La Amenaza De Jezabel

La Amenaza De Jezabel

Pero ¡la vida nos enseña que el brillo de la victoria suele ser de corta duración!  La historia de Elías y el modo en que actuó el Señor con él, nos ayudan a entender el amor y la magnanimidad de Dios hacia nuestra frágil humanidad.

Pink (pag. 85) explica:

“Ahora en 1 Reyes 18 a 1 Reyes 19 nosotros nos encontramos con una repentina y extraña transición. Es como si el sol estuviera brillando en un cielo claro y un momento después, sin aviso previo, las nubes negras cubren los cielos y los truenos hacen temblar la tierra. Los contrastes que presentan estos capítulos son bien nítidos y sorprendentes. Al final la «la mano del Señor estaba sobre Elías», como él corrió y se puso delante de los carros de Acab: a principios de la otra sección él se ocupa de sí mismo y «se fue para salvar su vida». En el primer caso contemplamos al profeta en su mejor momento: en el último lo vemos en su peor momento.” Debemos tener mucho cuidado con las victorias porque es cuando somos los más vulnerables.”

En el capítulo 19, nos enfrentamos con la humanidad de Elías. Se nos da una sorprendente evidencia de esto por las palabras que Santiago usó con respecto a Elías:

«Elías era hombre sujeto a pasiones semejante a las nuestras…”(Santiago 5:17).

 1 Reyes 19:1:

“Acab dio a Jezabel la noticia de todo lo que Elías había hecho y de cómo había matado a espada a todos los profetas.”

El reporte llegó como un gran golpe a esta campeona de la adoración de Baal y Astarot en Israel. Ella tenía en muy alta estima a estos sacerdotes que ella los mantenía de la tesorería real – y ahora habían muerta por la mano de Elías. Acab es todavía el rey de Israel. Será así, pero parece como si fuera otra cosa. Dado el carácter de la esposa de Acab, no es difícil saber quién era el verdadero poder detrás del trono.

Lo primero que nos llama la atención acerca de estas palabras es su notable omisión: Jehová mismo fue dejado completamente de lado. No se dice nada de las maravillas que había realizado ese día, cuando no sólo había hecho que descendiera fuego del cielo y que consuma el sacrificio, sino incluso las piedras del altar, y cómo había lamido grandes cantidades de agua en la zanja a su alrededor, y cómo, en respuesta a la oración de Su siervo, la lluvia fue enviada en abundancia

No, Jehová no tiene lugar en los pensamientos del rey. Es lo mismo que leímos en 1 Reyes 18:17 cuando Acab atribuyó la sequía y la hambruna al profeta.  Le dijo:

«¿Eres tú el que turbas a Israel?».

 1 Reyes 19:2:

“Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero para decirle:  «Traigan los dioses sobre mí el peor de los castigos, si mañana a estas horas no he puesto tu persona como la de uno de ellos».

El trabajo de los profetas de Baal era deificar al rey y a la reina, y ayudar a perpetuar su reino. Jezabel también estaba enojada porque la gente que la apoyaba había sido eliminada, y su orgullo y autoridad habían sido dañados. El dinero que había invertido en estos profetas estaba ahora perdido. Elías, el que causó la muerte de los profetas, era una espina clavada en Jezabel porque siempre estaba prediciendo oscuridad y fatalidad. Debido a que no pudo controlar sus acciones, hizo un voto para matarlo. Mientras el profeta de Dios estuvo ahí, ella no pudo llevar a cabo todo el mal que quería.

Jezabel, en su furia como la sacerdotisa de Baal, comunica a Elías por medio de un mensajero que él podría morir degollado al día siguiente. Llama la atención que a ella le interesaba poco que la sequía hubiera terminado; lo único que pasaba por su mente era el desquite. No es sorprendente que una falsa fe produce un falso vivir.

Una pausa para pensar

Jezabel es una mujer dominadora. Sus acciones demuestran que esto es cierto. Primero, tomó todas las decisiones en este asunto. Segundo, realizó el trabajo de Acab a su manera. Tercero, utilizó tácticas de intrigas e intimidación cuando vio que su pequeño marido empezaba a ceder a la presión. Acab pudo haber sido el rey, pero Jezabel llevaba la corona. (¡Ella era la jefa, él era su títere!) Además de esto, Acab nos pinta otro cuadro, que se había enfrentado a la verdad de que Dios era más grande que Baal, y sabía que, como el pueblo de Israel, debía caer ante Jehová en humilde arrepentimiento. Cuando llega a casa, se niega a dar a Dios el crédito por lo que ocurrió en Carmelo. Es un cuadro de ese hombre perdido que todavía persiste en su negación a inclinarse ante Dios. …y nosotros? Cuando el Señor nos llama a venir a Él, no nos demoremos. Mientras hay tiempo y esperanza, Recordemos que la oportunidad nunca se volverá a presentar (Génesis 6: 3; Juan 6:44; 2 Corintios 6: 2.).

1 Reyes 19:3:

“Viendo Elías el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida.  Al llegar a Beerseba  que está en Judá,  dejó allí a su criado.”

 “Al llegar a Beerseba…” Tal era su susto que el profeta de Jehová no tan solo abandona el territorio de Israel (reino del norte) sino que se esconde en lo más remoto de Judá (reino del sur). Al igual que Jonás huyó de Israel para escaparse de sus responsabilidades ante Jehová, así Elías abandona el territorio nacional para escaparse de la furia de Jezabel.

No podemos decir con seguridad si esto era Dios conduciéndole o no. Está claro que Dios quería proteger a Elías, pero no podemos decir si Dios quería protegerle en Jezreel o protegerle al sacarle de Jezreel. Sin embargo, Elías fue hacia al sur hacia Beerseba. Él no sólo deja Jezreel, Elías corre hacia el sur 160 km. De hecho partió de Israel y corrió todo el camino hasta la frontera sur de Judá. ¡Se fue tan lejos como pudo para evitar el alcance de una mujer!

Después de todo lo que ya había enfrentado: el arroyo seco, el barril vacío, el muchacho muerto, los profetas de Baal y la falta de lluvia; Y después de todo lo que había visto al Señor hacer: cerrar los cielos, reponer el barril, criar al niño, consumir el sacrificio, permitir al profeta destruir a los falsos profetas y correr a Jezreel.

Su conducta es irracional, pero es uno de los efectos de la depresión en la mente humana, que hace que el enfermo piense de maneras que no son normales. La gente deprimida a menudo hace cosas que desafían la lógica y la descripción. Sin embargo, sus acciones tienen perfecto sentido. Un buen ejemplo de este patrón de pensamiento se encuentra en el Salmo 42. Allí, el Salmista vacila entre tristeza y alegría. Él derrama su dolor y nos deja saber que en un minuto él está arriba y, en el siguiente, está bajando.

Se llama aislamiento: despide al criado, no tiene con quién compartir las luchas, se queda solo. Viendo el peligro no se levanta a orar; más bien, se levanta para huir en sus propias fuerzas. Prefiere estar solo. El aislamiento es el primer paso en la depresión. Es uno de los peores enemigos de la estabilidad psicológica. Debemos tener a alguien con quien compartir nuestras luchas.

 1 Reyes 19:4:

“Luego de caminar todo un día por el desierto, fue a sentarse debajo de un enebro. Entonces se deseó la muerte y dijo:  «Basta ya, Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres».

Habiendo dejado a su siervo en la aldea de Beerseba, sigue camino para adentrarse en el desierto del Néguev. Buscaba distanciarse lo más posible de la influencia de la reina. Probablemente deja a su siervo para no comprometerlo y exponerlo a tortura; si el siervo no sabía adónde iba, no podría divulgar su escondite.

“fue a sentarse debajo de un enebro”

En estos cuatro primeros versículos de este capítulo, seremos testigos de la miseria del profeta

Primero: Nosotros vemos a Elías corriendo

Segundo: Lo vemos jubilado

Finalmente: Elías deja a su siervo en Beersheba y se va solo en otro viaje de dos días al desierto. Se sienta bajo un árbol de enebro, lanza la toalla y le pide a Dios que le quite la vida. El pobre Elías ha alcanzado el fondo de la roca. Hay varios aspectos de estos eventos que queremos considerar.

Elías mostró algunas características en este evento que nos muestran que su pensamiento era todo, menos racional. Elías está al final de sí mismo y se nota. Cuando estas características comienzan a aparecer en nuestras vidas, tenemos que echar un vistazo a la condición de nuestro corazón. Observe estas señales de advertencia.

  1. (v. 3) Elías se alejó por su cuenta de los que estaban cerca de él. Como resultado, se sintió solo.

Una pausa para pensar

Sin embargo, note que esto es un pensamiento irracional. Dios todavía tenía 7.000 que no se habían inclinado ante Baal en Israel (v. 18). Elías nunca los buscó. Uno de los peores efectos de un espíritu deprimido es el deseo de separarse de cada uno. Muchas personas que se desalientan tienden a desarrollar una mentalidad de «estoy completamente solo» o «nadie entiende». ¡Es un lugar triste y solitario a ser! Lo que están haciendo es proyectar sus propios sentimientos de desesperanza en los que están alrededor. Sin embargo, la comunión de la iglesia es tan importante, Hebreos 10:25. Incluso si la gente en la iglesia no entienden lo que está pasando, al menos pueden orar con el necesitado y ser un amigo para ello!

  1. (v. 3) Elías dejo de poner sus ojos en el Señor y se enfocó en sus propias circunstancias.

Cuando dejamos a Dios y Su poder fuera de la vida, estamos en problemas. (Pedro – Mateo 14: 28-31). Debemos poner los ojos en Jesús – Hebreos 12:1-2).

  1. (v. 4). Él dejó de interceder por otros y comenzó a pedir por sí mismo.

Esta fue la primera vez que Elías oró por sí mismo. Había olvidado que era el profeta de Israel. Su atención está llena de sí mismo. Llegó al lugar donde todo se trata de «mí».

  1. (v. 4). Elías adoptó una actitud que decía: «La vida es inútil».

Elías dijo, en efecto, que la vida ya no valía la pena vivir. Mientras podamos recordar que hay esperanza, podemos lograrlo. Que nunca olvidemos que Dios está todavía en el trono, y no importa cuán malas se vuelvan las circunstancias. ¡Dios está en control! Él sabe dónde estamos y lo que estamos enfrentando. ¡Él nos verá a través de nosotros! Mientras haya un Dios en el Cielo, hay esperanza para nosotros – Romanos 8:28, 18; 2 Corintios 4:17.

  1. (v. 4) Elías afirmó que quería morir.

Muchas personas que están deprimidas tienen este tipo de pensamientos. Sin embargo, la mayoría son irracionales al igual que Elías. Si realmente quería morir, ¿por qué no se quedó en Jezreel y dejó que Jezabel se cumplió con su deseo? Una vez más, esto es sólo más evidencia de que él está pensando muy irracionalmente.

Todas estas cosas que Elías dijo e hizo son típicas de las personas deprimidas. De hecho, podría ser útil para enumerar algunos de los síntomas de la depresión:

  • Letargo – Todo parece que es demasiado problema para hacer.
  • Sueño perturbado – Despertar temprano, dificultad para dormir, despertarse cansado después de un sueño normal.
  • Pérdida de interés en actividades habituales
  • Sentimientos de culpa, inutilidad y sin esperanza
  • Falta de concentración
  • Irritabilidad
  • Agotamiento
  • Falta de deseo sexual
  • Sensación de desesperación total
  • Sentido de la desesperanza y la inutilidad de todo
  • Miedo a la muerte
  • Fobias
  • Comportamiento obsesivo
  • Sentido permanente de ansiedad
  • Sentimientos de querer llorar, pero incapacidad para hacerlo
  • Momentos de llanto incontrolable
  • Pensamientos de suicidio
  • Cambios en el apetito y el peso

Cuando Elías examinó el aparente fracaso de su obra, él, de manera instintiva, puso la culpa en su propia indignidad. Intenta racionalizar su petición de muerte diciendo que él no era mejor que sus padres. La pregunta que tenemos es: «¿Quién le dijo que él era mejor en primer lugar?» Al parecer, Elías había llegado a creer que era algo especial. Después de todo, ¿acaso Dios no lo había usado de una manera excelente? ¿Acaso no había confiado en Dios y visto lo imposible hecho una y otra vez? Sí, pero no era mejor que nadie.

¿Cuál es el problema de Elías? ¿Quién sabe? ¿Orgullo? Estaba atrapado en el retroceso de una gran victoria y pudo haber sentido como si fuera invencible. Se creía ser más de lo que era y cuando se le recordó que no era lo que pensaba que era, ¡fue arrojado al abismo de la desesperación! ¿Parece que Elías debió pensar que Acab y Jezabel se arrepentirían cuando vieran lo que Dios hizo? ¿Pensó que él era el hombre de la hora y que el mundo caería a sus pies?

Cuando consideramos el gran ministerio cumplido por Elías, podemos preguntarnos qué lo llevó a esta situación. Creemos que hay dos razones principales por las que Elías se dejó bajo ese árbol de enebro pidiéndole a Dios que le quitara la vida. Estas son las mismas dos razones que pueden conducir a problemas serios para nosotros si no escuchamos las señales de advertencia.

  • Elías está físicamente agotado
  • Elías está emocionalmente gastado

“pues no soy yo mejor que mis padres”

Es cierto que los “padres” estaban muertos y si Elías no era más útil que ellos ¿para que servía vivir? Así es como nos hace pensar la depresión. Pero, ¡se puede ver en estas palabras un rayo de luz! Es una forma correcta de verse a sí mismo. Hay que explicar esta sugerencia. Los sucesos del Carmelo lo habían llegado a verse como un salvador de la nación por su sola mano, teniendo éxito allí donde todas las generaciones habían fallado. Al fin, solo es un hombre. No es mejor que sus padres. Elías pide una respuesta. Y Dios comienza a responder en seguida.

La provisión divina – 1 Reyes 19:5-7.

1 Reyes 19:5-7:

“Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; pero un ángel lo tocó, y le dijo: «Levántate y come». Miró y vio a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas y una vasija de agua; comió, bebió y volvió a dormirse. Regresó el ángel de Jehová por segunda vez, lo tocó y le dijo:  «Levántate y come, porque largo camino te resta».”

 

Piensa en la actividad en el Carmelo y en su huida hacia el desierto. Este hombre está totalmente agotado. Jehová lo sabe y por lo tanto no reprende a Elías por dormir. Más bien, refresca al profeta y le permite dormir y descansar.   Una pausa para pensarEl cuerpo no fue diseñado para ser empujado constantemente. El estrés constante de la vida es una causa de enfermedad y muerte. Cuando estamos bajo estrés, nuestros cuerpos sueltan un producto químico llamado adrenalina. Nos energiza y nos ayuda a hacer las cosas que hay que hacer. Nos da ‘explosiones’ repentinas de energía. Sin embargo, cuando la adrenalina se bombea constantemente en el sistema, puede tener efectos negativos a largo plazo en el cuerpo. Recordemos que el Señor Jesucristo tomó tiempo para descansar Su cuerpo (Marcos 6:31).

Para sacarlo de la depresión, Dios permitió primero que Elías comiera y descansara. Luego, lo confrontó con la necesidad de regresar a su misión en la vida. Las batallas de Elías no se habían terminado, todavía había trabajo que realizar. Cuando se sienta deprimido después de una gran experiencia espiritual, ¡recuerde que el propósito de Dios para su vida todavía no se ha terminado!

Podemos pensar en otros dos hombres en la Biblia que tenían sentimientos similares a los de Elías. Uno era Moisés, Números 11: 10-17. Moisés casi se destrozó bajo las exigencias físicas y emocionales de liderar a Israel. Jehová ayudó a Moisés dándole 70 ayudantes que le acompañen en la obra. Otro que viene a la mente es Jonás (Jonás 4: 8-9). Su principal problema es espiritual. Por supuesto, él también estaba física y emocionalmente agotado. Dios le dijo al profeta lo que necesitaba oír. El Señor lo enderezó. ¡A veces nuestra depresión puede venir como resultado de un pensamiento espiritual defectuoso!

 Consideremos las siguientes garantías:

  1. Elías no había sido abandonado por Dios.
  2. Dios todavía tenía un plan para la curación de Elías y para su futuro ministerio.
  3. Dios quiso sacar a Elías del valle de su depresión.

Se nota la ternura de Dios para con Elías:

  1. Le permitió dormir. Esto era mejor que la medicina, o la reprimenda interna, o la instrucción espiritual.
  2. Le dio de comer conveniente y milagrosamente nutritivo.
  3. Le hizo «percibir» el cuidado angelical: «Un ángel lo tocó».
  4. Él le permitió contar su dolor (versículo 10). Esto es a menudo el alivio más fácil. Declaró su caso, y al hacerlo se le despejó la mente.

Y Dios quiere hacer lo mismo por nosotros. Si hemos reconocido una tendencia en nuestra propia vida a estar deprimidos y desalentados, recordemos lo que dijo Jesús: «Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.» (Mateo 11:28); «Nunca te dejaré, ni te desampararé.» (Hebreos 13: 5); «Echando sobre él todo vuestro cuidado, porque él cuida de vosotros.» (1 Pedro 5: 7).

“pero un ángel lo tocó”

La comida a la que un ángel lo despertó dos veces fue la respuesta de Dios a la oración de Elías. Dice que su vida era todavía necesaria y que Dios cuidaba de él. Tal vez una de las razones de Elías para huir al desierto fue la idea de que podría morir de hambre allí, y así encontrar la muerte. En todo caso, Dios por tercera vez milagrosamente provee su alimento. Los cuervos, la viuda de Sarepta, un ángel, eran sus criados; Y en lugar de quitarle la vida, Dios mismo envía el pan y el agua para conservarlo.

Una pausa para pensar

Hay que recordar que la palabra “ángel” no necesariamente implica una aparición celestial. “Ángel” significa solo ‘agente’ o ‘mensajero’. ¿Puede que se trate aquí de un amable viajero (un buen samaritano)? No podemos estar seguros de lo que ocurrió.

Hay que reflexionar sobre el asunto y recordar que cuando estamos decaídos, Dios sabe que ayuda necesitamos y nos proporciona.

“echándose debajo del enebro, se quedó dormido”

El nombre en hebreo es rothem. Es la mata más grande y más visible de los desiertos del Sinaí, creciendo densamente en los cursos de agua y valles. Las raíces son muy amargas y son consideradas por los árabes como las que producen el mejor carbón. Esto ilustra Job 30:4 y Salmos 120:4.

 “una torta cocida”

Una torta horneada es la manera todavía común en el Este. Hecha sobre piedras lisas calentadas por brasas de fuego. Si estas provisiones fueron preparadas inmediatamente por el ángel, o por algún viajero a quien Dios dirigió de esa manera, no necesitamos discutir, porque cualquier cosa era posible. El que mandó a los cuervos para alimentar a este profeta en el arroyo Querit, fácilmente podría haber puesto en el corazón de algún árabe pasajero el dejar la torta y la cáscara de agua en su cabeza, pues él dormía bajo el rothem arbusto.

Se nota la compasión de Dios

“Cuando Dios viene a Elías, no hay sermones, ni conferencias, ni amenazas, ni reproches, ni reprensiones”. Dios simplemente toca al profeta, satisface su necesidad y le habla suavemente. El v. 6 también nos muestra la condición del corazón de Elías. Tenga en cuenta que cuando Dios le aparece, no hay arrepentimiento para el pasado, no hay gratitud por el presente y no hay carga para el futuro. Sin embargo, ¡Dios es tan suave con este hombre ‘rebelde’!

¿Tenemos la impresión de que Dios está de pie sobre nosotros esperando un error para que pueda golpearnos? Si bien es cierto que Dios es un Dios que castiga a Sus hijos (Hebreos 12: 6-11, Apocalipsis 3:19), también es cierto que Dios es paciente y paciente con Sus hijos (Éxodo 34: 6, Números 14:18). ¿Cuántas veces hemos visto que Dios nos trata a nosotros con ternura y paciencia?

 1 Reyes 19:8:

“Se levantó, pues, comió y bebió.  Fortalecido con aquella comida anduvo cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.”

Cuando Elías huyó al monte Horeb, estaba regresando al lugar sagrado donde Dios le dio a Moisés sus leyes para los hijos de Israel y la humanidad (Éxodo 19-34). Obviamente, Dios le dio a Elías una fuerza especial para viajar esta gran distancia (casi 320 km) sin comida adicional. Como Moisés antes que él y como Jesús después de él, Elías ayunó cuarenta días y cuarenta noches (Deuteronomio 9:9; Mateo 4:1-2).

La Presencia de Dios

Aunque Elías había huido de Dios. ¡Dios no ha dejado a Elías! ¡Dios extiende la misma gracia a nosotros!

Mateo 28:20
2 Timoteo 2:13
Hebreos 13:5
Las Provisiones de Dios

Aunque Elías estaba en un lugar de su propia elección, huyendo de la voluntad de Dios para su vida, ¡Dios aún satisfizo sus necesidades! Nosotros huimos de Dios y Su voluntad para nuestras vidas y a pesar de ello Él es fiel, está siempre presente y continúa permitiendo que Sus bendiciones caigan sobre nuestras vidas. ¿Por qué lo hace? Siempre es un esfuerzo para llevarnos al lugar del arrepentimiento.

Romanos 2:4
1 Juan 5:16

Un Ministerio de Confrontación1 Reyes 19:9-14

Aunque Dios había considerado las necesidades del profeta y era compasivo con él, Dios sabía que la raíz del problema tenía que ser tratada. ¿Es verdad que Elías había pecado y el orgullo estuvo en su corazón? Si era así tenía que ser eliminado antes que Dios pudiera usarlo de nuevo. Estos versículos nos dicen cómo el Señor se acercó para llamar la atención del profeta.

 1 Reyes 19:9:

“Allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Llegó a él palabra de Jehová, el cual le dijo:   –¿Qué haces aquí, Elías?”

 Ahora el mismo profeta se siente derrotado, luego de haber enfrentado con victoria a los 450 profetas de Baal. Permite que las circunstancias le afecten negativamente de tal manera que cree que todo está perdido. En una cueva en Horeb Dios habla con Elías. No se le olvide que en el mismo monte Dios había hablado con Moisés.

Dios le hace preguntas, dialoga con él, pero no antes de tiempo. Ha respetado la decisión de Elías de huir, de aislarse, de ausentarse, de dormirse. Pero ahora es el tiempo de Dios. Comienza una comunicación con el profeta, viene a su encuentro, dialoga como un amigo: ¿Qué haces aquí, Elías?

¡Esta pregunta es una reprensión al profeta! Lo que Dios está diciendo es esto: «Elías, ¿qué estás haciendo en una cueva en el monte Horeb? ¿No te envié a predicar a mi pueblo Israel? ¿No deberías estar en Israel guiando a mi pueblo en un gran avivamiento?” Era un llamado para que Elías examinara su vida y sus prioridades. Ya era hora de que Elías se enfrentara con el hecho de que había pecado contra Dios.

 Una pausa para pensar

¡Esta es la manera de Dios de llamar nuestra atención! Si Él nos hablara hoy, ¿tendría que hacernos la misma pregunta? Es difícil de pensar, pero doy gracias a Dios por los desafíos de la Palabra de Dios y del Espíritu de Dios. Recordemos: «Reprendo y castigo a todos los que amo; se, pues, celoso, y arrepiéntete» (Apocalipsis 3:19). ¡Si el Señor desafía tu vida, es sólo porque Él te ama!

 1 Reyes 19:10:

“Él respondió: –He sentido un vivo celo por Jehová, Dios de los ejércitos, porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares y han matado a espada a tus profetas. Solo yo he quedado y me buscan para quitarme la vida.”

Elías abre su corazón y le comparte la raíz de su depresión. Pierson (pag.85) hace una observación interesante: “Las palabras de los versículos 10 y 14 requieren un estudio más profundo. Son las auténticas características del agotamiento:

  • Auto justificación (He sentido un vivo celo por Jehová);
  • Indignación por la injusticia de todos los demás (han dejado tu pacto);
  • Lástima de sí mismo (Solo yo he quedado);
  • Exageración de los problemas (me buscan para quitarme la vida).

Al fin y al cabo, solo es Jezabel. Está acusando al pueblo de Israel; pero, aunque tenía buenas razones para sospechar que su arrepentimiento sería superficial, no estaban tratando de matarle.”

Una estructura quiástica

Esta es una palabra que proviene del griego «chiasmós», relativo a la letra «chi» o sea «X», lo que derivaría en ‘disposición en forma de equis’. El quiasmo es una figura literaria de repetición, un recurso estilístico muy utilizado en la Biblia. Una estructura quiástica, también conocida como una estructura de anillo, es un punto de conexión literario utilizado para enfatizar las ideas paralelas. Los pares de quiasmos están unidos entre sí para formar una estructura quiástica. Patrones quiásticas pueden tener un número infinito de quiasmos. Una estructura de anillo ya seguiría el patrón o ABCDCBA ABCDDCBA. Tenemos identificado un quiasmo en 1 Reyes 19:

A.   19:1-4 Elías huye del mundo y el ministerio profético
B.   19:5-9a La renovación de Elías comienza

·         instrucciones para Elías: «levántate y come”

·         Jehová responde a las necesidades de Elías con comida y agua, y una sugerencia de que vaya a Horeb

·         en la fuerza de la comida Elías viaja a Horeb

C.   19:9b-10 “¿Qué haces aquí, Elías?”

·         “He sentido un vivo celo por Jehová.”

D.   19:11a Jehová le dijo: “Sal fuera y ponte en el monte.”
E.   19:11b-12 Jehová pasaba.
D’.   19:13a Elías salió y se puso a la puerta de la cueva
C’.   19:13b-14 “¿Qué haces aquí, Elías?”

·         “He sentido un vivo celo por Jehová”

B’.   19:15-18 Se completa la renovación de Elías·         instrucciones para Elías: “Ve, vuelve por el mismo camino”

·         Jehová responde a las necesidades de Elías con una nueva comisión y calma.

·         Jehová le dice a Elías que deje Horeb

A’.   19:19-21 Elías regresa al mundo y el ministerio profético.

 Una nueva revelación – 1 Reyes 19:11-14

 1 Reyes 19:11:

“Jehová le dijo: — Sal fuera y ponte en el monte delante de Jehová. En ese momento pasaba Jehová, y un viento grande y poderoso rompía los montes y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento.  Tras el viento hubo un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto.”

“Sal afuera…” Dios no permite que su profeta permanezca en el escondite; ordena que se ubique en el lugar de la revelación (como Moisés). Es como si Dios le dijera (La Biblia Mundo Hispano):

“Te has salido del ministerio que te entregué. Recuerda que todavía sigues siendo mi profeta. ¡No has terminado tu carrera!”

El patrón bíblico para Dios que aparece en una teofanía es claro:
La voz de Dios ruge y truena
Job 37:5
Job 40:9
Ezequiel 1:24
Ezequiel 43:2
Apocalipsis 1:15
Dios aparece en fuego
Éxodo 3:2, 4
Éxodo 13:21
Éxodo 19:18
Dios aparece con el viento
2 Samuel 22:11
Job 38:1
Salmo 18:10
Salmo 104:3
Nahúm 1:3

1 Reyes 19:12:

“Tras el terremoto hubo un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego.  Y tras el fuego se escuchó un silbo apacible y delicado.”

Entonces, Dios le da a Elías una demostración visible de su poder, en el viento, en el terremoto y en el  fuego. Lo hace en forma ruidosa e impetuosa, pero también por medio de un sonido apacible y delicado (R-V1960. “un silbo apacible y delicado”, LBLA. “el susurro de una brisa apacible”). Elías necesitaba aprender que “después de la tormenta viene la calma”. Que la paciencia y la confianza son también necesarias para servir y llevar adelante los propósitos y la obra de Dios.

1 Reyes 19:13:

“Cuando Elías lo oyó, se cubrió el rostro con el manto, salió y se puso a la puerta de la cueva.  Entonces le llegó una voz que le decía: –¿Qué haces aquí, Elías?”

Nótese que después de esta lección, Elías siente tanto temor de la presencia de Dios que, impresionado por esta escena, se cubre el rostro.

Tal vez la pregunta a Elías no debería ser «¿qué estás haciendo aquí?», sino, «¿quién eres tú, Elías?» Porque el silencio del desierto tira a una persona de su actividad normal y ruidosa y la hace vulnerable. Elías tenía que decidir quién era. ¿Era él el orgulloso profeta, el celoso guerrero, que sólo tenía que pedir a Dios? En el desierto había esperado ver a Dios pasar, pero, en cambio, escuchaba un sonido apacible; Él esperaba respuestas y se le pregunta: «¿qué estás haciendo aquí?» La voz aún pequeña detiene a Elías en su camino, para repensar su misión. Hace mucho tiempo, su modelo, Moisés, había encontrado a Dios en esta montaña. Ahora debe aprender la gran virtud de Moisés – la humildad (Números 12: 3). Al celoso guerrero se le da su misión más difícil, para enfrentar su orgullo y verse a sí mismo como él realmente es. ¿Qué es para ti aquí, Elías? Sólo silencio. Silencio en el que Dios nunca ha estado tan cerca.

Una pausa para pensar

Lo que el terremoto y el fuego no podían hacer, el sonido apacible hizo: ¡tocó el corazón de Elías! Esto era lo que Elías necesitaba. Necesitaba saber que Dios no está interesado en las grandes y sorprendentes cosas que impresionan a los hombres. Está interesado en el corazón de los hombres. Elías estaba acostumbrado a lo notable. ¡Él estaba acostumbrado a lo asombroso! Después de todo, ¿quién más era alimentado por cuervos? ¿Quién más vio a Dios alimentar a tres personas con un barril y una jarra de aceite que nunca se acabó? ¿Quién más había visto a Dios resucitar a alguien de entre los muertos? ¿Quién más había reprendido a un rey y vivido? ¿Quién más había desafiado a los profetas de Baal, rezó y cayó fuego desde el cielo y luego mató a los profetas? Elías está acostumbrado a lo espectacular! ¡Dios quiere enseñarle que es la obra de Dios en el corazón del individuo lo que es de vital importancia! El poder de Dios está en la Palabra de Dios y en la obra de Su Espíritu en los corazones de los hombres.

1 Reyes 19:14:

“Él respondió:  –He sentido un vivo celo por Jehová, Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares y han matado a espada a tus profetas. Solo yo he quedado y me buscan para quitarme la vida.»

Los versículos 13-14 nos dicen que a Elías se le pregunta de nuevo: «¿Qué haces aquí, Elías?» Su respuesta sigue siendo la misma vieja respuesta. Nota: La pregunta de Dios es presente en tiempo. La respuesta de Elías es el pasado. No importa lo que hayas hecho por Dios en el pasado, la pregunta es: «¿Qué estás haciendo hoy?» Esta vez Dios la pone al profeta directamente y le dice cómo son las cosas realmente. Dios tiene un triple plan para lograr que Elías vuelva al camino (vs. 15-18).

Relacionando el Texto (www.internetmonk.com):

Jehová está preguntando a Elías por qué vino al monte. Horeb y por qué fue a esa cueva específica. Es importante ver que todo este viaje fue idea de Elías, no de Dios. Elías decidió huir de Jezabel. Elías decidió correr todo el camino desde el monte Carmelo a Beerseba (toda la longitud de Israel!) Y luego ir al desierto. En 19:7, el ángel dice: «Levántate y come, porque largo camino te resta.» ¿Qué camino? El ángel no le dijo que hiciera un viaje, pero sus palabras revelan que Elías mismo tuvo un viaje más en mente. Su plan no era simplemente ir al desierto, sino ir al monte de Dios. ¿Por qué? ¿Por qué Elías quería regresar al Monte? Horeb? «¿Qué estás haciendo AQUÍ, Elías?» Le preguntó Dios.

Elías fue al monte porque creía que era el único seguidor fiel de Jehová. Se vio en el mismo dilema que Moisés enfrentó después de que el pueblo había pecado con el becerro de oro. Con esto en mente, Elías regresó al lugar donde el primer profeta de Israel se había encontrado con Dios, donde Dios había mostrado su gloria y hablado a Moisés, donde el pacto fue restaurado, donde Dios había cortado nuevas tablas de piedra para el pueblo, donde Dios respondió a las oraciones de Moisés y dio a Israel un nuevo comienzo. Elías estaba esperando que Dios hiciera lo mismo en su día, y empezar de nuevo con él.

Jehová le enseña una lección. Toma a Elías a través de todas las mismas experiencias que Moisés tuvo. Tiene a Elías en la cueva. Tiene al Dios «pasando». Tiene espectaculares demostraciones de gloria, aquí en el terremoto, el viento y el fuego. Una gran diferencia: ¡Jehová no está en nada de esto! Cuando Dios pasó por Moisés, le proclamó su Nombre, y Moisés se inclinó y adoró (Éxodo 34: 6-8). Dios habló. En contraste, cuando el Señor pasó por Elías, él no dijo NADA. No comunicó nada. Y luego, hubo un silencio. Dicen unos que esta es una traducción mejor que » un sonido apacible y delicado». Silencio absoluto. Dios no hablaba a Elías con «un suave susurro», sino por el contrario, no había sonido alguno.

En lugar de conceder algún tipo de privilegio a Elías e Israel por el nuevo comienzo, Dios simplemente le da a Elías algunas cosas que hacer. Dios le dijo al profeta que regresara a su trabajo, la obra a la que había sido llamado, como la unción de reyes y el cuidado de asegurarse de que el ministerio profético continuaría en la próxima generación.

Junto con la obra, Dios le dio algunas promesas. Dios mismo se encargaría de los resultados futuros de su obra. Se aseguraría de que un remanente fiel de su pueblo permaneciera siempre. No le correspondía a Elías, y no era necesario que tuviera algún tipo de revelación espectacular y avivamiento en la montaña. Elías estaba comenzando a aprender que él era él. Dios le había creado único con un llamamiento único. No tenía que luchar para ser una fotocopia de Moisés.

Volver al índice de:
El Dia De Jehová

Continúa leyendo:
Elías Y Los Profetas De Baal

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com