Capítulo 1. Vasti depuesta

Ester 1:1–9. Las fiestas reales en Susa, el Palacio.

1:1. “Aconteció en los días de Asuero, el Asuero que reinó desde la India hasta Etiopía sobre ciento veintisiete provincias…” 

 “Asuero” Esta es la escritura hebrea del nombre (Esdras 4:6). Asuero, también llamado Jerjes el Grande, fue el quinto rey de Persia. Se le conoce en la historia con este nombre griego, Jerjes I (486-465 a.C.). El nombre persa es Khshayarsha. Es el hijo de Darío I Histaspes (522-486 a.C.) y nieto de Ciro (550-530 a.C.) (http://www.indubiblia.org). Tanto la Septuaginta como Josefo lo identifican como Jerjes, sucesor de Artajerjes. La mayoría de los historiadores y comentaristas bíblicos concuerdan en que Ester está relacionado con el reinado de Jerjes I. Asuero no era un nombre personal. Como Faraón en Éxodo, era un título. Esto se usó para mejorar el estatus del monarca afectado. En Persia el significado de Asuero era “Poderoso” o “Venerable”. “India” Esto se referiría a la tierra del Río Indo, que para nosotros estaría en el área del moderno Pakistán. Fue conquistada por Darío I (Heródoto 3.94-106). 

“Etiopía” Esto se referiría al gran territorio al sur de la Primera Catarata del Nilo, que incluye el sur de Egipto, Sudán y partes de Etiopía, que fue conquistado por Cambises (530-522 a.C.). 

“sobre ciento veintisiete provincias” El Imperio Persa cubría la mayor parte del antiguo Cercano Oriente. Incluía muchos grupos étnicos y nacionalidades (cf. 9:30). Los persas permitieron a estos grupos mucha autonomía local. En varias provincias había un administrador regional que se llamaba sátrapa y muchos oficiales menores. El padre de Jerjes I, Darío, tenía 20 sátrapas (Heródoto 3.89). 

1:2. “…que en aquellos días, fue afirmado el rey Asuero sobre el trono de su reino, el cual estaba en Susa, capital del reino.” 

Palacio de Susa Persépolis se sitúa en el Monte de la Misericordia (Irán). Conjunto arquitectónico Palacio de Persépolis: Terraza, Escalinatas, Puerta de Jerjes, Sala de las Cien Columnas, Apadana, Palacio de Darío I, Palacio de Jerjes, Trypilon, Palacio de Jerjes, Tesoro, Guarnición y sala de las 32 columnas y Harén.

Susa (que en hebreo se llama Sushan) originalmente era la capital de Elam, ubicada en el Río Kerkha. Es una ciudad antigua, incluso se menciona en antiguos documentos sumerios (3000 a.C.). Se convirtió en la capital regional oriental del Imperio Persa (Daniel 8:2; Ester 9:12). La ciudad se extendió y se embelleció bajo Darío I. Su clima era tan cálido que los reyes persas la usaban principalmente en invierno.

Asuero era soberbio e impulsivo, como lo podemos deducir de la narración del capítulo 1. Su palacio de invierno estaba en Susa, donde llevó a cabo el banquete descrito en 1:3-7. A menudo, antes de ir a la guerra, los reyes persas celebraban grandes banquetes. En el 481, Asuero lanzó un ataque contra Grecia. Después de que su armada logró una gran victoria en Termópilas, fue derrotado en Salamina en el 480 y tuvo que regresar a Persia. 

1:3. “En el tercer año de su reinado, ofreció un banquete a todos sus príncipes y cortesanos; invitó también a los más poderosos de Persia y de Media, gobernadores y príncipes de provincias,” 

Vemos que ‘ofreció un banquete a todos sus príncipes y cortesanos; invitó también a los más poderosos de Persia y de Media, gobernadores y príncipes de provincias. El historiador, Heródoto nos dice que el propósito era hablar de la futura campaña contra Grecia y establecer lealtad y entendimiento. ¡El banquete duraba 180 días! La palabra ‘banquete’ se caracterizó como un festival de bebida. Los persas eran famosos por su amor y habilidad de tomar grandes cantidades de vino. Los invitados frecuentemente se sentaban por 4 horas hablando y bebiendo antes de la comida. Probablemente durante esos seis meses no llegaron todos juntos sino en grupos. Según lo que dice Heródoto nunca tomaron grandes decisiones sin haber discutido en tal tipo de reunión. La obra extravagante era ‘para mostrarles el esplendor de la gloria de su reino, y el brillo y la magnificencia de su poder (v 4). 

“En el tercer año de su reinado hizo banquete a todos.” Por esta historia sabemos que Jerjes I dio una gran fiesta para planificar su campaña militar en contra de Grecia (cf. Heródoto 7:19). Esto ocurrió después de su conquista de Egipto. El tercer año de Jerjes I sería 483 a.C. 

“de Persia y de Media” Ciro es el primer rey del imperio combinado de Media-Persia. El término Media es primero en Daniel porque Ciro era rey de Media antes de llegar a ser rey de Babilonia y Persia. Persia era la más poderosa de las dos naciones y para la época de Ester el orden de los nombres había cambiado (1:3, 14, 18, 19), sin embargo, en 10:2 se revierten. 

1[Este orden aparece varias veces en el relato de Ester (cap. 1: 3, 14, 18, 19), pero se invierte en el libro de Daniel (caps. 5: 28; 6: 8, 12, 15; 8: 20). Esto implica que la historia de Ester pertenece al tiempo cuando Persia ocupaba el lugar de Media en la dirección de imperio dual (ver Dan. 7: 5; 8: 3). En el cap. 10: 2 se presenta el orden original, quizá porque en «las crónicas» aparecen primero los reyes de Media.] 

1:4. “para mostrarles durante mucho tiempo, ciento ochenta días, el esplendor de la gloria de su reino, y el brillo y la magnificencia de su poder.

“ciento ochenta días”. Algunos ven aquí dos fiestas distintas, una que dura 180 días (v. 4) y una que dura 7 días (v. 5). Una mejor comprensión del texto hebreo es que a estos líderes persas les dieron 180 días para que se reunieran cierto día, para una fiesta de siete días en Susa, la capital.

La celebración duró ciento ochenta días (casi seis meses) debido a que su propósito real era el de planear una estrategia de batalla para invadir Grecia y demostrar que el rey tenía suficiente riqueza para llevarla a cabo. La razón de librar una guerra no era solamente cuestión de sobrevivencia, sino una manera de adquirir más riqueza, territorio y poder.

Para demostrar él las riquezas: Autores de esa época, de diversas nacionalidades, comentaban la fabulosa riqueza de Persia. Entre las glorias del palacio persa estaban las paredes tapizadas de oro, las columnas de mármol y ricas colgaduras, un árbol y un emparrado de oro. Excavaciones hechas en Susa han demostrado que el autor de Ester conocía muy bien el palacio, así como las costumbres y reglamentos de la corte persa, puesto que las descripciones que hace concuerdan, hasta en el último detalle, con los resultados de las investigaciones arqueológicas. 

1.5. “Cumplidos estos días, ofreció el rey otro banquete por siete días en el patio del huerto del palacio real a todo el pueblo que había en Susa, capital del reino, desde el mayor hasta el menor.” 

En este capítulo se mencionan dos festivales de bebida más, ambos con el mismo propósito básico, pero con consideraciones adicionales tomadas en cuenta. Ahora era políticamente conveniente para evitar cualquier reacción adversa en los que regularmente participaban en la corte, para reconocer su importancia para la empresa. El propósito de Asuero fue tal vez asegurar la lealtad de los súbditos de la ciudad capital durante su larga ausencia cuando fuera a Grecia. De ser así fue una maniobra política astuta. Por su puesto, sólo se incluyeron varones, pues la reina Vasti ofreció un banquete separado para mujeres (v. 9). 

1:6. “El pabellón era blanco, verde y azul, sostenido por cuerdas de lino y púrpura, en anillas de plata sujetas a columnas de mármol; los reclinatorios eran de oro y de plata,  sobre losado de pórfido y de mármol,  de alabastro y de jacinto.”

 

2

[El área del palacio ocupaba una extensión aproximada de unos 270 m por cada lado. La puerta principal estaba de lado sur . 

 Al noreste del palacio se hallaba el espacioso aposento del trono, llamado apadana. Quizá se llegaba al inmenso edificio, de un poco más de 100 m por cada lado, por escalinatas gigantescas. El techo plano o terraza de la parte central estaba sostenido por 36 columnas esbeltas con estrías verticales y capiteles esculpidos: en 6 hileras de 6 columnas cada una. El frente del edificio quizá era abierto en tanto que la pared posterior y las laterales eran de ladrillo, revestidas con frisos esmaltados. 465 En el adorno del aposento del trono abundaban profusamente el oro, la plata y las piedras preciosas. Los autores griegos hablan de un sicómoro de oro y un emparrado de oro que estaban en este palacio. Se cree que al noroeste del palacio mismo estaba el «jardín» o parque. Muchos de los sucesos relatados en el libro de Ester ocurrieron en este aposento (apadana) o en sus proximidades.]

 

“Blanco, verde y azul, sostenido por cuerdas”: Hebreo – «tela blanca de algodón y púrpura». La palabra traducida «verde» deriva del vocablo sánscrito que significa «algodón». Si el pabellón se extendía, como algunos han pensado, desde la sala principal, por encima del patio embaldosado, hasta una distancia de unos 20 m, se habría necesitado cuerdas bien fuertes para sujetarlo. Los «pabellones» o toldos probablemente estaban hechos de telas de colores blanco y púrpura. 

Columnas de mármol. Hebreo. shesh, «mármol». Esta palabra puede también referirse al «alabasto». 

Losado. Los cuatro vocablos hebreos que se emplean para describir el losado (embaldosado) parecen indicar clases de piedra. La segunda palabra (shesh) traducida como «mármol» en la RVR, es la única que se conoce a ciencia cierta, y corresponde a «alabastro». La tercera tradicionalmente se ha entendido como «madreperla». En las ruinas del palacio se reconocen restos de piedras de diferentes colores, como también de ladrillos esmaltados en colores y con incrustaciones de madreperla. 

1:7. “Se bebía en vasos de oro, diferentes unos de otros, y el vino real corría en abundancia, como corresponde a la generosidad de un rey.”

 Vasos de oro: Los griegos victoriosos encontraron muchos vasos de oro en el campamento de los persas, cerca de platea. 

 Diferentes unos de otros: Este detalle tiene que haber procedido de un testigo ocular, o de alguien que oyó la narración del banquete de boca de uno que lo presenció. 

 Vino real: o, «vino del reino», esto es, de la bodega real. 

1:8. “Pero el mandato era que a nadie se le obligara a beber, porque así lo había mandado el rey a todos los mayordomos de su casa:  que se hiciera según la voluntad de cada uno.”

«Que nadie fuese obligado a beber» significa que los invitados podían beber mucho o poco, como ellos quisieran. (Por lo general, el rey controlaba cuánto podían beber sus invitados).

 “Y la bebida era según esta ley” Esta frase ambigua ha ocasionado mucha confusión. El significado podría ser: 

1. Nadie podía beber el vino del rey, pero se hizo una excepción para este acontecimiento. 

2. Todos los invitados podían beber todo lo que quisieran sin restricciones. 

3. Generalmente todos los invitados bebían cuando el rey bebía (Heródoto 1.13), pero en esta ocasión esta regla no estaba en efecto.

1:9. “También la reina Vasti ofreció un banquete para las mujeres en el palacio real del rey Asuero.” No se da una explicación de por qué las mujeres festejaban por separado. Tal vez fue arreglado bajo el mando directo del rey para asegurarse de que todos, incluso las mujeres, fueran bienvenidas. [No hay menos de diez banquetes separados en el libro de Ester.]

Los antiguos documentos griegos llaman Amestris a la esposa de Asuero, probablemente una forma griega para Vasti. Vasti fue depuesta en 484/483 a.C., pero se la menciona otra vez en los registros antiguos como la reina madre durante el reinado de su hijo Artajerjes, que sucedió a Asuero. Hacia el final del reinado de Asuero, no se sabe si la reina Ester murió o si Vasti pudo, por medio de su hijo, recuperar la influencia que había perdido.

1:10. “El séptimo día, estando el corazón del rey alegre por el vino, mandó a Mehumán,  Bizta,  Harbona,  Bigta,  Abagta,  Zetar y Carcas,  siete eunucos que servían delante del rey Asuero.”

Los eunucos eran los únicos que tenían acceso a las habitaciones de las mujeres. Algunos consejeros y funcionarios del gabinete eran castrados para evitar que tuvieran hijos y que se trataran de establecer una dinastía propia. Los eunucos eran, con frecuencia, esclavos extranjeros a quienes deliberadamente se mutilaban para ser vendidos a los mercados persas (Jeremías 29:1-2). 

1:11. “que llevaran a la presencia del rey a la reina Vasti, con la corona regia, para mostrar a los pueblos y a los príncipes su belleza; porque era hermosa.” 

Asuero, ¿medio ebrio? tomó una decisión imprudente, basada exclusivamente en los sentimientos. Su moderación y su sabiduría práctica se debilitaron por el exceso de vino. Las decisiones inadecuadas se toman cuando no se tiene claro el entendimiento. Base sus decisiones en un razonamiento cuidadoso y no en las circunstancias del momento. Las decisiones impulsivas conducen a severas complicaciones.

¡Los comentaristas judíos más antiguos sugieren que a ella se le ordenó aparecer “solamente” con su corona! Josefo dice que en Persia a los extranjeros no se les permitía ver a la esposa de un hombre. Cualquiera que fuera la razón (cultural o personal), Vasti no se presentaría ante esta gran cantidad de hombres ebrios. Colocar la corona real en la cabeza de alguien era una señal de afirmación (6:8) y de estatus (1:11; 2:17). Era un símbolo de autoridad real y poder persa. El nombre de Vasti no aparece en ninguna parte aparte de Ester. 

1:12. “Pero la reina Vasti no quiso comparecer a la orden del rey enviada por medio de los eunucos.  Entonces el rey se enojó mucho.  Lleno de ira…”

Los reyes no estaban acostumbrados a que se les rechazara (v.15). Los dos verbos describen la furia del rey que aumenta dentro de sí, ¡y que se convierte en una ira establecida! 

No resulta clara la razón de la negativa de la reina. Algunos han supuesto que Asuero se proponía exhibir impúdicamente la belleza de Vasti, pero el contexto no da un indicio de que se hubiera sido su propósito. Josefo atribuye su negativa a lo que él – equivocadamente- pensó que era una costumbre persa que tal vez prohibía que las mujeres casadas se relacionaran con extraños. 

La reina se negó a venir.

Vashti dijo: “No.” al rey.

La reina Vasti se negó a exhibirse ante el grupo de varones del rey, posiblemente porque iba en contra de las costumbres persas el que una mujer se presentara delante de una reunión pública de hombres. Este conflicto entre la costumbre persa y la orden del rey la colocó en una situación difícil, y decidió rechazar la orden de su esposo ya que estaba medio ebrio, esperando que más tarde volviera a sus cabales. Se ha sugerido que Vasti pudo haber estado embarazada de Artajerjes, quien nació en el 483 a.C. y que no quiso ser vista en público en ese estado.

El rechazo desafiante de la reina de comparecer en la fiesta del rey lo puso en ridículo, por eso su ira.

1:13. “…consultó a los sabios que conocían los tiempos, ya que los asuntos del rey eran tratados con todos los que sabían la ley y el derecho.” 

Los sabios eran personas de conocimiento y experiencia, familiarizadas con la historia, y que sabían lo que convenía hacer en cualquier ocasión. 

“los sabios que conocían los tiempos” Ese mismo modismo se usa en 1 Crónicas 12:32. Tal vez la mejor manera de hacerlo contemporáneo sería “entendían el impacto cultural” (vs. 15-18). Algunos eruditos afirman que esto se refiere a los siete consejeros familiares especiales de los reyes persas (Esdras 7:14, 15, 28; 8:25). 

1:14. “Los más cercanos al rey eran Carsena,  Setar,  Admata,  Tarsis,  Meres,  Marsena y Memucán,  siete príncipes de Persia y de Media,  los cuales formaban parte del consejo real,  y ocupaban los primeros puestos en el reino.” 

Esdras también se refiere a siete consejeros especiales del monarca persa (Esdras 7: 14), que podría ser considerado como el gabinete del rey. Heródoto observó que había siete familias encumbradas en Persia, y que quienes las encabezaban tenían privilegios especiales. Entre los privilegios especiales de esos hombres, uno de los más apreciados era el libre acceso a la presencia del monarca.

1:15. “El rey les preguntó: Según la ley, ¿qué se debe hacer con la reina Vasti,  por no haber cumplido la orden del rey Asuero,  enviada por medio de los eunucos?”

A menudo, los reyes del Medio Oriente no tenían relaciones personales cercanas con sus esposas. Asuero demostró esto debido a que 

(1) tenía un harem (2:3), 

(2) no mostró ningún respeto por la persona de Vasti (1: 0-12), y 

(3) Ester, cuando llegó a ser reina, no lo vio durante largos períodos (4:11).

1:16. “Entonces dijo Memucán delante del rey y de los príncipes: No solamente contra el rey ha pecado la reina Vasti, sino contra todos los príncipes, y contra todos los pueblos que hay en todas las provincias del rey Asuero.”

Los asesores de Asuero hicieron de este acontecimiento una amenaza nacional (no solo para el rey, sino potencialmente para los demás esposos) debido al precedente de Vasti de desobediencia en presencia de otras esposas reunidas. El rey no quería aparecer como vengativo. Además, en cierto sentido los reyes de Persia no eran monarcas absolutos (cap. 1: 19; 8: 8; cf. Dan. 6: 8-16). Es pues como si el rey hubiera dicho: Depongamos todo sentimiento y consideremos únicamente lo que exige la ley. Si una reina abiertamente desobedece al rey delante de su corte, según el proceder legal ¿Qué debe hacer con ella? Pero detrás de este énfasis de tipo legal estaba la jactancia del gobierno medo-persa de que sus leyes eran inmutables. 

Como portavoz de los siete consejeros, Memucán destacó que el asunto no era simplemente una inquina personal del rey, y lo elevó al nivel de una cuestión de estado. En esta forma exoneró a rey de la posibilidad de una venganza, con lo cual proveyó un fundamento en la ley común para tratar el caso.

1:17. Porque esta acción de la reina llegará a oídos de todas las mujeres, y ellas tendrán en poca estima a sus maridos, diciendo:  «El rey Asuero mandó que llevaran ante su presencia a la reina Vasti, y ella no fue». 

“Tendran en poca estima a sus maridos.” Es decir, «esto daría ocasión a las mujeres de despreciar a sus maridos». Memucán aquí arguye que Vasti había despreciado a Asuero. No es claro si se refiere al motivo de Vasti para no obedecer la orden real o sencillamente al acto en sí. 

3[Quizá la mente de los hombres haya estado afectada por la bebida. Obviamente esta ley no haría que las mujeres de la ciudad respetaran a sus maridos. El respeto entre un hombre y una mujer surge del aprecio entre sí como criaturas hechas a la imagen de Dios, no por pronunciamientos legales ni órdenes. La obediencia forzada es un sustituto deficiente del amor y del respeto que los cónyuges deben tener entre sí.]

1:18. “Entonces las señoras de Persia y de Media que sepan lo que hizo la reina, se lo dirán a todos los príncipes del rey; y eso traerá mucho menosprecio y enojo.” 

“habrá mucho menosprecio y enojo” La implicación de esta frase al atribuir el menosprecio a las esposas de la nobleza, y la ira a sus esposos. Es decir, menosprecio de parte de las esposas e ira de parte de los esposos.

1:19. “Si parece bien al rey, salga un decreto real de vuestra majestad y se inscriba entre las leyes de Persia y de Media, para que no sea quebrantado: «Que Vasti no se presente más delante del rey Asuero»; y el rey haga reina a otra que sea mejor que ella.” 

Un edicto concerniente a un individuo difícilmente podría añadirse a un código de leyes nacionales, pero a veces se añadían al código decretos de naturaleza transitoria, evidentemente con el propósito expreso de darles fuerzas al hacerlos inmutables. (Daniel 6: 8,9). 4[Para muchas personas de su pueblo, un rey persa era considerado un dios. Por lo tanto, una vez que emitía una ley u orden, permanecía para siempre (véanse las notas a 8.8 y Dan_6:8). La ley nunca podía ser cancelada, aun cuando hubiera sido imprudente. Pero si era necesario, se podía emitir una nueva ley para neutralizar los efectos de la anterior.]

 No venga más. Vasti no debía ser desterrada del palacio, sino de la presencia de rey. Esto, junto con la pérdida de su posición favorita de reina, significaba la ignominia máxima. Su sola belleza no podía salvarla (v. 12). Vasti permaneció en el harem, pero ya no podía estar físicamente con el rey. Esto fue como una separación oficial.

1:20. “El decreto que dicte el rey será conocido en todo su reino, aunque es grande, y todas las mujeres darán honra a sus maridos, desde el mayor hasta el menor.”

1:21. “Agradó esta palabra al rey y a los príncipes, e hizo el rey conforme al consejo de Memucán,…” El rey se separó de Vasti, pero no se divorció de ella. Los motivos para tomar esta acción se publicaron en todas las «ciento veintisiete provincias» para que nadie pudiera entenderlo mal. El cuidado con que Asuero manejó este caso hace pensar que Vasti era tal vez la hija de un persa prominente cuyo apoyo el rey quería conservar, o posiblemente la hija del príncipe de uno de sus pueblos tributarios. 

1:22. “…pues envió cartas a todas las provincias del rey, a cada provincia conforme a su escritura, y a cada pueblo conforme a su lenguaje, diciendo que todo hombre afirmara su autoridad en su casa; y que se publicara esto en la lengua de su pueblo.”  Ese versículo parece inusual, fuera de lugar, pero posible encaja exactamente en el contexto antiguo persa y multirracial, donde se hablaba y se enseñaba a los hijos el idioma nativo del padre (cualquiera que fuera el idioma de la esposa). Por lo tanto, el hecho de que este decreto se escribiera en los muchos idiomas del imperio, en un sentido, era una manera de reforzar la autoridad del esposo (que era el propósito del retiro de Vasti de su cargo). Este pensamiento podría relacionarse con Nehemías 13:24 y deja ver el dominio de las mujeres cananeas. 

Más exactamente, «y él envió». Además de publicar el decreto, Jerjes, expidió una carta para confirmar que tenía el propósito de proteger el reino contra los peligros que Memucán había señalado (vers. 18). [Darío había establecido un excelente servicio de correos rápidos que funcionaba en todo el imperio.]

Preguntas de discusión 

1. ¿Por qué tuvo tantos problemas el libro de Ester para ser aceptado como Escrituras? 

2. ¿Estamos seguros de la identidad exacta de Asuero? Si es así, ¿quién es él? 

3. ¿Cómo cambia la imagen del rey desde el principio del capítulo 1 al final? 

4. ¿Qué artículos extravagantes se encuentran en este capítulo que hacen que algunos eruditos piensen que es una novela o comedia? 

Preguntas pertinentes 

1. Describa la gente que encontramos en este capítulo. 2. ¿Por qué hizo el rey una fiesta tan grande? (vv.2-8) 

3. ¿Qué piensa del alcohol? ¿Qué dice la Biblia acerca del alcohol? (Proverbios 20:1, 21:33, 1 Tesalonicenses 5:8, Juan 2, Romanos 13:13-14, Gálatas 5:21) 

4. ¿Cuál sería la razón de la invitación del rey Asuero/Jerjes a la reina Vasti? 

5. Esta invitación coloca a Vasti en una situación difícil. ¿Qué factores serían los que pasaron por su mente para hacer su decisión? (v.12) 

6. ¿Puede pensar en otros ejemplos en la Biblia donde se dice cosas imprudentes? ¿Y nosotros? 

7. Piense por un tiempo cuando le han pedido hacer algo que le hace sentir incómodo. 

8. ¿Por qué los hombres percibieron que la negativa de la reina Vasti era algo peligroso? 

9. La gente en este capítulo, ¿qué pudieron haber hecho para ganar y mantener respeto? 

10. Vemos otra falta del carácter del rey – la ira. ¿Qué dice la Biblia acerca de la ira? (Proverbios 16:32, Efesios 4:31) 

11. ¿En qué manera actualmente se desarrolla el respeto entre las personas? 

12. Piense en comportamientos usados a veces para ganar respeto que no son provechosos ni piadosos. 

13. Describa alguna cosa que puede hacer durante esta semana para mostrar respeto a otra persona. 

 

 

Volver al índice de:
El Libro de Ester

Continúa leyendo:
Capítulo 2. Ester coronada

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com