Eliseo Sucede A Elías

Eliseo sucede a Elías

En 2 Reyes 2 se vislumbran las poderosas obras de Dios a través de Elías y Eliseo. Esto en sí mismo nos enseña de nuevo acerca de la fuerza y ​​el poder de nuestro Dios. También demuestra un Dios que es amoroso y misericordioso y que cuida de nosotros como Su pueblo.

Llama nuestra atención el hecho de que los eventos de este capítulo ocurrieron poco antes del “arrebatamiento” de Elías, quien fue una de las voces claves de la Palabra de Dios. El Señor quería un reemplazo para Elías y Eliseo iba a ser esa persona. Él asumiría el ministerio de Elías, pero esto significaría una gran responsabilidad para este joven profeta. ¿Sería igual al desafío? ¿Tendría lo que se necesitaba? El poder que Eliseo necesitaría no era un problema. Su poder vendría de Dios, pero también necesitaría carácter espiritual para enfrentar las pruebas y presiones en estos tiempos decadentes. Necesitaría valor, resistencia, lealtad, anhelos y prioridades bíblicas.

La historia y los eventos que siguen en los vs 2-6 fueron establecidos para probar estas cualidades de carácter en Eliseo y demostrar su preparación para la tarea que tenía ante sí. ¿Después de meses de entrenamiento y seguimiento de Elías, Eliseo estaría dispuesto a continuar? ¿Estaba decidido a seguir adelante y permanecer con Elías hasta el final, para asumir la tremenda responsabilidad que significaría la partida de Elías? Tenga en cuenta que tres veces, en los versículos 2, 4 y 6, Elías le pide a Eliseo que se quede dónde estaban mientras él viajaba como ordenó el Señor: primero de Gilgal a Betel, luego de Betel a Jericó y finalmente de Jericó al Jordán. En Betel y Jericó había escuelas para formar a los profetas, seminarios para instruir a los jóvenes sobre la manera de enseñar la Palabra y usar sus dones para el Señor. Elías era evidentemente el jefe de estas escuelas

2 Reyes 2:1:

“Aconteció que cuando Jehová iba a alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal.”

Encontramos a Elías en compañía de Eliseo. Esta es la primera vez que los dos están juntos, y esto es importante pues han transcurrido unos diez años desde que se produjo el llamado de Eliseo. (1 Reyes 19:19). Durante este tiempo, Eliseo fue conocido como el ‘siervo de Elías’ (2 Reyes 3:11). Ahora había llegado el momento de que Elías fuese llevado al cielo. Encontramos a estos dos hombres juntos en este punto dramático de la historia.

Gilgal estaba al este de Jericó, cerca del río Jordán. Según las notas correspondientes al texto (R-V 1995): “Este nombre se refiere habitualmente al santuario ubicado entre Jericó y el rio Jordán (Josué 4:19). Pero el contexto (v. 2) sugiere que aquí se trata de un sitio del mismo nombre más cercano a Bet-el.” Este Gilgal particular parece haber estado al oeste de Silo, en el camino a Siquem (Génesis 12: 6, Deuteronomio 11:30). En la historia se había asociado con el Bet-el idólatra (Oseas 4:15; 9:15; 12:11; Amós 4: 4-5; 5: 4-5).

2 Reyes 2:2:

“Y Elías dijo a Eliseo: Quédate ahora aquí, porque Jehová me ha enviado a Bet-el. ¡Vive Jehová y vive tu alma, que no te dejaré! le dijo Eliseo. Descendieron, pues, a Bet-el.”

De alguna manera Eliseo sabía que Elías pronto partiría de este mundo, y estaba dispuesto a seguirle hasta el final. Se notan las tres veces que Elías dijo: “Quédate ahora aquí.” (vs.2, 4, 6). Elías había llamado a Eliseo para que asumiera sus responsabilidades como profeta (1 Reyes 19:19). Eliseo había decidido seguirle porque a menudo los moribundos impartían bendiciones y no quería perder esa preciosa oportunidad (Génesis 49). La determinación de Eliseo fue probada en las tres ocasiones por Elías.

[Betel a unos 24 km. dentro del área montañosa, fue el lugar donde Jacob se encontró con Dios (Génesis 28). Los dos hombres llegaron primero a Bet-el, cuyo nombre significa «casa de Dios». A la verdad Bet-el tenía una gran herencia espiritual. Jacob mismo había ofrecido su sacrificio aquí. Pero, sobre los años, algo había sucedido a la ciudad. Jeroboam había levantado un becerro de oro, y pronto la gente estaba entregada a la idolatría. Como resultado, una generación entera había sido perdida al escepticismo, la burla y mofa, robando a sus niños de cualquier huella de las raíces espirituales de Bet-el.]

 ¡Vive Jehová y vive tu alma, que no te dejaré! Aquí está la expresión enfática de la lealtad de Eliseo a Elías basada en el hecho de la afinidad de Elías con Jehová (1 Samuel 20:3).

2 Reyes 2:3:

“Salieron al encuentro de Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Bet-el y le dijeron: ¿Sabes que Jehová va a arrebatarte hoy a tu señor? Sí, lo sé; pero callad respondió él.”

«Los hijos de los profetas» formaban parte de algo así como una escuela, un conjunto de discípulos reunidos alrededor de un profeta reconocido, como lo eran Elías o Eliseo. Estas compañías de profetas estaban localizadas a lo largo de la nación, para ayudar a contener la marea de decadencia espiritual y moral que comenzó bajo el gobierno de Jeroboam. Los estudiantes en Bet-el fueron testigos oculares de la sucesión del ministerio profético de Elías a Eliseo.

[Al parecer, los grupos de los profetas que existían en Israel desde tiempos antiguos (1 Samuel 10:10; 19:20) no deben identificarse sin mas que los llamados “hijos de los profetas”. En el AT existen 11 referencias a los hijos de los profetas y, excepto por la primera, siempre ocurren en relación con Eliseo. Probablemente hijo designa a un aprendiz en una hermandad en vez de un descendiente de un profeta. De manera que se trata de personas llamadas a ser entrenadas para ser profetas, como lo fue Eliseo.]

2 Reyes 2:4:

“Elías le volvió a decir: Eliseo, quédate aquí ahora, porque Jehová me ha enviado a Jericó. ¡Vive Jehová y vive tu alma, que no te dejaré!  le respondió Eliseo. Siguieron, pues, a Jericó.”

Jericó, en el valle del Jordán, no muy lejos de Gilgal, fue la primera ciudad que Josué tomó (Josué 6), y el Jordán había dejado de correr milagrosamente para permitir que Israel entrara a la tierra prometida (Josué 3).

Aparte del desvío a Bet-el, la jornada tiene como foco los sitios asociados con la entrada de Israel a la tierra prometida. El propósito de esto, o al menos el propósito que el autor tuvo para relatarlo, es atraer la atención a los importantes papeles que Elías y Eliseo desempeñaron en la historia de Israel. Eventos previos en la vida de Elías recuerdan aspectos del ministerio de Moisés. Por ejemplo, igual que Moisés, Elías recibió una revelación de Dios en el monte Horeb, y la matanza de los profetas de Baal hace eco de la tragedia del incidente de la adoración del becerro de oro (Éxodo 32:25–29). Ahora lo vemos cruzando al lado este del Jordán (de manera similar a como se cruzó el mar Rojo cuando Moisés era el líder), donde también terminó el ministerio de Moisés. Ciertamente, el fin de la vida de Moisés fue casi tan misterioso como el de Elías (Deuteronomio 34:6). Las semejanzas entre las vidas de estos dos hombres se destacan en el Nuevo Testamento cuando ambos aparecen para hablar con Jesús en su transfiguración (Mateo 17:3).

2 Reyes 2:5:

“Se acercaron a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Jericó, y le dijeron: ¿Sabes que Jehová va a arrebatarte hoy a tu señor?  Sí, lo sé; pero callad respondió él.”

La noticia de la próxima partida de Elías fue aparentemente revelada a los grupos de los hijos de los profetas.

2 Reyes 2:6:

“Luego Elías le dijo: Te ruego que te quedes aquí, porque Jehová me ha enviado al Jordán. ¡Vive Jehová y vive tu alma, que no te dejaré! – le respondió Eliseo. Y se fueron los dos.»

El río Jordán es un río de 360 km de longitud total, que ocupa el sector del Gran Valle del Rift (Wikipedia, La enciclopedia libre), fractura tectónica que separa la placa africana de la placa arábiga. Nace en las montañas del monte Hermón (2814 m), desde donde fluye atravesando el sureste del Líbano hacia el sur, entrando en Israel y desembocando en la costa norte del mar de Galilea. La última sección, que tiene menor pendiente y lento discurrir, continúa su curso con multitud de meandros antes de entrar al mar Muerto, que está a unos 400 metros bajo el nivel del mar y no tiene salida. Jordán significa “el que baja”, porque pasa de una altura en su nacimiento de 520 msnm a una de 392 m bajo el nivel del mar cuando desemboca en el mar Muerto.

El valle bajo del Jordán se hizo típico de “la vida de la carne” que todos deben enfrentar y cruzar antes de entrar en la Tierra Prometida de la gloria de Dios. Esta región fue testigo del bautismo del Hijo de Dios (Mateo 3: 6). Jesús se paró en las aguas fangosas del Jordán para cumplir toda la justicia y confirmar la predicación de Juan que “toda la carne es hierba” (Isaías 40: 6).

Elías asciende en un torbellino (2:7–11)

2 Reyes 2:7:

“Pero llegaron cincuenta hombres de los hijos de los profetas y se pararon enfrente, a lo lejos, mientras ellos dos se detenían junto al Jordán.”

Salió de Gilgal para Bet-el con Eliseo hijo de Safat cuando éste insistió en acompañarlo; no solamente él sabía que Jehová iba a llevar a su líder espiritual, sino también la comunidad de profetas en Bet-el lo sabía. Asimismo, después de dar rodeos en la ruta, Elías llegó con Eliseo a Jericó cuando éste rehusó quedarse atrás. También lo sabían los 50 profetas de Jericó, que servirían como testigos de la sucesión de Eliseo a Elías.

2 Reyes 2:8:

“Tomó entonces Elías su manto, lo dobló y golpeó las aguas, las que se apartaron a uno y a otro lado, y ambos pasaron por lo seco.”

Una vez más, en Jericó, Eliseo rehusó quedarse atrás cuando Elías cruzó el río Jordán en seco; esto nos recuerda del éxodo con Moisés (Exodo14:21) y la entrada en Canaán con Josué (Josué 3:17; 4:18). Se prueba la lealtad de Eliseo tres veces y tres veces promete y demuestra su compromiso con su padre espiritual (vs. 2, 4, 6). (Demuestra tener la misma lealtad de Rut (Rut 1:16-17), y sus tres pruebas anticipan las de Simón Pedro (Juan 21:15-17) y del Hijo del Hombre (Mateo 4:1-11). Su lealtad permanente, que expresaba con la triple repetición del juramento o promesa poderosa de ¡Vive Jehová!, indicaba su determinación inquebrantable de seguir a su maestro hasta el final de su jornada —costara lo que costara— y presagiaba un premio especial.

2 Reyes 2:9:

“En cuanto pasaron, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea arrebatado de tu lado. Eliseo dijo: Te ruego que me dejes una doble porción de tu espíritu.”

Cuando Elías preguntó a Eliseo qué quería, éste le dijo que quería una doble porción de tu espíritu, la herencia legal del primogénito o del hijo mayor (Deuteronomio 21:17). Podemos ver una conexión entre esto y la manera en que Eliseo se refiere a Elías como su padre (v. 12). Viene a ser un pedido oficial de ser el heredero del ministerio de Elías. La palabra espíritu (ruaj H7308) se refiere a la energía vital que equipaba a uno con poder, sabiduría, valentía, fuerza y habilidad. De modo que Eliseo deseaba ser el legítimo sucesor como encargado de los profetas y tener un ministerio que se caracterizara con el poder enérgico de Elías.

Lo que Eliseo pidió es que pudiera tener el privilegio y el honor de ser él quien continuaría la obra de Elías. Uno puede imaginar que él debe ser la cabeza espiritual de esas personas que Elías había ayudado a formar en la escuela de los profetas (Salmo 89:27).

 

2 Reyes 2:10:

Cosa difícil has pedido –le respondió Elías–.  Si me ves cuando sea separado de ti, te será concedido; pero si no, no.

 

Esta donación de una doble porción del espíritu de Elías era una prerrogativa de buceo y sin embargo, Elías había sido informado en el Sinaí que Eliseo lo sucedería en su cargo (1 Reyes 19:16). Por lo tanto, debería haber accedido a la petición de Eliseo.

El éxito de Eliseo ahora descansaba en las manos de Dios; Sus ojos de fe deben estar firmemente fijos en el profeta de Galaad cuando fuese tomado de él.

2 Reyes 2:11

“Aconteció que mientras ellos iban caminando y hablando, un carro de fuego, con caballos de fuego, los apartó a los dos, y Elías subió al cielo en un torbellino.”

“Un carro de fuego, con caballos de fuego” eran los símbolos del poder y la protección divinos (2 Reyes 6:17). La palabra carro (hebreo racav) es la misma de la que recibimos la palabra “querubín” que significa “montar” (1 Crónicas 28:18). El significado primario de los querubines fue el expresado en Génesis 3:24. Eran esas criaturas simbólicas que aseguraban, no que el camino estaba bloqueado, sino que se mantendría abierto para que todo lo que se acercaba a Dios lo hiciera de acuerdo con la verdadera adoración.

Aunque los carros del cielo se manifestarían en la venida del Señor Jesucristo con poder y gran destrucción (Isaías 66: 15-16), aún serán conocidos como los carros de salvación (Salmo 68:17, Habacuc 3: 8. A pesar de que destruyen, sin embargo, siempre será que el árbol de la vida podría mantenerse abierto para todos aquellos que quieren ser salvos.

«Los apartó a los dos”

Es importante observar lo que hicieron los carros del cielo. Separaron a Eliseo de Elías. Después de haber separado con éxito a los dos hombres, leemos que Elías fue llevado al cielo en un torbellino (v.1 y 11). ¿Qué pasó con los carros? En la historia posterior, aprendemos que se quedaron con Eliseo como una manifestación simbólica de que el poder y la defensa de Jehová estaban ahora con él. La obra de Jehová en la tierra, como el Dios de los querubines manteniendo el camino del árbol de la vida abierto, estaba lejos de terminar y se llevaría a cabo a través de Eliseo.

 Aprendemos esto del incidente posterior, cuando los ejércitos sirios, con la intención de capturar a Eliseo, rodearon la ciudad de Dotán. En esa ocasión, el joven siervo de Eliseo se alarmó mucho cuando vio la extrema situación en que se encontraban. Eliseo permaneció en calma, pues sus ojos seguían abiertos, como cuando observó a Elías subir al cielo. 2 Reyes 6:17 dice que cuando los ojos del joven fueron abiertos,

“vio que el monte estaba lleno de gente de a caballo y de carros de fuego alrededor de Eliseo.”

Esto indicaba que Eliseo estaba llevando a cabo la obra que había sido dejada por Elías desde el día en que fue llevado por Dios al cielo.

Volver al índice de:
El Dia De Jehová

Continúa leyendo:
¿Elías Fue Al Cielo?

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com