El Libro de Jueces. Capítulo 6 Gedeón y la opresión de Madián

“¿Y qué más digo? El tiempo me faltaría para hablar de Gedeón…Estos hombres, de los cuales el mundo no era digno…” (Hebreos 11:32, 38)

Desde el primer versículo del capítulo 6, somos ya introducidos en lo que eran aquellos tiempos “y Jehová los entregó en manos de Madián por siete años.” Otra vez leemos del sufrimiento de los israelitas por causa de la desobediencia. Ellos sembraban y cosechaban, pero no comían de ello. Criaban ganado, ovejas, bueyes y asnos, pero no les aprovechaba. 

Jueces 6:1-6. La opresión de Madián

Los madianitas venían a la tierra como langostas, y sus camellos eran innumerables. A su paso no dejaban nada. Israel conoció entonces el hambre y la frustración de trabajar sin aprovechar lo trabajado. ¿Cuál es la causa? Es por el pecado, es porque se han dejado los caminos santos de Jehová, y se han levantado altares a los ídolos.

Es otra vez que leemos que: “Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová.” (v. 1). Israel tuvo que esconderse en cuevas y lugares fortificados. Los madianitas, junto con los amalecitas y los hijos del oriente destruían los frutos de la tierra. Esto indica que los opresores invadían a Israel una vez por año. No dejaban ni ovejas, ni bueyes, ni asnos.

Cuando se acercaba el momento de la octava invasión madianita, Dios llamó a un agricultor de Manasés llamado Gedeón (Jueces 6:11, 34).

Los madianitas son los descendientes de Madián, hijo de Abraham y Cetura (Génesis  25:2). Ellos habitaban principalmente en el este, al otro lado del río Jordán, al sur de Edom. Los amalecitas son los descendientes de Amalec, nieto de Esaú (Génesis 36:12). Esaú, hijo de Isaac, era nieto de Abraham.

Jueces 6:5. Las manadas de camellos, que son la principal fuente de transporte y sin duda de subsistencia de las tribus beduinas saqueadoras, consumen una extraordinaria cantidad de forraje; por lo cual, si son muchos, los camellos pueden echar a perder la tierra.

Jueces 6:6. Toda la nación se encontraba en el estado más miserable de pobreza. Por lo tanto, como el hijo pródigo de tiempos posteriores volvió en sí y regresó con su padre (Lucas 15:16-20). Ellos también volvieron en sí y se volvieron al Señor con todo su corazón.

Aquí tenemos la respuesta de la pregunta: ¿Por qué los madianitas no destruyeron totalmente a Israel? ¡Los Israelitas trabajaron y los madianitas comieron el fruto de sus labores!

La profecía de condenación. 

Jueces 6:7-10. El Señor fue muy misericordioso al enviar un profeta para corregirlos. ¿Quién era? El profeta sin nombre introduce una nueva época en la historia de Israel. Moisés había declarado la voluntad de Dios por medio del Urim y Tumim, objetos sagrados colocados  dentro del pectoral del sumo sacerdote. (En 1 Reyes 13 están dos profetas pero sin ser identificados por nombre.)

El discurso del profeta terminó con esta nota de acusación, no dejando claro lo que el Señor intentaba hacer. El mensaje del profeta fue sencillo. Dios había entregado a Israel la Tierra Prometida como lo había dicho. Él cumplió su parte del pacto. Dios había prometido ser el Dios y protector de Israel, pero Israel debía refrenarse de seguir otros dioses (v. 10). 

¿… y nosotros? 

A veces nosotros también somos culpables de rehusar ser obedientes. No ponemos atención a los mandatos de Dios. Buscamos nuestros propios caminos, en lugar de seguir los caminos de Dios. Podemos ser culpables de comprometer nuestra fe con los dioses a nuestro alrededor. 

En lugar de comprometer, debemos permanecer fieles a las enseñanzas de la palabra de Dios.

Jueces 6:11-16. El llamamiento de Gedeón 

Gedeón que significa “leñador”, “talador”, “picapedrero” o “guerrero” y según otros comentarios también “cortante” (El haría honor a su nombre al cortar la imagen de Asera, Jueces 6:25-27). Era hijo de Joás a quien el pueblo donde vivía lo miraban como a su jefe. Era descendiente de la familia de Abiezer, y de las doce tribus de Israel pertenecía a la de Manasés. Vivían en Ofra al oeste del río Jordán.

Abiezer, significa: “padre es ayuda”. Era hijo de Galaad, nieto de Maquir y bisnieto de Manasés (1 Crónicas 7:14-18), llamado también Jezer (Números 26: 30). Sus descendientes, los abiezeritas, fueron los que primero se reunieron con Gedeón, cuando este llamó a hombres para luchar en Jezreel contra los madianitas y amalecitas (Jueces 6:33-34). La “encina en Ofra” (v. 11) era un árbol bien conocido y vivo en el tiempo en que Jueces fue escrito, pero su localización está perdida para nosotros hoy. Era propiedad que le pertenecía a Joás, el abiezerita.

Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar (donde se exprime la uva) para esconderlo de lo  madianitas. Por eso, es extraño como el ángel recibió a Gedeón con la expresión, “Jehová está contigo, varón esforzado y valiente” (v. 12). Tal recibimiento habría de haber espantado a Gedeón. 

Gedeón empezó siendo un poco temeroso (Jueces 6).

Después se convirtió en un conquistador (Jueces 7:1- 8:21).

Terminó su carrera dejando de seguir sus propios principios (Jueces 8:27).

Gedeón no estaba faltando el respeto al cuestionar el mensaje del Señor (v. 13). Sencillamente, él no podía entender como la declaración –“el Señor está contigo”- fuera verdadero. Además, Gedeón había escuchado de todos los milagros que Dios había efectuado a favor de Israel al sacarlos de Egipto, a través del desierto, y llevarlos a la Tierra Prometida. Sin embargo, para Gedeón ¿parecía que Dios o ya no tenía milagros o había abandonado a Israel? Observamos la comunicación: El ángel dice: “Jehová está contigo.” Gedeón responde: “Si Jehová está con nosotros…” ¿Es verdad que revela la simpatía que Gedeón tiene por su pueblo?

El ángel de Jehová respondió a la pregunta de Gedeón con una respuesta que Gedeón no esperaba “Mirándolo Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza…” (v. 14). El sentido de la frase es que “la fuerza” es la mirada de Jehová. Es una respuesta a los clamores y oraciones de Israel por ayuda y liberación. La respuesta de Gedeón en v. 15 es típica de muchos siervos de Dios: Como Moisés (Éxodo 3-4), Isaías (Isaías 6:5), Jeremías (Jeremías 1:6). 

¡Una realización con quien habla!

v. 13 “Ah, señor mío.” El hebreo es “adon”. Más tarde Gedeón se dio cuenta que  el mensajero era una manifestación de Jehová.

v. 14 “Mirándolo Jehová, le dijo…”

v. 20 “el ángel de Dios…”

v. 22 “Al ver Gedeón que era el ángel de Jehová.”

v. 23 “Pero Jehová le dijo…”

En este momento Gedeón no podía ver cualidades en su familia, en su tribu ni en él mismo. Ciertamente, según Josué 17:2 y 1 Crónicas 7:18, la de Abiezer era una familia pequeña en la tribu de Manasés, una tribu que en sí misma no tenía grandes promesas del Señor como la de producir un libertador para la nación.  En el v. 16, Dios lo pone muy claro que no sería Gedeón quién traería a los madianitas abajo; sería Dios.

…Y nosotros 

Qué tan semejantes somos a Gedeón. Casi siempre pensamos que no somos héroes – que no poseemos lo que se necesita para ser buenos líderes y, como Gedeón estamos correctos. No lo tenemos. 

Sin embargo, Dios sí lo tiene. Dios puede hacer maravillas con nosotros, personas de un-sólo-talento, si nos sometiéramos a su voluntad y confiáramos en Él. 

Jueces 6: 17-24. Gedeón, luchando ante la incertidumbre 

Gedeón aún no estaba verdaderamente convencido entonces, le pidió una señal de que verdaderamente él era el gran Dios (v. 17). (Lea Éxodo 33:13). Gedeón quería ofrecer una ofrenda a Dios y le rogó tuviera complacencia mientras preparaba una comida para el Señor (v. 18). Gedeón preparó un cabrito y panes para Dios. Se tomaría tiempo para hacer esto. Luego Gedeón presenta una ofrenda (vs. 19-20). Él la ofrece debajo de la encina, pero el ángel le corrige, diciéndole que la ofrezca sobre la peña. (¿Por qué?).  Entonces, y sólo entonces, el ángel hizo subir fuego de la peña, que consumió la carne y los panes sin levadura.  

Gedeón deseado una comida; ¡el ángel la cambió en un sacrificio! 

La ofrenda de Gedeón era modesta (sólo un cabrito). No es comparable a la ofrenda que presentó, por ejemplo, Abraham, que consistió en una becerra, una cabra, un carnero, una tórtola y un palomino (Génesis 15:9). Los tiempos de Abraham eran de abundancia. Estos – los de Gedeón – son tiempos de escasez. 

1Gedeón edificó un altar (v. 24). El altar estaba situado en Ofra en Abiezer. La ubicación fue dada específicamente para distinguirla de Ofra en Benjamín. El altar fue llamado “el Señor nuestra paz” (Jehová-salom) porque Gedeón había visto el ángel del Señor cara a cara y había vivido. “Shalom” tiene un significado que incluye los aspectos de paz, seguridad, concordia, prosperidad, bienestar y vida vivida en plenitud.

Jueces 6:25-32. La primera tarea de Gedeón 

El mandato de Jehová (vs. 25-26).

  • Tomar dos toros del hato de su padre.
  • Destruir el altar de Baal y la imagen de Asera de su padre.
  • Edificar un altar a Jehová.
  • Sacrificar el segundo toro, quemándolo con la madera de la imagen de Asera.

La obediencia de Gedeón (v. 27) – “Hizo como Jehová le dijo.”

Para que Gedeón pudiera ser el libertador de Israel, era necesario que primero fuera santificado y que purificara de toda idolatría la casa de su padre. La tarea no era fácil. Dado que los altares a Baal se edificaron en lugares altos, habría sido difícil obedecer las órdenes sin llamar atención. Gedeón decidió obedecer de noche cuando todos dormían en le aldea.

(Dios había ordenado en su Ley el derecho de destruir el culto a Baal (Éxodo 34:12-13; Deuteronomio 7:5). También tenía el deber de apedrear a todos los que estuvieron involucrados en el culto de Baal (Deuteronomio 13), pero Dios no incluyó esto en sus órdenes.)

Si no practicamos nuestra fe en casa, ¿cómo podemos ponerla en práctica en cualquier otro lugar?

Ahora se ve la razón del porqué sacrificar el segundo toro de siete años (v. 26), evidentemente para expiar los siete años de la opresión madianita. Hemos de ver el significado espiritual aquí. Para que Dios pudiera actuar, el ídolo tenía que ser derribado. 

El hecho de que Gedeón tuviera a su disposición diez siervos (v. 27) evidencia que la familia disfrutaba de cierta posición y riquezas en esa aldea. También, el hecho de que llevaran a cabo el mandato del Señor de noche, evidencia que la gente de esa villa, incluyendo su propio padre, eran devotos adoradores de Baal. Por tanto, Gedeón temía que se enojaran y lo castigaran.

La reacción del pueblo (vs. 28-30): “Entonces los hombres de la ciudad dijeron a Joás: Saca a tu hijo para que muera.” En el v. 30, podemos ver el fanatismo de los idólatras, que buscan la muerte de aquellos que profanan sus ídolos. Recuerden, ¡estos eran israelitas que iban a matar a un miembro de su propio pueblo porque había destruido el altar de un dios pagano!

La defensa de Joás, padre de Gedeón (v. 31). “Joás” significa “Jehová ha dado.”

  • Cualquiera que contienda por Baal, que muera.
  • Si Baal es un dios que defienda a sí mismo.
  • Gedeón es llamada “Jerobaal” que significa “Contienda Baal contra él” (v. 32). Más tarde se convirtió en un nombre de honor, pues era evidente que Gedeón había atacado a Baal y Baal no pudo responder.

Joas, como se ve indicado por el lenguaje que usa, debió haber sido el magistrado jefe de la aldea. Vino a la defensa de Gedeón y declaró que Baal debería defenderse a sí mismo si Baal verdaderamente era un dios.

¿Qué hemos aprendido de lo que hizo Dios con Gedeón?

Donde empezó: Su testimonio empezó en su casa dentro de su familia. Inmediatamente: No perdió tiempo.

Lo que hizo Gedeón: 

  • Derribó el altar de Baal (Jueces 6:25).
  • Edificó  un altar a Jehová (Jueces 6:25).

Una actitud cambiada: Buscó el reino de Dios a pesar de la oposición de los vecinos (Jueces 6:30).

Un nombre nuevo: Gedeón llamado Jerobaal. 

Jueces 6:33-35. La respuesta de Gedeón a la invasión madianita. 

“El Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón.” Dios está en control de Gedeón y de los eventos futuros. Gedeón ha experimentado un gran cambió.

  • Se convirtió a Jehová (v. 24), dejando la adoración a Baal.
  • Se consagró a Jehová (v. 27), cediendo so propia voluntad a la voluntad de Dios.
  • Es controlado por Jehová (v. 34). Desde ahora el Espíritu de Dios conducirá a Gedeón.

Cuando los opresores se juntaron en un solo lugar (v. 33), en el valle de Jezreel, donde se llevaron a cabo muchos actos valientes en la historia de Israel, era el tiempo del Señor para su liberación. 

Gedeón “tocó el cuerno.” (v. 34) en su propio pueblo, y los abiezeritas se le unieron. ¡La reforma religiosa hecha en el pueblo realmente había logrado algo!

. “Tocar el cuerno” esto, seguramente, es un llamado a la guerra.

  • “Los abiezeritas se reunieron con él” – Primero los de su propia familia ofrecieron su apoyo.
  • En segundo lugar, el resto de la tribu de Manasés se unieron a Gedeón.
  • Finalmente, las tribus de Aser, Zabulón y Neftalí “salieron a encontrarles.”

La localización de los madianitas y los amalecitas (v. 35) era tal, que de nuevo, las tribus del norte y el centro fueron involucradas en el llamado a las armas. ¿Por qué la tribu de Isacar no está incluida?

Jueces 6:36-40. La señal del vellón de lana.

Después de que la unción del Señor había hecho que las tribus respondieran al llamado de la trompeta, todavía quedaba duda en el corazón de Gedeón en relación a su papel como libertador principal de su nación.

La primera señal – “Si el rocío estuviere en el vellón solamente.”

La segunda señal – “Que el vellón quede seco, y el rocío sobre la tierra.”

La primera señal había sido concedida de una manera indudablemente divina, pero aún así Gedeón no estaba seguro, así que repitió su petición (v. 39), esta vez a la inversa de la primera señal. En dos ocasiones, Gedeón le recordó a lo que Él había dicho (Jueces 6:36, 37), y dos veces le pidió a Dios que corroborara sus promesas con un milagro. Aquí tenemos una prueba de que Él es un Dios misericordioso que entiende nuestra naturaleza (Salmo 103:14). ¿Dios tiene que hacer lo que yo le diga, antes de que yo haga lo que Él me dice?

¡La tercera señal! Dios es quién deja a un lado nuestras debilidades y persevera con nosotros, a pesar de nuestra manifiesta falta de confianza en Su palabra. La petición de Gedeón fue honrada.

Gedeón es un testimonio de lo que Hebreos 11:32-34 dice: “sacaron fuerzas de debilidad”

Un momento para reflexionar:

1. ¿Cuánta dificultad tiene en encontrar la voluntad de Dios para su vida?

2. ¿Qué tan seguro está de que está actualmente escuchando de Dios?

3. ¿Piensa usted que debemos poner el vellón ante Dios hoy? ¿Por qué?

4. ¿Qué tan confiables son otros cristianos en ayudarle a conocer la absoluta, perfecta voluntad que Dios tiene para usted?

5. ¿Está usted en la perfecta voluntad de Dios hoy? ¿Por qué responde en la manera que responde?

Encontrando la voluntad de Dios hoy

Varias son las características que formaron parte de la personalidad de Gedeón. De allí que será bueno considerar brevemente cada una de esas características para, de alguna manera, ponerlas al lado de lo que podemos ver, oír y palpar en nuestros días.

HUMILDAD: Gedeón de ninguna manera creía poder salvar él a Israel. Suponía que por el hecho de ser su familia muy pobre y él mismo, el menor de todos, no podía tener esa posibilidad.

PRECAUCIÓN: Pese a su fe, que no era poca ni discutible, le pide a Dios una clara señal de que ha hablado con él. Y como si esto no fuera suficiente, cuando Dios le responde, vuelve a pedirle lo mismo.

ESPIRITUALIDAD: Edificó un altar a Jehová, por fe, antes que este le diera claras muestras de su poder y su actividad en su favor.

OBEDIENCIA: Cuando Dios mandó a Gedeón a derribar el altar de Baal y a cortar la imagen de Asera, él se tomó algunas precauciones por la familia de su padre y por los hombres de la ciudad, pero de ninguna manera pasó por su cabeza la desobediencia al mandato.

INSPIRACIÓN DIVINA: Dice que cuando tocó el cuerno y los abiezeritas se reunieron con él, el Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón.

COMUNIÓN DIVINA: Gedeón hablaba con Dios. Lo hizo para pedir la señal del vellón, y lo obtuvo. Pero también Dios le hablaba a Gedeón. Lo vemos cuando le avisa cómo va a probar al pueblo y cuando lo envía al campamento madianita.

ESTRATEGIA: Dios le dijo que lo hiciera con esos trescientos hombres, pero el cómo, se lo dejó a Gedeón y él supo tener una singular pero efectiva estrategia.

TACTO: Lo tuvo para manejarse correcta y respetuosamente con los hombres de Efraín ante el reclamo de estos.

LEALTAD A DIOS: Cuando rechazó reinar sobre Israel le dio toda la gloria a Dios.

Preguntas para revisar

  1. ¿Qué hicieron los madianitas a Israel? (vs. 1-6)
  2.  ¿A dónde apareció el ángel del Señor a Gedeón? (v. 11)
  3.  ¿Qué le dijo el ángel a Gedeón? (v. 12)
  4.  ¿Qué pidió Gedeón al ángel? (v. 13)
  5.  ¿Cuál fue la primera señal que Dios dio a Gedeón? (v. 21)
  6.  ¿Qué hicieron Gedeón y sus diez siervos? (vs. 25-27)
  7.  ¿Qué dijo Joás, el padre de Gedeón,a los que querían matar a Gedeon? (v. 31)
  8.  ¿Qué dos signos dio Dios a Gedeón con el vellón de lana? (vs. 37,39)

“Buscad y hallareis”

12 veces Jehová habla con Gedeón.

12 veces Gedeón oyó la voz de Jehová

El “instrumento” debe ser preparado para el trabajo que tiene que cumplir.

Las primeras 7 declaraciones son dirigidas específicamente a la cualidad personal de Gede

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com