Introducción

Es un privilegio estudiar juntos la segunda epístola de Pablo a Timoteo porque, como un escritor ha dicho: 

“Él (Pablo) ha continuado viviendo a través de los siglos. ¡Ha estimulado nuestros espíritus, moldeado nuestras mentes y despertado nuestras voluntades para el servicio cristiano a través de su poderosa personalidad y preceptos que le fueron dados por Dios!”

Fueron pues, el amor ardiente a Cristo Jesús, la misericordia de nuestro Padre Dios y el fuego devorador del Espíritu, los que lanzaron a Pablo a su incansable carrera evangelizadora. Esta convicción impulsó al Apóstol para correr por el Imperio Romano llevando la Buena Nueva de Jesucristo a todos los pueblos. Además, el apóstol Pablo heredó de Jesús el ejemplo de una entrega absoluta y total de la propia vida, sin cálculos ni restricciones, en aras del amor al prójimo. 

La venida del reino de Dios para Jesús y la revelación de la justicia de Dios en el acontecimiento de Cristo, para Pablo, son paralelos en puntos fundamentales. Dios es el protagonista que actúa por la gracia, en la persona de Jesús, para ajusticiar el pecado y así quitarlo como barrera y como poder destructivo. Esta acción divina ocurre en el marco de las promesas y el pacto con Su pueblo.

Barclay  identifica un cambio del significado de la palabra “fe” (¿Nuestra fe?). La fe era en una persona, la relación personal de amor y confianza y obediencia más intima posible con Jesucristo. Más adelante llegó a ser fe en un credo. En las Epístolas Pastorales podemos ver cómo se produjo ese cambio (1 Timoteo 4:1, 6; 2 Timoteo 3:8; Tito 1:13). 

Debemos examinar estos dos aspectos del desarrollo personal de nuestra fe en Jesucristo. El error que se puede cometer con Jesús es considerarle como el personaje de un libro, alguien cuya vida estudiamos y cuya historia leemos. Jesús es una presencia viva y la vida de un creyente es el testimonio del hecho de que se ha encontrado con el Señor resucitado. 

William Rawson (2012)

Volver al índice de:
A Timoteo, amado hijo

Continue leyendo:
Las epístolas pastorales

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com