Capítulo 8. Judaísmo vengado

El capítulo empieza con las palabras “Aquel mismo día”: Siempre que se encuentre una frase de tiempo, siempre deténgase y pregunte «¿Qué hora es?», «¿A qué se refiere el autor?». Esto generalmente lo obligará a examinar (volver a leer) y reflexionar (meditar sobre) el contexto. En este caso, nos vemos obligados a volver a leer Esther 6:1-7, un día que comenzó con la dificultad del rey Asuero para dormir. ¡Y qué día que resultó! ¡En efecto resultó ser un día que impactaría, no solo en ese momento, sino que pasaría a la eternidad! De hecho, los eventos de Ester 3-7 ocurrieron todos en unos pocos días. El Capítulo 6 había comenzado con la oscuridad de la noche. El Capítulo 8 se presenta como el comienzo de la luz del día. Con ella las bendiciones comienzan a fluir.

8:1. “Aquel mismo día, el rey Asuero dio a la reina Ester la casa de Amán, enemigo de los judíos (Judíos es una palabra clave en Ester (53 veces de los 99 del AT), y Mardoqueo fue presentado al rey, porque ya Ester le había hecho saber lo que él había sido para ella.”

Era una práctica común durante el período persa que la propiedad de la gente condenada revirtiera a la corona (cf. Heródoto 3.128-129). Por eso, la propiedad de los criminales condenados volvía al rey (ver la suposición de Jezabel en 1 Reyes 21:7-16), de aquí la facilidad con que el rey Asuero pudo otorgar las posesiones de Amán a la reina Ester. 

8:2. “Se quitó el rey el anillo que había recobrado de Amán y lo dio a Mardoqueo. Y Ester encargó a Mardoqueo la hacienda de Amán.”

A Mardoqueo le fue colocado el anillo del rey y fue puesto a cargo de los asuntos del Estado. Mientras que Amán había abusado de su poder, se esperaba que Mardoqueo continuara su fiel servicio al rey. Se nota que el rey dio la hacienda a Ester y ella pone a Mardoqueo como su administrador.

Por el acto de colocar el anillo, Asuero transfirió a él todo el poder y la autoridad que el anillo simbolizaba, y lo promovió a la alta dignidad que antes había ocupado Amán.

8:3-8. La segunda intercesión de Ester para su pueblo: los judíos

8:3. “Volvió luego Ester a suplicar al rey, y se echó a sus pies, llorando y rogándole que anulara la maldad de Amán, el agagueo, y el designio que había tramado contra los judíos.” 

Tenemos aquí una descripción de una súplica continua de Ester para que el rey detenga la matanza de su pueblo. Es decir, que revocara el edicto sanguinario que, por la instigación secreta de Amán, hacía poco, se había decretado. 

8:4. “Entonces el rey extendió a Ester el cetro de oro, y Ester se levantó, se puso en pie delante del rey…”

Ester se acerca a Asuero nuevamente pasando por alto los procedimientos normales de la audiencia. Mardoqueo quizás se habría resentido en este momento pues a pesar de tener el rango de Gran Visir, no había podido lograr la salvación del pueblo judío. Pero es Ester quien, una vez más, toma la iniciativa.

En señal de que fue aceptada su petición, y de que no tenía ella necesidad de mantener más la humilde actitud de una suplicante. Esto era una señal común de bienvenida y cortesía extendida por la corte (4:11; 5:2). 

La Biblia XXI explica: “El decreto de Amán estaba registrado en el libro de códigos y necesitaba ser alterado. Había sido promulgado en nombre del rey, quien era el único que podía autorizar cualquier cambio, y había sido publicado en todas las provincias del Imperio. Era necesario que Ester se presentara ante el trono una vez más para suplicar por la vida de su pueblo.”

8:5. “…y dijo: –Si place al rey, si he hallado gracia en su presencia, si le parece acertado al rey y soy agradable a sus ojos, que se dé orden escrita para revocar las cartas que autorizan la trama de Amán hijo de Hamedata, el agagueo, dictadas para exterminar a los judíos que están en todas las provincias del rey.” 

Observamos la repetición triple: 

1. Si place al rey. 

2. Si he hallado gracia (dos veces). 

3. Si le parece acertado. 

Ester quería que el rey anulara el edicto anterior. Sin embargo, eso era imposible porque la ley de los medos y los persas no se podía cambiar (1:19; Daniel 6:8, 12, 15). 

El decreto de Amán estaba registrado en el libro de códigos y necesitaba ser trastocado. Había sido promulgado en nombre del rey, quien era el único que podía autorizar cualquier cambio, y había sido publicado en todas las provincias del Imperio. Era necesario que Ester se presentara ante el trono una vez más para suplicar por la vida de su pueblo. Esta vez fue lo suficientemente audaz como para arrodillarse a los pies del rey, llorar e implorar que el rey pusiera fin al plan que Amán había ideado contra los judíos. Una vez más Ester escogió bien sus palabras, omitiendo referencia a la legislación. El rey recompensó su sabiduría y valentía extendiendo su cetro, y de esta manera pidiéndole que se levantara.

8:6. “Porque ¿cómo podré yo ver el mal cuando caiga sobre mi pueblo? ¿Cómo podré yo ver la destrucción de mi nación?”

JFB observa: “Toda la conducta de Ester en este asunto está caracterizada por el gran discernimiento, y la gran variedad de expresiones por las cuales ella describe su complaciente sumisión a su real esposo, la destreza con que ella echa sobre Amán toda la infamia de la matanza meditada, y el argumento que saca del hecho de que la autorización del rey fue conseguida fraudulentamente, para que el decreto fuera inmediatamente revocado, todo indica la sabiduría y habilidad de la reina, y en este punto tuvo ella éxito también.”

8:7. “Respondió el rey Asuero a la reina Ester y a Mardoqueo el judío: –Yo he dado a Ester la casa de Amán, y a él lo han colgado en la horca, por cuanto extendió su mano contra los judíos.”

Las leyes del rey eran inmutables. Su solución fue expresar simpatía y apoyo recordándole a su reina lo que ya había hecho por ella y luego delegar el lado difícil del problema.

8:8. “Escribid, pues, vosotros a los judíos como bien os parezca, en nombre del rey, y selladlo con el anillo del rey; porque un edicto que se escribe en nombre del rey y se sella con el anillo del rey, no puede ser revocado.” 

[Edicto” es una palabra clave en Ester – 1:19, 20; 2:1, 8; 3:9, 14, 15; 4:3, 8; 8: 8, 13, 14, 17; 9:1, 13, 14.]

“como bien os parezca” Por lo tanto, el rey le dio a Mardoqueo la autoridad de escribir una segunda ley que, a cierto punto, contrarrestaría la primera carta de Amán. 

“no puede ser revocado” Esto se añade como la razón por la cual no podía satisfacer la petición de la reina de un trastrueco o revocación de las cartas de Amán, es decir, que las leyes de los medos y persas, una vez decretadas, eran irrevocables. 

8:9-10. Escribiendo el edicto

Los reyes y escribas de los reyes fueron llamados a preparar los documentos oficiales para su distribución a todas las partes del vasto imperio. La tarea sería desalentadora debido a la cantidad de regiones y los diferentes idiomas involucrados.

8:9. “Entonces fueron llamados los escribanos del rey en el mes tercero, que es Siván, a los veintitrés días de ese mes; y se escribió conforme a todo lo que mandó Mardoqueo, a los judíos, a los sátrapas, a los capitanes y a los príncipes de las provincias, desde la India hasta Etiopía,  a las ciento veintisiete provincias;  a cada provincia según su escritura,  y a cada pueblo conforme a su lengua,  y también a los judíos según su escritura y su lengua.” 

“el mes tercer, que es Siván” Esto sería mayo o junio. Comenta Utley: “La mención de estas fechas específicas en estos últimos capítulos contribuye a la historicidad del libro.” 

8:10. “Y escribió en nombre del rey Asuero, lo selló con el anillo del rey, y envió cartas por medio de correos montados en caballos veloces procedentes de las caballerizas reales.” “correos montados en caballos veloces” Se nota la importancia del caballo del rey (6:8).

 

1

[montados en dromedarios” JFB explican: “Siendo muy urgente el asunto se emplearía la clase más veloz de camellos, y así lo indica la palabra en el original “camello de viento” – dromedarios jóvenes se usan para llevar despachos, pues son notables por la agilidad y facilidad de sus movimientos. Animales de esta descripción podían llevar el nuevo rescrito de Asuero por todo el Imperio Persa a tiempo para relevar a los judíos del entre dicho bajo el cual estaban.” 

Si bien el hebreo de esta frase es problemático -y así ha sido reconocido por los autores del Talmud-, la erudición sugiere que la traducción de la RVR es acertada.  En la RVA aparecen «dromedarios» y «mulos», pero ésta es conjetura basada en la tradición.  Esta frase no aparece en la LXX.  «Caballos veloces de las caballerizas reales» (DHH).]

 

8:11. “En ellas el rey daba facultad a los judíos que estaban en todas las ciudades para que se reunieran a defender sus vidas, prontos a destruir, matar y aniquilar a toda fuerza armada de pueblo o provincia que viniera contra ellos, sus niños y mujeres, y a apoderarse de sus bienes…” 

La nueva legislación: La solución que suministró Mardoqueo fue emitida en un nuevo decreto sobre el sello de los reyes. 

8:12-13. “y esto en un mismo día en todas las provincias del rey Asuero, el día trece del mes duodécimo, que es el mes de Adar. “La copia del edicto que había de darse por decreto en cada provincia, para que fuera conocido por todos los pueblos, decía que los judíos debían estar preparados aquel día para vengarse de sus enemigos.”

8:14. “Los correos, pues, montados en caballos veloces, salieron a toda prisa, según la orden del rey;y el edicto también fue promulgado en Susa, capital del reino.”

Wiersby contrasta este sentido de urgencia entre los antiguos con la actitud a menudo complaciente de la iglesia con su mensaje salvavidas del Evangelio …

¡Si la iglesia de hoy fuera como esas secretarias y mensajeros! ¡Cómo debemos contar a los pueblos del mundo en sus propios idiomas las buenas nuevas de la salvación a través de la fe en Jesucristo! El Rey nos ha ordenado, y debemos irnos, pero por alguna razón nos demoramos. Si un grupo de escribas y mensajeros paganos, sin medios modernos de transporte y comunicación, pudieran tomar el decreto de Mardoqueo a todo un imperio, ¡cuánto más deberían los obreros cristianos poder llevar el Evangelio de Cristo a un mundo perdido! 

8:15-17 Alegría, gozo y honra

¡El panorama ha cambiado dramáticamente! Mardoqueo fue honrado y el pueblo gritaba de júbilo. Todo había sido puesto bajo la autoridad de Mardoqueo. ¿Puede imaginar el gozo que los judíos sentían a medida que se leía el nuevo decreto? 

8:15. “Salió Mardoqueo de delante del rey con vestido real de azul y blanco, una gran corona de oro, y un manto de lino y púrpura.  La ciudad de Susa se alegró y regocijó entonces…”

Mardoqueo fue vestido de un vestido real en capítulo 6 y en 8:15 vemos los colores de tales vestidos reales serían de azul, blanco y púrpura en lino fino. Esto generará una poderosa asociación con la Majestad de Dios en el contexto del Tabernáculo.  

Se puede estudiar las siguientes referencias para encontrar ecos –

  • las cortinas del Tabernáculo – Éxodo 26:1; 
  • los vestidos de los sacerdotes – Éxodo 28:5 y 6
  • del Templo – 2 Crónicas 2:14 y 3:1
  • en el futuro – Apocalipsis 3:3 y 19:8 y 14

 8:16. “y los judíos tuvieron luz y alegría, gozo y honra.”

El último término “honra” implica una concesión del rey. ¡El apoyo del rey aseguró su victoria! ¡El interés y cuidado del rey persa emula el interés y cuidado del Rey de reyes! 

8:17. “En cada provincia y en cada ciudad adonde llegó el mandamiento del rey, los judíos tuvieron alegría y gozo, banquete y día de placer.  Y muchos de entre los pueblos de la tierra se hacían judíos, pues el temor de los judíos se había apoderado de ellos.” 

Y muchos de entre los pueblos de la tierra se hacían judíos.” Los no judíos se convirtieron en prosélitos, abrazando la religión de los judíos. ¿Por qué se convirtieron en judíos prosélitos? El texto claramente nos da la razón (porque es un término de explicación) que puntualiza “pues el temor de los judíos se había apoderado de ellos.” 

 

2

[ “Prosélito” – Diccionario Mundo Hispano: La palabra gr. proselutos (del verbo proserkomai, venir a) es la traducción corriente que hace la LXX de la palabra hebreo ger, que significa residente extranjero. Se traduce normalmente como forastero, como en el forastero que está dentro de tus puertas (Deuteronomio 5:14). Antes de la época del NT la palabra había llegado a ser utilizada para designar a un grupo más limitado en el sentido religioso, y a un grupo más amplio en el sentido geográfico. En el NT y en los escritos de Filón y Josefo, la palabra designa a una persona de origen gentil que había aceptado la religión judía, ya fuera que viviera en Palestina o en otro lugar.

La palabra se utiliza sólo cuatro veces en el NT:

  1. En el discurso de denuncia de Jesús (Mateo 23:1-39)
  2. En la lista de lugares y pueblos representados en Jerusalén en el día de Pentecostés (Hechos 2:10)
  3. En la selección de los primeros diáconos (Hechos 6:1-6)
  4. Después del gran sermón de Pablo en la sinagoga de Antioquía de Pisidia (Hechos 13:14-41).]
 

El término clave es «temor” – hebreo: pachad (Génesis 31:42; 35:5; Éxodo 15:16; Deuteronomio 2:25; 11:25) que se analiza con más detalle en Ester 9:2, que da una explicación casi idéntica de por qué los enemigos de los judíos podían no estar de pie delante de ellos. 

La respuesta corta es que Dios estaba con los judíos. Sí, tenían el edicto real para defenderse y sí, exudaban alegría y gozo, ¡pero finalmente el Rey de reyes era su comandante y su fuerte Guerrero! En el análisis final, la batalla era del Señor, porque los enemigos de los judíos habían invocado la maldición de Génesis 12:3, una maldición que Dios había jurado que cumpliría. 

Preguntas del texto

¿A quién regaló el rey Asuero la casa de Amán? (A la reina Ester Ester 8:1) 

¿Quién sería el encargado de administrar la hacienda de Amán? (Mardoqueo Ester 8:2) 

¿Con qué instrumento se sellaban los edictos del rey Asuero? (Con el anillo del rey Ester 8:8,10)

¿Desde dónde y hasta donde se extienden las provincias del reinado de Asuero? (Desde la india hasta Etiopia Ester 8:9)

¿Por qué medio se enviaban las cartas y edictos reales a las provincias del reinado de Asuero? (Correos en veloces caballos Ester 8:10). 

¿De dónde procedían los caballos utilizados para enviar los edictos reales a las provincias del rey Asuero? (De las caballerizas del rey Ester 8:10). 

¿Qué colores tenía el vestido real usado por Mardoqueo cuando fue honrado por Asuero? (Azul y blanco Ester 8:15) 

¿De qué estaba hecho el manto usado por Mardoqueo sobre el vestido real? (De lino y púrpura Ester 8:15) 

¿De qué material era la corona que fue puesta sobre la cabeza de Mardoqueo? (De oro Ester 8:15)

Un resumen personal

La fórmula de Dios para la victoria verdadera sobre la carne pecaminosa que está en nuestras vidas como ha sido enseñada a través de Ester Capítulos 7-8 es: 

1. La maldad tiene que ser totalmente _________________________ 

2. El conflicto interno tiene que ser entonces ____________________________ 

3. Finalmente la sentencia de muerte debe ser _________________ y _______________ 

4. __________________ toda autoridad y posesión de tu vida al Señorío de Jesucristo. 

5. __________________ evidencias de la existencia previa de la carne y ceder toda autoridad de ello al Señorío de Jesucristo también. 

6. ___________________ un plan de oposición inmediatamente. 

7. ___________________ en la victoria anticipada. 

8. _____________________ ser un testimonio poderoso de Cristo en el proceso de victoria. 

(Revelada, resuelto, leída, ejecutada, rinde, reconoce, crea, gozo, recuerda) 

¿Que es su compromiso personal con el Señor?

Volver al índice de:
El Libro de Ester

Continúa leyendo:
Capítulo 9 Purim celebrada

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com