Apéndice Número 2 - “Tres días y tres noches”

Jonás 1:17 dice: “Pero Jehová tenía dispuesto un gran pez para que se tragara a Jonás, y Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches.

Si tenemos dudas con respecto de esta declaración hay que escuchar la afirmación de Jesús:

Mateo 12:40 “Como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.

 

¿Cuál es la señal de Jonás que Cristo dio a la generación incrédula como prueba de su mesianismo?

Sugerencia número uno: “3 días y 3 noches” corresponde a 72 horas.
Si es así, debe ser desde la puesta del sol del miércoles hasta la puesta del sol del sábado. Tenemos un problema con esta interpretación. Enseña que Jesús resucitó en las horas de la oscuridad. Pero en Malaquías 4:2 está una expresión de la victoria, la salvación y la instauración de la justicia de Dios, que asegura el triunfo del bien y salvaguarda el derecho de sus fieles: “Nacerá el sol de justicia y en sus alas traerá salvación.” (Vea: Salmo 22:30-31; 40:10; Isaías 45:8; 46:13; 51:7-8). El título “Sol de Justicia” se ha aplicado a Cristo desde muy temprano en la vida de la iglesia cristiana (Lucas 1:78; 2:32).

Sugerencia número dos: “3 días y 3 noches” corresponde a la práctica de los hebreos que contaban partes del primero y del último día, como días enteros de veinticuatro horas (desde el viernes hasta la mañana del domingo).

Hay que considerar lo siguiente antes de llegar a una conclusión: La frase “tres días y tres noches” se encuentra una sola vez en el Nuevo Testamento. (Mateo 12:40). También hay que tomar en cuenta el resultado de una búsqueda en la versión Reina-Valera ’95. La frase “tercer día” aparece 14 veces (Mateo 16:21; 17:23; 20:19; 27:64; Marcos 9:31; 10:34; Lucas 9:22; 13:32; 18:33; 24:7; 24:21, 46; Juan 2:1; Hechos 10:40; 27:19; 1 Corintios 15:4.)

Lucas 24:21. “Pero nosotros esperábamos que él fuera el que había de redimir a Israel. Sin embargo, además de todo, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido.” Si hubieran pasado 72 horas, ¿dirían “el cuarto día o el quinto día”?

Mateo 27:63-64. “…y le dijeron: –Señor, nos acordamos que aquel mentiroso, estando en vida, dijo: “Después de tres días resucitaré”. Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vayan sus discípulos de noche, lo hurten y digan al pueblo: “Resucitó de entre los muertos”. Y será el último engaño peor que el primero.”

“Después de tres días” Esta expresión, según la manera acostumbrada judaica de calcular, significa: “después del comienzo del tercer día. “hasta el tercer día — después del cual, si él todavía quedaba en el sepulcro, la falsedad de sus pretensiones sería evidente a todos.

Marcos 16:1 “Cuando pasó el sábado, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirlo.” Tan pronto como les fue posible, una vez que pasó el sábado, las mujeres se dirigieron a cumplir esta triste tarea. El problema de la corrupción del cuerpo (Juan 11:39) no impidió que llegaran aunque sea al tercer día.

 

Ausencia de referencia de tiempo

Se nota la ausencia de referencias de cualquier tiempo en los otros dos pasajes en que se menciona la señal de Jonás (Mateo 16:4 y Lucas 11:29-32).

En Lucas 11:29-30 Jesús dice:

“Apiñándose las multitudes, comenzó a decir: Esta generación es mala; demanda señal, pero señal no le será dada, sino la señal de Jonás, porque así como Jonás fue señal a los ninivitas, también lo será el Hijo del hombre a esta generación. “

En Lucas no hay referencia sobre el tiempo que Jonás permaneció en el vientre del gran pez. Si la señal de Jonás consistió en el factor tiempo, difícilmente podría ser ignorado por Lucas. La comparación en Lucas entre Jonás y Cristo no es en términos de duración idéntica de sepultura, sino de similares resurrecciones milagrosas: como Jonás… así será la venida del hijo del hombre.

El libro de Jonás sugiere que Jonás llegó a ser una señal para los ninivitas a través de la forma milagrosa en la cual Dios lo rescató del vientre del gran pez, que hizo que lo vomitara vivo en la orilla. Esa experiencia le dio a Jonás la compulsión de predicar, y a los ninivitas la convicción de arrepentirse. De igual manera como el rescate divino de Jonás reveló el mandato profético de Jonás, el cual dio a muchos ninivitas al arrepentimiento, así la resurrección de Cristo revelaría su mesianismo, que llevaría a muchos a creer en él.

En el pasaje similar de Juan 2:19, como respuesta a la misma pregunta de los judíos por una señal, Jesús contestó:

“Destruid este templo, y en tres días yo lo levantaré.”

En esta declaración Cristo hace de su resurrección la señal inequívoca de su mesianismo. Por virtud del paralelismo entre este texto y Mateo 12:40 (en ambos lugares se le pide una señal y les es dada), parece legitimo concluir que la señal de Jonás es esencialmente la misma en ambos lugares, principalmente la señal de la resurrección la cual está implícita en el primer texto y explícita en el segundo.

A la luz de las consideraciones dadas concluimos que la señal de Jonás dada por Cristo como prueba de su mesianismo consiste principalmente en su resurrección futura y no en una sepultura de 72 horas exactas. La resurrección de Cristo fue la inequívoca vindicación de su mesianismo, del cual la posibilidad de que lo de Jonás fue un entierro vivo temporal fue en cierto sentido un prenuncio.

Es importante notar que en los tiempos bíblicos una fracción de un día o de una noche era computada “inclusivamente” como representando todo el día o la noche. Este método de computar se conoce como el cómputo inclusivo.
Unos cuantos ejemplos de la literatura rabínica y bíblica serán suficientes para
demostrar su uso 1 Samuel 30:12-13.

“También le dieron un pedazo de masa de higos secos y dos racimos de pasas. Luego que comió, se sintió reanimado, pues no había comido pan ni bebido agua durante tres días y tres noches. Entonces le preguntó David: ¿A quién perteneces, y de dónde eres? El joven egipcio respondió: Soy siervo de un amalecita, y mi amo me abandonó hace tres días,
Porque estaba enfermo.”

El uso idiomático de esta expresión se muestra en el siguiente versículo donde el siervo establece que su amo lo había dejado atrás hace 3 días, v. 13. Si los 3 días y las 3 noches debían ser tomados literalmente entonces el siervo debería haber dicho que él había sido dejado atrás 4 días antes.

En las siguientes referencias comprendemos la frase: “Tres días y tres noches” es el lenguaje hebreo para decir “al tercer día”. Cuando la reina Esther fue informada por Mardoqueo sobre el plan de exterminar a los judíos ella le envió este mensaje:.

Ester 4:16 “Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, ayunad por mí y no comáis ni bebáis durante tres días y tres noches. También yo y mis doncellas ayunaremos, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca”.

Si Esther tenía la intención de que los 3 días y las 3 noches debían ser tomados literalmente como un período de ayuno de 72 horas, entonces debería haberse presentado ante el rey en el 4to día, sin embargo, se nos dice en unos cuantos versículos después que Esther fue ante el rey al tercer día.

Ester 5:1 “Aconteció que al tercer día se puso Ester su vestido real, y entró al patio interior de la casa del rey, frente al aposento del rey; y estaba el rey sentado en su trono dentro del aposento real, frente a la puerta del aposento.”
Ejemplos tales como estos claramente muestran que la expresión 3 días y 3 noches es usada en las escrituras en forma idiomática para indicar no 3 días completos de 24 horas, sino 3 días calendarios de los cuales el primero y el tercero pudieran haber consistido en una parte del día.

  1. Reyes 22:1 Tres años pasaron sin guerra entre los sirios e Israel. V.2 Aconteció al tercer año, que Josafat, rey de Judá, descendió a visitar al rey de Israel
  2. Reyes 18:9 En el cuarto año del rey Ezequías, que era el año séptimo de Oseas hijo de Ela, rey de Israel, subió Salmanasar, rey de los asirios, contra Samaria y la sitió. V.10 La tomaron al cabo de tres años. En el año sexto de Ezequías, el cual era el año noveno de Oseas, rey de Israel, fue tomada Samaria.
  3. 2 Crónicas 10:5 Él les dijo: —Volved a mí de aquí a tres días. Y el pueblo se fue. V.12 Volvió, pues, Jeroboam con todo el pueblo ante Roboam al tercer día, según el rey les había mandado diciendo: “Volved a mí de aquí a tres días”.
  4. Igualmente en Marcos 8:31 Comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del hombre padecer mucho, ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, ser muerto y resucitar después de tres días.


Mora hace referencia a los numerosos frescos de las catacumbas romanas
, la resurrección de Cristo está presentando simbólicamente a Jonás siendo vomitado por el gran pez. De hecho, la escena de Jonás es quizás la representación más simbólica común de la resurrección de Cristo. Las catacumbas indican que los primeros cristianos identificaron la señal de Jonás como el evento de la resurrección y no con su elemento tiempo.

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com