El libro de Jueces. Capitulo 8 ¡Después de la batalla, pero…!

Cada uno de los hechos en este capítulo representó un nuevo desafío para Gedeón. La cronología del capítulo 8 parece ser la siguiente:

  • Gedeón persigue a los dos reyes (vs. 4-12)
  • Aplica disciplina a los judíos (vs. 13-17)
  • Los críticos (vs. 1-3)
  • Muerte de los reyes (vs. 18-21)
  • La “jubilación” de Gedeón (vs. 22-35)

Jueces 8:1-3. Resentimiento y pacificación 

El resentimiento de Efraín: 

“¿Qué es esto que has hecho con nosotros, no llamándonos cuando ibas a la guerra contra Madián?” 

Los hombres de Efraín, con el orgullo herido, se quejaron vehementemente a Gedeón por no haber sido convocados para la batalla antes. Efraín y Manasés eran las dos tribus líderes del sector central de Israel (Jueces 1:22–36) y probablemente fue por esta razón que los efrateos se sintieron menospreciados por el hecho de que Gedeón (que era de Manasés) no los incluyó en su llamado inicial. 

Pero Gedeón todavía no había terminado la guerra con los madianitas, al menos a satisfacción suya (vs. 4-5).

“Dios ha entregado en vuestras manos a Oreb y Zeeb.”. “¿Qué he podido hacer comparado con vosotros?” (v. 3). 

Gedeón pudo haber hecho uso de su autoridad y popularidad para poner en su sitio a la tribu de Efraín, pero prefirió utilizar una mejor actitud:

“La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.” (Proverbios 16:32)

Esta fue una declaración de humildad, dicha para intentar apaciguar a los hombres de Efraín.

Jueces 8:4-9. El rechazo de la petición de Gedeón por asistencia 

Gedeón y sus hombres estaban “Cansados, pero todavía persiguiendo” (v. 4) a dos de los reyes madianitas. Le pidieron ayuda de los de Sucot: “Os ruego que deis a la gente que me sigue algunos bocados de pan.” (v. 5). La razón por el rechazo de Sucot está en el v. 6. Estos hombres de Sucot eran de la tribu de Manasés, la cual eligió permanecer en el lado este del Jordán y, por tanto, lógicamente deberían haber apoyado a Gedeón. Los hombres de Sucot tenían dudas en cuanto a la capacidad de Gedeón de derrotar al ejército madianita que estaba huyendo. No consideraban que alimentar a un hermano con hambre fuera una oportunidad para mostrar amor.

Se nota la respuesta de Gedeón en v. 7 y también el mismo rechazo de Peniel (vs. 8-9). Los hombres de Peniel, al igual que los hombres de Manasés, habitaban quizás a menos de ocho kilómetros al este de Sucot en el banco norte del río Jaboc, y también rehusaron darle ayuda a Gedeón. Peniel (“rostro de Dios”) fue llamado así por Jacob porque Dios se le apareció allí (Génesis 28:30). Gedeón les advirtió a las dos ciudades que regresaría para darles una lección.

En esta segunda fase de la guerra que tuvo lugar al oriente del Jordán, Gedeón aparece en una nueva y extraña luz. Su propósito era capturar a Zeba y Zalmuna (v. 5) y avanzó hacia esa meta con determinación frenética, a pesar del hambre y el cansancio de sus hombres. El esperaba que estos dos reyes serían entregados en su mano como lo fueron Oreb y Zeeb (v. 7), pero no hay indicación de ninguna participación de Jehovah en el asunto (8:11–12 con 7:21–22).

“Derribaré esta torre.” La humildad y la cautela de Gedeón desaparecieron completamente. Ahora lanza la diplomacia al viento, demandando apoyo con amenazas de retribución sobre aquellos que fallaran en dárselo (vs. 7, 8). Y en un contraste marcado con la fase anterior de la carrera de Gedeón, ya no hay ninguna referencia al Señor como involucrado en lo que él hace. Es claro que lo que ahora él logra es por su propia fuerza de carácter y habilidad táctica, no por su dependencia en el Señor.

Jueces 8:10-12. La derrota final de los madianitas.

Quedaban 15.000 soldados con los reyes Zeba y Zalmuna. 120.000 soldados de Madián ya habían caído. Representa la pérdida de más del 80% de su fuerza total

Aunque Carcor (v. 10) se menciona sólo esta vez en la Biblia, su localización puede determinarse por las otras ciudades de Noba y Jogbeha. Carcor estaba al este del mar Muerto, mucho más allá de los límites del asentamiento israelita. La localización de Noba (v. 11) es desconocida. Según Números 32:42, Noba es el nombre de un clan de Manasés instalado al este del Jordán.  En Números 32:35 se menciona a Jogbeha entre las ciudades pertenecientes a la tribu de Gad cuyo territorio también estaba al este del Jordán 

Dice v. 11 “no estaba en guardia”. ¿Por qué, especialmente después de la sorpresa hace tres días?  Aparentemente los madianitas se habían sentido muy seguros allí. Habían viajado unos 200km distancia desde Jezreel.

Gedeón los derrotó, y los quince mil hombres de guerra restantes fueron derrotados y huyeron aterrados. Los dos reyes fueron capturados y, así, las fuerzas de los madianitas fueron vencidas por muchas generaciones (Salmo 83:9; Isaías 9:4).

Jueces 8:13-17. La venganza contra Sucot y Peniel 

  • Tomó los 77 principales y ancianos de Sucot y los castigó con espinos y abrojos del desierto.
  • Derribó la torre de Peniel y mató a los de la ciudad.

Al ser ahora el juez de Israel, era tarea de Gedeón castigar a los hombres de Sucot y Peniel.

Jueces 8:18-21. La muerte de los reyes cananeos 

  • Los que los madianitas habían matado de Tabor eran los hermanos de Gedeón.
  • Manda a Jeter su hijo mayor a matarlos, pero este rehusa por temor.
  • Los reyes lo desafían – “Levántate tú y mátanos; porque como es el varón, tal es su valentía.”

Se revela la razón de la frenética persecución de Gedeón de Zéba y Zalmuna: Ellos habían matado a sus hermanos en una batalla anterior y Gedeón estaba resuelto a ajustar cuentas con ellos (v. 18-19). Finalmente Jeter, hijo de Gedeón, a quien se introduce inesperadamente en el v. 20, sirve para arrojar luz sobre el cambio que ha sufrido su padre. La antigua falta de confianza en sí mismo de Gedeón se refleja en Jeter que titubea cuando se le ordena matar a los prisioneros, “porque tenía temor” (v. 20). Gedeón mismo, por vía de contraste, tiene aspecto de “hijo de rey” (v. 18) y es un hombre de “valentía” (v. 21). El propósito de mandar a su joven hijo que les matara era el de añadir insulto a la injuria, haciendo que un simple joven hiciera caer a un rey. La manera en la que un guerrero muere es muy importante para él, como podemos ver en la vida de Saúl, quien no quería que le mataran sus enemigos los filisteos.

La respuesta de los reyes (v. 21) fue simplemente que la fuerza para matar reside en un hombre, no en un niño. Por lo tanto, ellos le suplicaron a Gedeón que los matara. 

Jueces 8:22-23. La invitación de establecer a Gedeón como rey 

Dios ahora le puso una prueba más a Gedeón, la cual muchos no han pasado: la prueba de la posición. Los israelitas le propusieron a Gedeón que fuera más que un juez; él debía gobernar como un rey y sus hijos deberían sucederle (v. 22). Gedeón se había estado comportando cada vez más como un rey desde que había cruzado el Jordán, y les pareció correcto a sus seguidores que se convirtiera en rey. La razón de ellos era que había salvado a Israel. Pero este era un concepto erróneo fundamental, que el propio comportamiento reciente de Gedeón había ayudado a producir. Era el Señor, no Gedeón, quien había salvado a Israel (v.23) (Esta respuesta precedió a la respuesta del Señor cuando la multitud intentaba hacerle rey en Juan 6:15.) El peligro todo el tiempo había sido que el pueblo fallara en darle al Señor el crédito por su liberación (Jueces 7:2) y esto fue precisamente lo que ahora hiciero.

Jueces 8:24-28. El efod de Gedeón 

Ahora, lamentablemente, Gedeón cometió un error de juicio que le costó a Israel, al pedirle los pendientes de oro de esos ismaelitas (los madianitas eran parte de las tribus nómadas a las que se les aplicaba la apelación general de ismaelitas).

  • Gedeón hizo confeccionar un Efod del oro del botín, y lo guardó en su ciudad de Ofra.
  • El pueblo cometió el error de “prostituirse tras de ese efod en aquel lugar.”
  • Este efod fue “tropezadero a Gedeón y a su casa.”

El peso (v. 26) Un siclo es aproximadamente cuatro décimas partes de una onza; por tanto, el peso de los pendientes de oro se traduciría en un poco más de cuarenta libras de oro. El valor hubiera sido aproximadamente de un cuarto de millón de dólares.

Gedeón muy correctamente rechazó el ofrecimiento, y su petición de materiales para hacer un efod estaba completamente en línea con su declaración que era el Señor mismo quien gobernaría a Israel. Si el Señor iba a gobernar, se le tenía que consultar y aparentemente fue con la intención de hacer esta consulta posible que Gedeón hizo un efod y lo puso en Ofra, donde el Señor le había aparecido primeramente a él. Pero fue un acto de piedad que salió mal, porque el efod se convirtió virtualmente en un ídolo y Gedeón y su familia se involucraron en la adoración falsa asociada con él. Después de haber empezado tan bien, Gedeón terminó inadvertidamente lanzando a Israel de vuelta a la apostasía.

Un “efod” era una vestidura sacerdotal con dos piedras (el Urim y Tumim) en la pechera, que se usaba para recibir respuestas sí o no de parte de Dios (Éxodo 28:28–30; 1 Samuel 23:6–12).La palabra “efod” designa un objeto distinto de los mencionados en otros pasajes del Antiguo Testamento. Aquí no se trata del ornamento usado por el sumo sacerdote (Éxodo 28:6-14; 39:2-7) sino de un instrumento para consultar al Señor (1 Samuel 2:28; 14:3; 21:9), o más probablemente, de una estatua recubierta de oro y destinada al culto. (Reina-Valera 1995 pag. 320)

Este efod no fue hecho siguiendo la dirección de Dios, y el verdadero efod estaba en Silo en el tabernáculo de Moisés. Por lo tanto, Gedeón se convirtió en un canal para que Israel

volviera al mismo pecado del cual él los había liberado. 

No hay constancia histórica de que los madianitas afligieran a Israel después de esto; por tanto, esta guerra fue decisiva.

Jueces 8:29-35. Los últimos años de Gedeón 

La familia de Gedeón (vs. 29-31). “Tuvo muchas mujeres.” El Señor dejó claro que los reyes y gobernadores no debían tomar muchas mujeres para sí en Deuteronomio 17:17.

  • En su casa tuvo 70 hijos.
  • En Siquem tuvo un hijo, Abimelec.

El legado positivo de Gedeón a Israel fue 40 años de paz (v. 28), durante los cuales aparentemente él se retiró a la vida privada (v. 29) de acuerdo con su aseveración que era el Señor, no él, quien gobernaba a Israel. Pero el estilo de vida de Gedeón (muchas esposas, 70 hijos y una concubina) era más como el de un gobernante que el de un ciudadano privado. 

 (“Baal del pacto”) era el dios que se adoraba en Siquem, la ciudad de Abimelec. El nombre sugiere un culto que era parte cananeo y parte israelita

Había una discrepancia perturbadora entre sus pronunciamientos públicos y su práctica privada. Su legado negativo a Israel fue la apostasía y la violencia. Después de su muerte la idolatría, asociada con el efod que él había hecho, rápidamente se desarrolló en adoración a escala total de Baal (v. 33), y su hijo Abimelec (“mi padre es rey”) es un comentario notable sobre la actitud ambivalente de Gedeón hacia la monarquía.  mostró que no tenía ninguno de los escrúpulos de su padre sobre la adquisición y el ejercicio de poder. 

Los vs. 28–35 como un todo, sirven como puente al relato de la carrera de Abimelec que sigue en el cap. 9. Lo que Gedeón había ambicionado secretamente, su hijo lo obtuvo con fuerza sanguinaria.

Dios recompensó a Gedeón con larga vida por todos sus valientes hechos a favor de Dios y de Israel.

Lecciones de la vida de Gedeón

Gedeón es una persona muy compleja. Fue ciertamente un valiente guerrero, pero, como ocurre con muchos hombres de valor, no estaba exento del temor. También era honorable, devoto y humilde; de hecho, renunció al honor de ser nombrado rey. 

Sin embargo, tenía dos debilidades: 

  • primero su deseo de recibir señales, lo cual finalmente hizo que la nación volviera a hundirse en la idolatría y el espiritismo, y en 
  • segundo lugar estaba la sensualidad. No era sólo el hecho que tuviera muchas mujeres, sino que también tuvo una concubina con la que tuvo un hijo: Abimelec. 

Es, pues, la vida de Gedeón y su época, una figura muy clara de nuestra época y de quienes pretendemos hoy servir al Señor. Que el Señor nos ayude para aprender de aquí las lecciones que Él quiere darnos y luego servirle con fidelidad.

Preguntas para considerar

  1. ¿Qué hizo Gedeón a los hombres de Sucot? (v. 16)
  2.  ¿Qué hizo Gedeón a la torre de Peniel? (v. 17)
  3.  ¿Qué hizo Gedeón a Zeba y Zalmuna? (v. 21)
  4.  ¿Qué error cometió Gedeon? (vs. 24-27)
  5.  ¿Cuánto tiempo disfrutó la tierra de paz durante la vida de Gedeón?(v. 28)
  6.  ¿Qué pasó después que Gedeón murió? (vs. 33-35)

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com