Introducción

Judas no nos da indicios sobre dónde vivían sus primeros lectores o quiénes eran, solo nos dice que eran llamados, santificados, guardados (v.1) y amados (vs.3, 17, 20). El v.3 sugiere que había planeado escribir una afirmación doctrinal más formal, inclusive sobre la vida cristiana. Pero, la aparición y esparcimiento de las falsas enseñanzas le habían llevado a responder por escrito una advertencia sobre las consecuencias de seguir a aquellos que propagan ideas heréticas. Como en 2 Pedro, estos supuestos líderes serían gente sensual (vs.4, 16, 18), que tergiversan la verdad (v.4) y que están llamados a recibir el castigo divino (vs.14, 15). En el versículo 8 se les llama soñadores (quizás dados a los sueños o visiones), son nubes sin agua (v.12) y según el versículo 19 no tienen el Espíritu. La tarea de oponerse al error siempre es necesaria. Por eso tenemos en esta epístola un llamado a recordarle a la iglesia la necesidad de vigilar constantemente, mantenerse firme en la fe y oponerse a la herejía.

Al establecer la fecha de composición de esta epístola hay que considerar, entre otras cosas, si Judas se basa en 2 Pedro o, si por el contrario, 2 Pedro se basa en Judas, o si ambas cartas se derivan de un tercer documento que circulaba como una advertencia contra los falsos maestros. Como la mayor parte de Judas tiene su paralelo en 2 Pedro, se hace obvia la existencia de algún vínculo de interdependencia entre ambas. Si Judas fue escrita antes de 2 Pedro, ello debe haber ocurrido en una fecha tan temprana como el año 65 d.C. Si, por el contrario, es posterior a 2 Pedro, como presumen muchos especialistas, debe haber sido escrita en una fecha tan tardía como el año 80 d.C.

Este autor considera dudoso esta última fecha porque no se pueden pasar por alto los acontecimientos acaecidos en Jerusalén en el año 70 d.C. No se pueden imaginar que Judas no mencione la destrucción del Templo.

¿Por qué Judas escribió su epístola?

Según la lectura del ‘Libro de los Hechos’, el gran enemigo del evangelio en el primer siglo era la presencia en las iglesias de unos judaizantes determinados a destruir la fe de los creyentes. Tres son sus métodos:

  • La corrupción de la moralidad de los cristianos (Judas 4, 7, 8, 10, 12).
  • El rechazo de la autoridad de los apóstoles (Judas 8, 15, 16).
  • Aunque Judas no menciona este tercer método parecería que la fe en Cristo debe ser aumentada por el cumplimiento de la Ley de Moisés (Por ejemplo, la circuncisión Hechos 15:1-29).

Las Epístolas de Pedro y Judas

Una comparación de Judas con 2 Pedro enseguida revela que gran parte de ella es paralela con lo que Pedro escribió. El cuadro siguiente facilita una comparación de las dos epístolas y vemos una gran similitud. Pedro y Judas componen sus cartas con un lenguaje bastante similar y parecen utilizar la misma información del Antiguo Testamento. (Las posibles similitudes están en letras cursivas.)

JUDAS 2 PEDRO
1. Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios Padre y guardados en Jesucristo:

 

1:1 Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra:
2. Misericordia, paz y amor os sean multiplicados.

 

1:2 Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús.
3. Amados, por el gran deseo que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros para exhortaros a que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos, 1:3 Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia;
4. porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan a Dios, el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo., 2:1 Hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros que introducirán encubiertamente herejías destructoras y hasta negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.
5. Quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron. 1:13 Tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaros con amonestación,
6. Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propio hogar, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día. 2:4 Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a prisiones de oscuridad, donde están reservados para el juicio.
7. También Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra la naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno. 2:6 También condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente.
8. No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de los poderes superiores.

 

2:10 y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en placeres e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y obstinados, no temen decir mal de los poderes superiores,
9. Pero cuando el arcángel Miguel luchaba con el diablo disputándole el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: «El Señor te reprenda». 2:7 Pero libró al justo Lot, abrumado por la conducta pervertida de los malvados,
10. Pero estos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales. 2:12 Esos hombres, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición,
11 .¡Ay de ellos!, porque han seguido el camino de Caín, se lanzaron por lucro en el error de Balaam y perecieron en la contradicción de Coré. 2:15 Han dejado el camino recto y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad
12. Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo sin vergüenza alguna con vosotros, se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados. 2:13 recibiendo la recompensa de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Estos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros se recrean en sus errores.
13. Son fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas. 2:17 Esos hombres son fuentes sin agua y nubes empujadas por la tormenta, para quienes la más densa oscuridad está reservada para siempre.
14. De estos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: «Vino el Señor con sus santas decenas de millares,
15. para hacer juicio contra todos y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él». 2:5 Tampoco perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, y trajo el diluvio sobre el mundo de los impíos.
16. Estos son murmuradores, quejumbrosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho. 2:10 y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en placeres e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y obstinados, no temen decir mal de los poderes superiores,
17. Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo;

 

3:2 para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador, dado por vuestros apóstoles.
18. los que os decían: «En el último tiempo habrá burladores que andarán según sus malvados deseos». 3:3 Sabed ante todo que en los últimos días vendrán burladores, andando según sus propias pasiones
19. Estos son los que causan divisiones, viven sensualmente y no tienen al Espíritu.
20. Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo,
21. conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.

 

3:12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!
22. A algunos que dudan, convencedlos.

 

23. A otros, salvadlos arrebatándolos del fuego; y de otros, tened misericordia con temor, desechando aun la ropa contaminada por su carne.
24. A aquel que es poderoso para guardaros sin caída y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,

 

3:14 Por eso, amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprochables, en paz.
25. al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y poder, ahora y por todos los siglos. Amén. 3:18 Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

¿Hay que considerar otras escrituras?

Ambas epístolas parecen indicar el conocimiento de unas escrituras que en otras partes de la Biblia no se mencionan. Según el “Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno”:

“Un aspecto especial de esta carta es que hace uso de la literatura apócrifa judía, lo que es único entre los libros del NT. A partir de esto, algunos dicen que Judas debió haber estado escribiendo para lectores judíos, pero las citas surgirían del fondo del autor que no tenía por qué ser el de los lectores. Las citas de Judas de la ´Asunción de Moisés´ y del ´Libro de Enoc´ en los vs.9 y 14, y posiblemente de otras obras apócrifas en los vs.6 y 8, produjeron sospechas sobre esta carta cuando la iglesia estaba formando su canon (o sea la lista de libros que debían incluirse en el NT). Una doctrina elevada de la inspiración, sin embargo, no impide que los autores bíblicos citen fuentes no bíblicas. Pablo mismo lo hace en 1 Corintios 10:7; 2 Timoteo 3:8 y Tito 1:12 (cf. Hechos 17:28). Si bien algunos han cuestionado esta carta antes de aceptarla en el canon, las citas de escritores anteriores muestran que ya se usaba en la iglesia por lo menos desde principios del siglo II.”

Creyentes en la autoridad de la Escritura no fácilmente concedan cualquier clase de dependencia no encontrada dentro de las páginas de la Biblia. Sin embargo, el escritor de este estudio está consciente de los argumentos que se usan para probar que exista alguna conexión entre las dos epístolas, de Judas y de Pedro, en una mano, y El Libro de Enoc o La Asunción de Moisés, en la otra. Pero es un asunto evaluar los hechos y otro ser gobernado por el prejuicio. Por consiguiente, se hace un esfuerzo por poner ante el lector puntos de vista diferentes antes de que tomemos una decisión.

La cita del “Nuevo Comentario Bíblico” plantea problemas que debemos estudiar durante nuestra investigación de esta epístola. Como acabamos de leer en el comentario, se cree que la profecía de Enoc (v.14) en “La Epístola de Judas” es una cita del Libro de Enoc (o Henoc) un apócrifo pseudoepígráfico. Inclusive la idea de que un profeta cristiano podría citar una profecía de Dios de semejante fuente cuestionable establece pensamientos que alteren nuestra comprensión de los principios de la inspiración divina de las Escrituras Bíblicas.

¿Se puede asumir la inspiración de todo el Libro de Enoc porque Judas citó una parte? ¿Es el uso del Judas, del Libro de Enoc, en alguna manera diferente de las citas de Pablo de Menandro – siglo IV a.C. (1 Corintios 15:33), Arato – siglo III a.C. (Hechos 17:28) y Epiménides – siglo VI a.C. (Tito 1:12)? Estas referencias se tomaron de las observaciones clásicas de la moralidad y la religión natural de la vida cotidiana. Eran objetivamente verdad y el Espíritu las aprobó como la verdad. No cabe duda que en los días de Judas, y en la época de Jesús, el Libro de Enoc era un libro que los judíos conocían y leían. ¿Habremos de considerar el Libro de Enoc como Sagrada Escritura ya que Judas lo usa exactamente como usaría cualquiera de los profetas?

La tradición atribuía su autoría a Enoc, el séptimo desde Adán y bisnieto de Noé. Esto significa que el Libro de Enoc tiene unos 5.500 años y es el libro más antiguo de la tierra. Hay que admitir que el autor de este estudio está inclinado a aceptar la decisión de los estudiosos de que el Libro de Enoc fue redactado por varios autores judíos entre los siglos IIIa.C. y I d.C.

El profeta Enoc

Pero ¿cómo explicamos la referencia de que profetizó Enoc, séptimo de Adán? (v.14) Buscamos la referencia en el Antiguo Testamento (Génesis 5:21-24):

Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. 22Después que engendró a Matusalén, caminó Enoc con Dios trescientos años, y engendró hijos e hijas. 23Así, todos los días de Enoc fueron trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque lo llevó Dios.

Según la lista de los descendientes de Adán en Génesis 5, Enoc es el séptimo. Pero no dice nada de ser un profeta. Para aprender este detalle de Enoc, tuvimos que esperar unos 2,500 años hasta que Judas, inspirado por el Espíritu, nos lo informó.

Se dice que Enoc escogió un nombre profético para su hijo. Se llamó “Matusalén”. ¿Tiene un significado? En la Biblia los nombres son muy importantes. Por ejemplo, Jesús significa “Yahvé (o Jehová) salva”; Noé, “descanso”; Pablo, “pequeño”. Hay cierta incertidumbre sobre el significado de este nombre, “Matusalén”. Sin embargo, unos estudiosos han sugerido que el nombre que Enoc dio a su hijo contiene un mensaje profético. Por ejemplo, (1) se dice que el nombre proviene de una palabra hebrea compuesta que significa: “Cuando muera será enviado” (Cornwall and Smith, Exhaustive Dictionary of the Bible). ¡Matusalén murió en el año que llegó la inundación! (2) “Cuando muera, juicio” (Dr. Henry Morris). (3) En el Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia encontramos una sugerencia distinta “hombre de la jabalina”.

El propósito de la profecía es llamar al pueblo al arrepentimiento y la conversión a Jehová y a su pacto. El profeta le revela que Dios vendrá en juicio. Con respecto a la profecía de Enoc, fue un mensaje para sus días pero no se cumplió en su época. Dios dio a Enoc un tiempo profético conectado con el mensaje del juicio; luego Dios levantó otro profeta, Noé. Ofrezco otra explicación, está en Génesis 6 donde podemos identificar dos profecías de Dios en los versículos 3 y 7, por supuesto, por medio de Enoc.

Entonces dijo Jehová: «No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; pero vivirá ciento veinte años».
Por eso dijo Jehová: «Borraré de la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo, pues me arrepiento de haberlos hecho».

Enseñanzas del Libro de Enoc

El libro que hoy conocemos, editado tal vez en el siglo primero de nuestra era, consta de varias partes:

Libro del Juicio (capítulos 1-5);
Libro de los Vigilantes (capítulos 6 – 36);
Libro de las parábolas (capítulos 37 – 71);
Libro astronómico (capítulos 83 – 90);
Apocalipsis de las semanas (capítulos 91 – 105);
Fragmento del libro de Noé (capítulos 106 – 107)

escritas entre El Libro de Enoc contiene evidencia abundante de falsas doctrinas . Aquí están unos ejemplos :

Ángeles caídos:
Capítulo 14

3 Vigilantes: yo escribí su petición y en una visión se me reveló que no será concedida nunca y que habrá juicio por decisión y decreto contra ustedes, 4 que a partir de ahora no regresarán al cielo y por todas las épocas no subirán, 5 porque ha sido fijada la sentencia para encadenaros en las prisiones de la Tierra por toda la eternidad.

La inmortalidad del alma:
Capítulo 22

3 En ese momento, Rafael el Vigilante y el Santo, que estaba conmigo, me respondió diciendo: «Estas cavidades han sido creadas con el siguiente propósito; que los espíritus de las almas de los muertos puedan reunirse y que todas las almas de los hijos de los hombres se reúnan ahí. Así pues esos son los pozos que les servirán de cárcel;

Purgatorio:
Capítulo 22

11 «Aquí sus espíritus serán colocados aparte, para esta gran pena, hasta el día del gran juicio y castigados y atormentados para siempre quienes merecen tal retribución por sus espíritus.

Ir al cielo:
Capítulo 39

3 Y las nubes me cubrieron, y el viento me levantó de la superficie de la Tierra y me dejó en el límite de los cielos. 4 Allí tuve otra visión: vi el lugar donde habitan los santos y el lugar de descanso de los justos. 5 Ahí contemplé con mis ojos las moradas en medio de los ángeles de justicia y sus lugares de descanso entre los santos. Mientras suplican y oran por los hijos de los hombres, la justicia brota entre ellos como el agua y la misericordia se esparce sobre ellos como el rocío sobre la tierra, por los siglos de los siglos.

La estructura de “La Epístola de Judas”

Antes de estudiar el contenido del texto de la carta, observemos su composición. Tales paralelos nos ayudan mucho tener así una imagen mental investigamos el contexto.

Judas comienza con: Judas termina con:
Una triple bendición (v.1) Una triple herencia (v.24)
Salvación (v.3) Salvación (v.23)
Guardar la fe (v.3) Edificados en nuestra fe (v.20)
Referencias al Antiguo Testamento (v.5) Referencias al Nuevo Testamento (v.17)

Vivimos en un mundo que prefiere la tolerancia a la verdad y que considera a todas las religiones como aspectos igualmente sólidos en la búsqueda de un Ser Supremo. Por eso, es útil para los creyentes verdaderos poner atención a este llamado por Judas. Hay que permanecer en una fe, que es a la vez única y revelada (vs.3, 4). Estas directivas son de tanta ayuda a los cristianos de hoy como lo fueron para los lectores originales de Judas.

Volver al índice de:
La Epístola de Judas

Continúa leyendo:
Bosquejo del contenido

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com