Capítulo 8: “…Y Los Oídos De Todo El Pueblo Estaban Atentos Al Libro De La Ley.”

Capítulo 8: “…Y Los Oídos De Todo El Pueblo Estaban Atentos Al Libro De La Ley.”

El primer día del mes séptimo

Día 1 – La fiesta de Trompetas (Levítico 23)

Día 10 – Día de Expiación

Día 15 – Principio de la Fiesta de Tabernáculos (Las Cabañas)

Día 22 – Conclusión de la Fiesta de Tabernáculos

Día 24 – Asamblea solemne

“Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, a obsequiar porciones y a gozar de gran alegría, porque habían entendido las palabras que les habían enseñado.” (v.12)

Hasta ahora en nuestro estudio hemos visto a un pueblo que dio libremente de si mismo, su tiempo, trabajo y ofrendas.  En este capítulo somos introducidos a otro aspecto, de las cosas espirituales.  Había una separación de los pueblos de alrededor.  Ahora lo que se necesita es una santificación de las cosas de Dios. En la plaza, en una plataforma elevada delante de la puerta de las Aguas, todos se reunieron para escuchar la lectura de la Ley y su explicación.

Según unos estudiosos (Nuevo Comentario Bíblico – Siglo Veintiuno):

“En este caso hay oportunidad para diferentes puntos de vista, así que cualquier sugerencia que se proponga se debe hacer con cuidado.  También vale la pena observar que en este momento nos despedimos del relato de Nehemías mismo (se reanuda en 12:31) y que el relato en este capítulo tiene características que lo conectan más bien con las fuentes de Esdras en Capítulos 7–10.  De modo que es atractivo suponer que este relato de la lectura de la ley por parte de Esdras perteneció alguna vez al resto del material de Esdras. Originalmente pudo haber estado ubicado entre Esdras 8 y 9, y tal vez el redactor de los libros lo movió a la posición actual tanto para acentuar el significado teológico como también para demostrar cómo la obra de los dos reformadores debe ser considerada una acción divina de restauración del pueblo de Dios pero en dos partes…Cualquiera que haya sido su origen, el capítulo en su forma actual tiene importantes lecciones acerca de la enseñanza y recepción de la ley por parte de la comunidad de fe.”

Vs.1-8 La Lectura De La Ley

La escuela bíblica en Jerusalén en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas (3:26)

«1 Entonces se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron al escriba Esdras que trajera el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel.

2 El primer día del mes séptimo, el sacerdote Esdras trajo la Ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender.

3 Desde el alba hasta el mediodía, leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la Ley.

4 Y el escriba Esdras estaba sobre un estrado de madera que habían levantado para esa ocasión, y junto a él estaban, a su derecha, Matatías, Sema, Anías, Urías, Hilcías y Maasías; y a su mano izquierda, Pedaías, Misael, Malquías, Hasum, Hasbadana, Zacarías y Mesulam.

5 Abrió, pues, Esdras el libro ante los ojos de todo el pueblo—pues estaba más alto que todo el pueblo—; y cuando lo abrió, el pueblo entero estuvo atento.

6 Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande. Y todo el pueblo, alzando sus manos, respondió: «¡Amén! ¡Amén!»; y se humillaron, adorando a Jehová rostro en tierra.

7 Los levitas Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maasías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán y Pelaía, hacían entender al pueblo la Ley, mientras el pueblo se mantenía atento en su lugar.

8 Y leían claramente en el libro de la ley de Dios, y explicaban su sentido, de modo que entendieran la lectura.»

v.1          La narrativa ha avanzado unos 13 años desde que Esdras hizo su viaje a Jerusalén con el libro de la Ley, y en todo ese tiempo no se ha dicho nada de él.  ¿Se supone que nos imaginemos que esperó hasta que la obra principal de Nehemías fue completada para comenzar el propósito principal de su misión?  ¿O hay alguna otra explicación?  ¿Dónde está el sumo sacerdote? No encontramos a Eliasib (Nehemías 3:1) en este capítulo. (¿Nos parece que había buscado una alianza con los adversarios?)

Había un periodo de 13 años dentro de la llegada de Esdras a Jerusalén hasta la llegada de Nehemías. (Esdras 7:7; Nehemías 2:1)

Esdras y Nehemías eran contemporáneos (Nehemías 8:9), a pesar de que Esdras era probablemente mucho mayor. Nehemías, como gobernador, era el líder político y Esdras, como sacerdote y escriba, era el líder religioso. Un escriba, en esos días, era una combinación de abogado, notario público, erudito y asesor jurídico. Los escribas eran de las personas más educadas, por lo tanto eran maestros.

Por su parte, Esdras no sólo respondió inmediatamente al pedido del pueblo (v.2) sino que decidió no hacerlo en el pórtico del templo sino en un lugar más accesible a todos (v.3), a plena vista (v.4) para que no se le impidiera a nadie estar presente.  Además, decidió rodearse de laicos en esta empresa (v.4).  Parece que estaba deseoso de evitar que se formara la impresión de que la ley era la propiedad privada de profesionales religiosos.

El libro de la Ley de Moisés era probablemente el Pentateuco, los primeros cinco libros de la Biblia.  Se reunieron delante de la puerta de las Aguas donde habitaban los sirvientes del Templo.  Era un sitio también donde se congregaron para comprar agua pero ahora recibieron el agua de vida:

“Venid comprad sin dinero y sin pagar” (Isaías 55:1)

Reconocemos que fue la gente que tuvo la iniciativa de buscar al Señor “…y dijeron al escriba Esdras.” Debía haber sido una experiencia recompensada por Nehemías, y señal segura de progreso cuando el pueblo pidió a Esdras que los instruyera de la Ley e Moisés.

Esta expresión, “todo el pueblo” se repite una y otra vez (versículos 3, 5, 6, 9, 11, 12 y 17): esto es importante en cuanto a las posibles interpretaciones que han sido forzadas sobre el libro de Nehemías que envuelven una distinción entre estos dentro de la ciudad y los de afuera.  Este retrato en ningún momento lo permitirá.  El pueblo, esté adentro, detrás de las murallas o fuera, son “uno” y se reúnen “como un solo hombre”.  Las murallas son para la protección de la casa, no para la división del pueblo.  Éstas no son levantadas para crear dos facciones entre el pueblo de Dios, y en la historia no fue así.

v.2      El mes séptimo (Tishri – septiembre/octubre) es el más importante mes en el calendario judío (Deuteronomio31:10-13). Notamos lo siguiente:

Día 1 – La fiesta de Trompetas (Levítico 23)

Día 10 – Día de Expiación

Día 15 – Principio de la Fiesta de Tabernáculos (Las Cabañas)

Día 22 – Conclusión de la Fiesta de Tabernáculos

Día 24 – Asamblea solemne

Aparece “entender” seis veces en este capítulo (vs.2,3,7,8,12,13).  Según Vine (Número de Strong 995):

“Entender, discernir, percibir, considerar, agarrar; ser perceptivo, tener intuición.  Este verbo aparece más de 165 veces y se refiere al proceso de la inteligencia, de percibir, discernir y entender, que poseen todos los seres humanos en mayor o menor medida. Para apreciar la gama de significados contenidos en la palabra referimos al lector a 1 Samuel 3.8; Salmo 92.5–7; Proverbios 24.11, 12; Isaías 40.21; Jeremías 30.24; Daniel 10.12. deriva del sustantivo, que significa «entendimiento». Este término aparece 37 veces. Véanse Proverbios 3.5; 4.5; Isaías 11.2; Daniel 10.1. En este pasaje, el avivamiento espiritual no llegó hasta que el pueblo entendió claramente el texto.”

v.3    Notamos hermanos:

“…Desde el alba hasta el mediodía, leyó en el libro…”

Aquí tenemos un estudio bíblico que duró,  por lo menos, 5 a 6 horas.

v.4 (El significado de los nombres sacado de varias autoridades: Strong, Young, Haag, Holman)

 

a su derecha El escriba – ESDRAS a su mano izquierda
Matatías – “Don de Dios” Pedaías – “Dios ha redimido’
Sema – “Oye” Misael – “¿quién es como Dios?”
Anías – “Respuesta de Dios” Malquías – “Dios es rey”
Urías – “Luz de Dios” Hasum –  “Brillando”
Hilcías – “Dios es parte mía” Hasbadana – “Dios es un amigo” (¿?)
Macías – “Actividad de Dios” Zacarías – “Dios se acordó”
Mesulam – “Amigo”

Los escribas en Israel eran expertos en la Ley de Moisés.  Uno de los deberes principales era el de estudiar las Escrituras.  Llegaron a tener una importancia fundamental en la vida judía en el período después del exilio..  Muchos escribas también eran sacerdotes y/o líderes comunitarios como lo fue Esdras.

“Un estrado de madera” – El significado de la raíz de la palabra que se usa aquí significa torre, lo cual enfatiza la altura de la estructura, para que todos pudieran ver a Esdras mientras leía.

v.5      “Abrió, pues, Esdras el libro…”  ¿Libros o rollos?  Aunque la palabra hebrea se traduce como libro, es seguro que Esdras leyó de un rollo.  No hubo páginas dobladas en forma del libro hasta el siglo II d.C. (Ref: Walton Matthews y Chavalas (2004) Comentario del Contexto de la Biblia El Paso:Editorial Mundo Hispan pág 534)

Cuando Esdras levantó el rollo y lo desenrolló hasta el pasaje que iba a leer, el pueblo que estaba sentado en la plaza honró la Palabra de Dios poniéndose en pie (Vea NVI v.5). De este versículo los rabinos han deducido que la congregación debe ponerse en pie durante la lectura del Tora.

v.6       Vale la pena atender cuidadosamente al versículo 6 del proceso de presentar la Palabra de Dios:

  • Esdras tuvo control sobre la asamblea pero dirigió la atención del pueblo hacia Dios y no si mismo;
  • Había preparado bien;
  • Había seleccionado sus hermanos fieles para acompañarle;
  • Empezó con una oración;
  • Su comportamiento animó la participación de la asamblea.

Amen – Es una palabra hebrea que pasó sin modificación al griego y al latín, y que significa “así sea” (Jeremías 11.5) o “efectivamente” (Jeremías 28.6).  En el Antiguo Testamento se emplea como una fórmula afirmando la validez de un juramento o maldición cuyas consecuencias se aceptan (Números 5:22; Deuteronomio 27:15); como aceptación de un anuncio o profecía favorable (1 Reyes 1:36); y al término de una doxología o bendición, como respuesta de la congregación a las alabanzas rendidas a Dios (1 Crónicas 16:36; Salmo 41:13).

Adoraron – El hecho de alzar las manos mostraba la dependencia de Dios por parte del pueblo (Esdras 9:5; Salmo 28:2; 134:2).  El hecho de postrarse mostraba su humillación ante Dios y Su Palabra.

v.7      Las trece personas mencionadas eran levitas que tenían la responsabilidad de interpretar la Ley (2 Crónicas 17:7-9).  Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maasías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán y Pelaía.  También traducían el texto, supuestamente del hebreo al arameo el idioma común de Palestina en el siglo V a.C.

v.8       Ahora leemos de nuevo el versículo 8 para ver las calidades buenas de la lectura de la Biblia:

  • Debe ser clara y las palabras distintas.
  • Debe dar expresión al sentido de la Palabra.
  • Debe causar el entendimiento.

Este párrafo muestra la excelente combinación que hace un pueblo ávido de aprender y un maestro dispuesto a enseñar:

  • La iniciativa vino de parte del pueblo al invitar a Esdras a traerles la ley (v.1);
  • La comunidad entera se congregó para escucharla (v.2);
  • Había un sentido de anticipación reverente mientras esperaban que se leyera (v.6);
  • Escucharon atentamente toda la larga exposición (v.3).

Como muestra la secuela, esa clase de disposición permite que la palabra de Dios tenga el impacto máximo sobre los oyentes.

Vs.9-12 El Pueblo Lloraba Pero Debían Estar Llenos De Gozo.

«9 Entonces el gobernador Nehemías, el sacerdote y escriba Esdras y los levitas que hacían entender al pueblo dijeron a todo el pueblo: «Hoy es día consagrado a Jehová, nuestro Dios; no os entristezcáis ni lloréis»; pues todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la Ley.

10 Luego les dijo: «Id, comed alimentos grasos, bebed vino dulce y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque este es día consagrado a nuestro Señor. No os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza».

11 También los levitas calmaban a todo el pueblo, diciendo: «Callad, porque es día santo; no os entristezcáis».

12 Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, a obsequiar porciones y a gozar de gran alegría, porque habían entendido las palabras que les habían enseñado.»

v.9      Identificamos un cambio en la traducción de este versículo.

La Biblia de Jerusalén dice:

“Entonces (Nehemías – el Gobernador –y ) Esdras, el sacerdote…”

Nos parece que Nehemías no está presente en la asamblea. ¿En 7:2 se nombraron dirigentes porque acaba de regresar a Susa?

La Biblia de las Américas dice:

“Entones Nehemías, que era el gobernador…”

Puede implicar que no estuvo entre ellos.

El pueblo lloró abiertamente cuando escuchó las leyes de Dios y se dio cuenta de lo lejos que estaban de obedecerlas.  Sin embargo, Esdras les dijo que debían estar llenos de gozo ya que tenían la oportunidad de escuchar y comprender la Palabra de Dios (v.12).  Luego les dijo que celebraran y dieran presentes a los que tuvieran necesidad.

v.10    El consejo es muy claro:

  • Id, comed alimentos grasos, bebed vino dulce
  • Enviad porciones a los que no tienen nada preparado (Parece darles las porciones a los Levitas porque dependen del pueblo – Deuteronomio 15:7-11; 26:11-13 – sin embargo nos parece que tuvieron que dar a las necesidades de los huérfanos y viudas.)
  • Este es día consagrado a nuestro Señor.
  • No os entristezcáis.
  • El gozo de Jehová es vuestra fuerza.

La celebración no debe estar centrada en uno mismo.  Esdras conectó la celebración con el dar. Esto ofreció a los necesitados una oportunidad de celebrar también.  A menudo cuando celebramos y damos a otros (aun cuando no tengamos ganas), nos fortalecemos espiritualmente y nos llenamos de gozo. Participe en las celebraciones que honran a Dios, y permítale llenarlo con su gozo.

v.11       Al recordarles que éste era un día santo (vs.9, 11) —el día en que debían recordar especialmente los actos de gracia y salvación de Dios para con Israel.

v.12         Hay un contraste chocante entre las dos partes de este párrafo, el “entendimiento” de la ley (v.8,12) al principio causó que el pueblo llorara (v.9) y después que celebrara con regocijo (v.12).  La primera reacción no la explica probablemente el hecho de que la ley era desconocida por ellos, sino que la interpretación que Esdras y los levitas proveyeron (vs.7, 8) de manera imprevista les hizo darse cuenta de la relevancia para su situación.

Vs.13-18  El Segundo Día De Estudio

«13 Al día siguiente, se reunieron los cabezas de familia de todo el pueblo, sacerdotes y levitas, junto al escriba Esdras, para estudiar las palabras de la Ley.

14 Y hallaron escrito en la ley que Jehová había mandado por medio de Moisés, que habitaran los hijos de Israel en tabernáculos en la fiesta solemne del mes séptimo;

15 y que hicieran saber e hicieran pregonar por todas sus ciudades y por Jerusalén, diciendo: «Salid al monte y traed ramas de olivo, de olivo silvestre, de arrayán, de palmeras y de todo árbol frondoso, para hacer tabernáculos, como está escrito».

16 Salió, pues, el pueblo, y trajeron ramas e hicieron tabernáculos, cada uno sobre su terrado, en sus patios, en los patios de la casa de Dios, en la plaza de la puerta de las Aguas y en la plaza de la puerta de Efraín.

17 Toda la congregación que volvió de la cautividad hizo tabernáculos, y en tabernáculos habitó; porque desde los días de Josué hijo de Nun hasta aquel día, no habían hecho así los hijos de Israel. Y hubo gran alegría.

18 Leyó Esdras el libro de la ley de Dios cada día, desde el primer día hasta el último; hicieron la fiesta solemne por siete días, y el octavo día fue de solemne asamblea, según el rito.»

v.13             Después de la aceptación general de la ley por parte de la comunidad, los jefes vuelven a Esdras para recibir instrucción más detallada.

v.14            La Fiesta de los Tabernáculos (o Fiesta de las Cabañas) fue restituida.  Era una festividad igual a la que celebró Josué, y aún el pueblo judío la celebra cada otoño en todo el mundo (Levítico 23.6; Números 29.12-40; Deuteronomio 16:13-15; 31.10–13).  Durante la Fiesta de los Tabernáculos que duraba siete días, el pueblo vivía en chozas hechas de ramas.   Esta práctica fue instituida como un recordatorio de su rescate de Egipto y el tiempo que pasaron en tabernáculos (Levítico 23.43). Tenían que pensar en la protección y la dirección de Dios durante los años que vagaron y en el hecho de que Dios seguiría protegiéndolos y guiándolos si lo obedecían. Era un momento de recordar sus orígenes, el lugar de donde provenían.

v.15          El hecho de que mandaron pregonar indica el resultado de la obra de interpretación de Levítico 23:4.  Los árboles en la lista no están mencionados en la ley (la frase como está escrito califica solo las palabras para hacer cabañas), pero testifica acerca del deseo de poner en práctica el mandamiento general de la ley.

v.16         En todo esto, el pueblo se regocijó en poder observar con entusiasmo los requisitos detallados ahora que se habían dado cuenta de su relevancia.

v.17          Nuevamente sugiere que parte del gozo se debía a que apreciaban con nuevo estímulo la tradición histórica.

“…porque desde los días de Josué hijo de Nun hasta aquel día, no habían hecho así los hijos de Israel.”

Según Esdras 3:4 celebraron la fiesta.  El pasaje de Nehemías significa simplemente que no había habido una tal celebración.  Los hijos de Israel “no habían hecho cosa parecida”, toda la congregación no había, desde la época de Josué, morado en cabañas, como en el presente ejemplo.

 

v.18         “…desde el primer día hasta el último; hicieron la fiesta solemne por siete días…”

Esta lectura *especial está relacionada con el mes séptimo del año sabático (Deuteronomio 31:10-13).  Si era un año sabático (el año 21 de Artajerjes), el año séptimo debe ser un año sabático (457 a.C.) y esto era el tiempo de la comisión a Esdras  (Esdras 7:8).

Momentos Para Reflexionar…

  1. ¿Cómo seguimos el ejemplo del antiguo Israel como un pueblo del Libro?
  2. Investigamos las ocasiones cuando el resultado de la lectura de la Biblia conmueve nuestra conciencia.
  3. ¿En que manera es cada de las reuniones de la ecclesia una “asamblea solemne”?
  4. Presentamos ejemplos en la vida propia cuando el avivamiento espiritual ha llegado con el entendimiento claro del texto.
  5. ¿Cómo es manifestada esta verdad que somos “uno” y nos reunimos “como un solo hombre”?
  6. ¿Qué son los ejemplos prácticos en la vida de la frase “enviad porciones a los que no tienen nada preparado”?
  7. ¿Cómo es “el gozo de Jehová es vuestra fuerza”? Explica lo que significa en la vida propia.
  8. Después de que Esdras leyó las leyes de Dios al pueblo, las estudió y luego actuó en consecuencia. Una lectura cuidadosa de las Escrituras siempre llama a responder estas preguntas:

¿Qué debo hacer con este conocimiento?

¿Cómo debe cambiar mi vida?

Todos reunidos para estudiar la Palabra.

La reunión del pueblo tuvo lugar en Jerusalén, pocos días después de terminada la edificación de los muros de esa ciudad. Notemos en los versículos 1 a 4 que hay cuatro asuntos importantes:

  • El motivo de la reunión era estudiar el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel. El libro de texto, la base de su interés, pensamientos y razones fue la Palabra de Dios. En este caso la referencia directa es a lo que hoy conocemos como el Pentateuco.
  • Se congregaron hombres, mujeres y niños, todos los que podían entender. Este era precisamente el mandamiento que Moisés había ordenado: “Harás congregar al pueblo, *varones y mujeres y niños y los extranjeros que estuvieren en tus ciudades para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley.” (Deuteronomio 31:12).
  • Los participantes de aquella reunión de estudio estaban atentos al libro de la ley. En el aprendizaje verdadero, la persona tiene que estar dispuesto a dar su atención y a poner el sentido en lo que está escuchando.
  • El maestro principal fue Esdras que estaba sobre un púlpito de madera que habían hecho para ello. Hay dos maneras de traducir la palabra «escriba». Una es erudito en la ley y la otra, maestro de la ley.  En este caso observamos que Esdras, además de conocer bien lo que tenía que enseñar, también siguió los mejores principios educativos como maestro.

…y la parte nuestra en el grupo.

En este capítulo descubrimos tres cualidades ideales de todo participante de un grupo de estudio de la Biblia.

  • Cuando Esdras abrió el libro de la ley, todo el pueblo estuvo atento (v.5). Poner atención es mas que estar sentado, quieto, sin hacer nada, es seguir mentalmente a la persona que enseña, es establecer las asociaciones que facilitan relacionar lo que enseña con la experiencia interna del oyente.
  • El buen alumno o participante, debe tener la actitud correcta hacia la Biblia. Reconoce que este libro contiene el mensaje de Dios para ellos, y desea de todo corazón comprenderlo y hacerlo parte de su vida diaria.
  • El buen alumno, o participante debe comprometerse a poner en práctica lo aprendido. En esta reunión, los participantes se humillaron y adoraron a Jehová inclinados a tierra (v.6).Ahora veamos unos resultados del estudio en grupo:

(1) arrepentimiento y disposición para estar en buena relación con Dios;
(2) conduce al gozo;
(3) resulta en el deseo de compartir con otros las  bendiciones recibidas;
(4) conduce a la reforma moral de  los participantes.

Es indudable que el propósito de Dios al conceder a los creyentes su Palabra y animarlos a estudiarla es con la intención de crear una nueva condición de vida.   Lo más hermoso que surge en un estudio de la Biblia en grupo es que los participantes se sienten llamados a ponerse en armonía con la voluntad de Dios.  Se dan cuenta de sus pecados, hacen confesión, son guiados a aceptar el perdón de la gracia salvadora de Dios y reciben el apoyo mutuo que los otros participantes, con la misma experiencia, y bajo semejantes circunstancias están atravesando.  Todo esto hace que el estudio en la Biblia en grupo valga el esfuerzo.

Las Escrituras ayudaron a la “formación” de la nación de Israel.  Ellos son un “pueblo del Libro” como ningún otro lo ha sido.   Nosotros como la ecclesia de Dios deberíamos hoy seguir el ejemplo de los fieles en el antiguo Israel.

Me he gozado en el camino de tus testimonios más que de toda riqueza.

En tus mandamientos meditaré; consideraré tus caminos.

Me regocijaré en tus estatutos;

no me olvidaré de tus palabras.

(Salmos 119:14-16)