Mire como crece

A partir del momento en el que los padres traen a un nuevo bebé del hospital al hogar, observan el progreso del bebe con gran interés, anticipando cada pulgada de crecimiento y cada nuevo desarrollo importante a lo largo de este proceso. Cuando se refiere al crecimiento de un ser humano normalmente se refiere al crecimiento físico a los desarrollos en altura, peso y en otros cambios corporales que ocurren según el niño(a) se hace mayor. El cabello crece; los dientes aparecen, se caen, y vuelven a aparecer; y eventualmente llega la pubertad. Todo ello es parte del proceso del crecimiento.

El primer año de la vida de un infante es el año del cambio impresionante. Durante este período, el bebé crecerá rápidamente. Ningún niño crece a un ritmo perfectamente sostenido a través de este período de la infancia. Semanas y meses de crecimiento lento se alternan con pequeños «arranques de crecimiento».

Añadimos otros ejemplos del crecimiento. Esta vez de la naturaleza:

  • Es a menudo imperceptible. Si vemos una planta todos los días no nos damos cuenta de su crecimiento.
  • Es constante. Noche y día el crecimiento prosigue.
  • Es inevitable. No hay nada tan poderosos como el crecimiento. Un árbol puede quebrar una acera de hormigón con el poder del crecimiento.

Hay cierta relación de semejanza entre esos ejemplos para ayudarnos entender mejor el proceso del necesario crecimiento en Cristo.

 

¿Cómo define su vida?

Cuando uno es joven, el panorama de la vida terrenal parece eterno. Aprovechar el tiempo no parece tener urgencia, por lo tanto, tener metas no es de lo más importante. Acaba de cumplir 45 años, tal vez hemos pasado la mitad de nuestra vida terrenal, tal vez más. Esta realización nos ayuda a enfocar los años que quedan para no malgastar nuestro tiempo.

Nuestra manera de ver las cosas influirá en cómo empleamos nuestro tiempo, nuestro dinero, nuestros talentos y cómo valoramos nuestras relaciones. Hay tantas respuestas diferentes como tantas sean las personas a las que les preguntamos: “¿Cómo define su vida?” Warren1 ofrece unas respuestas interesantes. Escribe: “Me han dicho que la vida es como un circo, un campo de minas, una montaña rusa, un rompecabezas, una sinfonía, un viaje y un baile… La vida es un carrusel. Unas veces estás arriba y otras abajo y a veces das vueltas y vueltas. La vida es una bicicleta de diez velocidades, y algunas nunca las usamos…”

Aquí está mi perspectiva de mi vida…

Mi perspectiva de mi vida determina…

Mis expectativas

Mis valores

Mis relaciones

Mis metas

Mis prioridades

Desear crecer

La primera carta de Pedro pudo haberse escrito sobre todo para los nuevos cristianos y para los que planeaban bautizarse. Debía advertírseles acerca de lo que tenían por delante y requerían las palabras de aliento para ayudarles a enfrentar dicha experiencia.

Esta carta es todavía de ayuda para los cristianos que enfrenten pruebas en el siglo XXI. Nadie está libre de catástrofe, dolor, enfermedad y muerte, pruebas que, como la persecución, nos hacen depender por completo de la gracia de Dios. Para los lectores de hoy, como también para los lectores originales de Pedro, el tema de esta carta es la esperanza. Pedro animó a sus lectores mediante la firme declaración de que ellos habían sido escogidos por Dios.

Vamos a ver lo que dice Pedro:

Desechad, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias y toda maledicencia, y desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, ya que habéis gustado la bondad del Señor.” (1 Pedro 2:1-3)

Se nota la repetición de “todo…todo…todo…”
Pedro exhorta a los suyos a romper con todo lo malo y afirmar el corazón en todo lo que puede alimentar de veras la vida espiritual. Desear la leche es un instinto natural de una criatura; y una señal de desear el alimento espiritual que nos llevará a crecer. Cuando nacemos de nuevo, llegamos a ser niños espirituales. Si disfrutamos de salud anhelaremos crecer. Cuán triste es cuando alguien nunca crece.
¿Qué significa la referencia a “la leche espiritual”? Parece referirse a Cristo, como fuente de crecimiento espiritual (v.3). Otra posible traducción: leche de la palabra, nos dirige al mensaje de la salvación en 1 Pedro 1:23.

 

La Palabra – el alimento espiritual

El Espíritu de Dios utiliza la Palabra de Dios para hacernos hijos de Dios. La Palabra de Dios es diferente a cualquier otra palabra. Es mucho más que una guía doctrinal. Genera vida, crea fe, produce cambios, realiza milagros, sanas heridas, edifica el carácter, imparte alegría, supera la adversidad, derrota la tentación …

La Palabra de Dios es el alimento espiritual que debemos tener para cumplir los propósitos de Dios en nosotros. Por eso dice Pablo “desead” (griego: “desead ardientemente”, o “anhelad”). Es el impulso natural de los regenerados, “porque como no se necesita enseñar a los recién nacidos qué alimento tomar, sabiendo que una mesa le está aparejada en el seno materno”, así el creyente de suyo tiene sed de la palabra de Dios.

Aquí están dos ideas. Lea esos versículos. Escribe qué le corresponde a usted.

La Palabra

El alimento

Salmo 119:11 Salmo 119:103
Juan 6:63 Juan 6:35
Juan 17:17 Hechos 14:17
Hechos 7:38 1 Corintios 11:28
2 Timoteo 3:15 Hebreos 5:12
Hebreos 4:12 1 Pedro 2:2

Este alimento de la Palabra no está “adulterado” dice Pedro. Es decir, no tiene ni la más ligera mezcla de nada malo. La palabra griega en la frase: “la leche espiritual no adulterada” es un término para describir el grano totalmente limpio de polvo y paja o cualquier cosa que lo pueda dañar. En toda sabiduría humana hay algo de mezcla de cosas inútiles o dañinas. Sólo la Palabra de Dios es totalmente buena.

 

La perspectiva de Dios

La Biblia nos ofrece tres enfoques que nos enseñan qué es la vida desde la perspectiva de Dios:

  • Es una prueba. Dios prueba una y otra vez el carácter, la fe, la obediencia, el amor, la integridad y la lealtad de las personas. El carácter se desarrolla por medio de las pruebas.
  • Es una herencia. Nuestro tiempo en la tierra, inteligencia, oportunidades, relaciones recursos son todos dones que Dios nos ha confiado para cuidar y administrar.
  • Es una asignación temporal. La Biblia compara la vida en la tierra con vivir en un país extranjero. Nuestra esperanza está en el establecimiento de Reino de Dios.

Por eso, cuando la vida se pone difícil, cuando nos embarga la duda o cuando nos cuestionamos si vale la pena sacrificarnos viviendo para Cristo hay que recordar estos tres enfoques. El apóstol Pedro nos da un ejemplo de la manera en que debemos pensar por medio de una cita del Salmo 34:8 en la referencia de su carta 1 Pedro 2:1-3. ¿Por qué fue escrita la carta?

Pedro ve que los cristianos están en peligro de persecución (1:6) y que no están preparados para ello (4:12). A la luz de esto intenta dos cosas: alentarlos y testificar de la verdadera gracia de Dios (5:12), urgiendo a sus lectores a mantenerse firmes. Estos dos propósitos están entrelazados dado que Pedro da aliento declarando los actos bondadosos de Dios en Cristo, que han sido conocidos y mediados por su Espíritu.

Podemos hacer la lista de los estímulos de esta manera en su primera carta:

1:3-9

1:10-12

1:18-21

1:22-25

2:4-10

2:22-25

3:18-22

4:17-19

5:10-11

Tales alientos y tal afirmación de la gracia de Dios ofrecen un fundamento igualmente firme para los creyentes cristianos que enfrentan cualquier cosa que les pueda traer el siglo XXI después de Cristo. El deseo ardientemente mencionado en 1 Pedro 2:2 puede ser evidencia de que ha probado que el Señor es bondadoso. Podemos depender de Él.

 

Salmo 34 – un “ABC” para la crisis

La cita del Salmo 34 en 1 Pedro 2:3 nos abre con un estudio muy interesante con respecto de nuestro crecimiento en la fe. El título ubica al Salmo en 1 Samuel 21:10–15. Huyendo de Saúl, David buscó refugio con el rey filisteo de Gat, llamado por su nombre personal, Aquis, pero en este salmo por el título de los reyes filisteos, Abimelec (Génesis 20:2; 21:22; 26:8). Pero pronto su seguridad se convirtió en detención (1 Samuel 21:13) porque habían reconocido a David y sabían qué rehén tan valioso tenían. Pretendiendo demencia, David consiguió su libertad y escapó.

Las dificultades de la vida no pueden ser completamente catalogadas, no vemos todo el patrón. Pero hasta donde se puede contar toda la historia, aquí tenemos un ABC para los momentos de crisis. Este poema llamado “acróstico” se aplica a poemas alfabéticos o «abecedarios». En este tipo de poesía los versos, estrofas o coplas sucesivas se forman empezando con el orden de las letras del alfabeto hebreo. El Salmo 119 es el bien conocido de los salmos llamados “acrósticos”.

El Salmo 34 consta de dos partes: vs. 1–10, las lecciones de la experiencia, principalmente el testimonio del propio David con sus debidas conclusiones; vs. 11–22, la enseñanza de la verdad, cómo encarar la vida y enfrentar las crisis. Se nota en la mitad del salmo una pregunta (v.12): “¿Quién es el hombre que desea vida?”

Escribe la respuesta a la pregunta en el v.12:
V. 2
V.6
V.7
V.8
Vs.9-10
V.11
V.12
V.15
V.18
V.22

Una vez que vemos nuestra necesidad de la Palabra de Dios y empezamos a hallar nutrición en Cristo, nuestro apetito espiritual aumentará y empezaremos a madurar. El nuevo cristiano necesita crecer espiritualmente tal como un bebé recién nacido necesita crecer físicamente.

¿Cuán intenso es su deseo por la Palabra de Dios? Identifique como se aplica en práctica ese deseo.

Permanece en la Palabra

Y decía Jesús a los judíos que le habían creído en él: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos.” (Juan 8:31)

La impresión producida por estas palabras de nuestro Señor, tal vez se había hecho visible por algún movimiento decisivo, y aquí se aprovecha de él para impresionar en ellos la “continuación” en la fe, puesto que sólo entonces serían ellos “sus discípulos verdaderos”.

En la vida diaria, permanecer en la Palabra de Dios implica tres acciones:

  • Debemos aceptar su autoridad.
  • Debemos asimilar su verdad.
  • Debemos aplicar sus principios.

 

Momentos para reflexionar:

¿Qué es lo que Dios me ha dicho en Su Palabra que todavía me hace falta de “permanecer”?

Volver al índice de:
¿Cómo Crecemos?

Continue leyendo:
En esto pensad

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com