Pregunta 5

¿Dónde se encuentra en la Biblia el origen de los demonios?

¿De dónde provinieron los demonios, o sea, los espíritus inmundos de los cuales leemos en la Bíblia? Existen varias teorías concernientes al origen de los demonios y evidencia de su ‘personalidad’. Naturalmente deben ser probadas por la evidencia bíblica. Adjuntamos unas explicaciones de varias fuentes cristianas:

  1. Una página web católica-romana del Internet dice lo siguiente:

“El Diablo y los demonios eran ángeles que vivían en la presencia del Altísimo. Dios creó a Satanás para la gloria, pero hizo una libre elección hacia el mal. San Agustín (354-430 d.C.), decía que «el Diablo estuvo en la verdad, pero no perseveró. Su defecto no estuvo en su naturaleza sino en su voluntad». Su caída se debió a tres razones:

    1. Su propio orgullo, cuando se quiso igualar a Dios. Al respecto, escribía el profeta Ezequiel: «Tu belleza te llenó de orgullo, tu esplendor echó a perder tu sabiduría» (28:17). La misma opinión tiene San Pablo (1Timoteo 3,6).
    2. La envidia y los celos que sintió cuando el Creador decidió hacer al hombre a su «imagen y semejanza» (Sabiduría 2:23-24).
    3. Una vez el Diablo cayó en su falta, persuadió a otros ángeles a seguirlo. Según la Biblia fue una tercera parte de ellos (Apocalipsis 12:4; Daniel 8:10). San Macario (290-347d.C.), afirmaba que los ángeles rebeldes «son tan numerosos como las abejas»…”
  1. Una explicación protestante, referencia: Unger, M.F. (2001) Los Demonios según la Biblia – 7a impresión. Puebla:Ediciones las américas, págs.11-12,34-44.):
    “Existen muchas opiniones, y por supuesto, debemos esperar muy poca concordancia en el tema de esta clase, en el cual, como C.I. Scofield dice: “No se revela nada con claridad.”
  2. Según encuentra.com una pagina web de la iglesia católica romana:
    “La doctrina de que todos los ángeles fueron creados buenos por Dios y que los demonios se pervirtieron por su propia voluntad se define por vez primera en el Concilio de Braga, celebrado en el año 561. Dice el Concilio que el diablo fue primero un ángel bueno hecho por Dios, y que su naturaleza fue obra de Dios. No emergió, por tanto, de las tinieblas como principio y sustancia del mal.”
  3. Según el autor de Teología Bíblica y Sistemática
    “Las Sagradas Escrituras no describen el origen de los demonios. Esa cuestión parece ser una parte del misterio que rodea el origen del mal. Pero el Texto Sagrado testifica con claridad meridiana con referencia a su verdadera existencia y a su actividad.”
  4. La revista “El Embajador” 3 identifica las siguientes citas Bíblicas:
    “…En la cultura occidental son relativamente pocos los que creen en la realidad de los demonios, y muchos son los que sienten que no tienen que preocuparse mucho ni poco con relación a ellos…Los demonios no fueron creados para ser malos. Dios los creó originalmente para que fueran sus siervos. Lamentablemente, como vemos en 2 Pedro 2:4 y Judas 6, ellos no estaban satisfechos con su posición y se rebelaron contra Él. Ellos han continuado en rebeldía y pecando hasta hoy, y nunca dejarán de estarlo ni de hacerlo.”
  5. Buzzard, A. Ángeles Demonios y Elohim
    “Judas cita en otra parte en su carta (Judas 14) del libro no bíblico de 1 Enoc (escrito alrededor de 200 AC). Este escrito Judío atribuye el origen de los demonios a la cohabitación de ángeles con mujeres descrito en Génesis 6. Es por consiguiente probable que estas ideas fueron aceptadas ambas por la Iglesia y los Judíos. Según 1 Enoc 15:8, y en otra parte, «los gigantes [los nephilim de Gen. 6:4 y Num. 13:33 ] fueron producidos de [la cohabitación de] espíritus y la carne, deben ser llamados espíritus malignos sobre la tierra, y en la tierra deba ser su morada; porque ellos son nacidos de hombres, y de los santos observadores es su principio y origen primitivo.” “Los observadores” es el término usado de ángeles ambos en la Biblia (Dan. 4:13, 17) y fuera de ella (1 Enoc 1:9; 12:2, 3, etc.). No sugerimos que los libros extra-canónicos lleven la autoridad de la Escritura, pero las simples declaraciones de Judas acerca de la fornicación de los ángeles no pueden ser descartadas.”
  6. Corner, D. “Ángeles, Demonios y Satán”
    “Al menos algunos de los ángeles que hace mucho tiempo pecaron han sido atados y expulsados:
    Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al abismo, metiéndolos en tenebrosas cavernas y reservándolos para el juicio. (2 Pedro 2:4) Y a los ángeles que no mantuvieron su posición de autoridad, sino que abandonaron su propia morada, los tiene perpetuamente encarcelados en oscuridad para el juicio del gran Día. (Judas 1:6)”
  7. Adjuntamos un sumario de varias sugerencias:
    Teoría 1: El pecado mismo comenzó en el cielo con “Lucero, hijo de la mañana”.
    Teoría 2: Los demonios son espíritus sin cuerpo de habitantes de una raza pre- adámica.
    Teoría 3: Los demonios son la monstruosa progenie de ángeles con mujeres antediluvianas.
    Teoría 4: Los demonios son los ángeles que tenían relaciones sexuales
    Teoría 5: Los demonios son aquellos ángeles que no guardaron su dignidad
    Teoría 6: Los demonios son los espíritus de los ángeles caídos
    Teoría 7: Los demonios son ángeles caídos
    Teoría 8: Los demonios son los espíritus de hombres muertos
  8. Escogimos otra observación de un teólogo para ayudarnos a organizar una respuesta del tema:
    “A pesar del silencio de la Escritura concerniente al origen de los demonios, su testimonio referente a otras fases de su identidad es sumamente claro. Si los demonios son ángeles caídos, o espíritus despojados de cuerpo de una “raza pre-adámica”, o la monstruosa simiente de ángeles con mujeres antediluvianas, no es, después de todo, el punto importante o práctico desde el punto de vista humano. Si lo hubiera sido podemos estar seguros que estaría claramente revelado en las Sagradas Escrituras. La consideración práctica, como lo revela el silencio de la Biblia, no es el origen de los demonios, sino el hecho de su existencia, que son personalidades espirituales malignas y peligrosas, que en su comunión no hay seguridad y que debemos estar en continua lucha en contra de ellos.”

 

En resumen…

Casi todos son unánimes en la enseñanza de que los demonios son resultado de la supuesta caída de los ángeles rebeldes. Los textos para probar este dogma normalmente son: Isaías 14:12-15; Ezequiel 28:12-15; Lucas 10:18; 2 Pedro 2:4; Judas 1: 6; Apocalipsis 12: 7-9.

Durante el proceso de nuestro estudio vamos a examinar estas referencias Bíblicas.

Volver al índice de:
Demonios

Continue leyendo:
Pregunta 6

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com