En la primera carta de Pablo a los Corintios en el capítulo 12 tenemos una de las más famosas alegorías de la unidad de la iglesia que se hayan escrito nunca. Siempre ha sido fascinante de considerar la forma en que cooperan las diferentes partes del cuerpo. Pablo explica:

“Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. 15Si dijera el pie: «Como no soy mano, no soy del cuerpo», ¿por eso no sería del cuerpo? 16Y si dijera la oreja: «Porque no soy ojo, no soy del cuerpo», ¿por eso no sería del cuerpo? 17Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuera oído, ¿dónde estaría el olfato? 18Pero ahora Dios ha colocado cada uno de los miembros en el cuerpo como él quiso, 19pues si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? 20Pero ahora son muchos los miembros, aunque el cuerpo es uno solo. (1 Corintios 12:14-19)

De la descripción de Pablo deducimos ciertas cosas que deberían existir in la iglesia, el Cuerpo de Cristo.

  • Nos necesitamos unos a otros
  • Respetamos unos a otros
  • sentimos solidaridad unos con otros (Barclay, pág.638)

Por eso vamos a pensar en lo natural, en las funciones de las partes del cuerpo que Pablo menciona. Luego vamos a sugerir lecciones espirituales de lo que podemos aprender de las funciones del cuerpo humano.

En la cita de la carta está la lista de de los miembros del cuerpo humano:

el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.

el pie

la mano

la oreja

el ojo,

el olfato

la cabeza

los miembros del cuerpo que parecen más débiles, menos dignos y menos decorosos

Al comparar la iglesia con el cuerpo humano, Pablo muestra cómo la gran diversidad de dones asegura la unidad de la iglesia. Cada uno de ellos contribuye con algo necesario a la vida de la comunidad y al crecimiento del todo. No hay espacio para la arrogancia, ni necesidad de sentirse inferior en el cuerpo de Cristo, porque cada individuo desempeña un papel esencial en su funcionamiento.

La referencia al olfato (v.17) introduce la necesidad de una consideración de los cinco sentidos del cuerpo humano. Son:

Mientras seguimos con la siguiente información relacionada con el cuerpo humano, vamos a notar la aplicación espiritual que surge en la mente.

¡El cuerpo humano adulto tiene 206 huesos! (www.portalplanetasedna.com.ar/esqueleto.htm)

Los huesos que forman el esqueleto humano están vivos, crecen y cambian todo el tiempo como otras partes de tu cuerpo. Cuando nace, el cuerpo de un bebé tiene aproximadamente 300 huesos. Con el tiempo, éstos se fusionan (se unen al crecer) para formar los 206 huesos de los adultos. 

Los huesos llevan a cabo tres funciones fundamentales. 

  • Sirven como sostén del cuereo — son los puntos de inserción de los músculos y los tendones implicados en la locomoción— y protegen el contenido de las cavidades. 
  • Desempeñan una función formadora de sangre
  • Los huesos esqueléticos actúan como depósito de minerales. 

Existe un depósito de calcio y fósforo en el interior de los huesos, movilizadle, que se puede liberar para mantener normales los niveles sanguíneos y suministrar estos materiales cuando sea preciso, dependiendo de las necesidades de otros tejidos. 

El esqueleto – una lección espiritual:

La Mano

La mano es quien protege al oído cuando un fuerte ruido ataca al tímpano; ella tapa la nariz cuando un olor penetrante o irritante la ofende y es ella la que cubre los ojos cuando una luz penetra en exceso. Cuando un dolor agudo ataca cualquier parte del cuerpo, la mano con un apretón o caricia trata de calmarlo.

La mano es el complemento necesario e imprescindible de los demás sentidos. Ella es el auxiliar de la voz humana; si faltara la palabra, se puede expresar la intención con un gesto; de hecho ella es el lenguaje de los sordomudos, es quien los arranca de su aislamiento y los ayuda a comunicarse con la sociedad. 

La principal ventaja de la mano sobre el oído y la vista es que puede ejecutar y actuar y no tan solo recibir. La mano es el instrumento ejecutivo del cerebro. 

La mano – una lección espiritual:

El pie

Las estructuras del pie y la mano humanas son variaciones en la anatomía de los mismos cinco dígitos, en común con muchos otros vertebrados, y una de las dos estructuras de huesos más complejas del cuerpo.

El pie está dividido en tres partes: Tarso 7 huesos. Metatarso 5 huesos. Falanges 14 huesos. 

El pie humano es complejo; contiene, a pesar de su relativamente pequeño tamaño, 26 huesos (entre los dos pies contienen la cuarta parte de los huesos del cuerpo), 33 articulaciones, y una red de más de 100 tendones, músculos y ligamentos, sin mencionar vasos sanguíneos y nervios.

Es una obra maestra biológica. Su diseño fuerte, flexible y funcional lo capacita para hacer su trabajo bien y sin quejarse—si lo cuida y le presta atención.

Las partes de su pie trabajan juntas, compartiendo las tremendas presiones de la vida diaria. Un día normal caminando, por ejemplo, somete a los pies a una fuerza equivalente a varios cientos de toneladas. Esto contribuye a explicar por qué sus pies están más expuestos a lesiones que cualquier otra parte de su cuerpo.

El pie – una lección espiritual:

La oreja

El órgano de la audición es el oído, que se encuentra ubicado a cada lado de la cabeza. En los oídos radica también el control del equilibrio corporal. Cada uno de estos órganos puede ser dividido en tres partes: oído externo o pabellón de la oreja, oído medio y oído interno. Sin embargo, estas partes externas del oído, la oreja, el canal auditivo y el tímpano, son los componentes menos importantes de la operación auditiva. 

El oído humano es terriblemente complicado. Las ondas sonoras son recogidas por un conducto en cuyo extremo se halla una pequeña membrana interna, el tímpano. Las vibraciones del aire hacen que el tímpano vibre. 

La vibración del tímpano en respuesta a los cambios de las presiones del aire, sólo es el comienzo de una larga cadena de acontecimientos, que en última instancia producen nuestra percepción del sonido. Esta vibración se transmite todavía de forma mecánica a través de tres pequeños huesos del oído medio a otra membrana, la ventana oval. Esta ventana es una abertura ósea en forma de espiral del oído interno, la cóclea. Los líquidos de la cóclea se ponen en actividad por los movimientos de la ventana oval que, a su vez, provoca la vibración de una membrana que descansa a lo largo de la espiral interna de la cóclea. La vibración de esta última membrana, la membrana basilar, es recogida por las distintas filas que están a lo largo de la membrana, provocando la creación de impulsos neurales en las células a las que están conectadas, transmitiendo la información acústica al cerebro….

La oreja – una lección espiritual:

El gusto

El principal órgano del gusto es la lengua. Está constituida por músculos que le permiten realizar variados movimientos, y recubierta por una mucosa. La cara superior de la lengua aloja unos receptores, que se presentan como pequeñas estructuras abultadas llamadas papilas gustativas.

En un adulto pueden llegar a haber 9.000 botones gustativos, distribuidos principalmente, en la punta, los lados y la base de la lengua. Las papilas se especializan en cuatro sensaciones o gustos básicos: dulce, ácido, salado y amargo. La punta es muy sensible a las sustancias dulces y saladas; los lados, a las ácidas, y el sector posterior a las amargas. La sensación del sabor es producida por distintos grados de combinaciones de esas impresiones o efectos básicos.

El gusto – una lección espiritual:

El ojo

El ojo recibe los estímulos de los rayos de luz procedentes del entorno y los transforman en impulsos nerviosos. Estos impulsos llegan hasta el centro cerebral de la visión, donde se descodifican y se convierten en imágenes. 

La vista es uno de los cinco sentidos que nos permiten comprender el mundo que nos rodea y desenvolvernos en él. La pupila es el diafragma del ojo. Los músculos del músculo ciliar que tienen forma circular y de radio, la abren o la cierran en función de la luminosidad. Los rayos de luz que entran al ojo a través de la pupila son concentrados por la cornea y el cristalino para formar una imagen en la retina. 

La retina contiene millones de células sensibles a la luz, llamadas bastones (miden 2 micrones de ancho por 50 micrones de largo) y conos (dispuestos a modo de empalizada), que transforman la imagen en un conjunto de impulsos nerviosos. Estos impulsos se transmiten a lo largo del nervio óptico hasta el cerebro. La información procedente de los nervios ópticos es procesada en el cerebro para producir una única imagen coordinada.

Los párpados tienen por dentro una membrana, la conjuntiva, que está en contacto directo con la córnea y la lubrica con una sustancia mucosa. Las pestañas nacen de los párpados, y resguardan al globo ocular del polvo y los cuerpos extraños.

Por su parte, las glándulas lacrimales segregan un líquido antiséptico que humedece la córnea, las lágrimas. Las cejas son abultamientos de piel recubiertos de pelos, que impiden que las gotas de sudor caigan en los ojos.

El ojo – una lección espiritual:

El olfato

En la nariz se dan las condiciones adecuadas para la percepción de olores; su interior contiene tres pliegues, que aumentan la superficie sensorial, y los nervios olfatorios que transmiten la información al cerebro. El olfato es el sentido por el cual se perciben los olores. Una mucosa amarilla, ubicada en la parte superior de la nariz y rica en terminaciones nerviosas provenientes del nervio olfativo, es la encargada de recoger las impresiones y transmitirlas al cerebro. A la vez, una mucosa rojiza extremadamente vascularizada calienta el aire que respiramos. Ambas mucosas conforman la membrana pituitaria que tapiza las paredes de las fosas nasales. 

En los seres humanos este sentido no está tan desarrollado. Sin embargo, poseen entre 10 y 20 millones de células que recogen los olores que exhalan las cosas y que les permite distinguir entre 2 mil y 4 mil clases de olores diferentes. Los olores considerados primarios son: floral, mentolado, pútrido, alcanforado, etéreo (de éter), acre (picante) y almizclado (de almizcle, una sustancia usada en perfumería. Las numerosas combinaciones de esos olores básicos generan todas las variedades que se pueden dar.

La intercomunicación entre la nariz y la boca favorece la existencia de una relación entre olfato y gusto. En el caso del gusto se trata de sustancias que se disuelven en la boca; en cambio, las partículas olorosas son sustancias dispersas en el aire, cuyas moléculas se adhieren a la mucosa nasal.

El olfato – una lección espiritual:

El tacto

Toda la información que recibimos a través de los sentidos de la vista y el oído llega al cerebro a través de las terminaciones nerviosas. Lo mismo ocurre con la piel. La superficie de la piel, llamada epidermis, contiene muchas terminaciones nerviosas por todo el cuerpo que transmiten sensaciones al cerebro y nos indican el tipo de cosas que estamos tocando. 

La piel tiene receptores que son los encargados de recibir los estímulos. No se encuentran repartidos por igual en toda la superficie de la piel. En la espalda los nervios están muy separados, por eso es difícil saber exactamente donde nos pica, por ejemplo. Para comprobarlo, toca la espalda de alguien primero con un lápiz y después con dos. Si la distancia que separa uno de otro es menor de dos centímetros, tal vez sigua pensando que solo es un lápiz.

El tacto es el sentido que nos mantiene en constante relación con el entorno, puesto que mientras la vista depende de los ojos, el oído de los órganos auditivos, el olfato de la nariz y el gusto de la lengua, el tacto, en cambio, se extiende por la piel cubriendo todo nuestro cuerpo. 

Mediante el sentido del tacto podemos percibir algunas características físicas de los objetos o ambiente que nos rodea como: la consistencia, la textura, la forma y contorno, el tamaño, el peso, la humedad y la presión que ejerce un objeto sobre tu piel. 

Una herida pequeña en lugares como los pies o la lengua pueden parecer muy grande. Da esta sensación porque estas partes están muy llenas de censores del tacto. El cerebro recibe gran cantidad de mensajes de dolor, pero todos provienen de una herida muy pequeña.

El tacto – una lección espiritual:

La cabeza

El cráneo humano está formado por 8 huesos, que encierra al cerebro, y otros catorce forman una estructura ósea para resguardar los ojos, nariz y la boca. Además, hay tres huesos diminutos en cada uno de los oídos y otro en la base de la lengua, llamado hioides. 

Los huesos del cráneo están firmemente soldados por costuras de tejido conjuntivo, denominados suturas

La fina bóveda que forman los huesos engastados del cráneo contiene el órgano más delicado del cuerpo. el encéfalo. Los ojos y los oídos se hallan hundidos en unas cuencas óseas, que permite que tan sólo una parte de su frágil estructura quede expuesta al exterior. 

Solamente la mandíbula inferior, suspendida bajo el cráneo más que formando parte de él, tiene capacidad de movimiento independiente. Los dientes aun siendo elementos propios del esqueleto, no están directamente conectados a ninguna de sus estructuras ó seas, sino que están incrustados en los suaves tejidos que recubren las especiales cavidades óseas en las que se alojan. A diferencia de lo que ocurre con otros huesos, una vez que están totalmente desarrollados, los 32 dientes del adulto no siguen creciendo.

La cabeza – una lección espiritual:

…Y que hay de decir con respecto a “los miembros del cuerpo que parecen más débiles, menos dignos y menos decorosos”. ¿De qué se refiere?

Sistema nervioso del cuerpo humano se encarga de enviar, recibir y procesar los impulsos nerviosos. El funcionamiento de todos los músculos y órganos del cuerpo depende de estos impulsos. 

Sistema cardiovascular. Para que el cuerpo se mantenga con vida, cada una de sus células debe recibir un aporte continuo de alimento y oxígeno. A la vez, debe recogerse el dióxido de carbono y otros materiales producidos por estas células para eliminarlos del cuerpo. Este proceso lo realiza continuamente el sistema circulatorio. El sistema circulatorio principal está formado por el corazón y los vasos sanguíneos, que juntos mantienen el flujo de sangre continuo por todo el cuerpo.

Sistema respiratorio es responsable de aportar oxígeno a la sangre y expulsar los gases de desecho, de los que el dióxido de carbono es el principal constituyente, del cuerpo. Las estructuras superiores del sistema respiratorio están combinadas con los órganos sensoriales del olfato y el gusto (en la cavidad nasal y en la boca) y el sistema digestivo (desde la cavidad oral hasta la faringe). 

Sistema digestivo tiene la función de procesar el alimento, separando las proteínas, los hidratos de carbono, los minerales, las grasas y otras sustancias que necesita el cuerpo, e introducirlo todo en la corriente sanguínea de modo que lo pueda utilizar el cuerpo. El tracto digestivo comienza en la boca, donde la mandíbula y la lengua comienzan a deshacer el alimento con la ayuda de la saliva secretada por las glándulas salivares. El alimento masticado, combinado con la saliva, se ingiere y se transporta por el esófago mediante movimientos contráctiles hasta el estómago. 

En el estómago, el alimento se combina con ácido clorhídrico que ayuda a deshacerlo más. Cuando se ha digerido completamente el alimento, el resto de fluido, denominado quimo, pasa a través del píloro a los intestinos grueso y delgado. En el largo y serpenteado intestino delgado, se absorben de la corriente sanguínea los nutrientes del quimo, dejando los residuos que no sirven. Estos residuos pasan a través del colon (donde la corriente sanguínea absorbe la mayor parte del agua) y se introducen en el recto donde se almacenan antes de excretarse. Estos desechos sólidos, denominados heces, se unen y en el proceso de excreción pasan a través del canal anal y el ano. 

…y una observación personal

Para que los órganos de su cuerpo cumplan su propósito hemos visto que deben estar conectados al cuerpo. Lo mismo es cierto en el caso propio de cada hermano como parte del cuerpo de Cristo. Dios se creó para desempeñar un papel específico. Fuera del cuerpo los órganos se secan y mueren No pueden sobrevivir solos nosotros tampoco. La iglesia es tan importante que Jesús murió por ella.

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin mancha. (Efesios 5:25-27).

Aquí tenemos algo más para mostrar las maravillas de la creación del cuerpo humano

Curiosidades sobre la piel, el cabello y las uñas (www.anieto2k.com/2006/01/19/curiosidadesdelcuerpohumano) 

  • El sudor sirve para refrescar la piel en épocas de calor.
  • No hay dos huellas dactilares iguales  
  • La piel tiene un grosor de dos milímetros.  
  • La media luna de la base de la uña es una capa de piel.  
  • Las uñas de la mano tardan 6 meses en crecer desde la base a la punta.  
  • Las uñas crecen 0,55 mm por semana. Pueden alcanzar los 30 cm de longitud.  
  • Hay unos 100.000 pelos en la cabeza, y se nos caen unos 80 pelos al día.  
  • El pelo crece unos 2-3 mm por semana.

 Curiosidades sobre el olfato y el gusto   

    • El cerebro puede habituarse a los olores, incluso a los más horribles. Simplemente desconecta y cesan de percibirse.  
    • Nuestro olfato se hace más débil a medida que envejecemos.  
    • La laringe es más grande en los hombres debido a que éstos pueden producir sonidos más graves.  
    • Los humanos pueden distinguir entre 2000 y 4000 olores distintos, pudiendo llegarse hasta los 10.000 olores.  

 Curiosidades sobre ojos y oidos 

      • La mayoría de las personas parpadea 15 veces por minuto.  
      • Alrededor de una de cada 30 personas es ciega para el color, y no distingue bien el rojo ni el verde.  
      • Las lágrimas son necesarias para mantener los ojos húmedos y limpios.  
      • El estribo es el hueso más pequeño del cuerpo humano, con solo 3 mm de longitud.  
      • Los niños tienen el oído más sensible que los adultos.  
      • El cerumen lo producen glándulas que hay en la piel del oído. Esta cera protege el tímpano del polvo y la suciedad, y su desagradable olor disuade a los insectos de entrar en el oído.  

Curiosidades sobre el corazón, la circulación y la sangre    

  • Si un corazón adulto se conectase a un camión-cuba con un depósito de 8000 litros, lo podría llenar en un solo día.  
  • El corazón late más de 30 millones de veces al año y 2000 millones de veces en toda la vida.  
  • Cuando hacemos ejercicio, respiramos más veces, el corazón late más deprisa y la sangre corre por lo tanto con más velocidad por nuestro cuerpo.  
  • Los glóbulos rojos sobreviven unos 4 meses y realizan 172.000 vueltas alrededor del cuerpo.  
  • Una persona mayor tiene 60-80 pulsaciones por minuto, mientras que un niño puede tener el doble (140).

 Curiosidades sobre el esqueleto y los dientes 

    • Los huesos contienen calcio y fósforo. La parte más fuerte es la de afuera. Dentro de los huesos largos hay una sustancia blanda, que es la médula ósea, conectada con el aparato circulatorio, y que produce glóbulos rojos y blancos.  
    • Un trocito de hueso puede soportar un peso de 9 toneladas sin romperse. El mismo peso destrozaría un trozo de cemento del mismo tamaño.  
    • El hueso más largo es el fémur (46 cm), y el más pequeño el estribo del oído (2,5 mm = la punta de un lápiz).  
    • Los dientes están recubiertos de esmalte, que es la sustancia más dura que los animales fabrican.  
    • Tenemos 32 dientes, de los cuales 8 son incisivos (para cortar), 4 caninos o colmillos (para desgarrar). 8 premolares y 12 molares (para masticar). 
    • Los dientes se deterioran más fácilmente durante los primeros 25 años de vida. El esmalte maduro es más resistente.  
    • Nuestros huesos de cada persona crecen hasta aproximadamente los 25 años.  
    • Algunas personas tienen un par de costillas extra (decimoterceras).  
    • El cuello de una jirafa tiene el mismo número de huesos que el cuello humano.  

Curiosidades sobre los músculos

      • Al caminar usamos más de 200 músculos diferentes.  
      • Los músculos son más de 600, representando la mitad del peso corporal.  
      • El músculo más largo es el sartorio, desde la pelvis hasta debajo de la rodilla.  
      • El músculo más grande es el glúteo (nalgas), y el más pequeño es el del estribo (1,26 mm de longitud).  
      • El músculo más rápido es el que mueve los párpados, hasta 5 veces por segundo es capaz de abrir y cerrar el ojo. Es lógico, para poder proteger nuestros ojos.  
      • Necesitan los músculos constantemente azúcar y oxígeno. Cuando les falta se genera ácido láctico, responsable del cansancio y el dolor muscular. Y las agujetas.  
      • Gracias a los músculos, podemos impulsar la comida por el intestino, parpadear, sonreír, respirar y hacer que la sangre circule por el cuerpo.  

Curiosidades sobre la digestión 

  • La comida pasa de 3 a 5 horas en el estómago y de 6 a 20 en el intestino grueso.  
  • Cuando tragamos, una tapadera llamada epiglotis cubre la tráquea para impedir que la comida pueda entrar al aparato respiratorio.  
  • Los movimientos peristálticos conducen el alimento por el tubo digestivo. Por eso es posible comer boca abajo.  
  • En el estómago caben entre medio litro y 2 litros de alimento.  
  • Producimos diariamente entre litro y litro y medio de saliva. La función de la saliva es envolver al alimento y hacerlo más suave para que cuando pase al estómago, no desgarre sus paredes.  
  • Si extendiéramos el intestino delgado, éste llegaría de un extremo a otro de la clase, ya que tiene por término medio, unos 6,5 metros. El intestino grueso solo tiene 1,5 metros.

 Curiosidades sobre el APARATO respiratorio 

    • Respiramos unos 5-6 litros de aire por minuto.  
    • Unos pulmones adultos tienen capacidad para 3 litros de aire.  
    • El hipo está causado por la contracción súbita del diafragma. Entonces el aire entra muy rápidamente y las cuerdas vocales se cierran; ésto causa el sonido de hipo.  
    • Al toser, el aire puede salir a una velocidad de 140 kilómetros por hora.  
    • El pulmón derecho es más grande que el izquierdo; este debe dejar espacio al corazón.  
    • Por qué se debe respirar por la nariz; porque por su mayor recorrido, el aire llega más caliente a los pulmones, y así no nos resfriamos tan fácilmente.  
    • La tos es un mecanismo de defensa, movimiento automático que sirve para mantener libres y despejadas las vías respiratorias, y elimina la mucosidad (lo mismo podemos decir del estornudo).  
    • Casi la mitad del agua que bebemos la expulsamos a través de la respiración.

 Curiosidades sobre el sistema endocrino 

  • La hormona del crecimiento la segrega el cuerpo durante el sueño principalmente, de ahí la importancia de dormir mucho cuando se es niño.  
  • En situaciones de miedo, angustia o shock, las glándulas suprarrenales producen adrenalina, que prepara al cuerpo para un ejercicio físico fuerte.  
  • Cuando la Sra Maxwell Rogers de Florida (EEUU) vio a su hijo atrapado bajo el coche, el temor y la adrenalina le dio la fuerza suficiente para levantar la tonelada y media que pesaba el vehículo. Se fracturó varias vértebras.  

Curiosidades sobre la Reproducción y el crecimiento 

    • La cabeza de un bebé representa un tamaño de la cuarta parte de su cuerpo. 
    • Esa proporción se reduce a un octavo en el adulto.  
    • Las niñas crecen con más rapidez que los niños.  
    • Una persona es aproximadamente 1 cm más alta por la mañana que por la tarde. Esto se debe a que las almohadillas cartilaginosas de la columna vertebral se van comprimiendo durante el día.  
    • El feto no necesita respirar, porque recibe el oxígeno a través de la madre. El bebé al nacer se les da unos golpecitos para que llore y se le abra el pulmón.

 Curiosidades sobre el sistema urinario

      • Los riñones filtran toda la sangre del cuerpo cada 5 minutos.  
      • Podemos sobrevivir con un único riñón. Si uno cesa de funcionar, el otro aumenta de tamaño para realizar el trabajo de los dos (esto pasa con todas las partes del cuerpo). También se puede sobrevivir sin riñones (diálisis).  
      • Nuestro término loción deriva de la palabra latina lotium, lavado. Los romanos usaban orina rancia como loción capilar porque prevenía la caspa y mataba los piojos. También se usaba en el teñido de las telas.

Hermanos, después de considerar lo “natural” del ser humano, nuestra respuesta debe ser lo que dice el salmista:

Tú formaste mis entrañas; me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré, porque formidables y maravillosas son tus obras; estoy maravillado y mi alma lo sabe muy bien.” (Salmo 139:13-14)

Volver al índice de:
El Cuerpo de Cristo

Continue leyendo:
La obra del espíritu santo

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com