Capítulo 5: Problemas Internos – Los Judíos Explotando A Los Judíos

Capítulo 5:

Problemas Internos – Los Judíos Explotando A Los Judíos

Una crisis social: El endeudamiento de la gente humilde, obligada a entregar como prenda –

Unos a sus hijos e hijas y otros sus campos, sus viñas y sus casas

“¿No deberíais andar en el temor de nuestro Dios, para no ser objeto de burla de las naciones enemigas nuestras?”(v.9)

Cuando los exiliados regresaron de Babilonia hace 34 años, llevaron recursos suficientes para contribuir a la construcción del Templo (Nehemías 7:71-72).  Estos recursos se agotaron por causa de:

  • Las demandas excesivas de los gobernadores.
  • Los impuestos del rey de Persia.
  • Las condiciones de hambre impuestas por Dios porque tardaron mucho los judíos en la construcción de Templo (Hageo 1:9; Zacarías 8:10).
  • Había descanso de la sequía pero llegó de nuevo (Nehemías 5:3; Malaquías 3:9-10).

El siguiente problema que confrontó Nehemías era que los nobles y ricos estaban enriqueciéndose más por medio de la usura a los hermanos pobres.  Cuando toda la nación tenía que dedicarse a la construcción del muro, los judíos pobres, que no tenían ingresos mientras se llevaba a cabo esta obra, buscaban la ayuda de los hermanos más ricos.   Aquellos les rehusaron prestar sin fianza.  El prestatario tenía que ofrecer su casa, tierras, personas, hijas e hijos.  Los más pobres estaban en un aprieto.  Habían (1) perdido su cosecha, (2) sufrido mucho bajo los gobernadores anteriores, y (3) consentido bajo sus hermanos quienes les demandaban interés.  No podían soportar más y por eso expusieron las circunstancias enfrente de Nehemías.

Vs.1-13 Evidencia De Los Graves Problemas Sociales Y Económicos

«1 Entonces hubo gran clamor del pueblo y de sus mujeres contra sus hermanos judíos.

2 Había quien decía: «Nosotros, nuestros hijos y nuestras hijas, somos muchos; por tanto, hemos pedido prestado grano para comer y vivir».

3 Y había quienes decían: «Hemos empeñado nuestras tierras, nuestras viñas y nuestras casas, para comprar grano, a causa del hambre».

4 Otros decían: «Hemos tomado prestado dinero sobre nuestras tierras y viñas para el tributo del rey.

5 Ahora bien, nosotros y nuestros hermanos somos de una misma carne, y nuestros hijos son como sus hijos; sin embargo, nosotros tuvimos que entregar nuestros hijos y nuestras hijas a servidumbre, y algunas de nuestras hijas son ya esclavas, y no podemos rescatarlas porque nuestras tierras y nuestras viñas son de otros».»

La Séptima Prueba – La Explotación De Los Pobres

 v.1          “Hubo gran clamor del pueblo” por causa de las malas circunstancias en que vivían. Es impresionante notar que había este gran clamor en medio de una “obra grande y extensa”  (4:19) para un Dios “grande y temible” (1:5).  ¿Por qué menciona la participación de las esposas en el clamor?  Encontramos unas sugerencias:

Puede indicar las circunstancias muy graves para las familias porque tenían que cumplir con sus deberes en las casas con muy pocos recursos para alimentar a sus familias mientras sus esposos estaban en Jerusalén.  Aparentemente se necesitarían unas seis o siete fanegas para que un hombre alimentara a su familia durante un mes

  • Sus voces estridentes agregaban intensidad a la reunión.

  • Las mujeres estaban en la vanguardia de la protesta acerca de las condiciones.

  • Ellas estaban más conscientes que sus maridos de las realidades en el hogar.

  • Las mujeres fueron las más afectadas por esta crisis económica, así como constituyen una parte desproporcionada de los pobres hoy”.

Todas estas interpretaciones, basadas en paralelos modernos, exceden la evidencia textual.  En ningún lugar sugiere el pasaje que las mujeres fueran quienes primero levantaron la voz, o que estuvieran en la vanguardia de la protesta, o que fueran más afectadas por la crisis que los varones.  Es poco probable que ellas estuvieran más conscientes que los hombres de que sus propiedades estaban siendo empeñadas y sus hijos vendidos como esclavos.  Si bien las agudas voces femeninas pueden haber intensificado el tono de la protesta, es más probable que Nehemías mencionara la participación de las esposas para indicar la importancia que el pueblo atribuía a la protesta, así como las referencias a las mujeres en Esdras 10:1; Nehemías 8:23; 10:2829; 12:43.

De hecho, la queja principal se basa en un doble contraste, hecho de identidad y de ruptura: judíos de la misma carne tienen que entregar a otros judíos sus hijos e hijas “como esclavos”.  Es impresionante en este sentido el comienzo del relato: “Entonces hubo gran clamor del pueblo y de sus mujeres contra sus hermanos judíos.”   Esta designación, que aparece en siete ocasiones (vs.1,5,7,8,10,14) es la clave del relato.

¿Quiénes eran estos judíos contra los que había personas resentidas y amargadas? Eran (1) judíos que se habían enriquecido en el cautiverio y que habían traído su riqueza a Jerusalén, o (2) descendientes de los judíos que habían llegado casi un siglo antes durante el primer regreso bajo el liderazgo de Zorobabel (Esdras 1, 2) y habían establecido negocios lucrativos.

En los vs.2-4 se dan detalles de tres diferentes tipos de quejas:

  • El primer grupo – los desposeídos (v.2) eran familias que no eran dueñas de tierra, de modo que eran las primeras en sentir los efectos de la falta de ingresos mientras se dedicaban a construir el muro
  • El segundo grupo – los terratenientes (v.3) ya estaban hipotecando su tierra y estaban por perder todas las garantías de seguridad si no podían pagar sus deudas con la cosecha anual.
  • El tercer grupo – los desesperados (v.4) aparentemente estaban pidiendo dinero prestado para poder pagar sus impuestos.

Son circunstancias muy tristes especialmente cuando recordamos que son judíos que habían salido de la cautividad de los gentiles y ahora se encuentran en otra cautividad. Para todos ellos, el sentimiento de injusticia social se iba empeorando por el hecho de que sus acreedores eran también judíos (vs.1, 5) y que estaban llegando al punto de tener que venderse ellos mismos a la esclavitud. ¡Los judíos estaban explotando a los judíos!

Es difícil imaginar que estas condiciones surgieron bajo de liderazgo de Nehemías.  Deben haber empezado antes de su llegada a Jerusalén.

No era ilegal que los judíos se prestaran dinero unos a otros.  Estas prácticas se permitían sólo como medidas a corto plazo, y la ley trataba de proteger los intereses a largo plazo de los más pobres.  Usura es el cobro excesivo de intereses.  Estas prácticas violaban la ley. Tanto el pueblo como la tierra pertenecían a Dios y El no permitiría que nadie los usara por ganancia personal. (Éxodo 21:2-3; 22:25-27; Levítico 25:35-38; Deuteronomio 15:1–18; Lucas 6:34-36; Deuteronomio 14.28–29; 15.7–11).  Los libros de Moisés detallaban con claridad la responsabilidad de los israelitas de ocuparse de los pobres.  Por ejemplo: todas las deudas tenían que ser perdonadas en el año cincuenta, todas las tierras restauradas a sus propietarios originales y los siervos dejados libres.

Éxodo 21:2-3

 

“Si compras un siervo hebreo, seis años servirá, pero al séptimo saldrá libre, de balde. Si entró solo, solo saldrá; si tenía mujer, su mujer saldrá con él.”
Éxodo 22:25-27

 

 “Cuando prestes dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portarás con él como usurero ni le cobrarás intereses. Si tomas en prenda el vestido de tu prójimo, a la puesta del sol se lo devolverás,  porque solo eso es su abrigo, el vestido para cubrir su cuerpo. ¿Con qué dormirá? Y cuando él clame a mí, yo le oiré, porque soy misericordioso.”
Levítico 25:42

 

“porque son mis siervos, los cuales saqué yo de la tierra de Egipto: no serán vendidos a manera de esclavos.”
Levítico 25:47-49

 

“Si el forastero o el extranjero que está contigo se enriquece, y tu hermano que está junto a él empobrece y se vende al forastero o extranjero que está contigo, o a alguno de la familia del extranjero, después que se haya vendido podrá ser rescatado. Uno de sus hermanos lo rescatará, o su tío o el hijo de su tío lo rescatará, o un pariente cercano de su familia lo rescatará o, si sus medios alcanzan, él mismo se rescatará.”

v.4            “pagar tributos al rey”  Según las notas de estudio (Nueva Versión Internacional):

“Se estima que el rey persa recaudaba el equivalente a veinte millones de dracmas al año en impuestos.  Muy poco se invirtió para beneficiar a las provincias porque la mayor parte de las monedas se fundió y almacenó como lingotes…Al ser retirado de la circulación el dinero de los impuestos acuñado como moneda, la inflación corrió rampante.”

«6 Cuando oí su clamor y estas palabras, me enojé mucho.

7 Después de meditarlo bien, reprendí a los nobles y a los oficiales. Y les dije:—¿Exigís interés a vuestros hermanos? Además, convoqué contra ellos una gran asamblea,

8 y les dije:—Nosotros, según nuestras posibilidades, rescatamos a nuestros hermanos judíos que habían sido vendidos a las naciones; ¿y ahora sois vosotros los que vendéis aun a vuestros hermanos, para que nosotros tengamos que rescatarlos de nuevo? Y callaron, pues no tuvieron qué responder.

9 Y yo añadí:—No es bueno lo que hacéis. ¿No deberíais andar en el temor de nuestro Dios, para no ser objeto de burla de las naciones enemigas nuestras?

10 También yo, mis hermanos y mis criados les hemos prestado dinero y grano. ¡Perdonémosles esta deuda!

11 Os ruego que les devolváis hoy sus tierras, sus viñas, sus olivares y sus casas, y la centésima parte del dinero, del grano, del vino y del aceite, que demandáis de ellos como interés.

12 Ellos respondieron:—Lo devolveremos y nada les demandaremos; haremos así como tú dices. Entonces convoqué a los sacerdotes y les hice jurar que harían conforme a esto.

13 Sacudí además mi vestido, y dije:—Así sacuda Dios de su casa y de su trabajo a todo hombre que no cumpla esto; así sea sacudido y quede sin nada. Y respondió toda la congregación:—¡Amén! Entonces alabaron a Jehová, y el pueblo hizo conforme a esto.»

v.6      “Cuando oí su clamor y estas palabras, me enoje mucho.” ¡Y con razón!  Nehemías estaba enojado con aquellos judíos que estaban aprovechándose de su propio pueblo para enriquecerse.  La presencia de Nehemías fortaleció la disposición de clamar por justicia. Los pobres habían encontrado a un lider para defender su causa.  Un extremadamente enojado Nehemías se dispuso a enmendar los abusos, lo cual dio lugar a la reforma de la política económica y a la rectificación de los errores del pasado.  Expresó indignación contra esta injusticia social.  El consejo general de Dios con respecto del enojo se encuentra en las siguientes referencias:

Mateo 5:22 “Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga “Necio” a su hermano, será culpable ante el Concilio; y cualquiera que le diga “Fatuo”, quedará expuesto al infierno de fuego.”
Efesios 4:26 “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo.”
Tito 1:7 “Es necesario que el obispo sea irreprochable, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no amigo de contiendas, no codicioso de ganancias deshonestas.”

v.7             “Después de meditarlo bien…”  No es siempre bueno de meditarlo mientras está lleno de ira (Santiago 1:19; Efesios 4:26).  Sin embargo en los Salmos leemos: “¡Temblad y no pequéis! Meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad.” (Salmo 4:4).  Se dice que la frase en hebreo literalmente dice: “Mi corazón consultó dentro de mí.”  Nehemías era un verdadero líder que preguntaba: “¿Qué es lo correcto?”.  Controló sus sentimientos y buscó la dirección de Dios.

Proverbios 16:32 “Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte, el que domina su espíritu que el conquistador de una ciudad.”

“una gran asamblea”  designa en primer lugar a la asamblea santa del desierto (Éxodo 19), constituida en su recepción de la Ley (Éxodo 20-23) y en su apertura a la alianza (Éxodo 24) y anticipa así la gran secuencia de los capítulos 8 al 10.

La situación que aquí se describe es realmente intolerable, contraría sobre todo a la Ley de Deuteronomio 15 y la reprensión de Nehemías a estos explotadores consistió de seis diferentes apelaciones:

  • Su amor (v.7)
  • La Palabra de Dios (v.7)
  • El propósito de Dios para Israel (v.8)
  • El testimonio de Israel a las naciones gentiles (v.9)
  • Su propia práctica (vs.10-11)
  • El juicio de Dios (vs.12-13)

v.8            Su discurso estaba dirigido especialmente a los nobles y a los oficiales del pueblo.  Sus críticas y demandas están en consonancia con el año del perdón de deudas (Deuteronomio 15:1-11) y el año de jubileo (Levítico 25:8-38) previstos en la Ley judía.  Por lo tanto Nehemías puso presión moral sobre los acreedores al enfrentarlos públicamente y al reconocer con franqueza sus propios defectos en este asunto (v.10).  Así hizo parar todos los argumentos legalistas para que se mantuviese el espíritu moral de la ley, muy parecido a lo que hicieron algunos de los antiguos profetas.

“Y callaron…”  Su culpabilidad era tan obvia que no tuvieron refutación o excusa que dar.

v.9            “No es bueno lo que hacéis.”  No tratar con compasión a otros es un insulto a nuestro Hacedor y una mancha en nuestro testimonio.  Otra vez identificamos la importancia del testimonio de Israel a sus vecinos.  Dios había llamado a Israel a ser: “Luz a las naciones” (Isaías 42:6; 49:6).

v.10          Nehemías dijo a los judíos ricos que dejaran de cargar intereses excesivos en los préstamos que hacían a sus hermanos necesitados.  Dios nunca quiso que la gente se beneficiara de las desgracias de otras personas.  En contraste con los valores de este mundo, Dios dice que el cuidarse unos a otros es más importante que el beneficio personal. Cuando un hermano o hermana en Cristo sufre, todos sufrimos (1 Corintios 12.26).

v.11          Nehemías se apoya en Deuteronomio 15 en su propuesta de solución de la crisis, aunque la radicaliza debido a la urgencia “…ruego que les devolváis hoy sus tierras…”

“la centésima parte de”.  Los exegetas (Ref:Influencias contextuales en lecturas de Nehemías 5: Un estudio de caso * Dr. Gary Williams Profesor de Antiguo Testamento Seminario Teológico Centroamericano) discuten el uso aquí del término hebreo,

“…que literalmente significa “el centenar de”. Algunos enmiendan el texto para leer “la carga de”, “la deuda de”, “el préstamo garantizado de” o “los ingresos de”; unos pocos cambian sólo las vocales para luego leer “y también”; una interpretación judía tradicional traduce “las cien piezas de”; pero la mayoría opta por “la centésima parte de”, una referencia al interés cobrado por la deuda, sea que indique la tasa mensual (1% por mes, equivalente a 12% por año) o que signifique más generalmente “el porcentaje de”.  La interpretación novedosa de Croatto es que en 5:11 ta;m. debe traducirse “el ciento (por uno)”, de modo que Nehemías propuso a los acreedores que restauraran:

“‘el ciento (por uno)’ del dinero y de los bienes de consumo producidos por las tierras empeñadas”.

Sin embargo, estos argumentos no convencen.  En Eclesiastés 8:12 y Proverbios 17:10 ta’me no indica una cantidad cien veces mayor que otra, sino la repetición de una acción cien veces.

v.12          Se pregunta, por ejemplo, si la promesa de los acreedores de hacer restitución a los deudores pobres (5:12a) fue “sólo una promesa de ricos para salir del paso”. 39 Quizá fue por esta sospecha que Nehemías selló el acuerdo de una vez, comprometiendo a los acreedores a cumplir su promesa mediante un juramento y una maldición (5:12b13).

v.13          Era un gesto para expresar una maldición. Nehemías se sacudió el vestido y pronunció que todo aquel que rompiese el voto sería igualmente «sacudido y vacío», y perdería todo lo que tuviera.

Vs. 14-19 El Ejemplo De La Integridad De Nehemías

«14 También desde el día que me mandó el rey que fuera gobernador de ellos en la tierra de Judá, desde el año veinte del rey Artajerjes hasta el año treinta y dos, doce años, ni yo ni mis hermanos comimos del pan del gobernador.

15 En cambio, los primeros gobernadores que me antecedieron abrumaron al pueblo: les cobraban, por el pan y por el vino, más de cuarenta siclos de plata, y aun sus criados se enseñoreaban del pueblo. Pero yo no hice así, a causa del temor de Dios.

16 También trabajé mi parte en la restauración de este muro, y no he comprado heredad; también todos mis criados estaban allí juntos en la obra.

17 Además, ciento cincuenta judíos y oficiales, y los que venían de las naciones que había alrededor de nosotros, se sentaban a mi mesa.

18 Cada día se preparaba un buey y seis ovejas escogidas; también me preparaban aves; y, cada diez días, se traía vino en abundancia. Así y todo, nunca reclamé el pan del gobernador, porque la carga que pesaba sobre este pueblo era excesiva.

19 «¡Acuérdate de mí para bien, Dios mío, y de todo lo que hice por este pueblo!».»

Para ilustrar el principio que dentro de la comunidad se debe preferir la generosidad a la ganancia personal, Nehemías reflexionó sobre su práctica a través de su término de 12 años como gobernador (de lo que nos enteramos por primera vez ahora; 14).  Este es un período considerablemente más largo del que se preveía en 2:6 y no sabemos casi nada de lo que pasó después del primer año.  Nuevamente se acentúa el hecho de que los relatos bíblicos son característicamente muy selectivos.

Vs.14-15               En esta digresión, Nehemías hizo una comparación entre sus doce años de gobierno y las injusticias que se cometían en el país antes de que él llegara.  El gobernador no era elegido por el pueblo, sino que era designado por el rey de Persia.  El gobernador persa tenía el derecho de recaudar impuestos de sus súbditos para su propia tesorería, no solo para la corona.  El dinero recaudado de esta manera pagaba los proyectos locales y mantenía la administración.  Nehemías fue nombrado gobernador del 445 a.C. al 433 a.C..  Fue su primer mandato como gobernador.  Algunos creen que hubo otro mandato más adelante.  El único otro gobernador mencionado en el texto bíblico es Zorobabel, 70 años antes

v.16          Nehemías dirigió todo el proyecto de la construcción, pero además trabajó en el muro junto con los demás. No era un burócrata que se encerraba en su oficina cómoda, sino un líder que participaba en el trabajo diario.  No utilizó su posición para aprovecharse de su pueblo.

v.17          “se sentaban a mi mesa” Como parte de su responsabilidad social, se esperaba que un gobernante o gobernador agasajara a sus invitados suntuosamente.  Nehemías no solo hizo a un lado sus privilegios, sino que también trabajó con sus propias manos para ayudar a otros.  Así puso en práctica su responsabilidad social.

v.18          “cada día…”  La carne mencionada aquí suministró comida para 600 a 800 personas incluyendo a los 150 judíos oficiales del v.17.  Debido al gran costo, es todavía más sorprendente que no haya recaudado impuestos para su tesorería personal.

v.19          Esta es la primera oración característica de Nehemías del tipo “Acuérdate”; ver 6:14; 13:14, 22, 29, 31.  Esta, como la mayoría, proviene de la era después de la construcción del muro y parece indicar que, al recordarlo muchos años más tarde,

Nehemías había llegado a la conclusión de que no se le había hecho justicia a él por parte de la comunidad a la cual quiso servir.  Nehemías era un hombre que predicaba con el ejemplo.  El sacrificio personal es una premisa del liderazgo moral, como muestra Nehemías.  Los gobernadores que le precedieron vivían espléndidamente a costa del pueblo, pero Nehemías rehusó hacer tal cosa.  Creía firmemente en que el mal recibiría castigo y su oración aquí y en otros lugares lo demuestra.

Momentos para reflexionar…

  1. ¿Es verdad que la forma en la que ayudamos a los necesitados debe reflejar el amor y la preocupación de Dios?
  2. ¿Qué significan estas frases para nosotros en el contexto de la ecclesia:
  • Un buen líder se mantiene en contacto con la obra que se realiza.
  • Los que son buenos líderes dirigen mejor no sólo por lo que dicen, sino por lo que hacen.
  • La reprensión de Nehemías nos recuerda que en todas nuestras conductas con uno o con otro, debiéramos actuar como hermanos, en el temor de Dios, de manera que en nada demos ocasión para los reproches del mundo.
  1. ¿Cómo podemos poner en práctica lo siguiente: El apóstol nos exhorta a llevar “los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas 4:2)?
  2. ¿Qué piensan de lo siguiente: El resolver problemas en la ecclesia no es un ejercicio intelectual sino una experiencia espiritual?

Las Relaciones Del Cristiano Con Los Demás

Mateo 7 se da un sumario de la gama de las relaciones en las que, como seguidores de Jesucristo, estamos inmersos:

vs.1-5               con nuestro hermano;

v.6                    con un grupo designado “perros” y “cerdos”;

v.7-11               con nuestro Padre celestial;

v.12                  con todo en general;

vs.13-14           con nuestros compañeros de peregrinaje;

vs.15-20           con los falsos profetas;

vs.21-27           con Jesús nuestro Señor.

Vamos a considerar la admonición de Jesús en los versículos 1 a 5 “no juzguéís”.

No puede entenderse como un mandato a:

(1) suspender nuestras facultades criticas hacia otras personas a volvernos ciegos a sus faltas

(2) rehuir toda crítica y rehusar discernir entre la verdad y el error, lo bueno y lo maleo.

El seguidor de Jesús es continuamente “crítico” en el sentido de que se usa sus poderes de discernimiento, pero no “juez” en el sentido de censurar.

Tener la inclinación a censurar es colocarse en un pedestal censor, y así reclamar la competencia y autoridad de sentarse a juzgar a los propios congéneres.  La imagen de alguien que lucha con la delicada operación de quitar una brizna de suciedad del ojo de un hermano, mientras que un gran madero que está en su propio ojo oscurece enteramente su visión, es en extremo ridícula.

La norma de Jesús para las relaciones en la cultura cristiana es elevada y sana.  En todas nuestras actitudes y conducta hacia otros no debemos actuar ni como jueces (volviéndonos severos, censuradores y condenatorios), ni como hipócritas (culpando a otros mientras nos excusamos nosotros), sino como hermanos, cuidando de otros a tal punto que primero nos culpamos y corregimos nosotros y luego buscamos ser constructivos en la ayuda que les damos a ellos.

Observamos Lo Que Hizo Nehemías:

  • Expresó una indignación justa por la manera en que los ricos y negociantes estaban oprimiendo a sus hermanos de raza.
  • Consideró el problema y buscó la dirección de Dios.
  • Controló sus sentimientos y pensamientos de forma que pudiera darle un liderazgo constructivo a su pueblo

La Reprensión De Nehemías A Estos Explotadores Se Basó En Seis Apelaciones:

  1. Apeló a su amor (5:7) .
  2. Apeló basándose en la Palabra de Dios (Deuteronomio 23:19,20).
  3. Les recordó el propósito redentor de Dios para Israel (5:8).
  4. El testimonio de Israel a sus vecinos gentiles (5:9)
  5. Apeló a su propia práctica personal (5:10-11).
  6. Les recordó el juicio de Dios (5:12-13)

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com