Llamados A Ser 'Servios'

Llamados a ser ‘siervos’

En los tiempos de Jesús, todavía subsistía la institución israelita de la esclavitud independientemente del sistema romano. Por eso, leemos en el Nuevo Testamento de siervos o esclavos literales. Jesús se refiere a menudo a los siervos, mayormente en sus parábolas:

  • proclama la identificación del siervo con su patrón (Mateo 10:24),
  • advierte contra servicios inconsiderados (Mateo 13:28),
  • compara el perdón de los pecados con la condonación de la deuda de un siervo (Mateo 18:23, 34),
  • elogia la lealtad y prudencia de un siervo que administra sabiamente (Mateo 24:45–51),
  • señala la responsabilidad por los bienes recibidos en custodia (Mateo 25:14–30),
  • destaca el valor de prestar servicios desinteresados (Lucas 17:7–10).

Efectivamente Jesús no desprecia ninguna persona por su condición social o económica. Al contrario, utiliza las condiciones de la vida cotidiana, como la servidumbre, para comparar sus seguidores con la metáfora ‘siervos’ (griego: douloi).

Cuando Jesús habla con sus discípulos acerca de la servidumbre, se identifica dos cosas. Primeramente, se refiere al servicio a Dios como la autoridad suprema que es digno de su servicio. Segundo, les alienta a servir a los demás como una expresión de humildad y amor hacia su prójimo. Afirma que quien desee ser el primero deberá estar al servicio de todos (Marcos 10:44), porque aun el Hijo del Hombre da su vida en rescate por muchos, como precio por la redención y la libertad (Marcos 10:45).

Encontramos el consejo de servicio de Jesús en el Sermón del Monte (Mateo 6:24) “Ninguno puede servir a dos señores, porque odiará al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” La relación de servicio involucra obediencia, pero es aun más de eso; también es una cuestión de fidelidad. Por eso, las parábolas con la metáfora de un siervo nos enseñan que hay que amar al mayordomo, al rey, al patrón…a Dios.

“Ya no os llamaré ‘siervos’…”

Sobre todo recordamos lo que Jesús dice en Juan 15:15. No más llama a sus discípulos ‘siervos’ sino ‘amigos’ porque les había comunicado todo lo que el Padre les había dicho. Se nota que con respecto de ‘siervos’, el siervo no sabe lo que hace su patrón. El cambio de la metáfora indica una relación intima entre Jesús y sus discípulos.

´Siervo´en los evangelios

Mateo 8:9; 10:24,25; 13:27,28; 18:23,26,27,28,32; 20:27; 21:34,35,36;

22:3,4,6,8,10; 24:45,46,48,50; 25:14,19,21,23,26,30; 26:51.

Marcos 10:44; 12:2,4; 13:34; 14:47.

Lucas 7:2,3,8,10; 12:37,43,45,46, 47; 14:17,21(x2),22,23; 15:22; 17:7,9,10;

19:13,15,17,22; 20:10,11; 22:50.

Juan 4:51; 8:35; 13:16; 15:15(x2),20; 18:10(x2),18,26.

Una observación y una pregunta

La tabla en la página que anota la frecuencia de la palabra ´siervo´  (doulos) en los evangelios puede ser de poco interés. Sin embargo, la incluimos en el texto porque, con mas atención, se observa algo muy interesante. Vamos a proponer lo siguiente:

Se encuentra un aumento del uso de la palabra ´siervo´ en los Evangelios hacia el fin del ministerio de Jesús.           

Entonces, nos preguntamos: ¿Por qué?

La respuesta que proponemos nos dará otro ejemplo de la necesidad que todos tenemos de examinar cuidadosamente nuestra vida nueva en Cristo.

Primero: En Mateo 16:13–20, encontramos la confesión de Pedro (Marcos 8:27–30; Lucas 9:18–21). Hasta este momento en el evangelio de Mateo, hemos leído muy variadas reacciones al ministerio y autoridad de Jesús. Se resumen los puntos de vista de otras personas en el v.14, donde a Jesús se le coloca en la categoría de profeta. Pedro hace la declaración definitiva por la cual todo el relato se ha estado dirigiendo: Jesús es el Mesías, el Hijo del Dios viviente. En realidad, era una revelación de Dios (v.17) y el hecho de que fuera Pedro la persona que la había recibido indicaba el importante papel que éste iba a desempeñar en el desarrollo de la misión del Mesías. Sin embargo, la iglesia sería edificada por Jesús, no por Pedro.

Segundo: Aunque Jesús anuncia su muerte desde aquel incidente (Mateo 16:21; 17:22; 20:17-19), los Evangelios registran varias disputas entre los discípulos sobre el asunto de quien es el mayor (Mateo 18 :1–5; Marcos 9:33-37; Lucas 9:46-48). Por supuesto que la promesa de Jesús de un lugar de honor especial en Mateo 19:28 les animó mucho a los discípulos.

Tercero: La petición de Santiago y de Juan (de la madre de los hijos de Zebedeo) es extraordinario Mateo 20:20-24). ¿Fue el propósito de esta petición el deseo de obtener precedencia entre los doce y en particular suplantar a Pedro? (Recordamos que era otro miembro del círculo íntimo del grupo de tres que fueron testigos de la transfiguración.) Esto fue lo que indignó a los demás y provocó que Jesús diera otra lección a todos sobre las ideas mundanas de grandeza.

Jesús mismo es el ejemplo supremo. Se nota la lección (Mateo 20:28): Su estado de Hijo del Hombre le daba el derecho de ser servido, pero él vino para servir. En esta falta de egoísmo, él es nuestro modelo.

En la iglesia todos somos siervos mientras esperamos el regreso de nuestro Señor Jesucristo.

¿Qué servicio préstamos a los hermanos?

Una digresión – El apóstol Pedro y la roca

Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo que tú eres Pedro (griego: petros), y sobre esta roca (griego: petra) edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos: todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos. (Mateo 16:16-18)

Cristo llama ´piedra´ (género masculino en griego el lenguaje original) a Pedro. Después dice sobre esta piedra (género femenino en griego el lenguaje original) edificare mi iglesia.

¿Cuál es la roca sobre la cual la iglesia es edificada?

La roca sobre la cual Jesús construiría su Iglesia pudiera ser una alusión a:

  • (1) Jesús mismo (su obra de salvación al morir por nosotros en la cruz);
  • (2) Pedro (el primer gran líder de la iglesia en Jerusalén);
  • (3) la confesión de fe que Pedro hizo y que todos los verdaderos creyentes posteriores deberían hacer.

La interpretación católica romana es que esa roca es Pedro, pero la diferencia de genero hace que tal respuesta sea cuestionable. ¿Por qué?

Cinco versículos más tarde, Jesús reprocha a Pedro:

Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! Me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. (Mateo 16:23)

  • La iglesia está fundada sobre Cristo:

Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. (1 Corintios 3:11)

  • Sin duda Pedro debió haber comprendido si la iglesia estaba fundada en él o en Cristo:

Por lo cual también dice la Escritura: «He aquí, pongo en Sión la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; el que crea en él, no será avergonzado». Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso. En cambio, para los que no creen: «La piedra que los edificadores desecharon ha venido a ser la cabeza del ángulo» y: «Piedra de tropiezo y roca que hace caer». Ellos, por su desobediencia, tropiezan en la palabra. ¡Ese es su destino! (1 Pedro 2:6-8)

  • Cristo mismo dijo:

“¿Ni aun esta escritura habéis leído?: “La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo”.

La piedra a la que Jesús se refirió no fue Pedro, sino la confesión: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente

Hay quienes argumentan que el uso de dos palabras distintas (petros, petra) en el texto griego no es importante porque el diálogo original entre Jesús y Pedro fue en arameo y sin duda en dicha lengua sólo una palabra se empleó: (Kefá – arameo; Cefas – griego). La falsedad de este argumento es que envuelve un razonamiento de lo desconocido a lo conocido en vez de ser, al contrario. La única forma de saber a ciencia cierta lo que Jesús dijo a Pedro en esa ocasión es por medio de los textos griegos. De manera que si una distinción valida se hace en el griego, debemos suponer lógicamente que una distinción igual se hizo en la conversación original.

¿Y las llaves?

Primero Jesús habla de dar a Pedro unas llaves teniendo en cuenta otros pasajes vemos que esas llaves no le conferían a Pedro la autoridad absoluta dentro de la iglesia puesto que ya otros apóstoles tenían la misma autoridad. Para probar esto basta considerar Mateo 18:18 y Juan 20:22-23.

Continuamos con la representación de esta información en una forma diagramático así:

El uso de las metáforas por Jesús

Al principio de su ministerio
TAREA
Al fin de su ministerio
TAREA
Unas metáforas que Jesús usa para enseñar la importancia de las relaciones dentro de sus seguidores:

Hermanos Siervos
Hijos Escogidos
Los doce Amigos
Discípulos Ovejas
Siervos Siervos Siervos Siervos Siervos Siervos Siervos
—– Se nota un aumento de énfasis

Ahora vamos a investigar otra metáfora: Llamados a ser ‘hijos’

El Señor Jesús usó la metáfora ‘hijo’ (griego: huios) de una manera muy significativa, como en Mateo 5.9:

“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios” y en los versículos 44-45 del mismo capitulo: “Amad a vuestros enemigos … y orad por los que os … persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos”.

Se usa con frecuencia en sentido metafórico acerca de características morales prominentes. Según Vine: Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento,

“En cuanto a características morales, se usan las frases siguientes:

(a) hijos de Dios (Mt 5.9, 45; Lc 6.35);

(b) hijos de luz (Lc 16.8; Jn 12.36);

(c) hijos del día (1 Ts 5.5);

(d) hijos de paz (Lc 10.6);

(e) hijos de este siglo (Lc 16.8);

(f) hijos de desobediencia (Ef 2.2);

(g) hijos del malo (Mt 13.38, Hch 13.10);

(h) hijo de perdición (Jn 17.12; 2 Ts 2.3).

También se usa para describir otras características que las morales, como

(i) hijos de la resurrección (Lc 20.36);

(j) hijos del reino (Mt 8.12; 13.38);

(k) hijos de la sala nupcial, lit. (Mc 2.19);

(l) hijo de consolación (Hch 4.36);

(m) hijos del trueno, Boanerges (Mc 3.17)”

Se encuentra otras palabras griegas en el Nuevo Testamento con referencia a ‘hijo’. Por ejemplo:

teknion (hijito) Juan 13:33; 1Juan 2:1,12,28; 3:7,18; 4:4; 5:21.

teknon (hijo, descendiente, habitante) Mateo 2:18; 7:11; 9:2; 10:21.

nepios (niño, menor de edad) Mateo 11:25; 21:16; Lucas 10:21.

paidion (niño, hijo) Mateo 2:8,9,11,13 (x2),14,20 (x2),21; 11:16; 14:21; 15:38; 18:2,3,4,5; 19:13,14; Marcos 5:39,40 (x2),41; 7:28,30; 9:24,36,37; 10:13,14,15.

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com