Capítulo 9 Purim celebrada

9:1. El día crítico. La historia ha llegado a su punto candente. Los acontecimientos y circunstancias en un tiempo contra los judíos ahora han cambiado completamente en su favor. Se ha hecho referencia a los varios elementos que influenciaron las consecuencias del día crítico en los estudios anteriores. Pero en este capítulo han sido mencionados otra vez. 

9:2. “Los judíos se reúnen en sus ciudades…”

Es claro que los judíos intentaron resistir cualquier amenaza contra ellos. Ahora tienen un plan autorizado y hombres listos. 

“El temor hacia ellos se había apoderado de todos los pueblos”. Estaban circulando rumores acerca del Dios de Israel en la misma manera que en el tiempo de Josué cuando entraba en la tierra prometida. (Josué 2:8-11). La historia de Amán y Mardoqueo había pasado de labio en labio, etapa por etapa hasta su punto más crucial. 

9:3-4. Cambio de autoridad y poder 

Mardoqueo era grande en la casa del rey y entonces todos lo temieron; recibió el apoyo de todos los oficiales, incluyendo armas y posiblemente soldados. El propósito era defenderse de sus enemigos y los ciudadanos comunes no deberían que tener miedo de los judíos. 

Antisemitismo – Siempre ha existido el rencor contra los judíos tanto en aquel tiempo como hoy en día. A veces el odio no tiene razón visible, pero a veces era por celos. La agudeza de los judíos especialmente en negocio es bien conocida y ha llegado a hacerles muy ricos. El hecho de ser descendiente de una nación sentenciada, frecuentemente desarraigados y exiliados, siempre luchando para sobrevivir, sujetos a intimidación y amenaza, ha producido gente muy práctica, inteligente y capaz. Los judíos son sobrevivientes pero para no ser víctimas del resentimiento que aumenta hasta el odio racial. 

Anarquistas – La historia de Persia revela que siempre había activistas políticos listos para tomar la ventaja de cualquier situación. Estaban esperando tiempos de incertidumbre, inseguridad e indecisión. El rey actuó rápidamente e instaló a Mardoqueo con tanto poder y estima como vemos en vs. 3-4. 

9:5. Acción – Es interesante que todavía quedó un número significante que quería seguir con el edicto de Amán. Quizás pensaron que los oficiales cambiarían su actitud cuando tuvieron que matar a sus propios ciudadanos en vez de los judíos. Quizás pensaron que los judíos no tendrían los recursos para cumplir el nuevo edicto. Sea lo que sea murieron muchos aquellos días. 

9:12. La ciudadela – Es sorprendente que una lucha amarga tomó lugar en la vecindad de la ciudadela donde la seguridad sería lo más fuerte en todo el imperio. ‘En Susa, capital del reino, los judíos habían matado a quinientos hombres y a diez hijos de Amán’.

Claro que los hijos de Amán serían motivados por resentimiento por causa de la muerte de su padre y por la pérdida de su terreno. Parece que el rey, con su esposa, estuvieron esperando noticias (v. 11) y se sorprendieron por el número de enemigos tan grande en el área protegida. 

“¿Cuál, pues, es tu petición, y te será concedida?” Unos tienen la opinión que la pregunta contiene humor o sarcasmo. Ella pidió más tiempo para colgar a los hijos de Amán y continuar el trabajo de matar a sus enemigos (v. 15).

Parece que esto está en contra del carácter de Ester, revelado en los capítulos anteriores. ¿Pero con tantos enemigos en la ciudadela, cuanto más en la ciudad? ¿Habían escapado unos de la ciudadela a la ciudad? 

La segunda petición de la reina es que los hijos de Amán serían colgados en la horca, aunque estuviesen muertos. En aquel tiempo era costumbre hacer esto para un aviso a otros. Parece que fueron colgados uno encima del otro quizás en la horca hecha por Amán. ¡Otro cambio completo! Esta manera de colgar a los hijos a cierta distancia entre cada uno de ellos, es lo que determinó que en un texto antiguo los nombres fuesen escritos uno encima del otro, y no en una línea horizontal. Este versículo que contiene los nombres es leído hoy en día por toda la congregación en la fiesta de Purim. Nos dice que mataron a 75,000 hombres en las provincias. Probablemente habría sido un número mucho más

grande si el plan de Amán hubiera salido con éxito. 

9:15. “No tocaron sus bienes” El cuidado y consistencia con que este asunto fue manejado muestra una gran medida de disciplina de parte de los judíos. La ciudanía normal tendría mucho miedo a causa de esto porque era costumbre de los victoriosos, especialmente porque el primer edicto había dado el permiso de hacerlo. Parece que los militares persas también obedecieron esta orden. Pero ¿por qué? 

ï El autodominio de los judíos y su respeto para las propiedades de otros aumentaría su reputación.

ï Ester había razonado que la matanza de los judíos causaría mucho daño económico al rey. Entonces si hubiera tomado despojos en cualquier forma en aquel día sería todo para el rey.

ï El judío bien instruido en las Escrituras, habría tenido dos ejemplos. Abraham rehusó tomar despojos del rey de Sodoma (Génesis 14:21-23) y por otro lado Saúl desobedeció las instrucciones y tomó despojos de los amalecitas (1Samuel 15:1-3). En Persia los judíos mostraron que su motivo no era de venganza sino de protección.

Recordando y celebrando 

El capítulo 9 puede causar conflicto interno para muchos de nosotros. La descripción de la destrucción de vida es inquietante, pero era parte de la experiencia de los escogidos de Dios. Lo vemos en el contexto de celebración, no por la pérdida de vida sino por la fidelidad de Dios. Para los judíos en aquel tiempo se puede imaginar la tensión aumentando especialmente en los días antes del 13 de Adar. Habría un gran motivo: por fin librados de la amenaza de la muerte. Resultó en una celebración espontanea para expresar su gozo y alegría el día 14 de Adar aunque en Susa era el día siguiente a causa de la continuación de la matanza allí. Era un buen día caracterizado por el deseo altruista de compartir con el resto de la comunidad (9:19). La felicidad no es solamente recibir sino dar. Como Jesús dijo «es más bendecido dar que recibir.»

Mardoqueo reunió al pueblo

Había sido una reacción espontánea pero ahora Mardoqueo quería establecer una conmemoración nacional y anual. La fiesta se llamaría Purim. La palabra ‘pur’, ‘purim’ en plural, significa ‘suerte’ (Ester 3:7) 

Según la carta de Mardoqueo (v.20) sus recomendaciones fueron así: 

Todos los judíos, presente y futuro, y todos los que se asociaron con ellos, deberían observar dos días en celebración de esta liberación. 

Todos compartirían igualmente, ricos y pobres, jóvenes y ancianos. 

Tendrían que cambiar regalos y dádivas para mostrar los beneficios de compartir. 

El versículo 28 pone mucho énfasis en ‘todas las generaciones’ en ‘no dejarían de ser guardados’ y ‘jamás dejarían de recordarlos’. También nosotros tenemos que recordar, celebrar y hablar con nuestros hermanos y amigos todo lo que Dios ha hecho para nosotros.

Dice en v 29 que la reina Ester y Mardoqueo se suscribieron a esta segunda carta referente a Purim. Quizás la primera carta Mardoqueo había escrito en hebreo para los judíos y la segunda carta fue escrita para los persas con el sello de Ester. Otra vez fue registrado en el libro. 

Reflexionando…..

Dar y recibir regalos es una parte importante del compañerismo cristiano. El apóstol Pablo animó a los hermanos en Asia a mandar regalos a sus hermanos pobres en Jerusalén. Dios mismo hizo el patrón porque ‘su don inefable’ (2 Corintios 9:15) trae la salvación a todos. El espíritu de amor creado en el ‘nuevo hombre’ después del bautismo causa el deseo de compartir los beneficios dados por Dios siendo materiales o espirituales. Tenemos también el ejemplo en la Ley de Moisés cuando los israelitas tuvieron que compartir sus bienes con los pobres (Levítico 19:9-10)

Desde la tragedia de este libro vemos las bendiciones de gran alcance. La nación judía había sido rescatada de extinción, incluyendo la familia por la cual saldría el Salvador. Hay evidencia que la línea real fue llevada cautiva a Babilonia en 2 Crónicas 24:15, 25: 27-29 y Nehemías 2:2 (Zorobabel siendo el nieto de Joacím también conocido como Jeconías en la genealogía en Mateo 1:12). 

El libro de Ester probablemente tomó lugar en esta época de Esdras y Nehemías. Y si no hubieran sido salvados no habría nacido Jesús. Pero recordamos que las promesas de Dios nunca cambian. Las promesas a Abraham son fundamentales a la fe cristiana. 

1) Israel tiene un rol especial con respecto a ser los verdaderos testigos de Dios en Su propósito. 

2) La salvación está ofrecida a todas las naciones por un descendiente. El segundo depende en la fe por todas las circunstancias de la vida, siendo buenas y fáciles o malas y peligrosas. No importa lo que hace Israel como nación, lo importante es que Dios garantiza que la nación será salvada por Su amor a Abraham. Dios puede usar las circunstancias en nuestras vidas también, aunque muchas veces fallamos. 

¿Dónde está Dios en el libro de Ester? Es una pregunta frecuente. Un comentario que he leído dice que el nombre de Dios (YWHW) era deliberadamente escondido en los escritos oficiales de los persas. Pero los judíos pudieron reconocerlo leyendo su propia versión en hebreo.  

Lo que los persas vieron como ‘destino’, los judíos vieron como la mano de Dios. Notamos las palabras de Mardoqueo a Ester en 4:14 ‘respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos’. Ellos, en generaciones más tarde, han descubierto un mensaje especial. Ellos han preguntado ‘¿Dónde encontramos a Ester en la Ley de Moisés?’ La respuesta está en Deuteronomio 31:17-18. ‘Pero aquel día encenderé mi furor contra él (pueblo de Israel), los abandonaré y esconderé mi rostro; serán consumidos y vendrán sobre ellos muchos males y angustias. Dirán en aquel día: «No me han venido estos males porque no está mi Dios en medio de mí?» Pero ciertamente yo esconderé mi rostro en aquel día, por todo el mal que ellos habrán hecho, por haberse vuelto a dioses ajenos.’ 

La repetición de estas frases da énfasis. Los judíos podían ver en la situación en el libro de Ester que Dios había escondido su rostro por la desobediencia. La omisión del nombre de Dios era muy seria en la decisión de incluir el libro en las escrituras de los judíos. Pero por fin decidieron incluirlo pues, aunque ‘su rostro’ no se ve, en cambio se puede ver ‘la mano’ de Dios. 

Preguntas pertinentes

1. La cuestión de violencia en el Antiguo Testamento es difícil de entender. Haga una discusión de esto en el contexto del libro de Ester. 

2. ¿Qué hizo Mardoqueo para reunir al pueblo judío? Haga una lista de todos los detalles en el párrafo titulado ‘Mardoqueo reunió al pueblo’.

3. ¿Qué podemos hacer en nuestra iglesia? 

4. ¿Cuáles son las características de Mardoqueo que le hizo un buen líder? Podemos repasar los acontecimientos desde el principio de libro. 

5. ¿Qué podemos aprender de él? También podemos hablar de Ester y el desarrollo de su carácter.

6. Dice en 10:3 que Mardoqueo ‘procuró el bienestar de su pueblo y la paz para todo su linaje’. ¿Qué pode6mos aprender de su actitud acerca de su pueblo y ponerlo en acción entre ‘nuestro pueblo’?

7. Piensen en una cosa que Dios ha hecho para ustedes individualmente y como grupo que verdaderamente quieren recordar y quizás celebrar.

8. Consideren la pregunta ¿Dónde está la mano de Dios hoy? 

Volver al índice de:
El Libro de Ester

Continúa leyendo:
Capítulo 10 Mardoqueo exaltado

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com