Introducción

La Biblia hebrea, después de sus dos primeras secciones conocidas respectivamente como La Ley y Los Profetas, contiene una tercera, llamada “Los Escritos”. Este grupo está representado por Job, Proverbios, Eclesiastés, ciertos salmos y algunos pasajes de otros libros. El Libro de Job es el primero de Los Escritos, cinco en total, también llamados poéticos y sapienciales. ‘Sapiencial’ viene del latín sapientia que significa ‘sabiduría’. El Nuevo Diccionario de la Biblia explica lo siguiente bajo la anotación “Sabiduría” (pág. 906):

“Usualmente se consideraba hombre sabio a aquel que poseía una combinación de astucia, experiencia, discernimiento moral, conocimientos enciclopédicos, cierta habilidad literaria y capacidad para juzgar o gobernar…Pero el término sabiduría adquiere una connotación especial en la historia de Israel por el desarrollo de un pensamiento que unía todas estas cosas con un elemento religioso: el temor de Dios.”

Descubrimos la sabiduría de Job cuando observamos los momentos en que tuvo que conciliar su fe con su desesperación. Todo lo que Job creía acerca de Dios es puesto en duda. Aquí cabe enfatizar que en la relación que Dios mantiene con nosotros hay también aspectos que, a primera vista, no parecen tener ninguna conexión con nuestro bienestar. Bajo tales circunstancias viene la reprimenda de Elifaz, el temanita:

“¿No has puesto en temor a Dios tu confianza? ¿No has puesto tu esperanza en la integridad de tus caminos?” (Job 4:6)

“El temor de Dios” se usa para señalar una actitud de reverencia y respeto. ¿Job dejó de temer a Dios o continuó reverenciando a Dios sin dejar de confiar en Él a pesar de su actual condición conflictiva? Buscando una respuesta, entramos en una investigación del tema de la “sabiduría”, que se refleja en una vida virtuosa y obediente a la voluntad de Dios, y dentro de esta búsqueda llegamos a la vida perfecta de Jesucristo, el Hijo de Dios.

Esquema del contenido del Libro de Job:

  • Prólogo (1:1–2:13)
  • Debate entre Job y sus tres amigos (3:1–27:23)
  • Himno a la sabiduría (28:1–28)
  • Defensa de Job (29:1–31:40)
  • Intervención de Eliú (32:1–37:24)
  • Intervención de Jehová y respuestas de Job (38:1–42:6)
  • Epílogo (42:7–17)
Volver al índice de:
¿No te has fijado en mi siervo Job?

Continúa leyendo:
Job y su integridad

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com