El Libro de Jueces. Capítulo 21 La restauración de Benjamín

La matanza excesiva de Jueces 20:48 había producido ahora un resultado inesperado: toda la tribu de Benjamín estaba amenazada de extinción. Cuando Israel se congregó en Mizpa, el pueblo juró no permitir a ninguna de sus hijas casarse con hombres benjamitas (vs. 1, 5). Cuando la batalla cesó y la tribu de Benjamín fue drásticamente reducida, el resto de Israel sintió la amenaza de perder completamente a una de las tribus para siempre. Ellos sintieron compasión por Benjamín (Jueces 21:6, 15). También, ellos de alguna manera sabían que Dios no estaba satisfecho con la situación (21:3).

Los mismos hombres que se habían enfurecido por la violación de la concubina del levita, ahora pidieron a los hombres de Silo humildemente aceptar la violación de sus hijas. En vez de pedir la dirección del Señor, las once tribus recurrieron a su propia sabiduría para resolver el problema. Surge el siguiente modelo irónico:

(a) la violación de la concubina; 

(b) la guerra santa contra Benjamín; 

(c) el problema: el juramento; Benjamín amenazado de extinción; 

(b1) la guerra “santa” contra Jabes-Galaad; 

(a1) la violación de las hijas de Silo.

El comportamiento de la asamblea en este episodio nuevamente nos muestra la bancarrota moral y espiritual de Israel. 

Podemos ver en todo este libro el fracaso humano y la misericordia de Dios. Y esa es precisamente la lección espiritual que nos deja Jueces. 

Preguntas para considerar

  • ¿Qué habían jurado los varones de Israel en Mizpa?
  • ¿Qué pasaría al israelita que no se reuniera con ellos en Mizpa?
  • ¿Quiénes no estuvieron presentes?
  • Cuando los israelitas mataron a los de Jabes-galaad ¿a quiénes dejaron sobrevivir y para qué?

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com