Capítulo 9: “Pero Tú Eres Justo En Todo Lo Que Ha Venido Sobre Nosotros” (v.33)

Capítulo 9: “Pero Tú Eres Justo En Todo Lo Que Ha Venido Sobre Nosotros” (v.33)

A la conclusión de la Fiesta de Tabernáculos, otra gran reunión fue arreglada para oír y ratificar los términos del Pacto.  Como siempre, la preparación era necesaria y por eso el pueblo tuvo que ayunar, vestirse en cilicio, poner polvo sobre si mismos y separarse de los que no eran verdaderos israelitas.

En este capítulo aparece una oración que examina la gracia de Dios y Su poder.  La memoria histórica, el repaso de la historia de la salvación, es ingrediente indispensable de la adoración.  El pasado ilumina al presente y lo proyecta hacia un futuro de esperanza y restauración.

En la estructura de los capítulos 8–10 la lectura de la ley (capítulo 8) da paso a la confesión (capítulo 9) que es la preparación para la nueva promesa de obedecer la ley (capítulo 10).

 Vs.1–5 La Reunión Para La Confesión.

«1 El día veinticuatro del mismo mes se reunieron los hijos de Israel para ayunar, vestidos de ropas ásperas y cubiertos de polvo.

2 Ya se había apartado la descendencia de Israel de todos los extranjeros; y en pie, confesaron sus pecados y las iniquidades de sus padres.

3 Puestos de pie en su lugar, leyeron el libro de la ley de Jehová, su Dios, la cuarta parte del día, y durante otra cuarta parte del día confesaron sus pecados y adoraron a Jehová, su Dios.

4 Jesúa, Bani, Cadmiel, Sebanías, Buni, Serebías, Bani y Quenani subieron luego al estrado de los levitas y clamaron en voz alta a Jehová, su Dios.

5 Y esto es lo que dijeron los levitas Jesúa, Cadmiel, Bani, Hasabnías, Serebías, Hodías, Sebanías y Petaías: Levantaos y bendecid a Jehová, vuestro Dios: »Desde la eternidad y hasta la eternidad sea bendecido tu nombre glorioso, que supera toda bendición y alabanza.»

v.1            “El día 24 del mismo mes”  La Fiesta de Tabernáculos había terminado pero en el día octavo convocaron un día solemne según Nehemías 8:18.  Fue un día de penitencia comparable con el día de Expiación que se celebraba el día 10 (Levítico16:29-30).  El ayuno, el cilicio y echarse tierra sobre la cabeza era una señal visible de lamento y arrepentimiento.

“ropas ásperas (cilicio)”  Era una señal típica del luto y el arrepentimiento en la Biblia.  Era una tela gruesa, hecha por lo general de pelo negro de cabra.

v.2            “…Ya se había apartado la descendencia de Israel de todos los extranjeros…”    Ocurrió un gran distanciamiento entre los israelitas y los extranjeros. Todos los que se acogieran al pacto (el más solemne compromiso que una persona puede contraer) tenían que ser puros.  “Un pueblo que vive apartado” es un principio fundamental (Números 23:9).  La misma enseñanza se encuentra también en 2 Corintios 6:14-18.

v.3            “… la cuarta parte del día, y durante otra cuarta parte del día confesaron sus pecados y adoraron a Jehová, su Dios…”  significa un culto de 6 horas (probablemente 06.00 a 09.00 y 09.00 a 12.00).

v.4            La observación llamativa de este párrafo es la ausencia de los nombres de Esdras y Nehemías.  El  énfasis cae sobre cada persona que aceptó una parte de la responsabilidad por los pecados pasados y la precaria situación actual por medio de palabras, actitud o acción. De manera apropiada, fueron dos grupos de levitas desconocidos quienes estuvieron a cargo de la adoración y la confesión de la congregación (vs.4-5).

v.5            “…bendecido tu nombre glorioso…”  Es un mandamiento que todo verdadero creyente quiere obedecer.  El Nombre de Dios es exaltado por sobre todo nombre y debemos honrarlo.  ¿Qué es su nombre?  ¡Los estudiosos nos presentan con sus muchos argumentos diferentes!   Por ejemplo leemos en un diccionario: “La verdadera pronunciación es YAHVEH.  La falsa pronunciación, JEHOVAH es de origen cristiano.”   Las cuatro letras (tetragrama) del nombre propio de Dios son en hebreo: YHWH.  No podemos deducir hoy, a bas de nuestro texto hebreo, cómo pronunciaban los israelitas el sagrado nombre.  Según el nombre JEHOVAH tenemos una transliteración castellana del tetragrama YHWH.  Cuando se añadieron los puntos vocales al texto hebreo, los escribas judíos insertaron en YHWH las vocales para Adonai.  Lo importante para nosotros es ser identificados con nuestro Dios y Su Hijo Jesucristo – Hechos 15:14 ‘…para tomar de ellos pueblo para su nombre.’

Vs.6-37 Una Confesión

El Salmo Penitencial

Primera parte: Evocación histórica (vs.6-31)

La creación
6.»Tú solo eres Jehová. Tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército (NVI: “…con todas sus estrellas…”), la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos. Tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.

 

“Todas sus estrellas” en la primera parte del versículo y “los ejércitos de los cielos” al final del versículo traducen el mismo vocablo hebreo. La palabra puede referirse a las estrellas o la hueste angelical.

Este es un típico reconocimiento bíblico de la singularidad absoluta de Dios (Deuteronomio 6:4).

 

Contemplamos este mundo tan increíblemente complejo y con todas sus interrelaciones, por no decir nada del prodigioso cerebro humano.  Por eso llegamos a la conclusión que todo fue hecho a propósito debido a las acciones deliberadas de una gran Inteligencia en acción.  La Biblia es singular, y afirma mas de 3.000 veces ser la fiable comunicación del Creador mismo, contándonos acerca de este propósito.

 

 

 

El tiempo de los patriarcas
7»Tú eres, oh Jehová, el Dios que escogió a Abram; tú lo sacaste de Ur de los caldeos, y le pusiste por nombre Abraham.

8Hallaste fiel su corazón delante de ti, e hiciste pacto con él para darle la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del jebuseo y del gergeseo, para darla a su descendencia; y cumpliste tu palabra, porque eres justo.

 

Abraham es un ejemplo del llamamiento y la bondad de Dios.  Fue un acto de pura gracia cuando Dios escogió a Abram y se reveló a él.  Finalmente cambió su nombre de Abram – “padre enaltecido” – a Abraham – “padre de una multitud” (Génesis 17:5) porque le había prometido hacer de él una gran nación.

El pacto de Dios (Génesis 12:1-3) fue la base para todo lo que Dios hizo con y para Abraham y sus descendientes (por ejemplo: Génesis 12:1-3; 17:1-8; 22).  El propósito de Dios es que todo el mundo fuera bendecido por medio de Israel y lo hizo cuando envió a Su Hijo, Jesucristo (Gálatas 3:8).

Escogió a Abram, por su propia voluntad le prometió una tierra y demostró que es justo al cumplir su palabra.

Nehemías 9:8  Algunos de los llamados cristianos dicen que este versículo es una prueba que el pacto de Dios con Abraham (Génesis 13:15) fue cumplido cuando los israelitas entraron a la tierra bajo el liderazgo de Josué.  Esta promesa es para la simiente de Abraham. A  Abraham fue prometida personalmente la tierra para siempre (Génesis 13:15).  Esteban dijo que Abraham “…no le dio herencia en ella ni aun para asentar un pie…” (Hechos 7:5).

El éxodo
9»Miraste la aflicción de nuestros padres en Egipto, y oíste el clamor de ellos en el Mar Rojo.

10Hiciste señales y maravillas contra el faraón, contra todos sus siervos, y contra todo el pueblo de su tierra, porque sabías que habían procedido con soberbia contra ellos; y te hiciste nombre grande como hasta este día.

11Dividiste el mar delante de ellos, y pasaron por medio de él en seco; pero a sus perseguidores echaste en las profundidades, como una piedra en profundas aguas.

 

La evidencia de la misericordia de Dios se puede ver cuando:

  • Vio la aflicción de Su pueblo
  • Oyó su clamor
  • Destruyó a sus perseguidores egipcios.

Dios libró a Su pueblo de la esclavitud; abrió el mar para permitir que Israel pasara. (Éxodo 13:18; 14:12, 21-22)

 

 

 

El tiempo en el desierto
12Con columna de nube los guiaste de día, y con columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por donde habían de ir.

13»Sobre el monte Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos.

14Les ordenaste guardar tu santo sábado, y por medio de Moisés, tu siervo, les prescribiste mandamientos, estatutos y la Ley.

15»Les diste pan del cielo para saciar su hambre,

y para su sed les sacaste aguas de la peña; y les dijiste que entraran a poseer la tierra, por la cual alzaste tu mano y juraste que se la darías.

16Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios, y endurecieron su cerviz y no escucharon tus mandamientos.

17No quisieron oir, ni se acordaron de las maravillas que con ellos hiciste; antes endurecieron su cerviz y, en su rebelión, pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre. Pero tú eres Dios perdonador, clemente y piadoso, tardo para la ira y grande en misericordia,

pues no los abandonaste.

18»Aun cuando hicieron para sí un becerro de fundición

y dijeron: “Este es tu Dios que te hizo subir de Egipto”,

y cometieron grandes ofensas, 19tú, con todo, por tus muchas misericordias no los abandonaste en el desierto.

La columna de nube no se apartó de ellos de día, para guiarlos por el camino, ni de noche la columna de fuego,

para alumbrarles el camino por el cual habían de ir.

20»Enviaste tu buen espíritu para enseñarles; no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste para su sed.

21Los sustentaste cuarenta años en el desierto; de ninguna cosa tuvieron necesidad; sus vestidos no se envejecieron,

ni se hincharon sus pies.

 

Dios guió a Su pueblo día y noche, dándoles alimento para comer y agua para beber.  Les dio el sábado como una señal especial entre Dios y Su pueblo (Éxodo 31:13-17).

 

Leyes – Esta palabra hebrea es singular es Torá que significa “instrucción”, “ley” y más tarde el Pentateuco, los cinco libros de Moisés.

 

Busca ejemplos de como respondió la nación a todo lo que Dios había  hecho por ellos.

 

Durante los cuarenta años de la disciplina de Israel en el desierto, la vieja generación murió y surgió una nueva generación.

 

v.21 es la evidencia de la providencia especial de Dios (Deuteronomio 8:4; 29:5)

 

Junto con las bondadosas y constantes provisiones de Dios el pueblo comenzó a rebelarse.  Sin embargo, esto sirvió para revelar otra característica de Dios, su misericordia, porque a pesar de todo siguió proveyendo y manteniéndolos, y finalmente, los llevó a la tierra que había prometido hacía tanto tiempo.

 

La conquista de la tierra

22»Les diste reinos y pueblos, y los repartiste por distritos; poseyeron la tierra de Sehón,

la tierra del rey de Hesbón, y la tierra de Og, rey de Basán.

23Multiplicaste sus hijos como las estrellas del cielo, y los llevaste a la tierra de la cual habías dicho a sus padres que habían de entrar a poseerla.

24Y los hijos vinieron y poseyeron la tierra, y humillaste delante de ellos a los habitantes del país, a los cananeos, los cuales entregaste en sus manos, igual que a sus reyes y a los pueblos de la tierra, para que hicieran de ellos como quisieran.

25Tomaron ciudades fortificadas y tierra fértil,

y heredaron casas llenas de todo bien, cisternas hechas, viñas y olivares, y muchos árboles frutales; comieron, se saciaron y engordaron, y se deleitaron en tu gran bondad.

 

Bajo el liderazgo de Josué, el ejército de Israel invadió Canaán y conquistó la tierra y se adueñó de todas sus riquezas.  Era una tierra fértil.

 

¡Cuidad! – Lea el versículo 25 otra vez.  Aquí tenemos una explicación de la “caída” de Israel.

Habían resistido los tiempos de la adversidad pero no fue así durante los tiempos de la prosperidad.

Lea Proverbios 30:9.

 

 

El tiempo de las rebeldías

según el esquema en cuatro partes que se utiliza en Jueces 2:11-19; 3:7-15; 10:6-16

v.26 »Pero te provocaron a ira y se rebelaron contra ti, y echaron tu Ley tras sus espaldas, mataron a tus profetas que los amonestaban a volver a ti, y te ofendieron grandemente.

 

v.28a Pero una vez que tenían paz, volvían a hacer lo malo delante de ti,

 

v.29 Les amonestaste a que se volvieran a tu Ley; mas ellos se llenaron de soberbia y no oyeron tus mandamientos, sino que pecaron contra tus juicios, los cuales dan vida a quien los cumple; se rebelaron, endurecieron su cerviz y no escucharon.

 

v.30ª  »Los soportaste por muchos años, y les testificaste con tu espíritu por medio de tus profetas,

 

v.30b  pero no escucharon;

 

Rebelión

v.27a  Entonces los entregaste en manos de sus enemigos, los cuales los afligieron;

 

v.28b por lo cual los abandonaste en manos de sus enemigos que los dominaron;

 

v.30c  por lo cual los entregaste en manos de los pueblos de la tierra.

 

Castigo

v.27b  pero en el tiempo de su tribulación clamaron a ti y tú desde los cielos los oíste;

 

v.28c  pero volvían y clamaban otra vez a ti; tú desde los cielos los oías,

 

Grito a YHWH

v.27c  y según tu gran misericordia les enviaste libertadores para que los salvaran de manos de sus enemigos.

 

v.28d y según tus misericordias muchas veces los libraste.

 

v.31 Mas por tus muchas misericordias no los consumiste ni los desamparaste; porque eres Dios clemente y misericordioso.

 

Salvación

 

Segunda parte: “y ahora” (vs.32-37)

 

32»Ahora pues, Dios nuestro, Dios grande, fuerte, temible, que guardas el pacto y la misericordia, no sea tenido en poco delante de ti todo el sufrimiento que ha alcanzado a nuestros reyes, a nuestros gobernantes, a nuestros sacerdotes, a nuestros profetas, a nuestros padres y a todo tu pueblo, desde los días de los reyes de Asiria hasta este día.

33Pero tú eres justo en todo lo que ha venido sobre nosotros; porque rectamente has hecho, mas nosotros hemos hecho lo malo.

34Nuestros reyes, nuestros gobernantes, nuestros sacerdotes y nuestros padres no pusieron por obra tu Ley, ni atendieron a tus mandamientos ni a los testimonios con que los amonestabas.

35Pero ellos en su reino y en los muchos bienes que les diste, y en la tierra espaciosa y fértil que entregaste delante de ellos, no te sirvieron, ni se convirtieron de sus malas obras.

36»Míranos hoy, convertidos en siervos; somos siervos en la tierra que diste a nuestros padres para que comieran su fruto y su bien.

37El fruto de ella se multiplica para los reyes que has puesto sobre nosotros por nuestros pecados, quienes se enseñorean sobre nuestros cuerpos, y sobre nuestros ganados, conforme a su voluntad. ¡En gran angustia estamos!

Una súplica:

Esdras confiesa su fe en los justos juicios de YHWH.  Busca su misericordia, hace su nación.

 

Cuando Dios había sido su rey, los judíos habían gozado de grandes bendiciones; pero cuando se rebelaron contra su voluntad, se vieron a sí mismos esclavizados a reyes que no tenían compasión de ellos.  Samuel les había advertido (1 Samuel 8) y Moisés les había profetizado que sus conquistadores confiscarían las riquezas del país (Deuteronomio 28:15)

 

La nación había hecho un pacto con Dios en el Monte Sinaí y lo habían cumplido (Éxodo 24:3-8).  Renovaron el pacto cuando entraron en Canaan (Josué 8:30-35) y después de haber conquistado la tierra (Josué 24:14-28), pero luego se rebelaron de nuevo contra el Señor  (Jueces 2:6-15)

 

En su misericordia no les pagó como se merecían; y en su gracia, les dio aquello que no se merecían.

 

1. Los levitas reconocieron en su oración los pecados de la nación y la justicia de Dios al castigarlos (Neh. 9:33).

Se identificaron con la nación y reconocieron su propia culpa.

 

2.  Los levitas habían reconocido la grandeza y la bondad de Dios; ahora, sobre la base de su gracia, le pidieron que les conceda una nueva oportunidad

como nación.

No podían cambiar la servidumbre a la que estaban sometidos, pero sí podían rendirse ellos mismos a un Señor superior y buscar su ayuda.

 

3.  Sin embargo, hicieron algo más que pedirle a Dios misericordia; también hicieron un pacto solemne con Dios para obedecer su ley y hacer su voluntad (Neh. 9:38).

 

Entre los temas esenciales de este Salmo, la palabra “dar” aparece de una manera u otra no menos de 17 veces teniendo a Dios por sujeto:

+++positivamente+++ – – – negativamente – – –
Lo que Dios “da” a su pueblo:

  • La tierra (vs.8,15,35,36)
  • Los milagros (v.10)
  • La Ley (v.13)
  • El maná y el agua de la roca (vs.15,20)
  • Su buen espíritu (v.20)
  • Reinos y pueblos (v.22)
  • Los habitantes del país (v.24)
  • Salvadores (v.27)
Lo que Dios “da” a su pueblo infiel:

·     El castigo (vs.27,30,37)

De hecho a los favores de Dios, Israel opone “su dura cerviz” (v.17), “su espalda rebelde” (v.29).  Con este contraste se subraya la obra de salvación realizada por YHWH (vs.17,31,32).  De este modo la confesión de la falta orienta hacia la confesión creyente.

Esta confesión está especialmente presente en otros dos temas:

  • de la “tierra” o “país” (13 veces: vs.6,8,10,15,22,23,24,30,35,36, de los que 10 designan a Israel)
  • de la “Ley” (vs.13-14,26,29-30,34).

Por eso, en su relectura de la historia, Nehemías 9 “…da a entender que existe cierta relación entre el don de la Tierra y el rechazo de la Ley.  Mientras que YHWH daba una tierra “espaciosa y fértil” (v.35), una tierra de delicias (v.25), el pueblo no respondía más que la negativa de entregarse a su Dios.  No existía reciprocidad en la alianza.” (Gilbert, M. citado en Abadie, P.(2001) El Libro de Esdras y de Nehemías (Cuadernos bíblicos 95) Estella:Editorial Verbo Divino. Pág.57.)

 v.38 El Pueblo Se Compromete A Guardar La Ley

«38»A causa, pues, de todo esto, nosotros hacemos fiel promesa, y la escribimos, firmada por nuestros gobernantes, por nuestros levitas y por nuestros sacerdotes».»

v.38          Esta promesa o pacto entre el pueblo y Dios tenía seis puntos. Acordaron:

  1. no casarse con vecinos que no fueran judíos (10:30),
  2. observar el día de reposo (10:31),
  3. dejar descansar la tierra cada siete años (10:31),
  4. pagar una contribución al templo (10:32, 33),
  5. suministrar leña para los holocaustos del templo (10:34) y
  6. dar primicias al templo (10:35–38).

Después de años de decadencia y cautiverio, el pueblo comenzó una vez más a tomar en serio su responsabilidad de seguir a Dios y guardar sus leyes de todo corazón.

Momentos Para Reflexionar…

  1. Vivimos en la época de que todo debe ser breve y rápido. ¿Esta mentalidad ha invadido nuestra ecclesia?
  2. ¿Cómo puede Dios mostrarnos por medio de Su Palabra en qué estamos pecando?
  3. ¿Como se reacciona después de leer lo siguiente: – “La confesión genuina procede de un nuevo aprecio de quién es Dios”?
  4. ¿Por qué muchas oraciones y discursos en la Biblia incluyen un extenso resumen de la historia de Israel?
  5. ¿Es verdad que algunas veces las bendiciones mismas que Dios ha derramado en nosotros hace que nos olvidemos de Él?
  6. ¿Las bendiciones que reciben lo hacen estar agradecido y lo acercan a Él o lo hacen sentirse autosuficiente y desmemoriado en cuanto a Dios?
  7. Explica como este capítulo que nos da cuenta del grado del perdón de Dios debe ayudarnos a perdonar a los que nos fallan, hasta “setenta veces siete” si es necesario (Mateo 18.21, 22).
  8. Explica con tus palabras la siguiente frase: “Separación sin devoción al Señor se convierte en aislamiento, pero devoción sin separación resulta en hipocresía”. Fundamenta con versículos.

La Parábola De Los Dos Deudores (Lucas 7:41-42)

Esta parábola solo figura en el evangelio de Lucas.  Lo que llama la atención es que el contexto de la parábola es el ungimiento de Jesús por la mujer pecadora en la casa de Simón.  La mujer parece figurar también en Mateo 26:6-13 y Marcos 14:3-9 pero sin la parábola.  Lea las tres historias y escriba las similitudes y las diferencias.  ¿Qué piense?  Unos dicen que el relato del ungimiento de la mujer a Jesús en Lucas es como otro evento totalmente diferente.

¿Qué es lo que Jesús quería enseñar mediante la parábola de los dos deudores?  El significado está muy relacionad con el contexto de la comida en la casa de Simón y el ungimiento de Jesús por la mujer.  Jesús reconoció la actitud negativa del fariseo y su falta de cortesía para con Él.  Por eso Jesús le dijo directamente a Simón el mensaje dos deudores:

  • Uno le debía 500 denarios (al dinero que un jornalero recibiría por 500 días de labor).
  • El otro le debía 50 denarios.

Ninguno de los dos tenía con qué pagarle al acreedor lo convenido.  Sin dar una razón, Jesús dice que el acreedor tenía perdonó la deuda a ambos.

La pregunta: ¿Cuál de estos le amarás más? y la respuesta: Pienso que aquel quien perdonó más.

Lo que sucede después llama la atención: Jesús, mirando a la mujer, le pregunta a Simón si puede verla.  Simón no era ciego físicamente.  ¿Qué querría Jesús?

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com