Las Responsabilidades de los Hermanos

Otra de las formas en que la Iglesia Cristadelfiana se aparta del patrón establecido por el cristianismo tradicional es en nuestra estructura:

  • La iglesia no tiene cabezas en tierra: la organización tiene una cabeza, que es Cristo, y todos los demás somos iguales, y servidores los unos de los otros, de acuerdo a nuestras diversas habilidades.

  • En esta iglesia, la madurez espiritual se manifiesta no con el poder o la imposición de nuestra voluntad sobre otros, sino con someterse en mayor grado a las necesidades de los hermanos. Aspirar a crecer en la iglesia implica crecer en el servicio que ofrecemos a los hermanos y a la comunidad.

Quizá lo primero y mas fundamental es que tenemos que reconocer que la fe bíblica, cristiana, se desarrolla en comunidad; no nos bautizamos para existir independientemente, sino para ser parte de algo que se denomina el cuerpo de Cristo. Y esto lo vemos desde el principio del NT: Jesús trabaja con un grupo de discípulos, Pablo y los demás predicadores fundan iglesias, etc. Así que nuestro objetivo aquí en Quito, como lo es a nivel mundial, es formar iglesias. No solo bautizar individuos, sino preparar a esos individuos para ser parte de una comunidad local y global.

  • I Corintios 12:12-27 – La comunidad es un cuerpo, indivisible; nosotros somos miembros en particular. No existimos en forma aislada: queramos o no, el bautismo implica unirnos a un cuerpo. Y si esto no lo entendemos, no estamos listos para el bautismo.

Efesios 2:10 – Somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

  • Hay cosas que solo nosotros podemos hacerlas, y si no las hacemos, no se harán. Cosas obvias: Quien les va a educar a mis hijos en la verdad? Quien le apoyará a mi esposa? Y funciones dentro de la iglesia igualmente: hay algo para que Dios nos ha preparado, algo que ninguna otra persona puede hacer.

Efesios 4:11-16 – Cristo nos ha dado los recursos humanos necesarios para que esta iglesia prospere. Y esto lo ha hecho a nivel mundial: otros hermanos nos han apoyado con material didáctico, traducciones de folletos, dinero para predicar… y esto también se manifiesta a nivel local: en nuestra iglesia tendremos lo que necesitamos para crecer, pero solo si cada uno de nosotros tomamos en serio esta búsqueda de nuestros dones, y los desarrollamos para el bien de la comunidad.

Esto es crítico: esta iglesia es las personas que la integran: si somos espiritualmente haraganes, la iglesia estará muerta en vida. Apocalipsis 3:1 – Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

Romanos 12:3 – Nuestro papel comienza con la humildad, reconociendo que si algo tenemos, es porque Dios nos ha dotado de ese don, y nada tiene que ver con nosotros. Esto significa que si el don no es mío, tampoco tengo la libertad de escoger como usarlo: tengo que hacer uso de mis dones según Dios manda, y para el beneficio de Su familia.

  • 12:4-8 – Hay que reconocer que ninguno de nosotros es, ni será, igual a otro. Todos tenemos dones individuales, y nuestro papel es descubrirlos, hacerlos crecer y madurar por medio del ejercicio de ellos entre nuestros hermanos, la iglesia, nuestras familias, y nuestra comunidad.

  • Hay que tener ambición espiritual: querer superarnos, porque si nos estamos superando, no estamos cumpliendo la voluntad de Dios.

Responsabilidades de Todos los Hermanos

Hablemos entonces de algunas de las responsabilidades que compartimos todos los somos miembros de la iglesia, y luego vamos a hablar de algunas de las diferencias que hay entre hermanos y hermanas, y porqué estas diferencias existen.

Conocer Muy Bien Toda la Biblia

Todos tenemos que estudiar y leer constantemente. En una iglesia saludable los miembros leen la Biblia en sus hogares durante la semana, con sus esposa/os e hijos. Hacen estudios personales de temas que les interesan o preocupan, y luego en momentos oportunos, comparten el resultado de sus estudios con los demás.

  • I Pedro 3:15 – «Estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.» En la iglesia Cristadelfiana no hay pastores, todos tenemos una misma responsabilidad de poder hablarle a cualquier persona en cualquier momento de lo que creemos, y porqué lo creemos. Esto es verdad en nuestras casas, y con los vecinos, y especialmente verdad hablando con las personas que nos visitan, muchos de los cuales vienen de otras iglesias, donde pueden haber conocido bien las escrituras. Tenemos que aprender a defender nuestras convicciones.

Asistencia Casi Perfecta a las Actividades de la Iglesia

La iglesia es los miembros de ella, cuando no hay miembros, no hay iglesia. La iglesia funciona bien cuando todos estamos aquí. Aún ahora, con solo una docena de miembros, la iglesia funciona bien cuando todos estamos. Cuando un hermano falta, una hermana, ya se siente: nos desequilibramos, estamos preocupados, tenemos que hacer tareas adicionales, las cosas no funcionan perfectamente. Si fuéramos 4 hermanos, fuera igual, las cosas funcionarían bien al nivel que tendríamos, cuando lleguemos a 50, será igual: cuando alguien falta, es un golpe al grupo.

  • Un hermano normal Cristadelfiano no falta al partimiento del pan. Además, un hermano/a de salud espiritual promedio asiste a todas las actividades a las que le sea humanamente posible. Esto es por varias razones: para ayudar con las visitas, para fortalecer los lazos que tenemos con los demás hermanos, para aprender de la enseñanza, para ser iglesia. Las actividades importantes para los hnos. son el Partimiento del Pan, la conferencia, y la clase bíblica.

  • La puntualidad es también importante. Ahora, si ustedes llegan tarde, no importa, son visitas, no tienen ninguna responsabilidad. Habiéndose bautizado, si llegan tarde al partimiento del pan, por ejemplo, además de que se distraen los demás cuando hacen ruido al entrar; sí tienen alguna responsabilidad, impiden el comienzo para los demás; causan estrés para los que los esperan para desempeñar un cargo; dan una mala impresión para las visitas.

Atención a las Visitas

Ahora, ustedes asisten como visitas. Vienen, y alguien mágicamente ha hecho la limpieza (a veces), se han encargado que esté el pan y el vino, que las sillas estén arregladas, que haya refrigerio, que hayan Biblias, todas estas cosas las organizamos los hermanos. Y son parte de ser hermanos de la iglesia.

Y quizá la parte mas importante todos los domingos, es la atención que debemos prestarle a personas como ustedes. En los primeros años que estuvimos aquí, Rebekah y yo estuvimos sumamente activos en esto, hacíamos todos los domingos el recorrido para saludar a todo mundo, para tratar de crear amistades con todos, y eso fue necesario para que esto arrancara. Ahora es más importante que los hermanos ecuatorianos sean los que se hagan cargo de esto, para evitar la situación de que hay ciertas personas que vienen porque esperan tener contacto con extranjeros, o la mentalidad de ciertas personas que quieren conversar con ‘el pastor’.

Ustedes son el futuro de esta iglesia; si alguien me va respetar a mi y querer hablar conmigo, pero no los respeta a los demás hermanos o quiere hablar con ellos, mi punto de vista es que busquen mejor otra iglesia: están aquí por razones equivocadas.

La atención a las visitas consiste en tratarlos como que si fueran invitados de honor a nuestra casa. Esto significa que nunca los dejamos solos, nunca los dejamos abandonados en una banca como que si no tuvieran amigos. Los saludamos a todos, y no solo saludar y una sonrisa fría, sino preguntarles como están, y escuchar realmente la respuesta, y entablar con ellos un diálogo, desde el momento que lleguen hasta que comience el estudio, y desde el momento que termine el estudio hasta que se vayan. Y hay que apoyarnos los unos a los otros en esto, hacer relevo: todos tenemos cosas que hacer los domingos, así que cuando Grace o Jorge tienen que atender alguna responsabilidad, nosotros estamos allí para continuar la conversación, o hacer lo que sea necesario para que la persona que visita se sienta en casa.

Cada persona que entra a esta iglesia es alguien que por alguna razón se ha interesado en conocer más acerca de la Biblia. Hay que aprender sus nombres, porqué vienen, donde viven, sus preocupaciones, sus preguntas, sus luchas. Hay que hacer el mayor esfuerzo posible por que se sientan bienvenidos, para que desde la primera vez se sientan entre familia: hay que recordar lo que nos dicen, para que vean que nuestro interés en ellos es genuino. Con muchas personas, tendremos una sola oportunidad de impactarles.

La importancia de esto no se los puedo enfatizar demasiado: hay personas que todavía están haciendo un esfuerzo por integrarse, pero no lo logran. Tenemos que integrarlos.

Amar a los Hermanos

No somos hijos de Dios, hermanos en Cristo, y discípulos de nuestro Señor si no amamos a nuestros hermanos.

  • Juan 13:34-35 – Un nuevo mandamiento os doy, que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán que sois mis discípulos, si tuvieres amor los unos por los otros.

A nuestros hermanos no los podemos amar, si no los conocemos. Si no son realmente nuestros hermanos. Si la relación es algo mas que en palabra y símbolo. Y esto como lo hacemos?

  • Aprovechando toda oportunidad posible para estar con los hermanos, y en esas oportunidades (las reuniones y actividades de la iglesia) no perder el tiempo siempre hablando de las mismas tonterías superficiales.

  • Permitir que nos conozcan: no poner una tapadera herméticamente selladas sobre nuestras vidas,

Y bueno, de estas cosas hemos hablado, y seguiremos hablando en las clases que basamos en el folleto Viviendo la Verdad. Ahora, si han estado asistiendo regularmente a la iglesia habrán notado que hay algunas diferencias entre los papeles que tenemos no solo como individuos de acuerdo a nuestros dones, sino que hay una división mas general entre hombres y mujeres, hermanos y hermanas. Y es de eso que queremos estudiar hoy.

La Posición en la Iglesia de las Hermanas y los Hermanos

Primero, es importante que quede claro que la diferencia es simplemente una de papeles, no de importancia a los ojos de Dios:

  • Galatas 3:27-29 – Ya no hay varón ni mujer, todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

Pero hay diferencias. La relación entre hermanos y hermanas en la iglesia tiene que ver con la relación general que existe entre la mujer y el hombre, de donde tenemos la mejor explicación en Efesios 5.

Efesios 5:21 – Someteos unos a otros en temor a Dios. El principio general es cual? [no tratar de alzarnos sobre otras personas, sino que en general, nos sometemos los unos a los otros.] Por esta razón, aunque la Biblia me dice que yo soy la ‘cabeza’ de mi hogar, si mi esposa me dice o me pide que haga algo, yo no digo ‘porque me hablas así, porque te atreves a mandarme’. Simplemente lo hago; no causo pleitos, porque el concepto general que rige las relaciones es que no tenemos que alzarnos los unos sobre los otros.

Y si una hermana me pide que haga algo, es lo mismo: no se me va ocurrir decirle que mire, yo soy hermano, y usted hermana, porque me manda? Donde estaría allí el espíritu de Cristo, de servidumbre, de humildad?

Ausente. Así que es primordial eliminar de nuestra mentalidad cualquier síntoma de machismo, cualquier vestigio de tradiciones culturales que nos dicen que el hombre es el príncipe, y que todos queremos tener solo hijos, y todas esas tonteras. Lo que estamos tratando aquí es algo muy distinto.

Pero hay diferencias en los papeles que se nos llama a desempeñar en la iglesia:

  • 5:22-24 – No vamos a hablar ahora de qué significa prácticamente el que las mujeres se ‘sujeten’, sino que quiero que nos fijemos en el simbolismo general: Las mujeres, en su relación con los hombres, representan que cosa? [la iglesia] y el hombre representa? [a Cristo]

Así que en esta relación, la mujer se sujeta al hombre, no porque sea inferior en los ojos de Dios y el hombre superior, sino que Dios ha establecido esto para dar testimonio de algo mayor. Algo mas importante que nuestros deseos personales.

  • 5:25-32 – Y se habla con mucho mas detalle de la responsabilidad del hombre, que es cual? [de dar su vida por la mujer, para salvarla; de sacrificarse, de someter sus propios deseos para el bien de la mujer, para que ella se salve].

Y cual es el principio sobre el cual se fundamenta esta exigencia? [que en esta relación tenemos la función de representar a Cristo]

De esto hemos hablado en otros estudios, pero esencialmente lo que se nos está diciendo aquí es que la relación establecida por Dios entre el hombre y la mujer tiene su fundamento en la relación eterna que Dios había anticipado entre Cristo y la iglesia: por eso habemos hombre y mujer, por eso el hombre fue creado primero (para demostrar que Cristo es primero), por eso la mujer es creada del hombre (para demostrar que la iglesia nace del sacrificio/la muerte de Cristo), por eso Adán recibe el mandamiento y no la mujer (para demostrar que Cristo es un mediador entre Dios y los hombres), y muchos otros paralelos mas.

Ahora, estos principios generales se practican también en la iglesia.

I Timoteo 2:11-14

  1. 11-12 – La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción… Porque no permito a la mujer enseñar [al hombre], ni ejercer dominio [sobre el hombre], sino estar en silencio.

    • Que relación hay entre enseñar y ejercer dominio? [enseñar es decirle a alguien como debe comportarse, así que tomar las riendas en la enseñanza sería dentro de la iglesia una de las principales formas de ejercer dominio].
    • Así que a la mujer se le indica que tiene que estar sujeta, y una de las formas en que demuestra esto, es que no le enseña a los hombres. Y volviendo al paralelo que establecimos entre hombre/Cristo, mujer/iglesia, cual es la razón? [porque nosotros, como la iglesia (mujeres Y hombres) no nos atreveríamos a enseñarle a Cristo] Así que si las mujeres no les enseñan a los hombres, no es porque no tengan cosas que puedan enseñar, o que no sepan mas que los hombres, o no sean mas sabias, sino que simplemente no lo hacen porque eso seria enseñarle al mundo que la iglesia le enseña a Cristo.

Ahora, esto es solo a los hombres, porque en otras partes es evidente que la mujer tiene un papel importante en la enseñanza:

  • Tito 2:3-4 – Las ancianas tienen que enseñar a las mujeres menores.
  • II Tim 1:5 – Timoteo ha aprendido de su madre y su abuela.
  • Prov 1:8-9 – Oye hijo… la dirección de tu madre.
  • Prov 6:20-22 – Hijo mío… no dejes la enseñanza de tu madre…
  • Prov 31:1 – Lemuel, lo que le enseñó su madre.
  • En Romanos 16 Pablo menciona a hermanas con papeles importantes en la iglesia. (v. 3, 6, 12, 13, 15)
  • En Crónicas y Reyes hay casi 30 ocasiones en que se menciona por nombre quien era la madre del rey: obviamente, por su influencia en formar al monarca.
  • Y en otras partes de la Biblia tenemos a otras mujeres con papeles destacados.
  1. 13-14 – Que razón da por la que la mujer no puede enseñarle al hombre?

    • Que el hombre fue formado primero, y no la mujer. Y porque fue así? [para dar testimonio de la relación que vendría después entre Cristo y la iglesia. El hombre recibió la palabra de Dios, para compartir con la mujer.] Una forma de verlo es que la relación que actualmente existe entre el hombre y la mujer es algo que existirá por solo unos cuantos miles de años, mientras que Cristo y su esposa, la iglesia, son algo eterno. Así que el hombre, que representa a Cristo, es primero, y luego es la iglesia.
    • Que el hombre no fue engañado, sino que la mujer pecó al ser engañada. Aquí creo que se nos está señalando que en el Edén, el hombre no cumplió su función de liderazgo, y permitió que la mujer, quien no había recibido directamente de Dios el mandamiento, fuera engañada, y el hombre después pecó con los ojos abiertos, para acompañarla. Así que en la iglesia, debemos manifestar nuestras primeras responsabilidades: la del hombre, que fue de responder por el mandamiento, y la mujer, que era de seguir el liderazgo del hombre. || Cristo y el diablo: se defendió con fuerza, de la palabra.

Ahora, en Corintios, Pablo repite este mandamiento, en una forma un poco mas brusca, porque creo que en esa iglesia, se habían apartado mucho de esto. El contexto de I Cor. 14 es el del relajo que se estaba produciendo en la iglesia por las personas que hablaban incontrolablemente en lenguas: I Cor. 13:1, 14:6-9, 14, 16-20, 23, 27-28.

Y luego habla acerca de las hermanas: y es posible que parte del problema con las lenguas era que las lenguas que hablaban no eran las lenguas del espíritu, sino las lenguas que hoy se hablan en las iglesias, que son el resultado de un estado anímico exaltado, y no tienen sentido, y en general, parece que las mujeres tienden a ser mas susceptibles a estas experiencias. Así que posiblemente esa es la conexión; sin embargo, Pablo no dice, así que quizá es simplemente un regaño porque ademas de hacer relajo con las lenguas, no estaban respetando el mandamiento de los papeles asignados por Dios en la iglesia. De todas formas, en esta ocasión Pablo es bastante directo: v. 32-35.

Nuevamente, esto tiene que entenderse en su contexto, porque si fuera absolutamente no hablar, entonces no conversaran antes y después de las reuniones. Así que me parece que nuevamente es alusión a un desorden en cuanto al orden, y la autoridad en la iglesia.

Y aquí entra otro punto, que es el de la importancia que a algo se le da en la práctica, en base a la claridad y frecuencia con la que un concepto se repite en las escrituras. Este punto de las diferencias en los papeles, se menciona unas cuantas veces, pero no es del todo específico, ni se le dedica mucho espacio. Así que hay cierta flexibilidad en cuanto a como se cumple.

Y finalmente, tenemos un punto adicional que no se si se le puede ubicar en el mismo contexto del paralelo Cristo/La Iglesia, en Génesis 3:16 – El castigo de la mujer es que estaría sometida al hombre (si es castigo, es porque la relación no había arrancado así). Y otro aspecto que supongo que es relevante es que actualmente, en la iglesia, manifestamos nuestra conformidad con los castigos que Dios impuso, reconociendo que son castigos justos. Que así como reconocemos merecer la muerte por el pecado, así luchamos para ganarnos el pan, así se sufre en el proceso de tener hijos, así existe una jerarquía impuesta entre el hombre y la mujer. Y al rebelarnos contra esto, es declarar que no nos sometemos a las consecuencias que Dios impuso. Pero estamos conscientes que, como la muerte, es castigo, y que se va superar.

Ahora, cual es la costumbre de los Cristadelfianos en cuanto a esto? Bueno, cada iglesia establece sus propias normas de los detalles de como quieren aplicar esto, pero por lo general:

  • Las hermanas no imparten estudios cuando hay hermanos presentes.
  • Las hermanas no dan oraciones en los servicios públicos.
  • Las hermanas no dirigen las lecturas en el partimiento del pan, ni son servidoras, ni porteras.
  • Y en el partimiento del pan, como no realmente tiene mas estructura, y no hay conversación así libre, normalmente no hablan entonces las hermanas, a menos que al secretario se le olvide un anuncio, o algo así.
  • En otros servicios, las mujeres preguntan, hacen comentarios, participan en las lecturas, etc., pero normalmente, no dirigen las reuniones.

El principio general me parece que es el de autoridad, y con tal que la participación de la mujer no le esté restando autoridad a los hermanos, hay flexibilidad.

Ahora, otro aspecto de esto es lo que tenemos en I Corintios 11, con los velos.

  • I Corintios 11:2-3 – El tema general es de la jerarquía establecida por Dios en cuanto a la iglesia. Dios la cabeza de Cristo, Cristo la cabeza del varón, el varón la cabeza de la mujer. [draw on board]
  • 11:4 – Así que si el varón ora, o profetiza (enseña) con la cabeza cubierta, es como tapar a Cristo.
  • 11:5 – Y la mujer que participa en las enseñanzas o oraciones con la cabeza descubierta, es como que la iglesia esté tratando de darle gloria al hombre.

Así que por medio de los velos sobre la cabeza de las mujeres, la iglesia manifiesta su deseo de que la gloria del hombre sea cubierta.

  • 11:7 – Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, porque sería tapar a Cristo, quien es la imagen y gloria de Dios. Pero la mujer es gloria del hombre.
  • 11:8-10 – Y aquí creo que está aludiendo al paralelo entre Cristo y la iglesia, y la razón por la que al principio el hombre fue creado primero, y luego la mujer. Porque la iglesia (la mujer) procede de Cristo, y la iglesia ha sido preparada para Cristo, y Cristo es sobre la iglesia, por tanto, el velo también simboliza la autoridad de Cristo sobre la iglesia. [los ángeles = presencia de Dios entre nosotros]

La mujer tiene señal de autoridad sobre su cabeza (y su cabeza es el hombre), así que el velo sobre la cabeza de la mujer representa que el hombre (y en términos globales, la humanidad de la iglesia) esta sujeta a Cristo.

  • 11:11-12 – Ahora, aquí como que está diciendo que en la iglesia, no creamos que uno puede existir sin el otro, sino que ambos dependemos los unos de los otros; pero todo procede de Dios – el orden establecido, y la iglesia, y Cristo. Así que al final de cuentas, todos nos sujetamos. (I Cor 15:28)
  • 11:13 – Así que el resumen a esto es que Pablo dice que no es apropiado que las mujeres oren con la cabeza descubierta.

Ahora, como practicamos esto los Cristadelfianos? Bueno, nuevamente, cada iglesia establece lo que al grupo le parece correcto; en algunas iglesias les parece que esto es algo que se observa en todo momento, hasta en la casa cuando se dan las gracias por la comida, mientras que en la mayoría de iglesias, nos parece que el momento en el cual estamos representando todas estas cosas es en el partimiento del pan, y en efecto, esta sección aparece entre secciones en el capitulo 10:16-22 y el 11:17-34 que tienen que ver con el partimiento del pan. Así que la costumbre mas general, es que esto se observa en el partimiento del pan.

Preguntas?

Puntos adicionales:

  • Cada iglesia está en un proceso de evolución constante, donde los papeles de los hermanos y las hermanas en casos específicos se están evaluando de acuerdo a las necesidades de la comunidad. Pero no es ni saludable que esto sea una lucha constante, ni que seamos totalmente inflexibles.
  • En las iglesias donde se ha tenido problemas con esto tiende a ser porque los hermanos se exceden en términos de autoridad en vez de servicio, o porque las hermanas no han encontrado actividades espirituales en las que se puedan sentir realizadas espiritualmente. Algunas de las opciones que tienen las hermanas son:
    • Enseñanza de jóvenes y niños.

    • Enseñanza de otras mujeres, o de contactos.

    • Organización de actividades de la iglesia.

    • Consejería familiar y matrimonial.

    • Visitar a los huérfanos y viudas.

    • Predicar el evangelio a cuantas personas puedan.

    • Y por lo general, tiene participación amplia en cualquier actividad de la iglesia.

  • Cuando las hermanas se resienten contra los principios que se establecen en la comunidad, es importante también discernir si es por influencia de las escrituras, o del mundo. Conozco situaciones donde estoy casi totalmente seguro que las hermanas que se estaban quejando de este tipo de situaciones eran hermanas que estaban al margen de la iglesia, que no leían ni estudiaban, y cuyo espíritu no era el de Cristo, sino mas influenciado por el mundo.

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com