ANEXO 14

Las autoridades humanas. Romanos 13 y Apocalipsis

Las principales referencias en el Nuevo Testamento a las autoridades humanas son dadas por Jesús en Mt. 22:17-21 (Mr. 12:14, Lc. 20:22), Pablo en Rom.13:1-7 y Pedro en 1 Pedro 2:13-17. Debe notarse que la respuesta de Jesús ante la pregunta de pagar impuestos a César es repetida en cada uno de los evangelios sinópticos (Mt. 22:17, etc.). Él estableció el principio de que uno debería «dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios».

La actitud de Jesús ante la violencia está ilustrada cuando Pedro le cortó la oreja a un siervo del sumo sacerdote y le dijo, «Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán…» (Mt. 26:52). (Unos apuntes de Taylor, R. A.)

¿Cómo entonces, podemos interpretar los concejos de Pablo en Romanos 13:1-7, y relacionarlos con el mensaje de Apocalipsis?

El hermano cristadelfiano Graham Jackman comenta lo siguiente al respeto: –

“Lo que Pablo está ofreciendo en Romanos 13, es simplemente una estrategia de supervivencia en un entorno político siempre precario: cuán precario era volvió demasiado evidente en aproximadamente una década con la persecución de los cristianos por Nerón después del gran incendio de Roma en el 64 d.C. que, según el testimonio unido de los primeros escritores cristianos, cobró la vida tanto de Pablo como de Pedro. También podemos estar seguros de que Pablo era muy consciente de que expresiones como «Jesús es el Señor» (1Cor 12: 3) eran negaciones explícitas y, por lo tanto, peligrosas de la apropiación de ese título por parte de los emperadores romanos, comenzando con Calígula en el 37 d.C.”

La aprobación que parece que ofrecen las palabras de Pablo aquí debe colocarse junto con la visión de Apocalipsis de Roma, y por todos los poderes humanos, como una bestia voraz y una ramera borracha. Después de todo, eran «los reyes de la tierra» los que «se habían puesto contra el Señor y contra su Ungido» (Hechos 4; 26, citando a Salmo 2). Necesitamos recordarnos a nosotros mismos la enseñanza de Jesús que los gobernantes humanos de todo tipo «se enseñorean» de sus súbditos (Marcos 10:42), y al destruir a Jesús, habían confirmado juicio sobre sí mismos (Juan 12:31).

Entonces, ¿qué dice Pablo aquí? Es útil recordar lo que dice en Romanos capítulo 1: que «Dios los entregó (es decir, la humanidad) a una mente degradada para hacer lo que no se debe hacer» (1:28). Notamos en el capítulo 2, comentando Romanos 1, que debido a que los hombres primero se apartaron de Dios, él se apartó de la relación directa con ellos y de la participación en sus vidas, dejándolos hacer lo que quisieran en la tierra, y ese fue su juicio. sobre ellos (1:18 en adelante). Aquí, en el capítulo 13, Pablo está diciendo que a fin de preservar a la humanidad de los resultados de sus propias tendencias anárquicas, y sin duda para hacer posible que los más piadosos entre los hombres puedan adorar en paz, Dios también proveyó el desarrollo del gobierno. y ley (v1) y permitió a los gobernantes humanos usar la fuerza cuando fuera necesario para imponer el orden: v. 3-4.” (Re-reading Romans in context. p. 178-179)

Podemos ver algunas de las formas en que el dragón y la bestia hace guerra contra la iglesia a través de la bestia de la tierra:

  1. Se parece a Cristo (un cordero) pero habla como un dragón, es decir habla mentiras y falsa doctrina; es un falso profeta.
  2. Realiza señales falsas y maravillas que engañan al mundo y podría engañar a los elegidos.
  3. Mata a todos los que se rehúsan a adorar la imagen de la bestia. Esto es persecución.
  4. Obliga a todos a recibir la marca en la mano derecha o en la frente sin la cual nadie puede comprar o vender. Esto es control económico.

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com