Introducción

Introducción

El privilegio especial de los Hijos de Israel era tener a Dios por su Rey, y haber sido elegidos por Él para ser un pueblo escogido para mostrar Su alabanza en el mundo.

Durante la época de los Jueces, Israel había rechazado a Dios como su Rey. Este rechazo alcanzó un clímax en los días de Samuel, cuando «pidieron un Rey como todas las naciones» [1 Samuel 8: 5, 19, 20]. Cuando los hijos de Dios temen ser diferentes del mundo que los rodea, pierden su poder de testimonio para Él. Dios nombró a Saúl como monarca, un rey según su propio corazón.

Cuando Saúl rompió el pacto de Dios a través de la desobediencia, Dios les dio a David – »un Rey según su propio corazón » [1 Samuel 13: 13,14]. David era un tipo de rey perfecto. Salomón, de la misma manera, era un tipo de Él. Pero después de Salomón, el poder de Dios se apartó de los reyes y se estableció en los profetas.

Dios había transferido el poder de los reyes a los profetas. De la oscuridad de este mal tiempo, dos figuras se destacan como Sus testigos, mostrándonos que, a través de todo el fracaso, Dios estaba trabajando tranquilamente hacia adelante, hacia Su Reino eterno de Justicia. La gran línea de profetas comenzó con Elías, y representaron a Dios ante Su pueblo, a través de todos los años del declive y la caída de la monarquía.

Elías y Eliseo, en el contraste de sus personajes y de su misión, nos recuerdan a Juan el Bautista y de nuestro Salvador. Inclusive Nuestro Señor mismo se refirió a Juan el Bautista como el cumplimiento de la profecía de que Elías debe venir primero antes de la venida del Hijo del Hombre. «Elías ciertamente ha venido», dijo (Mateo 17:10-13). Elías, el robusto profeta del desierto, vestido con su manto y faja de cuero que cada profeta usaba – repentinamente aparece en escena en el tribunal de Acab. Pronuncia el juicio de Dios: «¡Vive Jehová, Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni roció en estos años, hasta que mi boca lo diga!” (1 Reyes 17:1).

El secreto de su poder radicaba en aquellas pocas palabras «en cuya presencia estoy”. Sabía lo que era tener poder con Dios, y por lo tanto, tenía poder con el hombre. Él nos recuerda a Juan, vestido de la misma manera, en la corte de Herodes, denunciando, sin temor, los pecados de ese rey (Marcos 6:17-18).

Volver al índice de:
El Dia De Jehová

Continúa leyendo:
El Anuncio De La Sequía

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com