Volver a la lista de publicaciones

El Renacimiento De Símbolos - Apocalipsis

Anexo 7 – Apocalipsis 8, 9,16 “Trompetas y Copas”

Observe el preludio necesario a la secuencia de la trompeta en Apocalipsis 8. Las oraciones de los santos ahora se mezclan con el incienso (v. 3). Esta es la razón de la frase en el v. 5 «truenos, voces, relámpagos y un terremoto», que es una réplica de la descripción del Monte Sinaí en Éxodo 19:16 y 19.

Este pasaje presenta algunas claves que permiten confirmar que este período de la tribulación está fuertemente marcado por un trato especial de Dios con Israel. Menciona un altar de oro, un incensario, incienso, trompetas. Todos estos elementos1El altar es un elemento propio del viejo testamento y del ritual del viejo pacto: Ex. 20:24, Ex. 29:37, Lev. 1:15, Núm. 4:11, 2 Sam. 24:25, etc. Y sobre ese altar de oro del antiguo testamento se ofrecía incienso
(Ex. 30:1-10) usando para ello un incensario
(Lev. 16:12, Núm. 16:47). Y las trompetas son también un claro elemento utilizado en el antiguo testamento, solo que relacionadas con el juicio (por ejemplo, Oseas 8:1).
son propios del Antiguo Testamento y están allí mencionados precisamente para hacer notar la fuerte conexión del periodo bajo consideración con el pueblo de Israel. Para entender el significado de estas oraciones en la en Apocalipsis 8. Dice el Salmo 141:2 «Suba mi oración delante de ti como el incienso, El don de mis manos como la ofrenda de la tarde.»

Cada trompeta implicará la ejecución de un juicio diferente, mayor en rigor y severidad que el que le precede. Este momento en el que los siete ángeles reciben las siete trompetas es tan sublime y dramático como el silencio del que hablamos.

Ahora examinemos algunas de las similitudes entre las advertencias de la carta a los Hebreos y la secuencia de la trompeta.

Hebreos 12 Apocalipsis 7/8
12:18. al monte que se podía palpar y que ardía en fuego 8:8. algo como un gran monte ardiendo en fuego
12:18. la tempestad, 8:7. hubo granizo y fuego mezclados con sangre
12:18. a la oscuridad, a las tinieblas 8:12. se oscureciera la tercera parte de ellos
12:19. al sonido de la trompeta 8:6. las siete trompetas
12:22. a la compañía de muchos millares de ángeles, 7:9. una gran multitud
12:15. raíz de amargura que os perturbe 8:11. El nombre de la estrella es Ajenjo

Estas seis similitudes sirven para mostrar que el libro de Apocalipsis está haciendo eco de algo acerca de los peligros del Sinaí enumerados en Hebreos que debemos tener en cuenta.

1a TROMPETA TIERRA 1a COPA
8:7 “El primer ángel tocó la trompeta y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la Tierra y LA TERCERA PARTE de los árboles se quemó toda la hierba verde.” 16:2 “Fue el primer (ángel) y derramó su copa sobre la Tierra y vino una ulcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia…”

Apocalipsis 8:7. La gravedad de los efectos del primer toque de trompeta confirma lo antes dicho en cuanto a que esta serie de juicios que comenzamos a ver son aún más severos que los contenidos en los sellos. Así está registrado en Génesis 19:24-25 “Entonces Jehová hizo llover desde los cielos azufre y fuego sobre Sodoma y sobre Gomorra.” Algunos de los detalles de la secuencia de la trompeta son como los de las plagas en Egipto. Pero no están en el orden de las diez plagas en Egipto. El granizo y el fuego que sigue a la primera trompeta parecen recordar la séptima plaga de Egipto (Éxodo 9:22). La importancia de la séptima plaga es que fue la primera vez que el faraón apreció arrepentirse y ablandarse, pero cambió de opinión tan pronto como el peligro había pasado.

La predicación fue primero al “judío primeramente y también del griego” (Romanos 1:16). Por consiguiente, “el endurecimiento de una parte de Israel durara hasta que haya entrada la plenitud de los gentiles.” (Romanos 11:25), de modo que podemos esperar que el juicio haya llegado a «una parte de» – una tercera parte (Apocalipsis 8:7) – de Israel.

El símbolo del «árbol» (v.7) se asocia a menudo en las Escrituras con la nación de Israel (Isaías 5: 7, Jeremías 11:16, Lucas 13: 7 y Romanos 11:24). Dios no trae juicio total hasta que haya rechazo total. Estos juicios en Apocalipsis 8 se refieren a la «parte» del mundo. En Romanos 1:16, esa «parte» le sucedió a Israel por lo que es razonable interpretar esta primera trompeta como el juicio que ya había comenzado a venir en “parte de Israel” cuando se estaba escribiendo Apocalipsis.

2a TROMPETA MAR 2a COPA
8:8 “El segundo ángel tocó la trompeta y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitado en el mar; y LA TERCERA PARTE del mar se convirtió en sangre.” 16:3 “El segundo ángel derramo su copa sobre el mar, y este se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar.”

Apocalipsis 8:8-9. A esto debe añadirse que la Apocalipsis no dice que lo que caerá será un gran monte sino “algo como un gran monte”. Debemos notar que “una gran montana” será “precipitado” en el mar. El original griego es “ballo” y denota violencia en la acción. Es el mismo verbo utilizado en Apocalipsis 8:7 cuando se dice que “granizo y fuego mezclados con sangre que fueron lanzados (ballo) sobre la tierra”. Y también es el mismo verbo usado en Apocalipsis 8:5 para decir que “Y el ángel tomó el incensario, lo llenó del fuego del altar y lo arrojó (ballo) a la tierra”. Esto habla a las claras de que la violencia será un denominador común en los eventos apocalípticos que observaremos de aquí en adelante.

La tercera parte del mar será efectivamente transformada en sangre. La palabra griega que se traduce como “convirtió” es “ginomai” y literalmente significa venir a ser, pasar a ser, terminar siendo, ser transformada, todo lo cual habla de una verdadera transformación del agua.

La conversión del mar en sangre y la muerte de los peces nos llevan nuevamente en la memoria a los tiempos de Israel en Egipto (Éxodo 7:17-21). Nuevamente debemos notar aquí que la constante referencia y memoria que la profecía apocalíptica hace del Antiguo Testamento y de los tiempos del Israel antiguo, habla a las claras de la íntima conexión que existe entre este periodo de la tribulación y esa nación.

No resulta difícil adelantar que, a pesar de lo catastrófico del evento, los hombres seguirán con sus corazones endurecidos, al igual que Faraón (Éxodo 7:22-23). Muchos adoptarán idéntica actitud que la de Faraón dejando pasar así una vez más la oportunidad que brinda Dios en su misericordia para volverse a Él. Apocalipsis 9:20 confirma esto, al decir en relación con otros juicios que más adelante veremos que “Los demás hombres, los que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos.”

Podría haber aquí una vinculación con la aflicción que vendrá sobre la humanidad en los últimos días. Lucas 21:25 se refiere al hecho de que habrá «en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas.»

3a TROMPETA RIOS/FUENTES DE AGUAS 3a COPA
8:10,11 “El tercer ángel tocó la trompeta y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una gran antorcha, y cayó sobre la TERCERA PARTE de los ríos y sobre las fuentes de las aguas. 16:4 “El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.”

Apocalipsis 8:10-11. El juicio contenido en la tercera trompeta también se ejecuta a través de un elemento ardiente proveniente del cielo. Así como en las dos primeras trompetas el fuego está de nuevo involucrado en la gran estrella ardiendo como una antorcha. Después que la tierra y el mar y los ríos son afectados, la estrella cae del cielo.

En el caso de la primera plaga (Éxodo 7:17) sobre Egipto, primero murieron todos los peces y en segundo lugar el agua se hizo imbebible. En la primera plaga (Éxodo 7:17-19), toda el agua bebible en estanques, reservorios y hasta en baldes de madera o jarras de agua es afectada. El ajenjo es una sustancia muy amarga (Jeremías 9:15, Lamentación 3:19) e indica aflicción y miseria.

Juan puede haber tenido en mente el agua de Mara, que era amarga pero que el Señor hizo que fuera dulce. Ahí el Señor prometió no traer ninguna de las enfermedades que había traído sobre los egipcios, siempre y cuando obedecieran las leyes de Dios (Éxodo 15:26). Las aguas amargas por las que mucha gente murió, por lo tanto, probablemente signifiquen agua contaminada y podría incluir inundaciones. Compare la tercera trompeta con la tercera copa en donde los ríos y las fuentes se vuelven sangre (16:4). No hay ninguna referencia a la muerte, aunque está implicado por el uso del término sangre.

4a TROMPETA SOL 4a COPA
8:12 “El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida LA TERCERA parte del sol, la luna y las estrellas para que se oscureciese la TERCERA parte de ellos…” 16:8 “El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol al cual fue dado quemar a los hombres con fuego.”

Apocalipsis 8:12. En las trompetas anteriores, notamos la destrucción sobre la tierra y la vegetación, luego el mar, luego los ríos y las fuentes, y finalmente el resto del universo es afectado. Esto es similar a la plaga de oscuridad sobre los egipcios (Éxodo 10:21) y la quinta copa que es la oscuridad total (16:10). ¿Es la alusión constante a las plagas de los egipcios una forma de decir que en los últimos días Dios traerá de nuevo castigo sobre aquellos poderes hostiles que oprimen a su pueblo? Compare la cuarta trompeta cuando al sol se le da poder para quemar a la gente con fuego (16:8).

Una aplicación del sonido de las cuatro trompetas en el contexto histórico.
Las cuatro trompetas nos han llevado al período del sexto sello. El mensaje del sello es que la victoria del testimonio cristiano sería parcial y comparativamente silenciosa, mientras que el mensaje de las trompetas pone el debilitamiento de la victoria en algún orden lógico y explica por qué la victoria del testimonio cristiano fue parcial.

La gloria inicial de la predicación se desvaneció porque:

  • El juicio de la primera trompeta contra los judíos de la tierra de Palestina;
  • La absorción por parte de la Iglesia de los métodos y tácticas de una forma legalista del judaísmo en su conversión después de la segunda trompeta;
  • La introducción de enseñanzas falsas que reclamaban la obra del espíritu para que después de la tercera trompeta las «aguas vivas» fueran, para algunos, reemplazadas por una amarga contrapartida.
  • Hubo un fracaso en observar el consejo de Pablo en 1 Tesalonicenses 5:19-20 y 1 Timoteo 4:14.

El ataque contra el mundo pagano por parte de la Iglesia, que estaba fuera de Israel, sería silenciado después de su estallido inicial. Por lo tanto, en la secuencia de cuatro trompetas, en la repetición de la sexta secuencia de sellos, sólo había un oscurecimiento parcial del sol, la luna y las estrellas, los dioses imaginados del paganismo.

En este contexto, el cuerpo de Cristo, la iglesia visible, es advertido de que puede morir. Por lo tanto, el águila, el buitre vuela en medio del cielo (Apocalipsis 8:13). Este es un recordatorio de las palabras de Jesús (Mateo 24:28) “Dondequiera que este el cuerpo muerto, allí se juntaran las águilas.”

La Iglesia empezaba a perder su dinamismo inicial.

Hasta entonces, los juicios parciales seguirían un testimonio parcial y las condiciones de la profecía en el monte de los Olivos acerca del advenimiento de Cristo no podrían cumplirse.

Hay una distinción entre las cuatro primeras trompetas que actúan sobre la tierra, el mar, los ríos, el sol, la luna y las estrellas, es decir el universo físico, y las restantes tres trompetas que afectan a la humanidad directamente.

5a TROMPETA REINO / TRONO DE LA BESTIA 5a COPA
9:1 “El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la Tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo.” (ver capítulo11:7)
9:11 “Y tiene por rey sobre ellos al ángel del abismo cuyo nombre en hebreo es Abadón (destructor).”
16:10 “El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas.”

Apocalipsis 9:1. El ángel tiene “la llave del pozo del abismo”. Esto es en contraste con lo que Jesús dio en Mateo 16:19: ”Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos: todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos.” Pero Jesús mismo tenía «las llaves de la muerte y del Hades». (Apocalipsis 1:18).

Se nota que la función para la Iglesia de las llaves es salvar, no condenar. Es el atar y desatar en el sentido de la redención. Estas palabras de Jesús son de Isaías 61:1 que dice: «El espíritu de Jehová, el Señor, está sobre mí, porque me ha ungido Jehová. Me ha enviado a predicar buenas noticias a los pobres, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel.” El propósito es de “vendar (atar) a los quebrantados de corazón” y “a publicar libertad los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel.” En el contexto de la redención son atados y desatados del pecado. El juicio ha sido dado al Hijo (Cristo). Nunca ha sido el deber o el privilegio de condenar a la gente al infierno (en cualquier sentido que la palabra se entiende).

Apocalipsis 9:2. “Abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo.” Compare el humo del Abismo con:

  • El sueño de Abram de la esclavitud futura en Egipto (Génesis 15:17);
  • El denso humo cuando se quemaron Sodoma y Gomorra que parecía «el humo de un horno» (Génesis 19:28);
  • La presencia del Señor en el Monte Sinaí (Éxodo 19:18).

La característica de las langostas (v.3) es que devoran todo, destruyen todo en su camino. También indican un juicio de Dios como en la octava plaga de langostas sobre Egipto (Éxodo 10:4). En el v. 4, se les dijo que no dañaran su alimento natural. Todavía están bajo la soberanía de Dios. Compare esto con la orden de Dios a los ángeles antes de las siete trompetas (7:3), «no hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios». Compare esto con la primera trompeta en la que la tierra, los árboles y la hierba fue quemada. Ahora a las langostas se les dice que no dañen la hierba ni a ninguna planta o árbol. En vez de la vegetación, deben dañar a la humanidad (v. 4b). Sólo podrían dañar a los impíos; no pueden a los sellados.

Apocalipsis 9:5. No los podían matar sino sólo torturarlos, es decir poder y duración limitados, porque cinco meses es aproximadamente el tiempo de vida de una langosta. Estas trompetas son advertencias a la humanidad y no juicios finales como son las siete copas.

Los hombres buscarán la muerte (v.6 “hombres” significa la humanidad) por el dolor de la herida. La herida no es fatal, como la herida del escorpión. Este tormento de la herida de la langosta está limitado a esta vida sola donde hay al menos la posibilidad de muerte, si no, no desearían morir.

Apocalipsis 9:7. Esto comienza la descripción de las langostas. Las langostas se parecen a caballos preparados para la batalla.

El cabello largo (v.8) podría ser un símbolo de vitalidad, como Absalón y Sansón.

Los dientes de león enfatizan su poder (Joel 1:6).

Las corazas de hierro enfatizan su carácter de inexpugnable.

El sonido de sus alas realza su terror.

Las carrozas corriendo a la batalla suena como la descripción de Joel de un ejército de langostas (Joel 2:5).

6a TROMPETA GRAN RÍO ÉUFRATES 6a COPA
9:13-14 “El sexto ángel tocó la trompeta y oí una voz (diciendo) desata a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Éufrates.

9:18 “Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca.”

16:12 “El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de éste se secó para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente.”

Las trompetas son llamadas a la salvación.

(A) Expresan el mensaje de salvación por la Iglesia al mundo, pero señalan juicios de Dios sobre los que oyen el evangelio, pero lo rechazan.

(B) También indican el procedimiento por el cual la Iglesia cambiaría su táctica. Absorbe elementos ajenos a su propio detrimento por la invasión de la superstición y de las fuerzas fuera de sí mismo que debería haber aniquilado.

Sólo por una restauración a su entusiasmo primario y por un resurgimiento de sus poderes milagrosos se puede completar la comisión. Tal avivamiento es la séptima trompeta, sonando el mensaje del Evangelio al mundo entero. El décimo y el undécimo capítulos de Apocalipsis explican cómo esto puede ocurrir y también explican un problema que, en esta etapa, debe perturbar a los lectores. Se puede resumir planteando dos preguntas:

(1) Si la Iglesia introduce elementos no cristianos en su enseñanza, ¿en qué etapa deja de ser la Iglesia verdadera?

(2) Si en algún momento alguna parte de la Iglesia deja de ser considerada como la «Iglesia verdadera», ¿Dios o Cristo la abandonan en todos los sentidos en que la palabra abandono puede ser usada?

Observando el ejemplo de Israel en el Antiguo Testamento, aprendemos que Israel, como nación, se abandonó a las creencias y prácticas más degradantes espirituales. Sin embargo, Israel nunca dejó de ser el testigo de Dios para el mundo. A lo largo de la historia de Israel, había comunidades separatistas que se consideraban como restos fieles (por ejemplo, los 7000 hombres que no doblaron la rodilla a Baal). De la misma manera, el cuerpo principal de la iglesia ha sido testigo de la muerte y resurrección de Cristo durante 2000 años, pero ha contado con muchas creencias no bíblicas. Tiene muchas comunidades separatistas con diversos grados de verdad y error, pero Dios permanece fiel a pesar del retroceso humano.

Por lo tanto, tenemos dos imágenes contrastantes en la explicación divina de la posición:

(A) La imagen de la fidelidad de Dios en el cumplimiento de Sus promesas tanto en relación con la iglesia como con el mundo; y

(B) un cuadro de la insuficiencia de la Iglesia, cuando se mide al nivel de Cristo, en el cumplimiento de su misión de gracia.

Tengamos estos dos cuadros contrastantes en mente al considerar Apocalipsis capítulos 10 y 11. En las dos visiones de los capítulos 10 y 11, encontramos:

(a) el ángel del arco iris y

(b) los dos testigos.

La primera ”visión” es un recordatorio del amor, la misericordia y la fidelidad de Dios a Su pacto con Su pueblo.

La segunda ”visión” es un relato del comportamiento de la Iglesia dividida en su testimonio de Cristo. Los sujetos de esta segunda visión actúan en aparente ignorancia de la fidelidad de Dios a toda la humanidad. Ignoran el arco iris e intentan en su lugar un mensaje de fatalidad.

Capítulo anterior: Anexo 6 – Apocalipsis 7 “Dos imágenes”

Continúa leyendo: Anexo 8 – Apocalipsis 11 “Los dos testigos”
Ir al capítulo....

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com

Los Cristadelfianos somos una comunidad mundial de estudiantes de la Biblia. Si quieres saber más acerca de nosotros y nuestras enseñanzas, por favor toma unos momentos para conocer www.labiblia.com o si tienes preguntas mándanos un correo a preguntas@labiblia.zendesk.com. Tenemos un muy amplio surtido de información acerca de las verdaderas enseñanzas de la Biblia.
©Labiblia.com 2022. Derechos Reservados.