos se levantará otro…y a tres reyes derribará.” 17:10 “…y el otro aún no ha venido…”
7:25 “los santos…serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo.”
7:25 “Y hablará palabras contra el Altísimo.”
13:5 “…le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses.”
13:6 “Y abrió su boca contra Dios.”

Tabla 12
Capítulo 13 (Aspecto Religioso) Capítulo 17 (Aspecto Político)
Apocalipsis 13:3 “…una de sus cabezas herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada…y se maravilló toda la tierra…”

 

Apocalipsis 13:12 “y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.”

 

Apocalipsis 13:14 “…mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.”

Apocalipsis 17:8 “La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición…”

 

Apocalipsis 17:8 “…y los moradores de la tierra…se asombrarán viendo la bestia que era y no es y será.”

 

Apocalipsis 17:11 “La bestia que era y no es…y va a la perdición.”

 

La bestia de la tierra, o Profeta Falso (Apocalipsis 16:13, 19:20, y 20:10), actúa como un poderoso agente de publicidad para la bestia del mar, o Bestia. El Profeta Falso hace una imagen de la Bestia; habla a su favor y obliga a su adoración. El Profeta Falso también hace señales y maravillas (como los falsos profetas de Mateo 24:24), “se le permitió” (NVI Apocalipsis 13:14 y 15) hacer “descender fuego del cielo—delante de los hombres” (v.13), e “infundir aliento (espíritu-aliento) a la imagen de la bestia” (v.15). Acciones como una parodia grotesca de la actividad del Espíritu Santo.

Acerca de la marca, nombre y número de la Bestia que el Profeta Falso controla (Apocalipsis 13:16-18) se ha escrito mucho. Lo cierto es que los primeros oyentes de la carta hubieran entendido perfectamente el significado del famoso 666. La versión NVI en Apocalipsis 13:18 dice:

“En esto consiste la sabiduría: el que tenga entendimiento, calcule el número de la bestia, pues es el número de un ser humano: seiscientos sesenta y seis” (griego: – hexakosioi hexekonta hex).

¿Es un accidente que el siguiente versículo Apocalipsis 14:1 hable de los 144,000 “que llevaban escrito en la frente el nombre del Cordero y de su Padre”? Esto en contraste con los que siguen a la Bestia y tienen la marca, que es el nombre de la Bestia o el número de ese nombre en la mano o en la frente (Apocalipsis 13:16-17).

¿Cuál sería el número del Cordero y su Padre escrito en la frente de los 144.000?  Jesús (Yahweh salva) en griego se escribe Iesous, entonces……

I           –            10 (iota)

e          –               8 (eta)

s          –           200 (sigma)

o          –             70 (ómicron)

u          –           400 (upsilon)

s          –           200(sigma) 888

Cada dígito (888) es uno más que siete, el número perfecto. Pero 666 produce el fenómeno opuesto, porque cada dígito se queda corto.  ¿Otra vez un ejemplo de una parodia anticristiana? 666 en contraste con 888.8Seis  –  el día sexto del primer hombre Adán.  Ocho – el día de la resurrección del hombre nuevo, el segundo Adán, Jesús.

Antes de dejar el número 666 valdría la pena observar que en el Antiguo Testamento en griego (LXX) el número 666 aparece dos veces con exactamente la forma “hexakosioi hexekonta hex” 1 Reyes 10: 14-15, y 2 Cron. 9:13.

“El peso del oro que Salomón tenia de la renta cada año, era seiscientos sesenta y seis (666) talentos de oro, sin lo de los mercaderes y los reyes de Arabia…”, entonces la principal fuente de ingresos de Salomón venia de Tiro (1 Reyes 9: 26-28 y 1 Reyes 10:11 y 22). Vamos a encontrar más adelante con la caída de Babilonia (Apocalipsis14:8 y Apocalipsis 18) que mucho de las figuras están tomadas de la profecía acerca de la caída de Tiro (ver Ezequiel 27). La Bestia y Babilonia, la mujer de Apocalipsis 17, inicialmente trabajaban juntas para dominar el mundo y solamente los que tenían la marca, que es el nombre de la bestia o el número (666) de su nombre, podían comprar o vender (Apocalipsis 13:17).

En fin, un sistema basado en mamoná o las riquezas (Mateo 6:24).  Tal interpretación del 666 hace hincapié sobre los mayores peligros de hoy en día, el mercantilismo y el materialismo. Las mercancías son algo trivial; no obstante los objetos que el hombre produce pueden apoderándose de su vida. ¿Tenemos en nuestras frentes (en la cabeza) el nombre de Jesús (888), o el nombre de la bestia (666 – el vil dinero)? La marca de la Bestia simboliza el rechazo de Cristo y su evangelio. ¡Hay que notar que tanto los ricos, así como los pobres de pronto pueden tener tal marca!

Reflexión final

¿Quiénes adoraran a la bestia?

¿Qué advertencia hizo Juan a todo aquel que quisiera escuchar?

¿Qué importancia tiene a quien adoramos?

Notas

Algunos autores, sin gana de promover doctrinas falsas de la Trinidad, han observado que el Dragón, la Bestia, y el Profeta Falso están puestos en contraste o como una burla del Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

El Padre—el Creador El Dragón—la serpiente antigua (Diablo)
El Hijo o sea el Cordero La Bestia
El Espíritu Santo….el poder de Dios El Profeta Falso…. poder de engañar

5.2 Parentesis, 144,000 sellados y la gran multitud—Capítulo 14 y 15 (y los Ángeles)

El capítulo14 empieza con una visión del Cordero en el monte de Sión con los 144,000…es decir en la tierra, mientras que el capítulo 15 empieza con el mismo grupo delante del trono, los que “habían alcanzado la victoria sobre la bestia” … o sea de nuevo la gran multitud. Iguales como en su contrapartida, en el capítulo 7, donde la gran multitud había “salido de la gran tribulación” (Apocalipsis 7:14). Entonces la gran multitud aparece dos veces en los dos paréntesis inmediatamente antes de “las Trompetas” y “las Copas” (ver la siguiente figura).

Cap 5-6

  • El León de Judá delante del Trono
  • El Cordero
  • Sellos 1-6
  • El gran día de la ira ha llegado (6:17)

Cap 12 – 14

  • El Hijo varón arrebatado al Trono
  • El Dragón y las 2 Bestias
  • Ángeles 1-6
  • El gran lagar de la ira de Dios (14:19)

Cap 7 Paréntesis

  • 144,000 sellados en la tierra
  • Una gran multitud delante del Trono Cap.7:9-17

Cap 14 – 15 Paréntesis

  • 144,000 sellados en el monte
  • Una gran multitud delante del Trono Cap. 14:2-3 y 15:2-4

Cap 8:1-5

7° Sello Ángeles con 7 Trompetas

Cap 15

Ángeles con 7 Copas

Pero curiosamente la reaparición de los 144,000 ha sido separada, más bien adelantada, para salir en visión directamente después del capítulo 13. Ver la flecha arriba a la derecha en la Figura 1 (página 9). Seguramente Juan, guiado por el Espíritu, hizo así para hacer contraste entre los que tienen el nombre de la Bestia enfrente y los que llevan el nombre del Cordero. Nosotros por el momento, vamos a tratar la actividad de los 6 ángeles en Apocalipsis 14:6-20 y después volveremos a considerar las dos partes del paréntesis o sea Apocalipsis 14:1-5 (los 144,000) y Apocalipsis 15:1-8 (la gran multitud).

 Los seis Ángeles-Capitulo 14 (Ver el ANEXO 12)

De los seis ángeles, los tres primeros están encargados de la predicación (proclamación) del evangelio eterno, y el aviso de la muy pronta derrota de Babilonia, la Bestia y sus seguidores (ver la Tabla 13a). El mensaje es para “toda nación, tribu, lengua y pueblo” con la advertencia de que “la hora de juicio” del Creador “ha llegado” por lo tanto “adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”. Notemos que estos son los cuatros sitios visitados durante las primeras cuatro Trompetas y Copas.

Estas tres visiones cortas terminan con una exhortación para los santos “…que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apocalipsis 14:12). Evidentemente los santos aún están sufriendo persecuciones porque el siguiente versículo dice “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor”.

Tabla 13a
Ángel 1 Apocalipsis 14:6-7 Proclamación del evangelio eterno…ha llegado la hora del juicio.
Ángel 2 Apocalipsis 14:8 Advertencia…cayó la gran Babilonia (1a referencia)
Ángel 3 Apocalipsis14:9-13 Advertencia de la derrota de la Bestia y sus seguidores.

La actividad de los tres últimos ángeles está estrechamente relacionada con la segunda venida de Cristo, el que aparece “sentado en una nube blanca” …“semejante al Hijo del Hombre” (ver Daniel 7:13 y cp. Apocalipsis 1:7 y 13) que tiene en la cabeza una “corona” (idéntica palabra como en Apocalipsis 6:2).

Tabla 13b
Ángel 4 Apocalipsis 14:15 Con instrucción del Padre al Hijo: mete tu hoz. La siega de los buenos.
Ángel 5 Apocalipsis 14:17 Con hoz aguda cosechar la vendimia. La vendimia de los malos.
Ángel 6 Apocalipsis 14:18 Con poder sobre el fuego y el “gran lagar de la ira de Dios” La destrucción de los malos.

 144.000 sellados y la gran multitud – Capítulos 14 y 15

Por segunda vez en Apocalipsis encontramos en el principio del capítulo 14 dos grupos, los 144,000 y una gran multitud, del último hay más información también en el principio del capítulo 15. En el Paréntesis del capítulo 7 (ver la Tabla 6), Juan oyó el número de los sellados (144,000) y luego vio en visión la gran multitud delante del trono y fue informado que ellos habían “salido de la gran tribulación”. Aquí, en Apocalipsis 14:1-5, la situación se invirtió y Juan en visión vio los 144,000 sobre el monte de Sion con el Cordero, y luego oyó una voz similar al sonido de las arpas y un cántico nuevo ofrecido delante del trono. Más tarde en el capítulo 15:2 Juan comprendió que los que tocaban las arpas “habían vencido a la bestia, a su imagen y al número de su nombre”.

Igual como en el Paréntesis anterior del capítulo 7, uno se queda con la inquietud de si la visión se refiere a un solo grupo o a dos. De nuevo hay que recordar que los santos viven una doble existencia, en la tierra enfrentando a los enemigos de Dios (la Bestia y sus ayudantes), y figuradamente delante del trono “en los lugares celestiales…” (Efesios 2:6).

El panorama de los 144,000 “siguiendo al Cordero por dondequiera que va”, una vez que él está “de pie sobre el monte Sión”, presagia la segunda venida del Señor y refleja el Salmo 2, en donde Dios declara “yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte”. Simbólicamente los 144,00 son como un censo, que requiere que los hombres fueran ceremonialmente puros antes de la batalla (Deuteronomio 23:9-11, 2 Samuel 11:11, y Apocalipsis 7:4). Más tarde, en Apocalipsis 17:14, aparecen y toman los calificativos de “llamados, elegidos y fieles” y participan con el Cordero en la pelea contra la Bestia y sus ayudantes. Uno se pregunta acerca de la naturaleza de la guerra en la que los santos son llamados a participar en el final de los días. ¿Es literal o figurada?  Aunque Sión literalmente será el lugar desde el cual el Señor reinará, no obstante, esta misma Sión es también «la ciudad del Dios viviente, la Jerusalén celestial” (Hebreos 12:22) a la cual los santos ya han llegado a través de la fe en Cristo Jesús, que es “la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, y es libre” (Gálatas 4:26).

Nadie, aparte de los 144,000 sobre el monte Sion (en la tierra) podía aprender el himno entonado delante del trono (en el cielo). Ellos, los rescatados de la tierra como primicias, tienen el “nombre del Cordero y el de su Padre” escrito en sus frentes.  Más tarde (Apocalipsis 15:3-4 NVI) Juan logró apreciar dos estrofas del himno nuevo de Moisés y del Cordero. (Ver el ANEXO 13)

“Grandes y maravillosas son tus obras,

Señor, Dios Todopoderoso.

Justos y verdaderos son tus caminos,

Rey de las naciones (de los santos…Reina Valera.).

¿Quién no temerá, oh Señor?

¿Quién no glorificará tú nombre?

Sólo tú eres santo.

Todas las naciones vendrán

y te adorarán,

porque han salido a la luz

las obras de tu justicia.”9Adorar al Creador y redentor como el soberano que gobierna (Apocalipsis 11:17-18), y que hace reyes y sacerdotes de su pueblo (Apocalipsis 5:9-10), significaba buscar la guerra en el mundo del imperio del César. Apocalipsis celebra continuamente la soberanía de Dios de una manera que hace que sea muy claro que César no es soberano y se llama a cuenta al final.

Reflexión final (Apocalipsis 14 y 15)

¿Cuál es la relación entre los 144 mil encontrados en el capítulo 7 y los del 14?

¿A qué se refiere el Monte de Sión?

¿Qué hacían los 144,000 mientras Juan observaba?

¿Cuál es el significado del 14:6-7?

¿Quién o qué es Babilonia?

¿Quién es la persona sentada sobre las nubes en el 14:14-16? ¿Por qué está allí?

¿Cómo describió Juan la parte del cielo que le fue revelada?

¿Qué atributos de Dios se exaltan en el cántico de Moisés? (15:3)

¿Cuáles son algunas maneras de alabar y adorar a Dios?


5:3 Las siete copas de la ira de Dios (Apocalipsis 15:5-16:21)

En la sección 4:4 hemos visto que existe una estrecha relación entre las Trompetas y las Copas. El cuadro siguiente refresca la memoria del paralelo.

Cap 8- 9
Las Trompetas

  1. Tierra
  2. Mar
  3. Ríos
  4. Sol, Luna & Estrellas
  5. Reino de la Bestia
  6. Éufrates: ejércitos
  7. Naciones enfurecidas
    “El tiempo ha terminado”
    ‘Grandes voces’

Cap 15 – 16
Las Copas

  1. Tierra
  2. Mar
  3. Ríos
  4. Sol
  5. Reino de la Bestia
  6. Éufrates: reyes
  7. ‘Naciones caen’
    “Hecho está”
    ‘Grandes voces’

Hay que observar que el fin de la secuencia de las trompetas está estrechamente acoplado con el principio de las Copas por lo siguiente:

“Tocó el séptimo ángel su trompeta…Entonces se abrió en el cielo el templo de Dios, allí se vio el arca de su pacto…” (Apocalipsis 11:15 y 11:19).

Ahora en Apocalipsis 15:5 y 8, al principio de las Copas, leemos:

“Después de esto miré, y en el cielo se abrió el templo, el tabernáculo del testimonio… El templo se llenó del humo que procedía de la gloria y el poder de Dios, y nadie podía entrar allí hasta que se terminaran las siete plagas de los siete ángeles.”

Obviamente se abrió el templo en Apocalipsis15:5 para permitir a los ángeles de las siete postreras plagas salir uno por uno. El hecho de que de allí en adelante nadie pueda entrar hasta el final, hasta que “las ciudades de las naciones cayeran; y la gran Babilonia…” también “viene en memoria delante de Dios” y que “el reino del mundo llega a ser de nuestro Señor y su Cristo” (Apocalipsis 16:19 y 11:19), es significativo. Quiere decir que el mundo ha vuelto delante de Dios como Sodoma y Gomorra, después de que los ángeles habían llevado a Lot y su familia fuera (Génesis 19:12-28). Para los santos, todavía viviendo en el mundo cuando empieza el castigo de las Copas, el templo de Dios en el cielo es “espiritualmente” su santuario. Allí, con sus nombres seguros en las manos de Dios, también están las vidas de aquellos que han sufrido o están sufriendo a causa de su fe; allí también está el trono al que sus oraciones tienen acceso para “recibir misericordia y hallar la gracia que…ayude en el momento que más la necesita” (NVI Hebreos 4:16).

No está bien claro si los santos están físicamente presentes en el mundo durante todos los terribles sucesos relacionados con las Copas. La advertencia hecha durante la sexta Copa “He aquí, yo vengo como ladrón” (Apocalipsis 16:15) puede ser aplicable para cualquier santo en cualquier época. Pero cuando leemos en Apocalipsis 18:4 “Salid de ella (Babilonia), pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas…” es evidente que los santos aún están en el mundo en el tiempo de la caída de Babilonia (Apocalipsis 17:1-18:24) que ocurre durante el tiempo de la sexta Copa cuando “el agua del gran río Éufrates se seca”, aguas sobre las cuales la ciudad de Babilonia estaba situada antiguamente.

El momento del regreso de Cristo durante las Copas no es fácil de precisar, quizás está indicado por la ausencia de las palabras “y que ha de venir” cuando el ángel de las aguas dice “Justo eres tú, el Santo que eres y que eras” (Apocalipsis 16:5). Esto es igual como en la séptima Trompeta (Apocalipsis 11:17) cuando los 24 ancianos dicen “Señor, Dios Todopoderoso que eres y que eras, te damos gracias porque has asumido tu gran poder y has comenzado a reinar” (por medio de la llegada Cristo).

A través de todas las Copas es evidente que los seguidores del dragón, la Bestia y el Profeta Falso (Apocalipsis16:13), no cambiaron nada en actitud ni se arrepintieron de su comportamiento. Tres veces leemos que la gente “ni así se arrepintieron” (Copas 4 y 5) o que “maldecían a Dios por las terribles plagas” (Copa 7). En definitiva, ni las Trompetas de advertencia inicial, ni las Copas de la solución final, cambiaron la actitud de la gente. Por lo tanto, Babilonia, la Bestia, y el Profeta Falso fueron eliminados como Juan observó en las visiones de los capítulos 17, 18 y 19.

Reflexión final (Apocalipsis 15)

¿Qué instrucciones dio la voz fuerte a los siete ángeles? (16:1)

Enumere las similitudes entre los sellos, las trompetas, las copas y las plagas de Egipto.

En el 16:12,14, ¿cómo se relacionan los reyes de Oriente con los reyes del mundo entero?

¿Qué es o dónde está Armagedón? (16:16)

¿A qué se refiere “la gran ciudad”? (16:19)


5:4 La mujer montada en la Bestia; caída de Babilonia. (Apocalipsis17y18).

Por secuencia, después de las Copas, Juan podría haber esperado ver el juicio de una ciudad, porque durante la séptima Copa (Apocalipsis 16:19) él había oído que “…las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios”. En cambio, en el principio del capítulo 17, en vez de ver una ciudad, apareció en el desierto una mujer:

“Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas, con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de la fornicación. Y me llevó en el Espíritu al desierto y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos” (Apocalipsis 17:1-3).

La reacción de Juan a semejante aparición en el desierto es notable. Obviamente él hubiera recordado como las mujeres habían sido usadas para representar ciudades en el pasado. Agar y Sara, por ejemplo, fueron puestas para representar las dos ciudades de Jerusalén, la terrenal y la de arriba (Gálatas 4:21-31). No obstante, había algo más de impacto. Dice el versículo 6 que cuando él vio la mujer, él quedó “asombrado con gran asombro” y el ángel al observarle preguntó: “¿Por qué te asombras?” Entre tantas cosas temibles que Juan había conocido, es esta mujer quien le dejó atónito.

Es más que posible que él reconoció a la mujer,10De pronto esto explica porque la mujer en Apocalipsis 17 aparece casi sin introducción a pesar de su importancia en capítulo 18; ella estuvo ampliamente introducida en Apocalipsis 12 completamente cambiada, y por eso se dio cuenta que la había visto en una visión anterior, en el capítulo 12, donde una mujer encinta, símbolo de Israel (o la iglesia madre), luego de dar a luz, huyo al desierto para ser protegida por Dios por un tiempo. En Apocalipsis 17:3, la mujer prostituta, Babilonia está en el desierto para ser juzgada por Dios. ¿Es la misma mujer totalmente cambiada? ¡Solo tenemos para guiarnos el sexo de los dos individuos y su presencia en el desierto, palabra que únicamente aparece en los capítulos 12 y 17 de Apocalipsis!

Hay muchos que niegan rotundamente cualquier conexión entre la mujer de toda pureza, en el capítulo 12, y la prostituta del capitulo17. Pero si es así uno debe explicar ¿con qué fin fue conservada la mujer en el desierto por 3 ½ años en el capítulo 12? Y ¿por qué ella acepto la ayuda de la tierra, de donde salió también el llamado Profeta Falso en el siguiente capítulo? Nos parece que es más probable que las dos mujeres sean una sola. Ella llegó al desierto, en el capítulo 12, llevada por las dos alas de la gran águila, igual como Israel en su salida de Egipto. Así como Israel en el desierto, ella también empezó a fornicar “como algunos de ellos fornicaron (la misma palabra utilizada en Apocalipsis 17) y cayeron en un día…en el desierto veintitrés mil” (1 Corintios 10:8).

Tal suposición gana fuerza cuando recordamos de la profecía en Zacarías 5:5-11. Él (Zacarías) tuvo una visión en la que vio a una mujer llamada «Maldad que, llevado desde Jerusalén por dos mujeres con alas de cigüeña, en una cesta a la tierra de Sinar. La visión de Zacarías indica que una manifestación de “la maldad”, en este caso representada por una mujer, se está preparando en la tierra de Sinar. Es probable que «Babilonia la Grande» sea tal manifestación de la maldad… la histórica Babilonia se encuentra en la tierra de Sinar. (Génesis 10:10, Daniel 1:2). Lo que el profeta vio en símbolo fue un pueblo escogido, Israel ya degenerado, representado por una mujer llamada “Maldad”, transportada hasta Babilonia, donde se estableció.

Entonces la prostituta del capítulo 17, probablemente, representa a un pueblo escogido degenerado o una iglesia cristiana corrompida. De la posibilidad de la segunda opción Juan era más consciente después del mensaje a la iglesia de Tiatira, donde tenían tal mujer Jezabel practicando “fornicación” en la congregación (Apocalipsis 2:20-22).

Valdría la pena notar los siguientes aspectos de la mujer de los capítulos 17 y 18:

(i) Ella está sentada sobre muchas aguas (v.1) que más tarde se explica como “pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas” (v.15).

(ii) Ella está sentada sobre una bestia escarlata (más tarde identificada –v.8- como “La Bestia” del abismo) cuyos cuernos (o reyes-v.12-) se enemistarán con la mujer y la quemarán (v.16).

(iii)Ella tiene un nombre misterioso “Babilonia La Grande” (v.5), madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra.

(iv) Ella se había emborrachado con la sangre de los santos y de los mártires de Jesús (v.6).

(v) Ella también es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra (v.18), sentada sobre siete montes (v.9).

De los puntos (i) y (v) se puede concluir que el alcance de la mala influencia de la mujer/Babilonia es universal. No hay duda de que los primeros oyentes de Apocalipsis hubieran relacionado la gran ciudad “sentada sobre siete montes,11Roma en tiempos de la antigüedad, se le conocía y representaba como una ciudad sentada sobre siete lomas: – p.ej. Virgil, el poeta latino. Geórgicas 2:534 y Aenied 6:782. Cícero “Cartas a Atticus” VI.5. sentada sobre muchas aguas,12Los judíos se refirieron a Roma como Babilonia en varias ocasiones (ver p.ej. IV Esdras 3:2, VI Esdras15:46, II Baruc 11:1, 67:7 y en la Biblia hay que ver 1Pedro 5:13); además, la frase “sobre muchas aguas” aludía a esa ciudad porque así fue la Babilonia original (Jeremías 51:13). que reina sobre los reyes de la tierra,” con la ciudad de Roma, y la Bestia debajo de ella con el Imperio Romano en sí. Es menos probable que ellos relacionaron las dos mujeres de los capítulos 12 y 17. Lo claro para ellos era que muchas de las actividades de las bestias en el capítulo 13 correspondían a sus tiempos cuando el Imperio Romano fue su perseguidor principal. Para nosotros, siglos después, sin embargo, es importante tener bien claro que las visiones, tanto del capítulo 13 igual como las de17 y 18, pertenecen a los últimos tiempos antes del regreso de Jesús. Debemos ser guiados por el esquema general de Apocalipsis: –

Cap 17-18 Parentesis

    • Jerusalén en ‘la Gran Tribulación’
    • Predicación de los 2 Testigos

Cap 11:15 -19
EL FIN DE LA 7a TROMPETA

    • Babilonia y ‘la ira de Dios’
    • Condenación de la gran ramera

Cap 19
DESPUES DE LA 7a COPA

Mientras la Jerusalén de arriba (o sea los santos) está sufriendo “la Gran Tribulación” cuando los dos testigos están actuando (capitulo 11), Babilonia (la ramera) está montada sobre la Bestia, borracha con la sangre de los santos (el capítulo 17), en el tiempo de “la ira de Dios”. Después de la predicación de los dos Testigos y su muerte “en la gran ciudad”, el segundo paréntesis termina con la condenación y eventual destrucción de la ramera, “la gran ciudad”.13Hay que observar que los dos testigos estarán puestos a muerte (Apocalipsis 11:8) en “la gran ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también su Señor fue crucificado”. La gran ciudad, ¿es Jerusalén o Babilonia? Como la influencia de la Ramera será universal en el tiempo del regreso de Cristo, entonces “la gran ciudad” es cada ciudad, y ninguna ciudad en particular…ella representa una fuerza espiritual/comercial maligna mundial.


5:5 La Bestia y los reyes; destrucción de Babilonia. (Apocalipsis 17 y 18).

La bestia del capítulo 17, sobre la cual la Ramera está sentada, esta descrita inicialmente en los versículos 3 y 7:

“…y vi una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos…Y el ángel me dijo…Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos.”

Inicialmente parece que la Ramera tiene control sobre su montadura: está “sentada” sobre ella. Sin embargo, dice luego que la bestia “la trae”, casi como si la llevara donde le da la gana, y ésta es la bestia que odia al jinete y más tarde la “dejan desolada, desnuda y quemada” (Apocalipsis 17:16). Aquí la bestia tiene las mismas características, siete cabezas y diez cuernos, como La Bestia que subió del mar en el capítulo 13, aunque dice el ángel en el versículo 8 que “está para subir del abismo”; expresión usada antes en Apocalipsis 9:2 & 11 y luego durante el tiempo de los dos testigos en Apocalipsis 11:7. La bestia del mar del capítulo 13 está constantemente arrojando blasfemias (Apocalipsis 13:1,5 y 6), mientras que aquí, en el capítulo 17, la bestia del abismo está llena de nombres de blasfemia (Apocalipsis 17:3). Es evidente, entonces, que la bestia del mar es la misma bestia del abismo,14En Lucas 8:31 el loco de Decápolis pide a Jesús enviar sus plagas (Legión) “al abismo”, y Jesús las envió (versículo 33) al mar de Galilea. y el poder detrás de ella es el Dragón del capítulo 12.

Las visiones acerca de la Bestia, tanto del capítulo 13 como también del capítulo 17, pertenecen de los mismos 3½ años inmediatamente antes del segundo advenimiento de Cristo. Esto en contraste con la del capítulo 12 relacionada con los tiempos un poco después del primer advenimiento, cuando el Dragón (la autoridad romana en este caso) “se fue hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella (la mujer), los que guardaban los mandamientos de Dios y tenían el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17). Para aclarar los detalles de la visión en el capítulo 17, el ángel ofrece a Juan (y a nosotros) una guía, diciendo:

“Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos. La bestia que has visto era, y no es; y está para subir del abismo (poco antes del regreso de Cristo) e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.” (Apocalipsis 17:7-8)

“Esto, para la mente que tenga sabiduría (NVI “En esto consisten el entendimiento y la sabiduría”): Las siete cabezas son siete montes sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes. Cinco de ellos han caído (en el tiempo de Juan en Patmos); uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure poco tiempo. La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición. Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia” (Apocalipsis 17:9-12).

Apocalipsis fue comunicado a Juan en visiones e imágenes acordes a sus tiempos, por lo tanto, hubiera sido fácil, tanto para él así como para los oyentes a identificar la gran ciudad “sentada sobre siete montes, que reina sobre los reyes de la tierra”, como la ciudad de Roma, y la Bestia debajo de ella como el Imperio Romano en sí. Igualmente, hubiera sido posible en aquel tiempo, aunque no sabemos si fue así, relacionar los cinco reyes caídos con los emperadores, Augusto, Tiberio, Calígula, Claudio, y Nerón. Él que “es” entonces hubiera sido Vespasiano. Además, había un mito circulando en aquel tiempo de “Nerón redivivo” (resucitado). Nerón15Hno P. Wyns observa: “La bestia con sus siete cabezas equivale a la totalidad de los «reinos de los hombres». En el primer siglo, la «bestia» era romana y la Ramera (mujer infiel) apoyada por el poder imperial (montada sobre la bestia) era Jerusalén, la combinación perfecta de poder gentil despiadado y religión judía institucionalizada. Esta dualidad (Jerusalén / Roma) encontró un propósito común cuando crucificaron al Señor y arrojaron a los cristianos a los leones, pero su acuerdo no duró y Roma finalmente destruyó Jerusalén (Apocalipsis 17:16). Los acontecimientos del primer siglo son un anticipo de acontecimientos futuros.” Christadelphian e-journal Vol. 4 Oct 2010 pág. 226. murió por suicidio, pero luego surgió Dominicano que tenía características similares a las de Nerón. Se dice que Nerón era tan malvado que muchos judíos no creyeron que la muerte fuera su fin. Surgió la expectativa de que podría reaparecer, pero como resucitado. (Ver el ANEXO 14).

Lectores de Apocalipsis no católicos de siglos después, durante la Inquisición o durante la masacre de los hugonotes, hubieran relacionado la mujer/Babilonia con la iglesia de Roma debido a sus riquezas, poder y las matanzas. Para nosotros, sin embargo, es importante mantener bien en claro que las visiones tanto del capítulo 13 igual como las del 17 y 18 pertenecen a los últimos tiempos antes del regreso de Jesús.

Las siete cabezas de la Bestia, explicó el ángel, son siete reyes (o gobiernos), cinco de ellos habían caído en los tiempos de Juan, y el “uno es” obviamente se refería al Imperio Romano. ¿Cuáles fueron los cinco caídos? Debemos recordar que desde el capítulo 13 hemos aprendido que la Bestia tenía una forma compuesta de leopardo, oso, y león, animales utilizados en Daniel para representar naciones/imperios que controlaban Israel. Teniendo esto en cuenta uno tentativamente puede señalar Egipto, Asiria, Babilonia, Medo/Persia, y Grecia como los “cinco reyes caídos”.16En Daniel 7 no figura ni Egipto ni Asiria entonces otra posible distribución para las cinco cabezas caídas puede ser la de Persia, una, y Grecia compuesta de las cuatro cabezas del leopardo. Bajo tal esquema Babilonia no aparece entre las cabezas en Apocalipsis porque ella está allí representada por la ramera. De todas maneras, la sexta cabeza definitivamente…el rey que es…es Roma y equivalente a la cuarta bestia de Daniel que iba a “devorar, trillar y despedazar” (Daniel 7:23). Ver la Tabla 14.

Tabla 14 Esquema de Los Tiempos en Apocalipsis.
ENEMIGOS DE LOS SANTOS DRAGON ANTICRISTO BESTIA
MUJER EN EL DESIERTO BUENA
Cap. 12
MALA
Cap. 17/18
DOS TIEMPOS DE 1260 DIAS 1o
Cap. 12
2o
Cap. 13/17
REYES
1
EGIPTO
2
ASIRIA
3
BABILONIA
4
PERSA
5
GRECIA
6
ROMA
7 8
EN LA EPOCA  DE LA VISION 17:8,11 ERA
YA NO ES ESTA
17:8,11
PARA SUBIR
DEL
ABISMO
EN LA EPOCA  DE JUAN EN PATMOS 17:9,10 5 Reyes caídos
Apocalipsis 17:10
UNO
ES (está gobernando NVI)
No ha llegado Dura poco tiempo
BESTIA
EL
OCTAVO

Del séptimo reino (cabeza), que no había venido en los días de Juan, pero “cuando venga, es necesario que dure breve tiempo”, no podemos decir mucho todavía. ¡Obviamente esto sucede muy cerca del fin, antes del regreso de Cristo, porque enseguida aparece “el rey octavo” que es la Bestia en sí, pero a la vez él “es de entre los siete”!   Suena como si la Bestia, en su fase final, tiene elementos de los siete reyes anteriores incorporados (ver la descripción en el capítulo 13). La Tabla 14 demuestra los ocho reyes o gobiernos desde el punto de vista de los tiempos de Juan.

De repente, en los últimos tiempos, la Bestia surge desde el abismo y los moradores (los que no son del Cordero) se asombrarán al ver la Bestia “que era, que no es, y será”. Obviamente tal descripción sería usada como una blasfemia contra el Omnipotente El “que es, que era, y que ha de venir” (Apocalipsis 1:4). Dejando a un lado la evidente parodia, debemos preguntar cuándo, o en qué época, la Bestia “era, y no es”. Obviamente ella “era” en los días de Juan porque el Imperio Romano estaba en su pleno apogeo, en la forma del Dragón con siete cabezas y diez cuernos, o el rey sexto, “haciendo guerra contra…los que guardaban los mandamientos de Dios, y tenían el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17). Podemos aclarar en la Tabla 15 siguiente:

Tabla 15 Etapas en la existencia de la Bestia
Era (estaba) En los capítulos 12 y 13 de Apocalipsis
No es Entre reyes 6 y 7 (ver Tabla 14)
Y será Está a punto de ascender del abismo/mar en los capítulos 13 y 17.

Inicialmente en Apocalipsis capítulo 12 habían “siete diademas sobre las siete cabezas” del Dragón. Es como si fueran representados todos los imperios (reyes/cabezas) desde el de Egipto hasta el romano y más allá hasta el fin de la historia humana, en contra la llegada del Hijo Varón, o sea Cristo. En Apocalipsis 13:1 son los diez cuernos que llevan las diademas, porque como Apocalipsis 17:12-14 nos explica:

“Los diez cuernos que has visto son diez reyes…estos tienen un mismo propósito y entregarán su poder y su autoridad a la bestia…pelearán contra el Cordero…”.

Es probable que aquí el número diez simplemente represente la totalidad de los poderes de todas las naciones que están con el anticristo. Lo cierto es que ellos, los diez y la Bestia en sí, son los que acaban con la Ramera (Apocalipsis 17: 16):

“Y los diez cuernos…en la bestia, estos aborrecerán a la ramera y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego…”

La destrucción de Babilonia.

El capítulo 18 de Apocalipsis está construido en una forma poética (Ver el ANEXO 15), escrito como un duelo o una lamentación acerca de la destrucción de la Ramera, Babilonia.  A primera vista uno debe preguntar, y ¿por qué tan larga la lamentación, con muchos versículos citados de profecías del Antiguo Testamento, de Babilonia, Tiro y también Jerusalén?17De Babilonia (Isaías 13:19-21 y 21:9; Jeremías 50:35-39 y 51:1-64; (Isaías 13:19-21 “Y Babilonia, hermosura de reinos, gloria y orgullo de los caldeos, será como Sodoma y Gomorra, a las que trastornó Dios.” y 21:9); (Jeremías 50:35-39 «Espada contra los caldeos, dice Jehová, y contra los moradores de Babilonia, contra sus príncipes y contra sus sabios.” y 51:1-64), Tiro (Isaías 23:8,17; Ezequiel 26:13, 16,17 y 27:1-36) y también Jerusalén (Isaías 40:2 y Jeremías 2:34, 16:18, 25:10)? Tantos versos de duelo; casi 10% del mensaje profético del Apocalipsis! Obviamente está puesto como una advertencia para los seguidores del Cordero, y también como una exhortación para los discípulos invocada por las voces celestiales:

“Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis participes de sus pecados…”
“Alégrate…cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas porque Dios os ha hecho justicia en ella.” (Apocalipsis 18:4 y 20).

En cierto sentido el llamado a salir de ella (Babilonia) es un llamado válido en cualquier época y para cualquier discípulo (2 Corintios 6:17 e Isaías 52:11) “Salgan de en medio de ellos y apártense. No toquen nada impuro…”, porque como dice Hebreos 13:14 “aquí no tenemos una ciudad permanente, sino que buscamos la ciudad venidera”. Con la llegada de la venidera, Apocalipsis 16:19 dice que “las ciudades de las naciones cayeron”. El efecto sería global. Pero en el fondo ¿que era y que es la naturaleza de la prostitución practicada por la Ramera?

<< Su prostitución consiste en sus enlaces libertinos y corruptores con las naciones y los reyes del mundo. La explotación de los recursos de las naciones para glorificarse a sí mismas en lugar de glorificar a Dios. Es exactamente el tipo de actitud mostrada por el rey más famoso de Babilonia, Nabucodonosor que dijo “¿No es esta la gran Babilonia que yo edifiqué…con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad?”  Daniel 4:30). Es también la prostitución de Tiro (Isaías 23:15-17) y de Nínive (Nahúm 3:4). La queja fundamental expresada por los mercaderes y marineros, grupos en el lamento del capítulo 18, es que su fuente de riqueza se ha ido. En Apocalipsis hay una larga lista de productos de comercio…oro, plata, piedras preciosas, perlas, lino fino, de púrpura, seda, de escarlata, madera olorosa, marfil, madera preciosa, cobre, hierro, mármol, canela, especias aromáticas, incienso, mirra, olíbano, caballos y carros, y esclavos” … Estos no son los recursos básicos para la vida sino, por lo contrario, son muestra de lujo y de ostentación. (G. Maycock) >>

Nosotros, siglos después de los tiempos de Juan, ¿cómo podemos identificar a la Ramera? Ahora podemos pensar que la Ramera es el consumismo y el mercantilismo. En la actualidad hay una constante presión sobre nosotros para obligarnos a comprar…endeudarnos y obtener cosas de lujo que no necesitamos.  Pero si las mujeres en el desierto de los capítulos 12 y 17 son una sola, entonces la Ramera debe representar un pueblo escogido y también degenerado, o a una iglesia corrompida. Algunos han especulado de que la iglesia católica de pronto tomará una posición fuerte de control político / financiero en el mundo. Pero hay que reconocer que recientemente los movimientos en El Vaticano han sido todo lo contrario.

Reflexión final

Capítulo 17

¿Por qué se sorprenderá de la bestia la gente a todo el mundo?

¿Cómo explico el ángel el significado de los diez cuernos de la bestia?

¿Qué harán los diez reyes y cuál será el resultado?

¿Qué sistemas hostiles a Dios existen en el mundo en la actualidad?

Capítulo 18

¿Cómo afectara la caída de Babilonia a los gobiernos y comerciantes de todo el mundo?

¿Qué piensa usted que simboliza o representa Babilonia?

¿De que manera podemos llegar a ser seducidos por las riquezas?

¿Cuáles son los pecados más flagrantes de Babilonia?


5.6 El fin de la 7a Copa (Apocalipsis 19)

El capítulo 19 empieza con un himno de alabanza que brota del cielo, celebrando el fin de Babilonia, la Ramera, quemada y destruida por los diez reyes y la Bestia:

“¡Aleluya!18“¡Aleluya!”  La traducción literal es, ¡Alaben al Señor! La palabra de alabanza ocurre cuatro veces en el capítulo 19 de Apocalipsis y en ninguna otra parte del Nuevo Testamento.  En el Antiguo Testamento ocurre solamente al principio de los Salmos 105 (ver la nota en pie de página en la NVI) y 106 y luego en Salmos 111, 113, 116,117; 135 y 146-150. En la mayoría de los casos son Salmos relacionados con la liberación de Israel o el rescate de los siervos de Dios. El humo de ella sube por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 19:3).

Luego participan los ancianos, y los cuatro seres vivientes en el bullicio, y contesta la multitud celestial celebrando el principio del reino del Señor:

“¡Aleluya! Ya ha comenzado a reinar el Señor, nuestro Dios Todopoderoso.” (NVI Apocalipsis 19:6).

Enfrente de semejante espectáculo Juan se postró delante del ángel, el mismo ángel que lo había invitado a ser testigo de la caída de Babilonia en el principio del capítulo 18. Y el ángel dijo: –

“Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios.” (Apocalipsis 19:10).

Vamos a encontrar más tarde que la situación se repite cuando el ángel invito a Juan a observar a la esposa, Jerusalén la nueva, bajando del cielo. Otra vez Juan se prostró delante del ángel como una reacción de impacto ante semejante visión, y de nuevo él recibe el mandamiento de adorar solo a Dios únicamente. Evidentemente Apocalipsis quiere que hagamos el contraste entre La Esposa y la Ramera; entre Babilonia y la Nueva Jerusalén. Ver la Tabla 16 donde el contraste se puede apreciar poniendo unos versículos juntos para comparación.

Tabla 16
Apocalipsis 17 Babilonia, la Ramera o Prostituta. Apocalipsis 21 Jerusalén la Nueva, la Esposa.
(v.1) “Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo…” (v.9) “Vino entonces a mi uno de los siete ángeles que tenían las siete plagas postreras, y habló conmigo…”
(v.1) “Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera…” (v.9) “Ven acá, yo te mostraré la desposada (la novia), la esposa del Cordero”
(v.3) “Y me llevó en el Espíritu al desierto…” (v.10) “…me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto…”
(v.18) “…la gran ciudad…”

(v.5) “…Babilonia la grande, madre de las rameras…”

(v.10) “…la gran ciudad santa…”

(v.2)  “a santa ciudad la nueva Jerusalén..”

19:2,3 y10 Después de ser testigo de la caída de Babilonia, y la juzgada ramera, Juan se postró a los pies del ángel “para adorarle”. 21:9 y 22:8 Después de ser testigo de la esposa la nueva Jerusalén descender, Juan se postró a los pies del ángel “para adorar
19:10 El ángel contestó “Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo…Adora a Dios…” 22:9 El ángel contestó: “Mira no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, … Adora a Dios.”

Evidentemente la ramera de los capítulos 17,18 y 19 esta puesta en contraste con la esposa del Cordero en los capítulos 21 y 22.

En la segunda mitad del capítulo 19, Juan es testigo de la llegada del que se llama Fiel y Verdadero, EL VERBO DE DIOS,19“Verbo de Dios”, título de Jesucristo muy propio del Apóstol Juan (Ver Juan 1:14), igual como “El Cordero de Dios” (Juan 1: 36, Apocalipsis 5:6 y 14:1,4). Hay tres títulos usados aquí: “Fiel y Verdadero,” “Rey de Reyes” y “Señor de Señores”, o sea el nombre del Dios Creador (Ver Deuteronomio 10:17). montado sobre un caballo blanco. De la boca de este ser Fiel y Verdadero sale una espada aguda para herir…las naciones:

“Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta…” (Apocalipsis 19:19-20).

Tal confrontación ha sido anticipada desde la sexta Copa donde leemos:

“van a los reyes de la tierra en todo el mundo para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.”.(Apocalipsis 16:14).

Pero hay que recordar que la séptima Trompeta también señaló tal conflicto, cuando grandes voces en el cielo declararon:

“Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo…gracias, Señor…porque has tomado tu gran poder…y se airaron las naciones y tu ira ha venido…” El tiempo “de destruir a los que destruyen la tierra”. (Apocalipsis 11:15-18).

De nuevo hay que observar, en el esquema general, como los cuatro sucesos principales bajo EL FIN DE LA 7a TROMPETA (Capitulo 11:15-19) se replican DESPUES DE LA 7a COPA (Capitulo 19), ver a la derecha en el diagrama.

Cap 11:15 -19
EL FIN DE LA 7a TROMPETA

Cap 11:15 -19
EL FIN DE LA 7a TROMPETA

  1. El reino del Señor y su Cristo
  2. Adoración de los 24 ancianos
  3. El Juicio
  4. Destrucción a los que destruyen la tierra
  1. El Señor Dios Todopoderoso reina
  2. Adoración de los 24 ancianos
  3. Juicios verdaderos y justos
  4. Reyes de la tierra, Bestia y el Falso Profeta vencidos por el REY DE REYES

Hay un contraste en el capítulo 19 entre dos cenas del Señor. Hay la cena de las bodas del Cordero, Apocalipsis 19:9:

“Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero.

Y luego hay una invitación a las aves a la gran cena de Dios, Apocalipsis 19:17-18:

“Venid y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes. Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear…”20El cuadro de las aves congregándose después de la batalla es tomado directamente de la profecía de Ezequiel capítulo 39:17-20.

Se ha discutido mucho si la batalla del capítulo 19 es la misma que sucede en Apocalipsis 16, donde Jesús advierte:

“He aquí, yo vengo como ladrón…y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.” (Apocalipsis 16:15-16).

Hemos visto como Apocalipsis anticipa en forma repetida la victoria de Dios sobre las fuerzas destructoras, por lo tanto, hay que suponer que Armagedón es simplemente otro vistazo al conflicto final. (Ver el ANEXO 16)

Por supuesto el resultado de esta gran batalla, “contra el que monta el caballo” y su ejército, nunca estuvo en duda:

“Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego21Tal lago de fuego no es más que un símbolo de abolición completa, porque más tarde, con la abolición de la muerte, “la muerte y Hades” son “lanzados al lago de fuego” (Apocalipsis 20:14) que arde con azufre.” (Apocalipsis 19:20).

Reflexión final (Apocalipsis 19)

Enumere los diferentes grupos que alaban a Dios en los vs.1-8, y las razones de esta alabanza.

¿Cuáles son algunas de las formas en que podemos alabar a Dios?

¿De dónde procede el concepto de la boda del Cordero? ¿Cuáles son sus implicaciones?

¿Qué implica el v.10 acerca de los ángeles?

Explique las diferencias existentes entre los vs.11-16, según se aplica a Cristo.

¿Por qué está Jesús representado por un jinete en un caballo blanco?

¿Qué batalla se describe en los vs.17-21? ¿Cuántas batallas habrá en el tiempo final?

Capítulo anterior: LA GRAN TRIBULACION (Capítulos 5 – 11)

Continúa leyendo: VISIONES FINALES (Apocalipsis 20:1-22:5)
Ir al capítulo....

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com

Los Cristadelfianos somos una comunidad mundial de estudiantes de la Biblia. Si quieres saber más acerca de nosotros y nuestras enseñanzas, por favor toma unos momentos para conocer www.labiblia.com o si tienes preguntas mándanos un correo a preguntas@labiblia.com. Tenemos un muy amplio surtido de información acerca de las verdaderas enseñanzas de la Biblia.
©Labiblia.com 2022. Derechos Reservados.