Vino el Señor con sus santos

De estos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: «Vino el Señor con sus santas decenas de millares,
para hacer juicio contra todos y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él».
Estos son murmuradores, quejumbrosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.

Judas llega al clímax de su denuncia citando una profecía atribuida a Enoc. Barclay (1995, pág.221) está seguro que la profecía está tomada de El Libro de Enoc capítulo 1:9 que dice lo siguiente:

“Mirad que Él viene con una multitud de sus santos, para ejecutar el juicio sobre todos y aniquilará a los impíos y castigará a toda carne por todas sus obras impías, las cuales ellos han perversamente cometido y de todas las palabras altaneras y duras que los malvados pecadores han hablado contra Él.”

Barclay continúa con el argumento así: “No tenemos por qué gastar tiempo en este debate. El hecho es que Judas, un judío piadoso, conocía y amaba el Libro de Enoc, y se había criado en un círculo en el que era considerado con respeto y hasta con reverencia.” ¿De veras? Parece que el Libro de Enoc, con sus encuentros y conversaciones con ángeles, sería la clase de literatura preferida por los falsos maestros contra los que Judas está escribiendo. Por eso, Barclay continúa su argumento de que Judas prepara su respuesta contra ellos utilizando sus propias fuentes de información. Tiene sentido pero damos otra explicación.

Entonces ¿cómo explicamos la referencia de que “profetizó Enoc, séptimo de Adán”? (Judas 14). Se encuentra el nombre de Enoc en Génesis 5:21-24:

“Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Después que engendró a Matusalén, caminó Enoc con Dios trescientos años, y engendró hijos e hijas. Así, todos los días de Enoc fueron trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque lo llevó Dios.”

Según la lista de los descendientes de Adán en Génesis 5, Enoc, sí, es el séptimo.

1 Adán (130 años) engendró a…
2 Set (105 años) engendró a…
3 Enós (90 años) engendró a…
4 Cainán (70 años) engendró a…
5 Mahalaleel (65 años) engendró a…
6 Jared(162 años) engendró a…
7 Enoc (65 años) engendró a…
Matusalén

Pero no menciona nada en Génesis 5 de un profeta. Para saber este detalle tan importante de Enoc, tuvimos que esperar unos 2,500 años hasta que Judas, inspirado por el Espíritu, nos lo informe.

Algunos conjeturan que en tiempos de los apóstoles hubo un documento de alguna clase preservado desde la época de los antidiluvianos que llegó a manos de Judas. Esto quiere decir que El Libro de Enoc no fue escrito dos siglos antes de Cristo sino con más de dos mil años de anterioridad. Este libro contiene un material legendario y fantástico y en algunos párrafos incluso ridículo e inverosímil. Estamos con el mismo sentido de Coder cuando dice (1981, pág.91): “Quienes aman la Palabra de Dios y confían en ella de manera incondicional, no han de temer que ningún ataque contra Judas podrá terminar con éxito demostrando que este autor inspirado copió su epístola de un libro de esta categoría.”

Regresamos a nuestra investigación bíblica. El propósito de la profecía es llamar al pueblo al arrepentimiento y la conversión a Jehová y a su pacto. El profeta le revela que Dios vendrá en juicio. Y vemos los juicios de Dios sobre la humanidad en el diluvio. La profecía de Enoc es una profecía anterior al diluvio. Fue un mensaje para sus días pero no se cumplió en su época. Dios dio a Enoc un tiempo profético anunciando el mensaje de un juicio venidero. Está en Génesis 6 donde identificamos dos profecías de Dios. Sugerimos que las encontramos en una conversación en los versículos 3 y 7 donde tenemos la frase: “Entonces dijo Jehová…”. ¿A quién está Jehová hablando? No dice, pero tenemos la idea que Jehová está hablando a su pueblo por medio de la profecía de Enoc.

Antes de que estudiemos el contenido de la profecía, debemos intentar obtener un cuadro de la vida que la gente estaba experimentando en los días de Enoc. Para ayudarnos con esta tarea hemos repetido la línea de los descendientes de Set y puesto a su lado la línea de los descendientes a través de Caín.

Descendientes de Set Descendientes de Caín
1 Adán (130 años) engendró a… Adán
2 Set (105 años) engendró a… Caín
3 Enós (90 años) engendró a… Enoc
4 Cainán (70 años) engendró a… Irad
5 Mahalaleel (65 años) engendró a… Mehujael
6 Jared(162 años) engendró a… Metusael
7 Enoc (65 años) engendró a… Lamec
Matusalén

Un hecho interesante es que Lamec es el séptimo en la línea de Caín. ¿Qué dice la Biblia sobre Lamec?

Muchos de los descendientes de Caín (su esposa presumiblemente era una de las hijas de Adán y Eva), son acreditados con avances culturales y tecnológicos significativos: edificación de ciudades (v.17), vida beduina (v.20), música (v.21) y trabajos en metales (v.22). Se da mayor atención a Lamec, quien es presentado con sanguinario detalle. Un esclavo de la pasión se casó con dos hermosas mujeres. La bigamia representa otra forma de alejamiento de la monogamia establecida por Dios en el Edén. Es más significativa la sed de sangre que tenía Lamec (Génesis 4:24).

No es difícil comprender el aumento de la maldad, la corrupción y la violencia durante la generación de Lamec. Por eso observamos la profecía de Enoc en Génesis 6:3,7.

Entonces dijo Jehová: «No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; pero vivirá ciento veinte años»…

Por eso dijo Jehová: «Borraré de la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo, pues me arrepiento de haberlos hecho».

Actualmente tenemos un resumen de las malas condiciones de la humanidad en la precisa declaración de Jehová en v.5 “…los pensamientos de su corazón solo eran de continuo mal.”

Dirigimos nuestra atención por un momento hacia el nombre que Enoc le dio a su hijo. Mencionamos en la Introducción unas interpretaciones del significado de este nombre – Matusalén. Citamos de nuevo dos explicaciones:

  1. Matusalén significa hombre de la jabalina. Se dice que el nombre está compuesto de dos raíces hebreas math – un hombre y shelak – un dardo.
  2. Otros dicen que las raíces hebreas son muth – morir y shalak – el verbo enviar . Por eso Matusalén significa cuando él muera, será enviado. (Escuchamos una profecía contra un falso profeta en Jeremías 28:16 “..así ha dicho Jehová: Yo te quito (shalak) de sobre la faz de la tierra en este año morirás porque has hablado rebelión contra Jehová…”

Si aceptamos la segunda explicación, el nombre dado por Enoc a su hijo puede ser considerado como una profecía – cuando él muera, será enviado. Cada año de su vida traía el anuncio del juicio divino y alargaba un año más del tiempo de gracia. Sin embargo, según Génesis 6, la maldad de los hombres siguió en aumento y la tierra se llenó de violencia. 669 años después que Dios “lo llevó” (Génesis 5:24) a Enoc, vino el diluvio destructivo.

Son cuatro los hechos enfatizados por la profecía de Enoc:

  • El Señor vendrá.
  • Vendrá el Señor con los ángeles.
  • El Señor vendrá para juzgar.
  • El Señor juzgará a todos los impíos.

Estos son temas bien representados en otras partes de la Biblia.

Busque otras referencias bíblicas y escríbalas en la tabla de abajo:

La venida del Señor

 

Acompañado con los ángeles

 

El juez

 

El juicio

 

Ahora entendemos la intensidad del llamamiento de Judas a los verdaderos creyentes a seguir los caminos de Dios. El camino de los falsos maestros es muy peligroso. Es un camino que conduce hacia la destrucción.

Ahora seguimos con el versículo 15. Léalo despacio. Otra vez identificamos unas palabras repetidas. Se nota los vocablos todos e impía y son repitidos cuatro veces. Recordamos que impíos es la palabra escogida por Judas en el v.4 para describir a algunos hombres. Según su carácter y su conducta, todo lo cual surge de una actitud insolente, es muy claro que no tienen respeto por Dios. El fin del versículo es como una explosión contra tales personas. ¡Estén atentos al énfasis! No sólo son impíos, ni pecadores. ¡Son pecadores impíos!

“…y todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.”(v.15)

En el versículo 16, Judas especifica tres características más de los malvados. Póngalas en los espacios en la tabla y escriba al lado su propia descripción de cada particularidad. Mejor dicho, ¿cómo les afectan a las demás personas aquellos que practican tales cosas? Aquí está otra traducción para ayudarnos en nuestro análisis. La Nueva Versión Internacional dice (Judas 16):

“Estos individuos son refunfuñadores y criticones; se dejan llevar por sus propias pasiones; hablan con arrogancia y adulan a los demás para sacar ventaja.”

Escriba su resumen

Característica Su influencia a los demás
 

 

 

 

 

 

En este versículo, otra vez tenemos ecos de los acontecimientos de la historia de Israel en el desierto: Éxodo 14:11; 15:24; 16:2; 17:2-3; Números 11:1-6; 14:2, 3, 11; 16:41; 20:3; 21:5; Deuteronomio 1:27; 9:7; Josué 9:18; Salmo 106:25; Juan 6:41,43; 1 Corintios 10:10. Para los lectores judíos era muy familiar el uso del vocablo murmuradores. Estos malvados del tiempo de Judas eran la contrapartida moderna de los murmuradores israelitas en el desierto. Eran personas llenas de quejas contra la mano guiadora de Dios.

El quejumbroso es el que se pasa de quejarse indebidamente de su suerte en todos los casos. Está ‘descontento de su suerte’. Son personas disgustadas con los caminos de verdad y justicia de Dios porque quieren cumplir sus propios malos deseos. Para ellos la disciplina y el dominio propio no sirven para nada. Para ellos ¿dónde está el sentido de la ley moral, el honor, el servir y la responsabilidad?

Su boca habla cosas infladas cuando no tienen razón o derecho para hacerlo. La misma palabra se usa en 2 Pedro 2:18. Tal conducta es muy diferente de la de Dios (Hechos 10:34; Santiago 2:1–7). Hablan con orgullo y arrogancia. Dice Barclay (1995, pág.224): “Es perfectamente posible que una persona sea al mismo tiempo un tipo rimbombante con las personas a las que trata de impresionar, y un adulador halagüeño con las personas que considera importantes.”

Encontramos en el versículo 16 una exhortación muy fuerte para todos los hermanos. No buscamos la fama por medio de nuestras infladas palabras acerca de temas ajenos del Evangelio. El privilegio nuestro es anunciar humildemente con las sobrias palabras las Buenas Nuevas de Jesucristo resucitado, del Reino de Dios y Su justicia.

Volver al índice de:
La Epístola de Judas

Continue leyendo:
El advertido apostólico

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com