Capítulo 5. Ester interviene

Mientras el drama se desarrolla, las acciones de una persona se vuelven al revés las acciones del otro. Esto se muestra claramente en el ejemplo del contraste más revelador en este libro: la diferencia entre Ester y Amán.  Nos muestra también que en nuestras vidas es mejor seguir el ejemplo de Ester que lo de Amán.

La motivación de Amán fue conducida por una obsesión totalmente egocéntrica para encontrar el poder sin pensar en el precio a otros. Era ciego a los posibles riesgos y solamente alimentaba su avaricia para la importancia y el reconocimiento personal. Su actitud a todos mostraba un carácter obstinado. 

En contraste, Ester quien tuvo que hacer decisiones importantes ahora aislada en su nuevo rol, era totalmente altruista hasta sacrificar la vida. Tomando medidas, ella mostró una madurez extraordinaria con su conducta tranquila que reflejaba una sensibilidad a las circunstancias siempre variables. Respetó el protocolo del palacio, estuvo enterada de sobre pasar su posición favorable y pensaba dulcemente con coraje y determinación. Dos veces puso su propia vida en peligro.  

5:1-2 Las cualidades del liderazgo

Se puede percibir un espíritu nuevo en la reina cuando aceptó su rol de responsabilidad.  Hemos aprendido del carácter de Ester en los capítulos anteriores (2:20, 2:9, 2:15) y ahora su filosofía de la vida y sus relaciones llegaron a un nuevo nivel de madurez. Una respuesta directa y radical al edicto podía haber sido la reacción de Ester. Pero ella había aprendido personalmente de su marido, la organización de la corte, la intriga política y siguió su propio plan para alcanzar su objetivo. 

5:1. “Aconteció que al tercer día se vistió Ester su vestido real, y entró en el patio interior de la casa del rey, enfrente del aposento del rey; y estaba el rey sentado en su trono en el aposento real, enfrente de la puerta del aposento.”

Ester sabía que al rey le gustaba mucho el comer y el beber y un poco de intriga. Con todos los arreglos domésticos preparados, Ester tuvo que prepararse a sí misma. Después de muchos años escondidos, por primera vez iba a revelar su origen, su verdadera identidad a su marido y suplicar por las vidas de su pueblo. Para hacerlo tuvo que enfrentar el riesgo verdadero de perder su propia vida. 

5:2. “Y cuando vio a la reina Ester que estaba en el patio, ella obtuvo gracia ante sus ojos; y el rey extendió a Ester el cetro de oro que tenía en la mano. Entonces vino Ester y tocó la punta del cetro.”

5:3. “Dijo el rey: ¿Qué tienes, reina Ester, y cuál es tu petición? Hasta la mitad del reino se te dará.”

Ester estaba tranquila porque confiaba en el Señor. Cuando el rey ve a Ester de pie en el patio, ella obtiene gracia ante sus ojos y le extiende su cetro de oro. Sin ese gesto ella hubiera sido condenada a muerte. El coraje y cuidado de Ester recibió su recompensa y “obtuvo gracia” ante sus ojos (‘la miró complacido’). 

5:4-9. Ester presenta su petición.

5:4. “Y Ester dijo: Si place al rey, vengan hoy el rey y Amán al banquete que he preparado para el rey. Respondió el rey: Daos prisa, llamad a Amán, para hacer lo que Ester ha dicho.“

Generalmente los reyes persas comían solos, posiblemente de vez en cuando los acompañaba su familia o alguien de las siete familias especiales. Que Ester invitara al rey a una comida privada era inusual, pero invitar también a Amán ha sido bastante inusual.

El rey había sido muy generoso con Amán. Le había convertido en su primer ministro. Le había entregado su anillo permitiéndole emitir y distribuir el decreto de exterminación de los judíos. Pero cuando se le comparaba con la reina Ester, Amán debía obedecerla a ella, al ser la reina. Y así fue como el rey y Amán acudieron al banquete que Ester había preparado. 

5:6-8. “Y dijo el rey a Ester en el banquete, mientras bebían vino: ¿Cuál es tu petición, y te será otorgada? ¿Cuál es tu demanda? Aunque sea la mitad del reino, te será concedida. 7. Entonces respondió Ester y dijo: Mi petición y mi demanda es esta:8. Si he hallado gracia ante los ojos del rey, y si place al rey otorgar mi petición y conceder mi demanda, que venga el rey con Amán a otro banquete que le prepararé; y mañana haré conforme a lo que el rey ha mandado.”

5:9. “Y salió Amán aquel día contento y alegre de corazón.”

¡Qué tal honor para Amán el poder asistir a un banquete especial con el rey y la reina y nada menos que en el departamento privado de la reina!  Mientras Amán comía y bebía con el rey Asuero y Ester, su confianza en sí mismo aumenta.

Pero Amán al salir del palacio vio a Mardoqueo ‘que no se levantaba ni se movía de su lugar y se llenó de ira contra él. (5:9) Estuvo sentado allí por varios meses porque quería oír noticias de Ester. Se puede ver el contraste entre los dos hombres. Mardoqueo en control, tranquilo, sentado y firme en su resolución de no humillarse ante Amán. Y Amán lleno de ira. Para darse consolación llamó a su familia y amigos para jactarse. Mientras hablaba, las prioridades de su vida fueron reveladas.

  • la gloria de sus riquezas
  • la multitud de sus hijos
  • la gloria de su éxito político y social
  • su poder encima de los demás 
  • su favor enfrente del rey y la reina

Sabemos lo que dice la Biblia y Amán es culpable de todo (Proverbios 6:16-19). El orgullo reemplaza a Dios como la autoridad absoluta. Eleva a unos encima de otros creando una indiferencia al bienestar de ellos. Le gusta mucho ejercer el poder para alcanzar la ambición. Pero estas características engendran resentimiento, cultivan decepción, tuercen la justicia y destruyen la compasión. Y tales personas no pueden tolerar a nadie ni ninguna cosa impedir su preeminencia personal

5:13. “Pero todo esto de nada me sirve cada vez que veo al judío Mardoqueo sentado a la puerta del real.” 

El odio de Amán era más fuerte que toda la riqueza y poder que el rey le había dado. 

5:14. “Entonces Zeres, su mujer, y todos sus amigos le dijeron – Hagan una horca de cincuenta codos de altura.”

Un codo es la distancia que hay entre el dedo más largo de un hombre hasta el codo, alrededor de 45-50 centímetros. Por la historia conocemos como dos medidas distintas del codo, una de alrededor de 45 centímetros y un codo más largo como la oficial para construcción. Esto habría hecho que la horca hubiera sido de alrededor de 23 metros de alto (más alta que las columnas del palacio del rey). 

¡De 23 metros ciertamente deja ver la extensión del odio y planificación de Amán y sus asesores! ¡Pero la mano invisible de Dios, de manera impactante hace un cambio de papeles entre Amán y Mardoqueo!

Los persas se destacaban porque empalaban a la gente, no la colgaban. (cf. 9:13; Heródoto3:159; 4:43; la columna de la Inscripción de Behistun 2, párrafo 13 y 14; columna 3, párrafo 8).

Reflexionando……

Este estudio nos hacer pensar cómo hacemos frente a situaciones difíciles en nuestras vidas.  ¿Es con amargura, con resentimiento o con ira? ¿O humildemente y confiando en Dios? El Capítulo 3 habla del ayuno de Ester y sus compatriotas. No menciona la oración, pero normalmente el ayuno era acompañado por una oración.   Ester sin duda habría estado en profunda oración en este tiempo. Todo esto dio a Ester el coraje llevar a cabo su plan. 

Preguntas pertinentes

  1. ¿Cómo puede ayudar el uno al otro en tiempos difíciles?  ¿Es bueno indicar a la persona lo que está haciendo? ¿En qué manera?
  2. Podemos ver la obsesión que Amán tuvo hacia Mardoqueo. Habla de las consecuencias y malas decisiones que resultaron y cómo podemos evitar ciertas situaciones en nuestras vidas.
  3. Si sentimos que no tenemos una buena relación con ciertos hermanos o hermanas tenemos que pensarlo antes de ir a las reuniones. Pueden buscar temas para charlar y mejorar sus relaciones el uno al otro.   
  4. Hablen acerca de cómo se puede buscar lo bueno en nuestro hermano o hermana con la esperanza que Jesús encuentra algo bueno en nosotros.
  5. ¿Cómo vemos a Amán? ¿Qué controlaba a Amán? ¿Qué controlaba a Ester? ¿Qué nos controla a nosotras?
  6. ¿Pueden ver las características de Amán en su vida? ¿Pueden ver las características de Ester en su vida? Hablen honestamente.
Volver al índice de:
El Libro de Ester

Continúa leyendo:
Capítulo 6. Mardoqueo honrado

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com