David - La Casa de Dios

Anteriormente hemos el camino a la salvación de Rut la Moabita, y vimos algunos puntos muy importantes con relación a nuestro camino, como gentiles tratando de incorporarnos a la ciudadanía de Israel:

  • Tenemos que dejar atrás totalmente nuestra nación de origen, con sus costumbres. Para Rut: Baal, y el desenfreno de la idolatría y la carne; para nosotros: El mundo y sus codicias y avaricia. No es posible integrarnos al pueblo de Dios si estamos viviendo aun en Moab.

  • Un punto importante que se dijo la semana pasada: que tal vez habíamos pensado en un principio que incorporarnos al pueblo de Dios era solo cuestión de hacer unos cuantos sacrificios. No es eso: es una reconstrucción de nuestra persona y nuestro carácter. Es como irnos a vivir a otro país, e intentar adaptarnos en forma total a su cultura: la forma de hablar, la visión del futuro y para nuestros hijos, la forma de relacionarnos con los vecinos y compañeros de trabajo, la forma de comer y de tratar nuestros cuerpos: todo cambia. Si Rut no se adaptaba totalmente a la cultura de Israel, no iba a poder incorporarse a la ciudadanía de los que se salvan.

  • Qué para ser redimidos, necesitamos de la intervención de Jesucristo. En la historia de Rut, el papel del redentor lo desempeña quien? [Booz],

  • Y Rut, para ser redimida por Booz, tiene que sujetarse a las costumbres de Dios para ser aceptada, e incorporarse. Vimos lo del contrato con el zapato, el pariente cercano, todo eso. Estoy seguro que para Rut, todo eso habría sido entre raro y absurdo… si hubiera seguido pensando como Moabita. Pero optó por tratar de pensar como Israelita, y se sometió a las costumbres. Si Rut hubiera querido incorporarse a SU manera, no lo hubiera logrado.

  • Vimos también como un aparte que la ley [representada por el pariente cercano] no podía salvar a una Moabita: si hemos querido incorporarnos a la nación de los que se salvaran solo por obras de la ley, no lo podemos hacer. La ley no tiene poder de redimirnos: solo la fe en Cristo nos salva.

Y sobre todo la lección con la que concluimos es que si no somos parte de la ciudadanía de Israel, no tenemos esperanza de salvarnos. Hay un solo grupo en el mundo que se salva: el Israel de Dios. Esa es la clara y sencilla enseñanza bíblica. O nos acercamos al Israel espiritual, por medio de Cristo y el bautismo, o no tenemos esperanza.

En el estudio de esta mañana vamos a seguir adelante con un tema relacionado: hemos hablado de ciudadanía, ahora hablaremos de parentesco, de ser familia de Dios.

Y esto comienza en el pacto de Dios con David. Donde las encontramos? [II Samuel 7]

  • v. 1-3 – En que tiempo se da esto? [Cuando David ya se ha establecido, cuando Jehová le ha dado descanso de todos sus enemigos] Qué le preocupa? [Qué el vive en una mansión, y la casa de Dios estaba aun en el tabernáculo] Qué idea se le ocurre? [que debiera hacerle una casa a Dios, un templo] Y a Natán como le parece? [que bien]

  • v. 4-7 – pero Dios que le dice? [Tu me has de edificar casa a mi?] Y al leer estas palabras, el sentido que oigo yo en la voz de Dios es como que ‘yo soy el que decido que es lo que necesito, que es lo que hay que hacerse, y lo hago por ustedes, no por una necesidad mía…’. Es como que a David le preocupaba el hecho que Dios tuviera una casa inferior a la de él, sin que se le ocurriera que de Dios es el universo entero.

  • v. 8-10 – Qué le dice Dios? [todo lo que había hecho por el] y que más, en el v. 10? [fijare lugar a mi pueblo Israel…para que nunca más sea removido] que palabra es clave aquí? [nunca serán removidos] O sea que Dios tiene un propósito eterno con el pueblo de Israel, para el cual esta usando a David. Y que la visión de David es que ya habían alcanzado objetivos importantes, mientras que Dios sabia que faltaba mucho por lograr.

Y veamos que más: [v. 11-13] Qué le dice?

  • Jehová a ti te hará casa. Y cuando le dice estas palabras, que entendemos? Porque cual a sido el punto de partida de este capitulo? [Qué David ya tiene una casa grande] Así que parecería bastante claro que Dios no le esta diciendo que te voy a hacer una mansión más grande hasta que la que tienes. Tiene que ser algo distinto…

Veamos algunos ejemplos del uso bíblico de esta frase:

  • Casa = Familia: Gen 7:1*, 17:23, 18:19*, etc. Hay muchos ejemplos. Hechos 11:14, 18:8

  • Casa de David = Israel: Jeremías 21:11-12; Amos 9:11; Zacarías 12:7 – 13:1 Confirmando que la promesa de Dios tenia que ver con una descendencia:

  • Salmos 89:1-4 – Juré a David mi siervo diciendo: para siempre confirmaré tu descendencia…

  • Salmos 89:26-29 – Hablando de? [Cristo] Mi pacto será firme con el; pondré su descendencia para siempre, y su trono como los días de los cielos.

  • Salmos 89:35-37 – Qué más? [Una vez he jurado.. no mentiré a David. Su descendencia será para siempre, y su trono como el sol delante de mi.]

  • Salmo 18:50 – Jehová hace misericordia a su ungido, a David y a su descendencia para siempre.

Para mi entonces esta claro por estos pasajes que cuando Dios le habla a David de hacerle casa eterna, que le esta hablando de una descendencia, de un linaje, de una nación. La idea de descendencia siempre va ligada con la idea de una nación, del trono.

Volviendo a II Samuel 7, cual seria entonces el proceso por medio del cual Dios le levantaría casa? [Después de su muerte, Dios levantaría a uno de su linaje, y afirmaría su reino] Confirmamos lo que dijimos antes, que la promesa de hacerle una casa a David va ligada con la promesa de establecer su reino: o sea que hay una conexión entre la ciudadanía de Israel, y la casa de David. Y esto no debe sorprendernos, ya que es aparente (y lo hemos visto en otros estudios acerca de las promesas a David) que el reino de Dios ES el reino de David. Son la misma cosa. (Lucas 1:32-35, por ejemplo, y la entrada triunfal en Marcos).

Pero no solo es cuestión del reino: este descendiente que más haría? [El seria el que edificaría casa al nombre de Dios.]

De quien estamos hablando aquí? [De Cristo] Y resumiendo entonces lo que hemos visto hasta aquí, lo que aprendemos es que Cristo haría que cosa? [Establecería una casa, una familia, un linaje, una nación para Dios].

La pregunta que nos hacemos entonces es que como es que esto lo logra Cristo, y como es que nosotros podemos ser parte de ello? Veamos otros pasajes que parecen hablar de este proceso.

  • Isaías 53:10 – Acerca de quien habla este capitulo? [Cristo] Y en este versículo, que dice? [Qué cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, vera linaje…] Esto nos sugiere entonces que cosa? [Qué el proceso de levantar linaje tiene que ver en parte con su muerte…]

  • Juan 12:32-33 – Si fuere levantado, a todos atraeré a mi mismo.

  • Juan 14:2-3 – En la casa de mi Padre muchas moradas hay… otra vez, la sugerencia que al morir y ascender, prepararía lugar para nosotros en la casa de Dios. Y cuando el dice ‘donde yo estoy’, a que se refiere? [a su lugar en la casa/familia de Dios, como hijo de Dios]

Veamos otros pasajes que nos hablan de como la iglesia es la casa de Dios:

  • I Timoteo 3:15 – La casa de Dios es que cosa? [La iglesia del Dios viviente] Y como nos ayuda esta idea a resolver la pregunta que como formar parte de la familia de Dios? [En que si no estamos seguros de como incorporarnos a la familia de Dios, una idea de como incorporarnos a la iglesia, creo que la mayoría ya tenemos.]

  • Otra forma de verlo: Juan 2:19-21 – El hablaba del templo de su cuerpo… || (pasaje paralelo) I Corintios 12:12, 27 – Vosotros pues sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. (Romanos 12:5 – Siendo muchos, somo un cuerpo en Cristo.] En estos últimos tenemos un paralelo entre la iglesia, el cuerpo de Cristo, y la casa de Dios.

Así que a lo que estoy llegando es que esta idea de la casa de Dios no es algo de 1 o 2 pasajes; la casa o familia de Dios es una doctrina fundamental, tan fundamental como la idea de la ciudadanía de Israel, pues en realidad, son la misma cosa: los ciudadanos del reino de Dios son solo los miembros de la familia de Dios.

Vamos a un pasaje que hemos visto en otras ocasiones, en Efesios 2.

  • Efesios 2:11-13 – Este de que nos habla? [De estar alienados de la esperanza de Israel, por estar fuera de los pactos de salvación – pactos a los cuales tenemos acceso solo por la fe en Jesucristo.]

  • Efesios 2:14-16 – Estos versículos de que nos hablan? [Qué en Cristo se rompen las barreras que nos excluían de la comunidad de los que se salvan] El objetivo de Cristo era? [reconciliar a ambos en un solo cuerpo] Y cuando hemos hablado del cuerpo, es lo mismo que? [la iglesia, la casa de Dios, la familia de Dios] Y esto lo tenemos confirmado en los siguientes versículos.

  • Efesios 2:17-19 – Por medio del evangelio de Cristo, todos tienen entrada, por el mismo Espíritu, al Padre. Y teniendo entrada, ya no somos que? [extranjeros y advenedizos] Y la palabra extranjero se relaciona con? [la ciudadanía de la que carecíamos] Y advenedizos? Bueno, esta palabra es interesante, viene del griego pároikos que significa literalmente ‘tener una casa cerca’. Así que como extranjeros conlleva una idea de alejamiento de la ciudadanía, advenedizos en su definición más literal, se relaciona con la idea de la casa.

    • Y habiendo dejado de ser extranjeros y advenedizos, ahora somos? [conciudadanos] y? [miembros de la familia de Dios]

Y es como que esto es el máximo objetivo: ser un miembro de la familia de Dios: v.20-22 – Ser parte de la casa de Dios; incorporados en esa estructura espiritual donde mora Dios en el Espíritu.

Como Ser Miembro de la Familia de Dios

La pregunta mas importante de todo esto es entonces: Como puedo ser miembro de esa familia? Qué tengo que hacer, para yo ser parte de la familia de Dios? Pues si no soy parte de esa familia, Dios no morará conmigo, ni será salvo.

Y la respuesta es muy sencilla, pues Dios ha diseñado la vida natural para reflejar la vida espiritual. Normalmente, en nuestra experiencia diaria, reflejada en la realidad de millones y millones de familias – que tenemos que haber hecho para ser parte de cualquier familia? [haber nacido en ella]

Veamos Juan 1:11-13.

  • v.11 – que dice? [Qué vino a los suyos, a su pueblo escogido, natural, y no le recibieron.]

  • v.12 – Pero a lo que si creen, les dio potestad de ser que? [hechos hijos de Dios]

  • v.13 – Y que es un hijo de Dios? [alguien que no ha sido engendrado de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.]

Y de esto hemos hablado ya en otro estudio, el del camino a la salvación de Sansón; vimos qué Sansón fue uno de los 7 hombres que en la Biblia fueron concebidos directamente por intervención del espíritu de Dios: en 6 casos, intervención solo para permitir que una mujer estéril diera a luz de un hombre, en el 7mo caso, Dios interviene en forma mas completa, sin la intervención de hombre (pues el salvador tenia que ser simiente de la mujer, pero no del hombre) para que sea concebido a su propio hijo.

Y lo que aprendimos en aquella ocasión es lo que estamos viendo ahora: que los que se salvan nacen del espíritu de Dios.

Y esto se refiere, por supuesto, a que? [a el bautismo]

Juan 3:3-8 – El que no nace del agua y del espíritu no puede entrar en el reino, pues no ha nacido de nuevo para ser ciudadano. Y si no ha nacido de nuevo, tampoco es familia. Porque la familia de Dios es una familia espiritual, y lo que es carne no puede tener parte con el espíritu.

Veamos lo que nos dice al respecto Romanos 8:

  • v. 1 – Ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús – que es estar en Cristo? [haberse bautizado en Cristo, ser parte de su cuerpo, de su iglesia] – para los que no andan según carne sino según Espíritu.

  • v. 5-8 – La carne y el espíritu están en completa oposición. Es imposible agradar a Dios estando en la carne. El que no ha nacido del Espíritu, no puede ser del espíritu. Ocuparse del espíritu, tener designios espirituales, todo comienza con ‘ser’ del Espíritu.

  • v. 9-10 – Vivimos [hemos recibido vida; hemos nacido] por el Espíritu, según el Espíritu, si el Espíritu de Dios mora en nosotros. Y donde mora el Espíritu de Dios? [En su templo.] Templo formado de? [los que están en Cristo – Efesios 2]

  • v. 14 – Los guiados por el Espíritu son los Hijos.

  • v. 16-17 – Y el Espíritu es el que nos da testimonio que somos hijos de Dios, y si somos hijos, también herederos.

Y aquí esta la conexión entre la salvación y ser miembros de la familia de Dios. La herencia es para los hijos, comenzando con Cristo, e incluyendo a los que hemos padecido, y seguimos padeciendo, con El.

Si tiene preguntas o comentarios acerca de este estudio, comuníquese con Kevin Hunter a la siguiente dirección de correo electrónico: bible@christadelphia.org.

Volver al índice de:
El Camino a la Salvación

Continue leyendo:
David y la Misericordia de Dios

Quedate un tiempo con nosotros y comenzarás a entender lo que Dios quiere comunicarnos en su palabra. Y si tienes preguntas o comentarios, escríbenos a preguntas@labiblia.zendesk.com